La Opinión Popular
                  15:18  |  Domingo 22 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“A los que les guste mucho la plata hay que correrlos de la política. Hay que buscar gente que viva con sencillez, con sobriedad, como la inmensa mayoría de la sociedad”. Pepe Mujica
Recomendar Imprimir
Nacionales - 08-03-2017 / 10:03
MARCHA Y BOCHORNO

El día después: Conspiración, acefalía de la CGT y llamado al “diálogo” del Gobierno

El día después: Conspiración, acefalía de la CGT y llamado al “diálogo” del Gobierno
EL PALCO DE LA CGT TOMADO POR MANIFESTANTES. El Gobierno nacional vivió con alivio y preocupación el bochornoso final de la marcha de la CGT. Por un lado porque todo terminó empañado por la interna peronista y no se puso fecha al paro. Por el otro porque se queda sin interlocutor para contener las demandas de los trabajadores y la conflictividad social. Desde el lado de la central obrera quedaron expuestas sus divisiones, el avance de la izquierda y la CTA y la pelea en el peronismo.
Después del bochornoso acto en Diagonal Sur, los jefes sindicales de la CGT se repartieron culpas por lo ocurrido buscando responsables de los incidentes y culpando a infiltrados de la izquierda y el kirchnerismo, que ellos mismos permitieron que asistan. Todo había empezado mal desde el momento en que el triunvirato no se puso de acuerdo en una postura común y eso se notó en sus discursos.
 
Hasta el lugar elegido para el acto central fue una demostración de tibieza: nunca quisieron llegar a la Plaza de Mayo y se quedaron frente al Ministerio de Producción en un sitio incómodo que hacía difícil la concurrencia y la demostración de fuerza.
 
Con todo la central obrera pudo demostrar una fuerte capacidad de movilización y presencia en la calle. Ese es el dato que debe atender el Gobierno.
 
Otra preocupación para la Administración Macri, que ayer respiró con alivio por la imágenes finales del acto y la falta de fecha para un paro general, es que se queda sin interlocutor válido en el terreno gremial para contener la conflictividad social.
 
Y al mismo tiempo se evidenció también la fragmentación del peronismo, puesto que nadie puede aún capitalizar el peso de los gremios.
 
La CGT permitió que se sumaran al acto grupos piqueteros, la CTA, la izquierda y el kirchnerismo. Esos sectores terminaron de dejar expuesta la interna cegetista y recriminaron por el paro.
 
En el seno de la central obrera peronista hay un sector que quiere el paro mientras que otra parte donde estaría el triunvirato insiste con seguir negociando con el Gobierno.
 
La falta de fecha para la huelga general tendría una razón más: los gremios del transporte mantendrían su propia línea de diálogo con la Casa Rosada y no garantizarían su participaron dejando herida de muerte a la protesta. 
 
A continuación algunas reflexiones:
 
Mariano Obarrio en el diario La Nación:
 
El presidente Mauricio Macri ordenó hacer una convocatoria formal a un diálogo con mesas sectoriales sindicales y lo primero que se discutirá son las importaciones, que sensibilizan a un amplio sector gremial.
 
En lo político, había satisfacción en Olivos. Las corridas y la fragmentación evidentes dentro del sindicalismo y del peronismo son una foto que, según interpretan, beneficia a Macri y a Cambiemos de cara a las elecciones del 22 de octubre, por la división de fuerzas y por el contraste entre "lo nuevo y lo viejo" de la política.
 
Para la Casa Rosada, más allá de la convocatoria masiva, quedó al desnudo que la CGT y el peronismo no tienen liderazgo ni representatividad.
 
Joaquín Morales Solá en La Nación:
 
Las imágenes de la marcha cegetista de ayer significan que el peronismo y los gremios están divididos (y, a veces, peligrosamente enfrentados) hasta para confrontar con Macri.
 
El acto de ayer estuvo claramente dividido en dos sectores: el peronismo clásico y los gremios ortodoxos, por un lado, y la izquierda política y sindical junto con el kirchnerismo, por el otro.
 
"Fue una trampa del kirchnerismo", explicó luego un dirigente sindical. En efecto, cuando los caciques sindicales abandonaron el escenario, éste fue copado por personas excesivamente excitadas, que basculaban entre la grosería y la violencia y que no llevaban banderas políticas.
 
Los sindicatos y comisiones internas de izquierda están pisando los talones de "los Gordos" y de los independientes, cuya capacidad de movilización, debe consignarse, quedó otra vez demostrada ayer.
 
Eduardo Van de Kooy en el diario Clarín:
 
Si el gobierno macrista se terminara conformando con la postal bochornosa del epílogo de la multitudinaria marcha de la Confederación General del Trabajo (CGT), podría incurrir en una lectura política errada.
 
Por primer vez en muchos años el aparato sindical íntegro se volcó en las calles.
 
Otro incordio para el macrismo podrá ser el cierto grado de deslegitimación callejera que sufrieron Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña como conductores de la máxima representación obrera.
 
¿Que garantías podrá brindarle la CGT en un posible nuevo diálogo para distender el clima?. ¿No se le habría acotado al triunvirato, aún mas, la chance de diferir un paro nacional?. ¿Cual será su margen de maniobra?.
 
El problema del reencuentro de las parte radicaría en las visiones antagónicas que poseen sobre la coyuntura. El Gobierno remarca la baja inflacionaria. La CGT la adjudica sólo a la caída del consumo. El Gobierno habla que comenzó un ciclo de creación de empleo. La CGT denuncia despidos. El Gobierno habla de una reactivación. La CGT de recesión. El Gobierno sostiene que la apertura de las importaciones es hoy menor al 2016 y 2015. La CGT sostiene que la importaciones llevan a la quiebra a las medianas empresas.
 
La única opción que la CGT descarta dentro del PJ es el kirchnerismo. Muchísimo mas después del final escandalosos que tuvo la concentración de ayer, en la cual los K tuvieron una elevada responsabilidad. Cristina había adherido expresamente a la convocatoria. Los secretarios de la CGT renegaron de tal adhesión. Se trata de una historia que no tiene retorno.
 
Fuente: Urgente 24
 
Agreganos como amigo a Facebook
21-04-2018 / 17:04
21-04-2018 / 10:04
Un nuevo recorte de personal en el Estado, llevado a cabo esta vez por el Ministerio de Agroindustria, se cobró ayer 330 puestos de áreas sensibles, como agricultura familiar, comercio exterior y estatus fitosanitario. Se dispuso el jueves, mientras se completaba la tanda de telegramas, asueto general en la sede de Paseo Colón y Azopardo y encargó un operativo policial para custodiar el edificio central.
 
Desde el organismo que conduce el ex titular de la Sociedad Rural, el oligarca Luis Miguel Etchevehere, confirmaron que esa cifra corresponde apenas a las áreas dependientes de la administración nacional. "Los despidos involucran un 50 por ciento de trabajadores de Capital Federal y otro 50 por ciento del Interior del país", señaló un vocero de Agroindustria.
 
El Ministerio ya había reducido en los últimos dos años en 700 puestos su plantilla de personal y ahora se sumó una poda sobre casi el 10 por ciento de la nómina actual (3500 empleados).
 
Los gremios advierten que la misma suerte correrían trabajadores de organismos descentralizados (INTA, Senasa, Inase-Inidep y el Instituto Nacional de Vitivinicultura), pudiendo elevarse la cifra de despedidos a 958, y se declararon "en estado de alerta y movilización".
 
La decisión de Etchevehere de decretar asueto hasta el lunes, cercar con policías el acceso a la sede del Ministerio y rechazar los pedidos de reunión con los delegados sumó tensión a la situación. "Lejos de calmar los ánimos y llevar tranquilidad, parecen estar empeñados en echarle más nafta al fuego", criticó ATE a través de un comunicado.

21-04-2018 / 09:04
Frente al descenso inevitable de su imagen, producido por la crisis de la economía que generaron las medidas del gobierno de Mauricio Macri, la Casa Rosada renueva su arsenal con algunas apuestas que se empiezan a vislumbrar.
 
Hay una expectativa exagerada en el macrismo por el funcionamiento de la obra pública bajo el mecanismo de Participaciones Público-privadas (PPP) por las que las corporaciones constructoras ya comprometieron seis mil millones de dólares de inversión para los primeros cuatro años.
 
En estas licitaciones, las empresas se comprometen a conseguir el financiamiento internacional, pero es el Estado el que sale como garante. Constituye una forma de endeudamiento encubierto, porque las que toman el dinero son las empresas y el riesgo lo toma el Estado.
 
Los contratos garantizan a los financistas la posibilidad de litigar en tribunales extranjeros. Esta modalidad ha levantado polémica en Europa porque los PPP son muy restrictivos para los Estados y porque el riesgo que recae en los gobiernos resulta excesivo.
 
Entre la espada y la pared por su enorme deuda, en Grecia los PPP se convirtieron en una vía desesperada de financiamiento. Se calcula que con ese mecanismo cada kilómetro de ruta nueva costó 70 por ciento más de lo presupuestado.
 
Las PPP, que involucran a las principales corporaciones locales, encabezadas por la flamante SACDE, que es la ex IECSA del grupo Macri, iban a ser anunciadas esta semana y se postergaron para el próximo martes con la esperanza de utilizar también su lanzamiento para neutralizar el mal clima creado por los tarifazos.
 
Las PPP serán el corazón de la estrategia del macrismo para reactivar una economía que está en plena crisis, con indicadores macro muy negativos y con el augurio nefasto de una magra cosecha de granos por las inundaciones.
 
Así como las PPP se lanzan en estos días para tratar de reavivar la economía y sostener la imagen alicaída del gobierno, también en estos días se conoció el dictamen de la jueza María Servini para intervenir el Partido Justicialista y designar como interventor a Luis Barrionuevo.
 
La práctica oficial de judicializar la política a través de la manipulación de los jueces ha sido una marca del macrismo. La intervención a un PJ que no había trasgredido ninguna norma es una maniobra que busca demonizar al adversario y frustrar la posibilidad de que el peronismo construya una sola candidatura para el 2019.
 
La intervención está destinada al fracaso. Pero con el sello del PJ y la complicidad de las corporaciones mediáticas se convertirán en propaladores de un  mensaje destinado a entorpecer el proceso de unidad que buscarán por otro lado las corrientes peronistas más representativas. 

20-04-2018 / 16:04
20-04-2018 / 10:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar