La Opinión Popular
                  07:09  |  Martes 22 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 17-02-2017 / 12:02

AGMER repudia recorte en el presupuesto nacional asignado a combatir la violencia de género

AGMER repudia recorte en el presupuesto nacional asignado a combatir la violencia de género
 
La Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (AGMER) expresa su profunda preocupación y repudio a la decisión del gobierno nacional de recortar, en más de 60 millones de pesos, el presupuesto del Consejo Nacional de las Mujeres destinado a enfrentar la violencia machista y sus trágicas consecuencias.
 
La determinación del gobierno nacional golpea de lleno en un tema sensible y, además de injustificada, es una afrenta a la lucha que estamos llevando adelante las mujeres y nuestras organizaciones. 

 
Las muertes por femicidio siguen aumentando dolorosamente y es responsabilidad del Estado fijar políticas y asignar recursos contra la violencia de género.
 
Las cifras de las últimas semanas dan cuenta de una situación alarmante en relación a los femicidios: una mujer es asesinada, por ser mujer, cada 18 horas.
 
En este contexto, la decisión del gobierno nacional atenta contra los derechos humanos más básicos de mujeres y niñas que cada día son víctimas de violencia de género.
 
Desde AGMER repudiamos la decisión del Gobierno nacional y acompañamos a las organizaciones que decidieron recurrir a la Justicia, a través de acciones de amparo, para revertir el recorte de las partidas presupuestarias.
 
Paraná, 16 de febrero de 2016
 
Alejandro Bernasconi - Sec. Adjunto - AGMER CDC
Tomasa Gómez - Sec. de Derechos Humanos - AGMER CDC
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-05-2018 / 12:05
15-05-2018 / 16:05
15-05-2018 / 09:05
14-05-2018 / 21:05
El Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipó lo que ya se daba por descontado. El préstamo stand-by que le ofrece al gobierno de Mauricio Macri (cuyos montos y detalles son guardados bajo siete llaves) está atado a una serie de conocidas instrucciones que deberán inexorablemente cumplir.
 
Estas son reducción del déficit fiscal, disminución de empleados públicos, reducción de jubilaciones y planes sociales, disminución de las transferencias a las provincias y municipios, mayor apertura comercial a las importaciones, liberalización financiera y profundización de las reformas laborales: abaratando el despido, fomentando el empleo temporario y limitando las negociaciones paritarias.
 
Qué decir que ya no se sepa. Esta política de paulatina pérdida de la soberanía y de manos libres al FMI para intervenir en nuestros asuntos internos es una calesita que nos lleva a los viejos lugares del fracaso. Otra vez la sensación de "esto ya lo vivimos": devaluación, inflación más recesión, sin crecimiento y destrucción del aparato productivo. El "mercado" -ese conjunto de atorrantes- manda en el reino de la especulación, mientras comercios, pymes e industrias bajan sus persianas. Es el esplendor de la mala praxis neoliberal.
 
Cuando estaban ensoberbecidos por los focus groups, que los mostraban ganadores hasta 2027 no le daban bola a nadie. De pronto, como una espada de Damocles, aparece el fantasma de la crisis de 2001. La palabra "corralito", tímida, se cuela en las conversaciones y hasta su ideólogo, Domingo Cavallo, vuelve a la fama en los canales de televisión afines al Gobierno.
 
Ahora, ante la crisis, Macri se acordó de los gobernadores del PJ y los convocó, le pidió apoyo o silencio respecto del acuerdo con el FMI. En la reunión, mediante una sutil presión política, sobrevoló el chantaje del recorte de los recursos financieros de la Nación. Pero también la zanahoria de la obra pública y la promesa de "no entorpecer" las aspiraciones reeleccionarias de aquellos gobernadores que aspiran y pueden seguir en su cargo en 2019.
 
Los gobernadores del PJ lo escucharon y comprometieron apoyo, pero ninguno de ellos lo hizo luego en público al retirarse de la Casa Rosada. Ese silencio es político: busca evitar que el Presidente les traslade el costo ante la sociedad de haber recurrido al sometimiento del país a la voluntad absoluta del Fondo Monetario, que equivale prácticamente a la supresión formal del derecho de autodeterminación de nuestro pueblo.
 
Así las cosas, el gobierno de Macri no ha podido articular un nuevo "relato" que le permita recuperar algo de terreno político y de imagen perdida que reflejan todas las encuestas. Lo que ha hecho es: minimizar la crisis, minimizar la duración, minimizar el impacto social y minimizar las exigencias que impondrá el FMI. Un verdadero disparate.
 
La Opinión Popular

13-05-2018 / 10:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar