La Opinión Popular
                  14:43  |  Domingo 18 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Es peligroso tener razón cuando el gobierno está equivocado”. Voltaire
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 16-02-2017 / 06:02
EFEMÉRIDES POPULARES

Roberto Mouras, una leyenda del automovilismo

Roberto Mouras, una leyenda del automovilismo
Roberto Mouras, una leyenda del automovilismo.
El 16 de febrero de 1948, en Moctezuma, Provincia de Buenos Aires, nacía Roberto Mouras, automovilista argentino, campeón tres años consecutivos del Turismo Carretera. Tras debutar en 1966 en circuitos zonales a bordo de su Chevrolet 400, en 1970 ya debutaría en el Turismo Carretera a bordo de un Torino. Luego de volver a Chevrolet pasaría a Dodge, donde saldría campeón los años 1983, 1984 y 1985.
 
El 22 de noviembre de 1992, en la denominada "Vuelta de Lobos", estalló el neumático delantero izquierdo y al perder el control chocó de lleno contra un talud de tierra. Su muerte fue instantánea. El copiloto, Amadeo González, murió dos días después.
 
Décadas después de su trágica desaparición, la memoria del ídolo de se mantiene vigente en caminos, rutas y pistas, para sostener el mito de uno de los más grandes pilotos de la historia del Turismo Carretera.
 
La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
17-02-2018 / 19:02
17-02-2018 / 19:02
16-02-2018 / 11:02
16-02-2018 / 18:02
15-02-2018 / 20:02
Herminio Iglesias fue peronista, sindicalista, intendente de Avellaneda, diputado y fallido candidato a gobernador de Buenos Aires en 1983 por el PJ. Su quema del ataúd con la sigla UCR fue el símbolo de la derrota del peronismo a manos del radical Raúl Alfonsín.
 
Participó del 17 de octubre de 1945. Presidió la agrupación vandorista "30 de Junio", en Avellaneda. Fue baleado en 1972 por otros peronistas. Corrió a tiros a Juan Manuel Abal Medina ese mismo año. Fue baleado otra vez, en este caso le rozaron el escroto, en septiembre de 1973, también por una interna con sus adeptos.
 
Tenía una fama basada en exabruptos, provocaciones y un curioso manejo del idioma. Era un exponente de la ortodoxia justicialista, una fórmula que con menos eufemismo podría traducirse como un "pesado" del peronismo bonaerense. Gozaba de un nombre en su territorio, Avellaneda, ganado, entre otras cosas, a fuerza de pistola.

Los que estabamos en las antípodas ideológicas de Iglesias recordamos -nobleza obliga- que las tres firmas que llevaba el documento de denuncia de la represión militar entregado a la Comisión de Derechos Humanos de la OEA, en plena dictadura, eran las de Alfonsín, Deolindo Felipe Bittel  y Herminio Iglesias. Y él se ofreció para entregar el documento donde el PJ y la UCR defendían a los derechos humanos. Eran tiempos donde no abundaban los valientes.
 
En Herminio había un elemento central del peronismo: la reivindicación de los humildes. Venía de abajo en serio, no se había criado en las bibliotecas, ni siquiera sabía dónde quedaban. Era duro, forjado en la vida, expresaba como nadie la cultura de la calle, la de la noche, la del dolor. No era un mafioso, como lo querían definir los cajetillas, tampoco un santón, como lo imaginaban algunos fanáticos de la política. Murió el 16 de febrero de 2007.

Alguno nos acusará de defender a personas que tenían relación con el delito. En rigor, la política los sacó de la marginalidad, no como tantos a los que ahora la política los inició en el mundo de la corrupción y el delito. Y la gran mayoría de ellos tienen carreras universitarias.
 
Por Carlos Morales para La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar