La Opinión Popular
                  07:00  |  Martes 22 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 13-02-2017 / 12:02
PELOTERA EN EL OFICIALISMO GUALEGUAYCHENSE

Juan José Bahillo, sin diálogo con el intendente ultra K Piaggio

Juan José  Bahillo, sin diálogo con el intendente ultra K Piaggio
Ex intendente de Gualeguaychú y actual jefe de bloque de diputados provinciales del FpV, Juan José Bahillo. Foto: Blas García para La Opinión Popular (Permitida su reproducción libre citando la fuente)
El ex intendente de Gualeguaychú y actual jefe de bloque de diputados provinciales del FpV, el peronista Juan José  Bahillo, confirmó su distanciamiento con el actual intendente, el ultra K Martín Piaggio y reveló que desde hace un año se pone a disposición, pero no lo llama, "hoy la agenda de prioridades la establece Martín y él ha decidido protagonizarla de manera personal y con su gente", reveló.
 
Bahilo también tomó distancia de las etapas del peronismo, evitó etiquetarse en algunas de sus expresiones internas y eligió en cambio denominarse sólo "peronista". "Nadie puede negar la importancia del Frente para la Victoria dentro del Peronismo, pero si me preguntás mi opinión personal (represento) al Peronismo", expresó el diputado.

 
"La propia gestión distancia. Tengo mucho trabajo en Paraná. Con Piaggio me he puesto a disposición de él en incontables oportunidades. También con los funcionarios, secretarios y directores, para ayudar en lo que uno pueda aportar a partir de la experiencia y desde el lugar que uno ocupa en la Provincia. Hoy la agenda de prioridades de trabajo la establece Martín (Piaggio) y él ha decidido protagonizarla de manera personal y con su gente. Hoy no hay contacto, no hay trabajo en equipo, aunque a mí me en lo personal me gustaría que haya", dijo Bahillo al diario El Día.
 
Para el ahora legislador "cuando uno es Intendente fija prioridades y fija un modo de gestionar. Después es la gente la que dirá si ese modo es exitoso o no. El éxito se mide en mejorar la calidad de vida de los vecinos, en definitiva. Cómo se hace, si se trabaja de manera más personalizada o en equipo, los elige el Intendente. Me puse a disposición durante todo un año, pero parece que uno no tiene mucho para aportar".
 
"Por ahí, a Martín sólo hay que darle el tiempo necesario, recién lleva un año. Yo no dudaba en incorporar gente, no dudaba en dejarme ayudar. Primero, porque uno no es dueño de la verdad, y segundo porque un Intendente no tiene que saber de todo ni tiene que estar en todo. A la semana de asumir, el 10 de diciembre del 2011, con un listado de obras y de prioridades, convoqué a Pemo Guastavino, Liliana Ríos, Leticia Angerosa y Natalio Gerdau, quienes eran los legisladores nacionales y provinciales en ese momento. Y, concretamente, les pedí que me ayuden con distintas gestiones, porque solo no podía. Y trabajamos durante cuatro años de esa manera".
 
Finalmente, evaluó que "quizás uno naturaliza la manera y los modos de gestionar. Pensé que podíamos trabajar en similares condiciones. Y no digo 'no me llamaron', me puse a disposición durante casi un año... y uno entiende por hechos y acciones concretas que el intendente quiere protagonizar él la gestión de la obra pública, y eso debe ser respetado. En definitiva será la gente la que evalúe los resultados", cerró Bahillo.
 
Fuente: RecintoNet
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-05-2018 / 12:05
15-05-2018 / 16:05
15-05-2018 / 09:05
14-05-2018 / 21:05
El Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipó lo que ya se daba por descontado. El préstamo stand-by que le ofrece al gobierno de Mauricio Macri (cuyos montos y detalles son guardados bajo siete llaves) está atado a una serie de conocidas instrucciones que deberán inexorablemente cumplir.
 
Estas son reducción del déficit fiscal, disminución de empleados públicos, reducción de jubilaciones y planes sociales, disminución de las transferencias a las provincias y municipios, mayor apertura comercial a las importaciones, liberalización financiera y profundización de las reformas laborales: abaratando el despido, fomentando el empleo temporario y limitando las negociaciones paritarias.
 
Qué decir que ya no se sepa. Esta política de paulatina pérdida de la soberanía y de manos libres al FMI para intervenir en nuestros asuntos internos es una calesita que nos lleva a los viejos lugares del fracaso. Otra vez la sensación de "esto ya lo vivimos": devaluación, inflación más recesión, sin crecimiento y destrucción del aparato productivo. El "mercado" -ese conjunto de atorrantes- manda en el reino de la especulación, mientras comercios, pymes e industrias bajan sus persianas. Es el esplendor de la mala praxis neoliberal.
 
Cuando estaban ensoberbecidos por los focus groups, que los mostraban ganadores hasta 2027 no le daban bola a nadie. De pronto, como una espada de Damocles, aparece el fantasma de la crisis de 2001. La palabra "corralito", tímida, se cuela en las conversaciones y hasta su ideólogo, Domingo Cavallo, vuelve a la fama en los canales de televisión afines al Gobierno.
 
Ahora, ante la crisis, Macri se acordó de los gobernadores del PJ y los convocó, le pidió apoyo o silencio respecto del acuerdo con el FMI. En la reunión, mediante una sutil presión política, sobrevoló el chantaje del recorte de los recursos financieros de la Nación. Pero también la zanahoria de la obra pública y la promesa de "no entorpecer" las aspiraciones reeleccionarias de aquellos gobernadores que aspiran y pueden seguir en su cargo en 2019.
 
Los gobernadores del PJ lo escucharon y comprometieron apoyo, pero ninguno de ellos lo hizo luego en público al retirarse de la Casa Rosada. Ese silencio es político: busca evitar que el Presidente les traslade el costo ante la sociedad de haber recurrido al sometimiento del país a la voluntad absoluta del Fondo Monetario, que equivale prácticamente a la supresión formal del derecho de autodeterminación de nuestro pueblo.
 
Así las cosas, el gobierno de Macri no ha podido articular un nuevo "relato" que le permita recuperar algo de terreno político y de imagen perdida que reflejan todas las encuestas. Lo que ha hecho es: minimizar la crisis, minimizar la duración, minimizar el impacto social y minimizar las exigencias que impondrá el FMI. Un verdadero disparate.
 
La Opinión Popular

13-05-2018 / 10:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar