La Opinión Popular
                  23:06  |  Martes 21 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 13-02-2017 / 12:02
PELOTERA EN EL OFICIALISMO GUALEGUAYCHENSE

Juan José Bahillo, sin diálogo con el intendente ultra K Piaggio

Juan José  Bahillo, sin diálogo con el intendente ultra K Piaggio
Ex intendente de Gualeguaychú y actual jefe de bloque de diputados provinciales del FpV, Juan José Bahillo. Foto: Blas García para La Opinión Popular (Permitida su reproducción libre citando la fuente)
El ex intendente de Gualeguaychú y actual jefe de bloque de diputados provinciales del FpV, el peronista Juan José  Bahillo, confirmó su distanciamiento con el actual intendente, el ultra K Martín Piaggio y reveló que desde hace un año se pone a disposición, pero no lo llama, "hoy la agenda de prioridades la establece Martín y él ha decidido protagonizarla de manera personal y con su gente", reveló.
 
Bahilo también tomó distancia de las etapas del peronismo, evitó etiquetarse en algunas de sus expresiones internas y eligió en cambio denominarse sólo "peronista". "Nadie puede negar la importancia del Frente para la Victoria dentro del Peronismo, pero si me preguntás mi opinión personal (represento) al Peronismo", expresó el diputado.

 
"La propia gestión distancia. Tengo mucho trabajo en Paraná. Con Piaggio me he puesto a disposición de él en incontables oportunidades. También con los funcionarios, secretarios y directores, para ayudar en lo que uno pueda aportar a partir de la experiencia y desde el lugar que uno ocupa en la Provincia. Hoy la agenda de prioridades de trabajo la establece Martín (Piaggio) y él ha decidido protagonizarla de manera personal y con su gente. Hoy no hay contacto, no hay trabajo en equipo, aunque a mí me en lo personal me gustaría que haya", dijo Bahillo al diario El Día.
 
Para el ahora legislador "cuando uno es Intendente fija prioridades y fija un modo de gestionar. Después es la gente la que dirá si ese modo es exitoso o no. El éxito se mide en mejorar la calidad de vida de los vecinos, en definitiva. Cómo se hace, si se trabaja de manera más personalizada o en equipo, los elige el Intendente. Me puse a disposición durante todo un año, pero parece que uno no tiene mucho para aportar".
 
"Por ahí, a Martín sólo hay que darle el tiempo necesario, recién lleva un año. Yo no dudaba en incorporar gente, no dudaba en dejarme ayudar. Primero, porque uno no es dueño de la verdad, y segundo porque un Intendente no tiene que saber de todo ni tiene que estar en todo. A la semana de asumir, el 10 de diciembre del 2011, con un listado de obras y de prioridades, convoqué a Pemo Guastavino, Liliana Ríos, Leticia Angerosa y Natalio Gerdau, quienes eran los legisladores nacionales y provinciales en ese momento. Y, concretamente, les pedí que me ayuden con distintas gestiones, porque solo no podía. Y trabajamos durante cuatro años de esa manera".
 
Finalmente, evaluó que "quizás uno naturaliza la manera y los modos de gestionar. Pensé que podíamos trabajar en similares condiciones. Y no digo 'no me llamaron', me puse a disposición durante casi un año... y uno entiende por hechos y acciones concretas que el intendente quiere protagonizar él la gestión de la obra pública, y eso debe ser respetado. En definitiva será la gente la que evalúe los resultados", cerró Bahillo.
 
Fuente: RecintoNet
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-11-2017 / 15:11
21-11-2017 / 09:11
21-11-2017 / 06:11
Estos son días de gloria para la alianza Cambiemos"La conquista del poder está terminada". Con estas palabras, Marcos Peña, Mario Quintana Gustavo Lopetegui, que "son yo", como alguna vez dijo Mauricio Macri, definían lo sucedido. En menos de 24 horas, después de muchas presiones y negociaciones, el Gobierno logró acordar con los gobernadores las reformas: fiscal y previsional, y con la cúpula de la CGT, la laboral, que incluye todo tipo de recortes a las conquistas que los trabajadores han conseguido en años de lucha.
 
Nada más y nada menos que los tres objetivos que al día siguiente de las elecciones legislativas colocó el Presidente al tope de la agenda de los "consensos básicos" a alcanzar para llegar a 2019. No requirió de más de tres semanas para lograr que el 42% de los votos pesaran más que el restante 58%, diseminado en una oposición atomizada. Así alineó a gobernadores y a jefes sindicales peronistas.
 
Terminada "la conquista del poder", resta ahora ponerle la frutilla al postre: la aprobación de las reformas por parte del Congreso. Nada hace sospechar que no se logrará en los plazos que impuso la Casa Rosada. La puerta está abierta de la mano del jefe del bloque FPV-PJ en el Senado, Miguel Ángel Pichetto, administrador legislativo del consorcial peronismo de los gobernadores y de los jefes de la CGT.
 
El pacto firmado incluye de modo implícito el apoyo a las reformas impositiva, laboral y previsional que propondrá el Poder Ejecutivo, aunque persisten incógnitas sobre esos proyectos. Las provincias se comprometen a reducir los impuestos sobre los Ingresos Brutos y de Sellos, en tanto para los municipios se incluyó la apelación de que sólo cobren por servicios efectivamente prestados.
 
El más irritativo es el cambio del cálculo del aumento del haber de jubilados y pensionados, que se actualiza por la Ley de Movilidad Jubilatoria. Esta norma fija dos incrementos anuales con base en un índice que surge de combinar el aumento de la recaudación con el incremento de los salarios de los trabajadores registrados. En los últimos años, ese porcentaje estuvo por encima de la inflación, que es el indicador que propone Macri, con el objetivo de ahorrar unos 100 mil millones de pesos anuales, a costa del bolsillo de los jubilados.
 
Adherir al Pacto Fiscal implica el congelamiento del gasto público; en la economía real, con una inflación que se mantiene, esto significa un recorte y ajuste real sobre las partidas más sentidas por el pueblo trabajador: las de salud, educación, vivienda o asistencia social.
 
Desde el oficialismo provincial rebuscan argumentos para explicar que el acuerdo podría haber sido peor para la provincia, pero no sólo Buenos Aires se llevó de la mesa de negociación los mejores beneficios, sino que los gobernadores se quedaron sin espacio para la crítica frente a un macrismo antiperonista que impone las reglas de juego.
 
Todo este engranaje extorsivo se da en una la difícil coyuntura económica para las provincias y frente a la tríada de reformas tributarias y tarifazos en los servicios público impulsadas por el gobierno de Macri luego de las elecciones legislativas que ganó Cambiemos.

 
La Opinión Popular

20-11-2017 / 10:11
20-11-2017 / 10:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar