La Opinión Popular
                  06:56  |  Martes 22 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 12-02-2017 / 17:02

El Comité Entre Ríos del Partido Comunista criticó a Macri y se alejó del gobierno provincial

El Comité Entre Ríos del Partido Comunista criticó a Macri y se alejó del gobierno provincial
El Comité Entre Ríos del Partido Comunista criticó a Macri y se alejó del gobierno provincial. Foto: Blas García para La Opinión Popular (Permitida su reproducción libre citando la fuente)
 
El Comité Entre Ríos del Partido Comunista (PC), reunido en Paraná, advirtió que "hay un desarrollo de un plan de ajuste, entrega y represión desplegado por el gobierno de Mauricio Macri en el orden nacional y Entre Ríos no es ajena".
 
En ese contexto convocaron "a seguir construyendo la más amplia unidad contra el ajuste y las políticas del macrismo, que agraden las condiciones de vida de nuestro pueblo en todos los niveles, articulando intersindicales, multisectoriales contra los tarifazos, de derechos humanos y su profundización hacia un frente de liberación nacional y social". 

 
En la declaración pública, el PC cuestionó fuertemente el brutal ajuste que despliega el Gobierno nacional de Mauricio Macri y se distanció del provincial, luego de un apoyo incondicional a los diez años de kirchnerismo.
 
En ese marco, cuestionaron al gobernador Gustavo Bordet: "Entre Ríos no es ajena al avance del empobrecimiento, los despidos, los intentos de instalar paritarias a la baja o anularlas, las cesantías, la recesión económica, los tarifazos en combustibles, luz y gas; el ingreso indiscriminado de productos importados con su impacto en las Pymes, la industria local y la baja de consumo como plan general para producir una brutal transferencia de ingresos desde la clase trabajadora y los sectores populares hacia las clases altas, empresarias, terratenientes, los bancos y las patronales".
 
Además, consideraron "fundamental que las paritarias en la provincia contemplen la situación real de la clase trabajadora y sus reivindicaciones salariales, laborales, de salud, vivienda y alimentación". El gobierno de Bordet "debería desarrollar un programa provincial de inclusión, redistribución de la riqueza y soberanía federal, con eje en un sistema tributario progresivo donde paguen más quienes mas tienen, la democratización de la tierra con el objetivo de la soberanía alimentaria y el fortalecimiento de los sistemas públicos de salud y educación. Todo lo cual, no puede ser sino en los marcos de un proyecto nacional, popular, democrático y de integración regional y latinoamericana, lejos de las lógicas del ajuste que propone la derecha", enunciaron.
 
Ante ese escenario advirtieron "el avance de la criminalización de la protesta, con eje en las condenas persecutorias contra Milagro Sala en Jujuy, carentes de pruebas reales en el proceso y que buscan disciplinar al conjunto social, los militantes demorados por la Policía en actividades políticas en Entre Ríos así como la persecución mediática y familiar contra Roberto Baradel, secretario general del Suteba".
 
Además, rechazaron "el discurso oficial de la alianza Cambiemos de construir un negacionismo hacia el genocidio producido por el terrorismo de estado de la última dictadura cívico militar como primer paso para terminar la lucha contra la impunidad, cosa que no permitiremos que ocurra".
 
También condenaron "la violencia de género, la ausencia de políticas de Estado efectivas para combatirla, todos y cada uno de los femicidios en la provincia, producto de una sociedad sexista, patriarcal y que ubica a la mujer como objeto de consumo, explotación y discriminación."
 
En ese contexto convocaron "a seguir construyendo la más amplia unidad contra el ajuste y las políticas del macrismo que agraden las condiciones de vida de nuestro pueblo en todos los niveles, articulando intersindicales, multisectoriales contra los tarifazos, de derechos humanos y su profundización hacia un frente de liberación nacional y social que sea representativo de todo el campo popular en lo reivindicativo, lo programático, lo político y lo electoral".
 
Fuente: AIM
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-05-2018 / 12:05
15-05-2018 / 16:05
15-05-2018 / 09:05
14-05-2018 / 21:05
El Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipó lo que ya se daba por descontado. El préstamo stand-by que le ofrece al gobierno de Mauricio Macri (cuyos montos y detalles son guardados bajo siete llaves) está atado a una serie de conocidas instrucciones que deberán inexorablemente cumplir.
 
Estas son reducción del déficit fiscal, disminución de empleados públicos, reducción de jubilaciones y planes sociales, disminución de las transferencias a las provincias y municipios, mayor apertura comercial a las importaciones, liberalización financiera y profundización de las reformas laborales: abaratando el despido, fomentando el empleo temporario y limitando las negociaciones paritarias.
 
Qué decir que ya no se sepa. Esta política de paulatina pérdida de la soberanía y de manos libres al FMI para intervenir en nuestros asuntos internos es una calesita que nos lleva a los viejos lugares del fracaso. Otra vez la sensación de "esto ya lo vivimos": devaluación, inflación más recesión, sin crecimiento y destrucción del aparato productivo. El "mercado" -ese conjunto de atorrantes- manda en el reino de la especulación, mientras comercios, pymes e industrias bajan sus persianas. Es el esplendor de la mala praxis neoliberal.
 
Cuando estaban ensoberbecidos por los focus groups, que los mostraban ganadores hasta 2027 no le daban bola a nadie. De pronto, como una espada de Damocles, aparece el fantasma de la crisis de 2001. La palabra "corralito", tímida, se cuela en las conversaciones y hasta su ideólogo, Domingo Cavallo, vuelve a la fama en los canales de televisión afines al Gobierno.
 
Ahora, ante la crisis, Macri se acordó de los gobernadores del PJ y los convocó, le pidió apoyo o silencio respecto del acuerdo con el FMI. En la reunión, mediante una sutil presión política, sobrevoló el chantaje del recorte de los recursos financieros de la Nación. Pero también la zanahoria de la obra pública y la promesa de "no entorpecer" las aspiraciones reeleccionarias de aquellos gobernadores que aspiran y pueden seguir en su cargo en 2019.
 
Los gobernadores del PJ lo escucharon y comprometieron apoyo, pero ninguno de ellos lo hizo luego en público al retirarse de la Casa Rosada. Ese silencio es político: busca evitar que el Presidente les traslade el costo ante la sociedad de haber recurrido al sometimiento del país a la voluntad absoluta del Fondo Monetario, que equivale prácticamente a la supresión formal del derecho de autodeterminación de nuestro pueblo.
 
Así las cosas, el gobierno de Macri no ha podido articular un nuevo "relato" que le permita recuperar algo de terreno político y de imagen perdida que reflejan todas las encuestas. Lo que ha hecho es: minimizar la crisis, minimizar la duración, minimizar el impacto social y minimizar las exigencias que impondrá el FMI. Un verdadero disparate.
 
La Opinión Popular

13-05-2018 / 10:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar