La Opinión Popular
                  14:31  |  Jueves 18 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Es falso que si los combustibles aumentan en el mercado internacional tienen que hacerlo en el país. El petróleo que consumimos se extrae y se comercializa en la Argentina y debe estar atado a nuestros propios costos”. Pino Solanas
Recomendar Imprimir
Nacionales - 12-02-2017 / 10:02
MARGARITA STOLBIZER Y SERGIO MASSA CONFIRMARON UN POSIBLE ACUERDO PARA LAS ELECCIONES LEGISLATIVAS

Mientras avanza en Buenos Aires con Stolbizer, Massa se peroniza en el interior

Mientras avanza en Buenos Aires con Stolbizer, Massa se peroniza en el interior
Margarita Stolbizer junto a Sergio Massa en la mesa de Mirtha Legrand.
Peronista por dentro. Para la crucial batalla bonaerense, Sergio Massa ya eligió como socia a Margarita Stolbizer, con quien se muestra en público mientras en privado define una agenda de propuestas y un discurso más cercano al progresismo que a su propio currículum.
 
Pero el esquema es otro en el interior: en las provincias, el líder del Frente Renovador se acerca cada día más a los gobernadores y dirigentes del peronismo no kirchnerista. "Buscamos a los peronistas que tienen más futuro que pasado", resume el tigrense.
 
En el interior del país, la lógica bonaerense se diluye: al igual que en Buenos Aires, sí importa el resultado de octubre y cada legislador que pueda sumarse al bloque del Frente Renovador; pero importa todavía más recomponer un sistema de relaciones con el peronismo que le sirva a Massa de apoyo para 2019.

 
La prueba más reciente se vio este lunes en Río Negro, donde el tigrense se mostró junto al intendente de General Roca, Martín Soria, hijo del fallecido gobernador peronista Carlos Soria y actual presidente del PJ provincial. "Voy a trabajar para suturar las heridas que al peronismo, y a todos los argentinos, les generó la corrupción", dijo Massa. Hacía tiempo que la palabra "peronismo" no encabezaba uno de los comunicados del Frente Renovador.
 
Junto a Soria, Massa participó en la Fiesta de la Manzana, lo que le permitió sacar a rodar sus propuestas para las economías regionales y las pymes frente a productores y trabajadores frutihortícolas. Esa agenda de proyectos, más el impacto en las provincias del rumbo económico fijado por Pro, le facilitan el trámite de acercarse al PJ del interior. Las viejas diferencias se diluyen.
 
Un acuerdo similar, aunque mucho más avanzado, se teje en Corrientes. Semanas atrás, el senador nacional Carlos Espínola pidió al peronismo que abra las puertas para Massa. No fue casual: desde el año pasado que ambos tramitan una alianza en la provincia.
 
Las conversaciones se adelantaron porque en Corrientes ya impera la lógica de 2019: este año se elegirá al sucesor del gobernador Ricardo Colombi (UCR) y Espínola, que casi lo vence en 2013, no quiere dejar pasar otra oportunidad. Necesita cada punto que pueda sumarle Massa. Massa lo necesitará el día después.
 
En otras provincias, el acuerdo con el peronismo local es de larga data. Córdoba es el ejemplo más claro. Allí manda el matrimonio político conformado por el ex gobernador José Manuel De la Sota y su sucesor, Juan Schiaretti. Aunque Córdoba pone en juego nueve bancas, Massa aceptará "callado" los candidatos que defina "El Gallego", su rival en las internas presidenciales de 2015. Uno de los peronistas que se mantuvo con él.
 
El otro caso es Chubut, territorio de Mario Das Neves, con quien Massa cerró rápidamente las heridas de 2015. Chubut renueva sólo dos bancas: cualquier puja sería estéril.
 
En las provincias donde hay diálogos con el PJ local y que, además, ponen pocas bancas en juego, los incentivos por mejorar ese vínculo con el peronismo aumentan. Allí, Massa deberá definir si postula a sus candidatos propios (para darles rodaje, de cara a 2019) o busca ordenarlos de modo que no choquen con el peronismo no kirchnerista.
 
Por ejemplo La Pampa, que renueva tres bancas, donde la prioridad pasaría por sostener la relación con el gobernador Carlos Verna. Podría ser también el caso de La Rioja, donde el massismo acercó posiciones con el vicegobernador, Néstor Bosetti, quien formalizará en breve su alianza con Massa. También en Misiones, donde existe una relación fluida con el ex gobernador Maurice Closs, actual diputado nacional.
 
"Tenemos dirigentes que quieren dar la pelea en todas las provincias, pero también tenemos una mirada muy cuidadosa en los territorios que gobierna el peronismo", señalan cerca de Massa, que cada semana, y lejos de las cámaras, recibe a peronistas del interior. Con más sigilo aún, quien recorre el país explorando alianzas y el armado del FR-UNA es el diputado nacional Raúl Pérez.
 
En algunas provincias, esa ingeniería está lejos de perfilarse aún. En el caso de Santa Cruz, San Luis, Catamarca o Formosa, por ejemplo, la mala o nula relación de Massa con sus gobernadores obligan al FR a un intentar un planteo propio.
 
El panorama de alianzas también está abierto en Jujuy, Salta o Santa Fe, pero por otras razones: más allá de la relación con los oficialismos y el PJ de estos distritos, el massismo tiene dirigentes locales ya instalados, que podrían dar la pelea. Es lo que sucederá este año en Santiago del Estero, donde Pablo Mirolo, intendente de La Banda, enfrentará al oficialismo local y a Cambiemos.
 
Mientras, los flashes seguirán mostrando a Massa junto a Stolbizer. Como anoche, en la mesa de Mirtha Legrand. La líder del GEN también les pide a los suyos que aflojen los prejuicios. "Terminemos con el gorilismo antiperonista", sorprendió a varios, ayer, en el Congreso del GEN de Chascomús.
 
Por Marcelo Veneranda
 
Fuente: LA NACION
 

Agreganos como amigo a Facebook
18-01-2018 / 11:01
18-01-2018 / 10:01
Ya cansa el "haz lo que yo digo y no lo que yo hago" de los funcionarios macristas de CambiemosMauricio Macri pide austeridad y compra una palmera para la Casa Rosada por más de 200 mil pesos. Larreta pide lo mismo y después gasta 39 millones en una falsa pileta. Dujovne dice que quiere atraer inversiones a la Argentina pero mantiene 80 millones de dólares afuera del país e inaugura una casa de 1,5 millones de dólares en Punta del Este.
 
Lo último lo trajo el ministro de Trabajo, Jorge "Combate a las mafias" Triaca, quien adelanta sus vacaciones luego de la difusión de su vergonzoso audio de WhatsApp en el cuál insulta y despide a una trabajadora doméstica, Sandra Herediaque estuvo trabajando en negro para Triaca desde el 2012 hasta 2015, cuando una parte de su sueldo fue blanqueada 8 días antes que Macri asumiera.
 
No contento con eso, Triaca anotó a Heredia como delegada interventora del SOMU, el sindicato de marítimos que, a su instancia, fue intervenido en 2016 luego de la detención de su dirigente Omar "Caballo" Suárez. Fue ubicada ahí luego de un pedido de aumento. O sea, para darle por izquierda la suma de dinero que ella reclamaba.
 
Por este motivo, se presentó una denuncia contra Triaca. Esto hay que sumarlo a la colección de denuncias que acumula la primera interventora que puso Triaca, la actual senadora de CambiemosGladys González, quien hizo llenar varias fojas en la justicia penal por abuso de autoridad, estafa procesal, falso testimonio, falsificación de instrumentos públicos y "otros más dentro de una asociación ilícita", según señala de manera textual la denuncia presentada por Felipe Brighina y afiliados del SOMU.
 
Ante la difusión del audio en los medios de comunicación, estalló el pedido de renuncia del ministro. El miércoles, el hashtag #ChauTriaca fue TT en Twitter, durante largas horas en las que el llamado "troll center" de Marcos Peña se quedó sin palabras.
 
A pesar de que Triaca quiera vender el escándalo como un "exabrupto" aislado, motivado porque "no encontraba su silla de ruedas", hay que decir que su audio no cayó del cielo. El historial del ministro está colmado de hechos que sugieren que su actitud hacia Heredia no es algo que "no se condice" con su "manera de actuar", como declaró el funcionario, sino la respuesta natural de un hombre educado desde la cuna en las artes de la política anti obrera.
 
El actual Ministro es hijo del histórico dirigente del gremio de Obreros y Empleados Plásticos y de la CGT que tenía el mismo nombre, Jorge Triaca. Triaca padre colaboró con la Triple A, la dictadura y fue menemistaTriaca hijo se inició en el menemismo y terminó en el PRO. Impulsor de una reforma laboral que no pudo votarse aún por el escándalo de la reforma previsional, ya estaba suficientemente complicado como para que le descubrieran una empleada en negro, justo a él que tiene que combatir el trabajo en negro.
 
La Opinión Popular 

17-01-2018 / 16:01
Esta mañana, el gobierno de Mauricio Macri publicó en el Boletín Oficial un decreto que modifica la reglamentación de la Ley de Financiamiento Educativo y que, al modificar la representación gremial que se tenía hasta ahora en las negociaciones docentes, en la práctica le quita poder a Ctera. En declaraciones, el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, afirmó: "El kirchnerismo, sea Ctera o la Cámpora, cree que son el centro del mundo".
 
La secretaria general de Ctera, Sonia Alesso, y su secretario general adjunto, Roberto Baradel, definieron al decreto de Macri como "un nuevo ataque a las organizaciones sindicales docentes" y anticiparon que denunciarán la medida ante la Organización Internacional del Trabajo y la Internacional de Educación.
 
En un nuevo capítulo de la ofensiva contra los gremios, mediante un decreto publicado esta mañana, se eliminó la negociación del salario mínimo nacional docente, que establece un sueldo piso en todo el país y además apuntó contra el gremio de mayor representación, Ctera, eliminando la participación proporcional en la mesa de negociación. Para Baradel, el decreto oficializado esta mañana por el Gobierno es "un mamarracho jurídico".
 
El decreto fijó el piso salarial en un 20% por encima del mínimo, vital y móvil. El monto al que hace referencia es irrisorio. Actualmente el Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM) está establecido en $ 9.500. Es decir, con el decreto firmado por el gobierno, el piso a partir del cual podrían negociar los gobiernos provinciales es de $ 11.400.
 
La modificación macrista implica facilitar los argumentos para negociar los salarios docentes por provincia. Con el cambio, el gobierno de Macri se saca el tema de encima y supone innecesaria cualquier discusión salarial a nivel nacional. Hay que recordar que este fue uno de los motivos por los que se dispararon conflictos con los gremios docentes en los últimos años. 

 
Tras este decreto de Macri, ¿comienzan las clases?
 
La Opinión Popular
17-01-2018 / 11:01
"Pagamos un costo tremendo por apoyar la reforma previsional y ahora nos responden con un DNU", se escuchó, palabas más palabras menos, en los diálogos telefónicos de estos días entre diputados y senadores peronistas que integran los bloques cercanos a los gobernadores.
 
La bronca se materializó en un comunicado del Bloque Justicialista de Diputados, presidido por el salteño Pablo Kosiner; y pronto se conocería otro similar del senador Miguel Pichetto y sus dirigidos. Agustín Rossi, jefe del bloque K, los invitó a unirse para voltear el decreto en recinto.
 
En ese clima, lejano a las tertulias fraternales en la Casa Rosada que cerraron el 2017, los gobernadores planean acelerar el lanzamiento de un candidato a presidente para oficializarlo después del mundial.
 
Juan Manuel Urtubey quiere ser presidente y dice tener a favor una baja imagen negativa. No quieren confluir con Cristina pero aceptan que lo mejor sería una sola primaria peronista con algún dirigente que la represente, como Agustín Rossi o Jorge Taiana.
 
Los nombres no salen de Urtubey y Juan José Schiaretti, aunque el salteño parece más interesado: no tiene reelección en su provincia y exhibe entre los suyos una baja imagen negativa, o sea, todavía puede crecer.
 
"Un 30% todavía no me conoce", se postula, aun golpeado por la derrota electoral de las legislativas, que también arrasó a su par cordobés. Pichetto, que nunca se va de vacaciones, es el más interesado en apurar un candidato e inició una ronda de reuniones con gobernadores para animarlos, todo un desafío. Este martes se vio con el entrerriano Gustavo Bordet.

17-01-2018 / 10:01
En medio de una nueva serie de aumentos desmesurados de precios y mientras los gremios reclaman la aplicación de la cláusula gatillo para los acuerdos de 2017, el gobierno de Mauricio Macri adelantó ayer que buscará ponerle un techo del 15% a las paritarias de este año.
 
"Las paritarias son libres. Lo que sí consideramos es que es muy importante que la sociedad se comprometa con esta meta del 15 %", afirmó este martes Marcos Peña en conferencia de prensa. Los que no se comprometen con la meta son los funcionarios del Gobierno de los Ricos que entraron en una vorágine de anuncios de tarifazos que no tiene pausa. Un sablazo detrás de otro.
 
Como se sabe, por especulación electoral el Gobierno decidió postergar los tarifazos para después de las elecciones. Ahora, ei promedio de las subas en todos los medios de transporte es del 65 %. Las facturas de Edesur y Edenor se incrementan en dos tramos: uno ya se aplicó en diciembre y otro en febrero. Entre ambos tramos, el aumento será de 66% y 67 % para la mayoría de los usuarios. En el caso de Metrogas, para el 55 % de los hogares el promedio de aumento alcanza a 56 %.
 
El gobierno de los CEOs busca este año imponer ese techo en paritarias sin siquiera incorporar la engañosa "cláusula gatillo": con este tipo de acuerdos, mientras durante todos los meses se pierde frente a la inflación, hay un mes puntual -el que se aplica la "cláusula gatillo"- en que se recupera parcialmente el poder de compra. Luego el salario sigue perdiendo frente a la inflación.
 
Evitar poner cláusulas de este tipo probablemente esté vinculado a evitar escenarios como el actual con reclamos de "gatillar" en comercio, bancarios y estatales. Lo cual recalienta el comienzo del ciclo de paritarias. El 15 % que propone el Gobierno está en línea con su meta de inflación (que fracasó tanto en 2016 como en 2017), pero no con la suba real de precios que esperan los analistas del establishment económico, cuyos pronósticos alcanzan hasta el 20 % para 2018.
 
La inflación estimada por Indec para el año 2017 fue de 24,8 %. Pero hay otros cálculos más altos: la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires estimó 26,1% y la CGT 27,1 %. Las paritarias quedaron por detrás: cerraron en promedio en 22,1 %.
 
Cuando el nivel que alcanzará la inflación del 2018 es toda una incógnita, el gobierno de Macri presiona para negociar hacia adelante con un techo del 15% y dar por olvidado lo que perdió el salario hacia atrás. Los gremios anticipan su rechazo y reclaman la cláusula gatillo. A este escenario se le suma el debate postergado sobre la reforma laboral, que ayer el Ejecutivo volvió a poner sobre la mesa.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar