La Opinión Popular
                  22:04  |  Domingo 27 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Se viene una recesión atroz. El Gobierno no puede hablar solo de ajuste, tiene que diseñar la creación de riqueza y crecimiento. No hay derecho para decirle a la gente que no va a poder hacer nada, que no se va a poder bañar en invierno”. Jorge Asís
Recomendar Imprimir
Nacionales - 12-02-2017 / 09:02
PROBLEMAS JUDICIALES Y DE GESTIÓN

Mauricio, Franco y un lío padre

Mauricio, Franco y un lío padre
Maurico Macri de vacaciones.
En dos meses, Mauricio Macri ordenó su agenda para disponer de varios días de licencia y largos fines de semana en distintas partes del país.
 
Debe merecer vacaciones, días de holganza y esparcimiento, al menos para contener un estrés fulminante que le ocasiona una administración devoradora y, sobre todo, una sucesión de hechos personales bajo sospecha: debe ser el Presidente que en menos tiempo de gobierno acumuló más dificultades con la Justicia, un registro inédito e impensable a un año de iniciada su administración.
 
Curioso, lo que no viene de afuera (Panamá Papers, Odebrecht, Arribas), se produce adentro, en su propia estructura. Como el último arreglo por la deuda del Correo que su padre Franco no saldaba con el Estado a través de Socma, esa emblemática multiempresa familiar cada vez más enredada en anomalías históricas.
 
Más curioso aún es que las suspicacias y eventuales delitos no son denunciados desde la oposición ni por el rentado ejército de periodistas militantes, progresistas o de izquierda; en general, han salido a la luz por la competencia investigativa de un mismo cronista (Hugo Alconada Mon) que enloqueció a Cristina en su momento. Cero intriga, cero conspiración, entonces.

 
Judicialmente, tal vez, la condonación de deudas a la familia Macri puede ser explicada en monto, conveniencia y hasta como un invalorable servicio para la salud del Estado.
 
Políticamente, en cambio, por lo menos desdorosa es la operación del hijo a favor del padre Franco, feliz con Menem porque le concedió la privatización a un precio imposible de pagar para cualquier especialista (lo que garantizaba una negociación posterior para reducirlo) y, luego, feliz con Néstor Kirchner cuando se lo estatizó por no sostener el canon.
 
Y ahora, al margen de los litigios judiciales, de fiscales y jueces, opiniones y escándalo, se observa la exposición de que los proveedores o prebendatarios del Estado han construido megafortunas aplicando el ajuste por inflación en sus contratos, pero nunca ese mismo instrumento sirve para sus deudas con el Estado.
 
O que, como en el caso de Franco Macri y flia -al igual que el resto del club de los contratistas- podían participar de licitaciones y ganarlas aun siendo deudores del Estado.
 
Más todavía en este caso: el primo del mandatario, Angelo Calcaterra -si es que se representa a sí mismo- estuvo en los directorios de la Socma deudora serial y ese detalle no le impidió participar del soterramiento del Sarmiento (con Odebrecht, claro), y ahora triunfar arañando la construcción de la primera etapa de la autopista ribereña.
 
Un pariente con alta capacidad para decir que paga el mejor precio (como en su momento con el Correo) y que disfruta de licencias exclusivas, sólo concedidas por expertos, como la que le otorgó el Banco Central y su directorio, autónomo en apariencia, habilitante de la compra y ejercicio del banco Interfinanzas, sin preocuparle si honraba o no sus compromisos anteriores.
 
Quizás porque Sturzenegger no habrá vivido la crisis de los incobrables del 2001 y no piensa como Brecht, quien sostenía que es delito robar un banco, pero mucho más delito es fundarlo.
 
 
Aliados
 
Esta hilera de errores no forzados del Gobierno (hay que incluir las desgrabaciones de Angelici) rozan el aspecto moral de quienes fueron votados con otras expectativas, deteriora inclusive su frente político constituido con gente del radicalismo (la indulgencia a Franco Macri la suscribe un hombre del partido, Oscar Aguad), outsiders como el embajador Martín Lousteau (quien no volvería para las elecciones de octubre), socialistas en extinción y la silenciosa hasta ahora Elisa Carrió, figura que creció en tamaño gracias a pregonar la decencia.
 
Ni el balsámico alimento de construir listas para las elecciones, ubicar gente, alivia el efecto explosivo sobre la nave insigne. Más cuando el capitán comete torpezas propias de Patricia Bullrich (quien no reparó que Arribas cambió inmueble por muebles en su declaración o que instaló un 0-800 para detectar ovnis) o de Susana Malcorra, pasionaria anti Trump como si ése fuera el sentido de su cargo, ejerciendo timermanismo de bolsillo, agrediéndolo desde su insignificancia.
 
Se supone que se trata de cándido voluntarismo, como el del propio Macri al pedir en Brasil que le anticipen la lista de argentinos involucrados en el affaire Odebrecht -que, aseguran, se ventilaría el mes próximo- como si su círculo rojo nunca hubiera intimado con el presidiario delator, y éste sólo fuera patrimonio venal del kirchnerismo.
 
Para aprovechar viajes o estancias, el Presidente se instaló en el sur con la familia y, de paso, se reunió con gobernadores para prometerles un plan para la Patagonia. Discurso y foto, poco y nada del contenido, más bien una excusa bucólica de descanso.
 
Pero encierra el gran conflicto: la plata de las provincias o para las provincias (que no es para salarios docentes, como se afirma en forma huidiza).
 
Reconoce antecedentes este pleito: Alfonsín impuso las retenciones, pero no las coparticipó; Menem las eliminó y Duhalde las volvió a instalar, el matrimonio K las aumentó y Macri afeitó algunas importantes.
 
En rigor, la historia con antecedentes viendo de más atrás, luego de batallas -Rosas, Derqui, Mitre, Roca- para quedarse con la Aduana y los recursos, triunfo último de la Nación que se los reserva para el gobierno nacional y evita distribuirlos con las provincias porque no son impuestos según establece como ukase.
 
Contra ese desequilibrio, al parecer, pugna más de una provincia, una de las más insolentes es La Pampa debido a conservar cierta estabilidad económica tradicional (como San Luis).
 
Complejo le resulta el gobernador Carlos Verna a Macri, no sólo por el reclamo de fondos y coparticipación, sino porque es un contador de vasta experiencia parlamentaria que supo hacerse odiar por los Kirchner y que ahora intenta lo mismo con el ingeniero, del que tanto desconfía que en el Senado ordenó a los suyos, peronistas, votar en contra de ciertas iniciativas. Porque "éste, muchachos, viene por nosotros". Siempre y cuando, claro, no esté de vacaciones.
 
Por Roberto Garcia
 
Fuente: Perfil
 

Agreganos como amigo a Facebook
27-05-2018 / 18:05
27-05-2018 / 09:05
Como la crisis cambiaria que cambió el rumbo del gobierno de Mauricio Macri arreció en medio de la disputa política por el ajuste tarifario, los primeros límites visibles del nuevo escenario político se hicieron evidentes en el Parlamento y la liga de gobernadores justicialistas.
 
Esa frontera sigue indefinida. Se terminará de conocer cuando se conozcan los términos del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Recién entonces los gobernadores del PJ sabrán el tamaño definitivo del ajuste requerido y harán valer su poder de presión en el Congreso.
 
Mientras, hay aprestos preventivos en los que Macri ha preferido evitar la confrontación. Accedió a negociar la transferencia de Aysa, Edenor y Edesur a los presupuestos de las jurisdicciones que se benefician con sus servicios. Una deuda antigua de la Nación con la equidad federal que ordena la Constitución.
 
Del lado de los gobernadores primó también la cautela. El proyecto aprobado en Diputados para detonar el ajuste tarifario entró en el ritmo más pausado del Senado y el gobierno se ilusionó con encontrar una salida que evite el veto anunciado por el Presidente.
 
Pero no por ser los primeros y más evidentes, los límites a Macri en el Congreso y las administraciones provinciales son los únicos y de mayor complejidad.
 
El Fondo Monetario no es sólo el horizonte de un acuerdo para garantizar la estabilidad del programa económico. Es también el eje de un relato que había caído en desgracia con la decadencia del kirchnerismo y que ahora busca una oportunidad para resucitar.
 
En ese relato convergen la ex presidenta Cristina Fernández y la izquierda tradicional, que ahora revive la idea de un empate hegemónico entre el gobierno, que se había agigantado tras las elecciones de octubre, y la oposición frontal, que había remitido tras el fracaso de su última operación política de envergadura, el caso Maldonado.
 
La marcha hacia el Obelisco porteño, acicateada por esa alianza del kirchnerismo y la izquierda que desde la salida de Cristina viene siendo una constante en las calles, ha sido la primera exhibición pública de ese reposicionamiento político. Que corre por izquierda al peronismo parlamentario, mientras lo asiste como factor de presión social.

27-05-2018 / 09:05
Volvió el FMI, volvió la calle y volvieron los gobernadores. Esas cosas siempre ocurren al mismo tiempo. Caras de la misma crisis. ¿Cuándo tuvieron poder "los gobernadores"? A fines de los 90 y durante el crítico gobierno de la Alianza. Cuando se hablaba de La liga de los gobernadores.
 
De allí quedó esa estela de poder detrás del poder en los años de Néstor Kirchner que no fue tal, como no fue tal en los años de esplendor de Menem, porque los presidentes peronistas tienen un temor principal: el poder de otro peronista.
 
Y ahora que el primer ajuste del Fondo llegó a la política (la reducción de la discusión económica a una discusión fiscal) los gobernadores del PJ retoman su peso a pedido de un gobierno que perdió volumen. Los quieren socios del ajuste. Una Moncloa con manos de tijera.
 
El gobierno de Cambiemos se sobregiró en la batalla que creyeron pendiente: matar al peronismo. Si cada presidencia diseñó sus batallas, sus rivales, inspirado en una trascendencia histórica.
 
Si Alfonsín fue contra los militares y el autoritarismo, si Menem contra la inflación y el Estado de bienestar, si Kirchner y Cristina contra el neoliberalismo y Clarín, Cambiemos sintió desde el principio que su mandato histórico era poder gobernar contra el peronismo.
 
Como si fuera el último capítulo de la transición democrática. Ahora ocurre que lo necesita. Al menos una versión de él: la de los que gobiernan, pagan salarios y quieren "hacer obras".
 
¿Qué ocurre? No anda. Entre la política cómoda para la gente y el ajuste cómodo para el liberalismo se abrió una zanja en la que cayeron irremediablemente.

26-05-2018 / 18:05
26-05-2018 / 09:05
Mauricio Macri no juró por la Patria cuando asumió y no  es adepto a las fiestas patrias, se lo ve incómodo, en los festejos oficiales se toman severas medidas de seguridad, no hay participación ciudadana y el presidente evita mostrarse "patriótico". En el bicentenario de la declaración de Independencia, el único invitado relevante fue el Rey de España, a quien le pidió disculpas por el Congreso de Tucumán que habría actuado con "angustia" cuando declaró la Independencia.
 
Este gobierno abandonó la noción de Patria o Nación. Son palabras que casi no pronuncia. Ese repliegue hace más notoria la necesidad popular de recuperarlas como identidad comunitaria. Y no es solamente una recuperación simbólica, sino que se produce desde una profunda actitud política.
 
Para el millón y medio de personas que se congregaron ayer en el Obelisco hay una continuidad lógica entre la fecha patria y el rechazo a la dependencia del Fondo Monetario Internacional (FMI). El Presidente, mientras tanto, encabezaba una fiesta cerrada para funcionarios millonarios y un puñado reducido de vecinos en la quinta de Olivos.
 
Pero ayer se prendieron cuatro luces rojas para Macri. La impresionante multitud que asistió a al acto a pesar de que la convocatoria fue absolutamente tapada y distorsionada por los grandes medios macristas, un acto con muy poco despliegue de aparato y con gran cantidad de personas que asistieron sin estar integradas en columnas o agrupaciones, tiene que hacer pensar a la Casa Rosada. No puede gobernar atropellando a esa multitud que representa a una gran parte de la sociedad. Las encuestas indican que solamente un 35% respalda las medidas del gobierno.
 
Segunda advertencia: el FMI le subrayó que está obligado a buscar formas de resolver el déficit sin depender tanto del endeudamiento y el gobierno se resiste a volver a las retenciones al campo. Tercera luz roja: las grandes patronales rurales salieron con los tapones de punta ante el rumor y se quejaron por la situación económica: no lo van a apoyar solamente por lealtad. Y la cuarta fue la homilía en la Catedral.
 
El cardenal Mario Poli le habló a Macri de "Zaqueo", un recaudador de impuestos que aparece en la Biblia. El de Zaqueo "era un oficio despreciable porque la mayor parte del dinero que recaudaban iba a parar a las arcas romanas no sin retener una buena parte de los impuestos, de modo que se enriquecían notablemente", le explicó a la tropa de funcionarios en el templo. "Eran indiferentes al patriotismo de sus conciudadanos que luchaban por obtener la libertad de su pueblo humillado. Estas y otras actitudes les valieron el desprecio popular y eran considerados grandes pecadores", enfatizó. 
 
El macrismo ha gobernado despreciando esta realidad y tratando de esconderla con la complicidad de los medios corporativos, como Clarín, La Nación e Infobae, y de los periodistas oficialistas que insisten en ridiculizar a los sectores populares y difamar a sus dirigentes. La 9 de Julio, la avenida más ancha del mundo, le respondió al presidente. Llenarla requiere una multitud como la de ayer a la tarde.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar