La Opinión Popular
                  18:06  |  Lunes 24 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El modelo económico que aplica el Gobierno atrasa 40 años y hay que cambiarlo porque estamos en estanflación, se triplicó la deuda y tenemos un problema de fuga de capitales”. Aldo Pignanelli
Recomendar Imprimir
Nacionales - 12-02-2017 / 09:02
PROBLEMAS JUDICIALES Y DE GESTIÓN

Mauricio, Franco y un lío padre

Mauricio, Franco y un lío padre
Maurico Macri de vacaciones.
En dos meses, Mauricio Macri ordenó su agenda para disponer de varios días de licencia y largos fines de semana en distintas partes del país.
 
Debe merecer vacaciones, días de holganza y esparcimiento, al menos para contener un estrés fulminante que le ocasiona una administración devoradora y, sobre todo, una sucesión de hechos personales bajo sospecha: debe ser el Presidente que en menos tiempo de gobierno acumuló más dificultades con la Justicia, un registro inédito e impensable a un año de iniciada su administración.
 
Curioso, lo que no viene de afuera (Panamá Papers, Odebrecht, Arribas), se produce adentro, en su propia estructura. Como el último arreglo por la deuda del Correo que su padre Franco no saldaba con el Estado a través de Socma, esa emblemática multiempresa familiar cada vez más enredada en anomalías históricas.
 
Más curioso aún es que las suspicacias y eventuales delitos no son denunciados desde la oposición ni por el rentado ejército de periodistas militantes, progresistas o de izquierda; en general, han salido a la luz por la competencia investigativa de un mismo cronista (Hugo Alconada Mon) que enloqueció a Cristina en su momento. Cero intriga, cero conspiración, entonces.

 
Judicialmente, tal vez, la condonación de deudas a la familia Macri puede ser explicada en monto, conveniencia y hasta como un invalorable servicio para la salud del Estado.
 
Políticamente, en cambio, por lo menos desdorosa es la operación del hijo a favor del padre Franco, feliz con Menem porque le concedió la privatización a un precio imposible de pagar para cualquier especialista (lo que garantizaba una negociación posterior para reducirlo) y, luego, feliz con Néstor Kirchner cuando se lo estatizó por no sostener el canon.
 
Y ahora, al margen de los litigios judiciales, de fiscales y jueces, opiniones y escándalo, se observa la exposición de que los proveedores o prebendatarios del Estado han construido megafortunas aplicando el ajuste por inflación en sus contratos, pero nunca ese mismo instrumento sirve para sus deudas con el Estado.
 
O que, como en el caso de Franco Macri y flia -al igual que el resto del club de los contratistas- podían participar de licitaciones y ganarlas aun siendo deudores del Estado.
 
Más todavía en este caso: el primo del mandatario, Angelo Calcaterra -si es que se representa a sí mismo- estuvo en los directorios de la Socma deudora serial y ese detalle no le impidió participar del soterramiento del Sarmiento (con Odebrecht, claro), y ahora triunfar arañando la construcción de la primera etapa de la autopista ribereña.
 
Un pariente con alta capacidad para decir que paga el mejor precio (como en su momento con el Correo) y que disfruta de licencias exclusivas, sólo concedidas por expertos, como la que le otorgó el Banco Central y su directorio, autónomo en apariencia, habilitante de la compra y ejercicio del banco Interfinanzas, sin preocuparle si honraba o no sus compromisos anteriores.
 
Quizás porque Sturzenegger no habrá vivido la crisis de los incobrables del 2001 y no piensa como Brecht, quien sostenía que es delito robar un banco, pero mucho más delito es fundarlo.
 
 
Aliados
 
Esta hilera de errores no forzados del Gobierno (hay que incluir las desgrabaciones de Angelici) rozan el aspecto moral de quienes fueron votados con otras expectativas, deteriora inclusive su frente político constituido con gente del radicalismo (la indulgencia a Franco Macri la suscribe un hombre del partido, Oscar Aguad), outsiders como el embajador Martín Lousteau (quien no volvería para las elecciones de octubre), socialistas en extinción y la silenciosa hasta ahora Elisa Carrió, figura que creció en tamaño gracias a pregonar la decencia.
 
Ni el balsámico alimento de construir listas para las elecciones, ubicar gente, alivia el efecto explosivo sobre la nave insigne. Más cuando el capitán comete torpezas propias de Patricia Bullrich (quien no reparó que Arribas cambió inmueble por muebles en su declaración o que instaló un 0-800 para detectar ovnis) o de Susana Malcorra, pasionaria anti Trump como si ése fuera el sentido de su cargo, ejerciendo timermanismo de bolsillo, agrediéndolo desde su insignificancia.
 
Se supone que se trata de cándido voluntarismo, como el del propio Macri al pedir en Brasil que le anticipen la lista de argentinos involucrados en el affaire Odebrecht -que, aseguran, se ventilaría el mes próximo- como si su círculo rojo nunca hubiera intimado con el presidiario delator, y éste sólo fuera patrimonio venal del kirchnerismo.
 
Para aprovechar viajes o estancias, el Presidente se instaló en el sur con la familia y, de paso, se reunió con gobernadores para prometerles un plan para la Patagonia. Discurso y foto, poco y nada del contenido, más bien una excusa bucólica de descanso.
 
Pero encierra el gran conflicto: la plata de las provincias o para las provincias (que no es para salarios docentes, como se afirma en forma huidiza).
 
Reconoce antecedentes este pleito: Alfonsín impuso las retenciones, pero no las coparticipó; Menem las eliminó y Duhalde las volvió a instalar, el matrimonio K las aumentó y Macri afeitó algunas importantes.
 
En rigor, la historia con antecedentes viendo de más atrás, luego de batallas -Rosas, Derqui, Mitre, Roca- para quedarse con la Aduana y los recursos, triunfo último de la Nación que se los reserva para el gobierno nacional y evita distribuirlos con las provincias porque no son impuestos según establece como ukase.
 
Contra ese desequilibrio, al parecer, pugna más de una provincia, una de las más insolentes es La Pampa debido a conservar cierta estabilidad económica tradicional (como San Luis).
 
Complejo le resulta el gobernador Carlos Verna a Macri, no sólo por el reclamo de fondos y coparticipación, sino porque es un contador de vasta experiencia parlamentaria que supo hacerse odiar por los Kirchner y que ahora intenta lo mismo con el ingeniero, del que tanto desconfía que en el Senado ordenó a los suyos, peronistas, votar en contra de ciertas iniciativas. Porque "éste, muchachos, viene por nosotros". Siempre y cuando, claro, no esté de vacaciones.
 
Por Roberto Garcia
 
Fuente: Perfil
 

Agreganos como amigo a Facebook
24-04-2017 / 09:04
24-04-2017 / 08:04
24-04-2017 / 07:04
Por los graves incidentes del fin de semana en Santa Cruz, tanto el kirchnerismo como el gobierno de Mauricio Macri se mostraron alarmados por la escalada de violencia que llegó a poner en riesgo la integridad de Cristina Fernández, la gobernadora Alicia Kirchner, tres empleadas de la gobernación y Helena, la pequeña nieta de CFK.
 
También hay cierto consenso respecto de cómo se llegó a esta situación: el colapso financiero provocado por la superpoblada plantilla de trabajadores estatales, que llega a niveles récord. Casi 90.000 empleados en una provincia que apenas supera los 300.000 habitantes. Para colmo, Santa Cruz tiene una dependencia excesiva de la industria petrolera, ahora en declive por la caída de los precios internacionales.
 
Santa Cruz es una jurisdicción donde los empleados y jubilados cobran mal y tarde, la propuesta a los docentes es un ajuste salarial de 3% y el fantasma del estallido violento está a la vuelta de la esquina. Hay consenso respecto de que el Gobierno nacional debe asistir financieramente a la provincia en su emergencia, según las declaraciones del ministro del interior, Rogelio Frigerio. Pero ahí terminan los consensos y empieza el verdadero nudo del problema: quién debe pagar el costo político de la crisis.
 
Porque Cristina y Alicia sostienen que el empleo público es un espacio de contención social y de refugio en una provincia donde si se echa a un estatal se lo condena a la miseria; en un escenario recesivo como es claramente el caso de Santa Cruz, con su muy poca diversificada economía. En consecuencia, la visión K es que la dotación de empleados debe ser mantenida con la asistencia financiera de Macri.
 
En la vereda de enfrente, Frigerio dio a entender con bastante claridad lo que se espera de la gobernadora Alicia Kirchner: que asuma el costo político de echar gente. Que la provincia le garantice que se está haciendo algo concreto para recortar el gasto fiscal.
 
Resulta claro que el Gobierno de Macri no gana mucho si deja que se tense la situación, porque la gravedad es tal que no se puede descartar un final trágico si se repiten los enfrentamientos callejeros. Pero, además, al macrismo no le sirve la salida de Alicia Kirchner de su cargo. Lo que ocurriría después de una intervención federal de la provincia, es que pondría al macrismo en el antipático rol de tener que realizar el ajuste que no hizo el kirchnerismo. Y es lo que quiere evitar.
 
En consecuencia, se buscará un acuerdo que implique la ayuda financiera para la provincia pero que el Gobierno nacional no dará "gratis", en términos políticos. Buscará por todos los medios mostrar las consecuencias que trae un desgobierno K en esa provincia. Hoy, Santa Cruz es la capital nacional de la "grieta", un verdadero peligro que se corporiza en empleados que no cobran sus salarios o en una pedrada contra la casa donde hay una bebé de 18 meses.
 
La Opinión Popular

23-04-2017 / 20:04
23-04-2017 / 18:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar