La Opinión Popular
                  23:56  |  Sábado 27 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“La idea de Macri de unir a los argentinos es un eslogan, porque la estrategia del Gobierno desde el 1º de marzo en su discurso de campaña fue dividir, ya que le resulta funcional a su proyecto político”. Matías Tombolini
Recomendar Imprimir
Nacionales - 10-02-2017 / 11:02
OBRA PÚBLICA MACRISTA

El Plan Patagonia que anunció Macri todavía no existe y dudan que sirva para algo

El Plan Patagonia que anunció Macri todavía no existe y dudan que sirva para algo
Macri con los gobernadores de la Patagonia en Viedma.
"No queremos otro plan retórico", advirtió Rogelio Frigerio sobre los objetivos del plan Patagonia que Mauricio Macri presentó esta mañana junto a los seis gobernadores de esa región.
 
Sin mayores detalles, el Gobierno explicó que se trata de una iniciativa que "apunta a fortalecer y desarrollar el sur del país". Los gobernadores acordaron reunirse "cada dos o tres meses" con el presidente para evaluar el proyecto.
 
"No queremos otro Plan Belgrano", fue la frase traducida que dijeron puertas adentro en el Gobierno la semana pasada, cuando se prepararon a las apuradas las carpetas para entregar a los gobernadores en la mañana de este jueves en Viedma.
 
Es que el pomposo Plan Belgrano se convirtió en una estructura burocrática con la finalidad de pagarle a la UCR.
 
Su titular, el radical tucumano José Cano, no tiene la potestad de licitar obras -el plan ni siquiera forma parte del presupuesto de Vialidad nacional- sino que maneja un presupuesto dedicado a costear gastos administrativos.

 
Con el nuevo anuncio para el Sur del país, Macri se arriesga a caer en el mismo problema que con Cano, mientras la poderosa Cámara Argentina de la Construcción lo presiona para que una en un solo ministerio las dependencias dedicadas a la obra pública que repartió en media docena de carteras.
 
Lejos de eso, el presidente dejó acéfala la secretaría de Obras Públicas -quedaría vacante hasta junio, como explicó LPO- luego de echar a Daniel Chaín, su ministro de Desarrollo Urbano durante los dos mandatos en la Ciudad.
 
Y no sólo la dejó acéfala, sino que permitió que en la Secretaría sobrevivan los vestigios de Chaín, que está ofendido porque el pedido de renuncia ni siquiera se lo hizo su amigo. Letal, Macri pergeñó la salida del "tío Dani" (el apodo que le pusieron los hijos mayores del presidente al arquitecto), en la misma semana en la que asistió al casamiento de su hijo.
 
El histórico segundo de Chaín, Jorge Sábato, resiste en la subsecretaría de Obras Públicas, pese a que la única obra que tuvo a cargo durante 2016, sin contar las heredadas del anterior gobierno, fue la remodelación de la fachada de la casa de José de San Martín en Yapeyú.
 
Tras la salida de Chaín, Sábato heredó parte de su equipo -el chofer se lo quedó el subsecretario Ricardo Delgado-, dedicado mayormente a darle más volumen a su cuenta de Twitter, que tiene sólo 80 seguidores.
 
Sin feeling con Frigerio, que lo borró de la última reunión de seguimiento que el ministerio del Interior tuvo con Macri, Sábato le presentó la renuncia al presidente el jueves pasado, pero se la rechazó. "No quiero más quilombos", le dijo el jefe de Estado.
 
Fuente: La Politica Online
 

Agreganos como amigo a Facebook
27-05-2017 / 11:05
27-05-2017 / 10:05
27-05-2017 / 10:05
27-05-2017 / 09:05
La cuenta de intereses de la deuda pública vuelve a ser, pasados 16 años, una de las cargas más pesadas sobre las cuentas del Estado. De acuerdo con las cifras de ingresos y gastos de la administración nacional, publicadas por el Ministerio de Hacienda, los intereses netos pagados por el sector público no financiero en abril ascendieron a 30.348 millones de pesos, contra 6181 millones de abril del año anterior: el aumento fue del 391%.
 
La política de fuerte endeudamiento del Estado nacional, llevada adelante por Mauricio Macri a partir del año 2016 ya se refleja en las cuentas públicas. El déficit primario, antes de considerar los intereses de la deuda, alcanza a 18.664 millones de pesos, 71,3% más que en abril del año pasado. El resultado financiero final, en cambio, arroja un déficit de 49.012 millones de pesos, en este caso con un deterioro de la situación del 187% con respecto a un año atrás.
 
El pago de intereses explica casi dos terceras partes del déficit total. Mientras tanto, todo el arco ortodoxo de economistas -expresión "técnica" de los intereses de los grupos concentrados- se centra en discutir "cómo hacer" para reducir el otro tercio del déficit. 
 
En tanto, el ministro Nicolás Dujovne asegura que "seguimos normalizando las cuentas públicas con ingresos que crecen más que los gastos". Para llegar a esa conclusión, toma en cuenta los gastos del cuatrimestre enero/abril y sólo en lo que se refiere a sus "resultados primarios", sin considerar el pago de servicios de la deuda.
 
A este respecto, justifica la omisión señalando que "hablar de variaciones interanuales de déficit es muy distorsivo", porque "aún no se había resuelto el conflicto de la deuda" (resuelto a favor de los fondos buitre hace un año) "y Argentina no tenía acceso al mercado internacional". Es decir, el sobreendeudamiento recién comenzaba.
 
El pago neto de intereses de la deuda del sector público nacional, de 30.348 millones de pesos, resultó en abril un 28% superior al pago total de salarios de toda la administración pública nacional (que sumó 23.747 millones) y 60% mayor al pago en subsidios (energía, transporte y otras) que se ejecutó en el mismo mes de abril (18.878 millones). El peso de la deuda vuelve a ser un problema. Pero de eso, no se habla.
 
La política de la administración Macri, de gobernar endeudándose, aumenta la deuda pública impagable y acrecienta más que proporcionalmente las sumas a amortizar por intereses, lo que agrava la vulnerabilidad financiera, cambiaria y jurídica. Este proceso acentuado, además, por las grandes colocaciones de Letras del Tesoro, que son obligaciones de corto plazo, concentran peligrosamente el perfil de los vencimientos de capital, lo que a su vez aumenta la velocidad del reendeudamiento; lo que constituye una pesadísima carga que asfixia las posibilidades de desarrollo del país y el futuro de los argentinos.
 
La Opinión Popular

26-05-2017 / 12:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar