La Opinión Popular
                  17:42  |  Miércoles 26 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Octubre será fundamental porque Macri quiere legitimar su mandato para seguir endeudando el país, privatizar la Anses y aplicar una flexibilización laboral brutal, que va a generar aún mayor desigualdad”. Jorge Taiana
Recomendar Imprimir
Nacionales - 10-02-2017 / 11:02
OBRA PÚBLICA MACRISTA

El Plan Patagonia que anunció Macri todavía no existe y dudan que sirva para algo

El Plan Patagonia que anunció Macri todavía no existe y dudan que sirva para algo
Macri con los gobernadores de la Patagonia en Viedma.
"No queremos otro plan retórico", advirtió Rogelio Frigerio sobre los objetivos del plan Patagonia que Mauricio Macri presentó esta mañana junto a los seis gobernadores de esa región.
 
Sin mayores detalles, el Gobierno explicó que se trata de una iniciativa que "apunta a fortalecer y desarrollar el sur del país". Los gobernadores acordaron reunirse "cada dos o tres meses" con el presidente para evaluar el proyecto.
 
"No queremos otro Plan Belgrano", fue la frase traducida que dijeron puertas adentro en el Gobierno la semana pasada, cuando se prepararon a las apuradas las carpetas para entregar a los gobernadores en la mañana de este jueves en Viedma.
 
Es que el pomposo Plan Belgrano se convirtió en una estructura burocrática con la finalidad de pagarle a la UCR.
 
Su titular, el radical tucumano José Cano, no tiene la potestad de licitar obras -el plan ni siquiera forma parte del presupuesto de Vialidad nacional- sino que maneja un presupuesto dedicado a costear gastos administrativos.

 
Con el nuevo anuncio para el Sur del país, Macri se arriesga a caer en el mismo problema que con Cano, mientras la poderosa Cámara Argentina de la Construcción lo presiona para que una en un solo ministerio las dependencias dedicadas a la obra pública que repartió en media docena de carteras.
 
Lejos de eso, el presidente dejó acéfala la secretaría de Obras Públicas -quedaría vacante hasta junio, como explicó LPO- luego de echar a Daniel Chaín, su ministro de Desarrollo Urbano durante los dos mandatos en la Ciudad.
 
Y no sólo la dejó acéfala, sino que permitió que en la Secretaría sobrevivan los vestigios de Chaín, que está ofendido porque el pedido de renuncia ni siquiera se lo hizo su amigo. Letal, Macri pergeñó la salida del "tío Dani" (el apodo que le pusieron los hijos mayores del presidente al arquitecto), en la misma semana en la que asistió al casamiento de su hijo.
 
El histórico segundo de Chaín, Jorge Sábato, resiste en la subsecretaría de Obras Públicas, pese a que la única obra que tuvo a cargo durante 2016, sin contar las heredadas del anterior gobierno, fue la remodelación de la fachada de la casa de José de San Martín en Yapeyú.
 
Tras la salida de Chaín, Sábato heredó parte de su equipo -el chofer se lo quedó el subsecretario Ricardo Delgado-, dedicado mayormente a darle más volumen a su cuenta de Twitter, que tiene sólo 80 seguidores.
 
Sin feeling con Frigerio, que lo borró de la última reunión de seguimiento que el ministerio del Interior tuvo con Macri, Sábato le presentó la renuncia al presidente el jueves pasado, pero se la rechazó. "No quiero más quilombos", le dijo el jefe de Estado.
 
Fuente: La Politica Online
 

Agreganos como amigo a Facebook
26-07-2017 / 10:07
26-07-2017 / 10:07
26-07-2017 / 09:07
Es un cambio sutil, pero sintomático. Poco a poco, los despidos y cierres de plantas que tomaron notoriedad tras el caso Pepsi forzaron al Gobierno de Mauricio Macri a modificar su estrategia comunicacional. Es un desafío clave, considerando que faltan apenas tres semanas para las elecciones primarias.
 
Dicho cambio, ya está en marcha. Así, tras haber justificado el desalojo con incidentes violentos de la fábrica de snacks de Vicente López, ahora el Gobierno de Macri busca generar un desenlace menos traumático, mediante la negociación con delegados y gremios. Esa es la orden que se bajó para las negociaciones en Cresta Roja y Carboclor, los nuevos casos calientes de la agenda laboral.
 
El papel más "persuasivo" del Ministerio de Trabajo, encabezado por Jorge Triaca, refleja la preocupación que empezó a extenderse entre algunos especialistas de Cambiemos, frente a la aparición de un "bache" discursivo que podría poner en riesgo la campaña. "No hay una ninguna estrategia de comunicación interna después del quilombo de Pepsico, debe haber más de una línea de trabajo y la verdad que no se habla mucho del empleo", reconoció un asesor de una de las principales figuras del PRO.
 
Una de esas directrices es el pedido de "firmeza" que bajó desde Presidencia y se aplicó finalmente con represión en la planta de Vicente López. Como contrapartida, hay funcionarios que prefieren resolver el conflicto en la empresa para no pagar un costo político.
 
Para unificar la comunicación, el Jefe de Gabinete, Marcos Peña Braun, emitió un documento interno que resumía la "línea" a seguir en Pepsico frente a los medios: los heridos fueron policías, los detenidos no eran empleados, la mayoría aceptó indemnización y un grupo de izquierda se opuso a negociar.
 
Más allá del caso, en Presidencia lo que prima es un abordaje puntual para cada caso, a partir del "relato" de que no hay un fenómeno generalizado de cierre de empresas. Los críticos de esta postura consideran que es un planteo entendible, pero sólo para la Capital Federal.
 
En la provincia de Buenos Aires, en cambio, la percepción es diferente. En el equipo de la gobernadora María Eugenia Vidal admiten que el tema se metió de lleno en la campaña y que los obligó a improvisar cambios sobre la marcha. No es casual: en ese distrito clave hubo cesantías masivas en los últimos diez días.
 
Además de peligrar más de 1.000 empleos en el sur, donde Cresta Roja tiene dos plantas, en lo que va del año se registraron más de 5.000 despidos en zona norte, en particular Campana, Zárate y Baradero. Atucha, Atanor, Ingredion y Lanxess son solo algunos de los casos más resonantes.

25-07-2017 / 17:07
25-07-2017 / 17:07
El consultor político de Mauricio Macri, el ultra teñido Jaime Durán Barba, volvió a levantar polvareda con sus declaraciones. Afirmó que el voto duro de Cristina Fernández está vinculado al que "vende mercaderías con marcas falsificadas, vive de subsidios, o es parte del millón de personas vinculadas al narcomenudeo". Se quedó corto o se olvidó: le faltaron los piratas del asfalto, trapitos, barrabravas, motochorros y quinieleros.
 
No es la primera vez que Durán Barba se introduce en una polémica y arrastra consigo a todo el macrismo. Ya lo había conseguido cuando dijo que "Hitler era un tipo espectacular" o cuando sostuvo que "las escuchas ilegales (por las que estuvo procesado Macri) le importan un carajo a la gente", entre otras frases célebres. Esta vez, Barba dejó la frase que generó polémica en su habitual columna en Perfil. Fue un texto en el que el ecuatoriano más que bordea la estigmatización y la discriminación.
 
Durán Barba no es un librepensador. Tampoco un opinador suelto e independiente. Es uno de los principales asesores de Macri y con Peña, Larreta, Vidal y Frigerio, comparte la mesa de campaña que analiza cada lunes en la Casa Rosada las movidas políticas y electorales del Gobierno de los Ricos.
 
Durán Barba admite que los votos de Cristina están blindados. Y le "entrega" los votos de los sectores populares a Cristina. Rechaza esos votos, piensa qué el macrismo no tiene ninguna chance en esos votantes. Pero pasó por alto que "los vinculados a la economía informal" son más de cuatro millones.
 
Durán Barba se abroqueló en el votante gorila y antiperonista y de ahí no se moverá. Si alguien de Cambiemos puede apuntar al peronismo, para sacarle votos, es Vidal. Pero el discurso de Durán espanta al peronismo.
 
La Opinión Popular
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar