aseveró tras recordar que "parte del sueldo" de los docentes proviene de "fondos nacionales".
 
Por su parte, Baradell aseguró, va a discutir "la pérdida del poder adquisitivo del año pasado, y a eso sumarle una proyección de inflación de este año que es razonable, pero que tiene un piso del 25%". En ese sentido, estimó una pérdida de entre 8 y 10 puntos porcentuales en 2016. Si a eso se le suma la inflación que proyectan para este año, el aumento que pedirán se acerca al 35%. "Nos ofrece la mitad de lo que pedimos. Y eso implica una significativa pérdida del poder adquisitivo".
 
Las paritarias serán una misión de por sí complicada, si se tiene en cuenta que los gremios piden una suba del 35% y amenazan con ir al paro; y los gobernadores exigen más fondos a la Nación para "descentralizar" la paritaria, como pretende la Casa Rosada. Así, se torna difícil sostener un "techo" de aumento salarial acorde al ajuste que promueve Cambiemos para el conjunto de los trabajadores.
 
La Opinión Popular
'/> Los docentes bonaerenses rechazaron el 18% en 4 cuotas y amenazan con no iniciar las clases / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  18:06  |  Lunes 24 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El modelo económico que aplica el Gobierno atrasa 40 años y hay que cambiarlo porque estamos en estanflación, se triplicó la deuda y tenemos un problema de fuga de capitales”. Aldo Pignanelli
Recomendar Imprimir
Nacionales - 07-02-2017 / 08:02
PRIMER TROPIEZO DEL "MODELO VIDAL" DE PARITARIAS

Los docentes bonaerenses rechazaron el 18% en 4 cuotas y amenazan con no iniciar las clases

Los docentes bonaerenses rechazaron el 18% en 4 cuotas y amenazan con no iniciar las clases
María Eugenia Vidal propone a los más de 300.000 docentes de la provincia de Buenos Aires un aumento salarial acorde al ajuste que promueve Cambiemos para el conjunto de los trabajadores. Con una inflación del 40 % el año pasado, y nuevos tarifazos este año, el techo del 18 % implica una pérdida salarial que ataca el salario. Los maestros la rechazaron e insisten en un 35%. Sin guiño de las otras provincias, la gobernadora bonaerense busca sostener la pauta fijada por el Banco Central y ser la guía para el resto del país.
Finalizó la primera mano de un partido de truco cuyos naipes ya estaban cantados. En la mañana de este lunes, el titular de Suteba, Roberto Baradell, había anunciado: "Vidal nos va a proponer 18% en cuatro cuotas y lo vamos a rechazar". Todo eso ya ocurrió. Ahora empieza el verdadero partido, el tira y afloje con el reloj corriendo en contra: el macrismo quiere que las clases comiencen el 6 de marzo.
 
Cerca de María Eugenia Vidal, en tanto, redoblaron la apuesta. Los funcionarios macristas dicen que no descartan definir la negociación por decreto o bien descontar los días de paro, en caso de que los sindicatos adopten medidas de fuerza e impidan el inicio del calendario escolar. Se trata de otro gesto de endurecimiento en el inicio de la primera ronda de la discusión salarial del 2017.
 
El gobierno bonaerense busca replicar el modelo salarial de un 18% de aumento para todo el año similar al que la gobernadora firmó semanas atrás con los estatales (con excepción de ATE). La Provincia de Buenos Aires tiene el desafío de sostener la pauta fijada por el Banco Central -en torno a esa cifra- y de convertirse en una guía para las provincias.
 
La idea ahora es que la Provincia de Buenos Aires fije el sendero que deberán seguir los otros gobernadores. Sin embargo, los mandatarios se distanciaron de la iniciativa oficial. Por un lado, algunos cuestionan la decisión de suspender el Consejo Federal de Educación, encargado de definir el piso salarial a nivel nacional. Lo consideran un intento por traspasarles el costo político y fiscal a las provincias.
 
En tanto, otros más cercanos a Macri pusieron condiciones. El salteño Juan Manuel Urtubey, apoyó que las provincias se hagan "cargo" de las paritarias docentes, pero señaló la necesidad de contar con "certezas" en cuanto a la continuidad de fondos nacionales. "El tema es que algunos del Gobierno piensan reducir los fondos; entramos en el camino de los '90, donde se descentraliza la responsabilidad pero no los fondos. Eso lo queremos evitar", aseveró tras recordar que "parte del sueldo" de los docentes proviene de "fondos nacionales".
 
Por su parte, Baradell aseguró, va a discutir "la pérdida del poder adquisitivo del año pasado, y a eso sumarle una proyección de inflación de este año que es razonable, pero que tiene un piso del 25%". En ese sentido, estimó una pérdida de entre 8 y 10 puntos porcentuales en 2016. Si a eso se le suma la inflación que proyectan para este año, el aumento que pedirán se acerca al 35%. "Nos ofrece la mitad de lo que pedimos. Y eso implica una significativa pérdida del poder adquisitivo".
 
Las paritarias serán una misión de por sí complicada, si se tiene en cuenta que los gremios piden una suba del 35% y amenazan con ir al paro; y los gobernadores exigen más fondos a la Nación para "descentralizar" la paritaria, como pretende la Casa Rosada. Así, se torna difícil sostener un "techo" de aumento salarial acorde al ajuste que promueve Cambiemos para el conjunto de los trabajadores.
 
La Opinión Popular

 
No hubo avances en la paritaria y se complica el conflicto docente bonaerense
 
Un mes antes del comienzo del ciclo lectivo comenzó ayer la cuenta regresiva, con previsibles diferencias entre el ofrecimiento salarial del gobierno bonaerense a los docentes y lo que pretenden los gremios.
 
En la primera reunión de negociaciones paritarias con el sector, como ya se venía anticipando, el gobierno de María Eugenia Vidal presentó formalmente la propuesta de un incremento salarial del 18%, a pagar en cuatro cuotas durante el año, y ajustado a la inflación.
 
Como una manera de amortiguar el esperado rechazo por parte de los maestros, en el encuentro de la Comisión Técnica Salarial se confirmó la incorporación de una cláusula que, en caso de que el índice inflacionario supere esa cifra, el sueldo se ajustará automáticamente.
 
La propuesta no fue aceptada por los dirigentes gremiales que concurrieron al encuentro, en el Ministerio de Economía bonaerense, en pleno centro de esta capital, lo que dejó una sensación de fracaso en la primera reunión de la paritaria docente bonaerense.
 
Aunque con distintos matices, los gremios descartan de plano el ofrecimiento, ya que anteponen un elemento que, hasta ahora, no es tenido en cuenta por los funcionarios: la pérdida del poder adquisitivo registrada durante 2016, y que ubican entre el 8 y el 10%, por lo que el reclamo de la recomposición salarial para el sector oscila en el 35%, es decir, el doble de lo que recibieron como propuesta.
 
"Está en manos de la gobernadora Vidal que el ciclo lectivo comience el próximo 6 de marzo", advirtió María Laura Torres, secretaria gremial del Suteba, al término de la reunión. Tal vez para evitar un impacto ante el previsible rechazo sindical, en representación del gobierno provincial concurrieron al encuentro funcionarios de segunda línea de los ministerios de Educación, Trabajo y Economía.
 
La dirigente docente enfatizó que el Frente Gremial considera "imprescindible que se convoque a la paritaria nacional docente", por lo que si esa instancia no se cumple, "estaremos ante las puertas de un conflicto". En tanto, indicó que "planteamos lo que perdimos de poder adquisitivo el año pasado, por lo que pretendemos recuperar lo que nos corresponde, para después sí discutir la pauta 2017".
 
Durante el encuentro, que se extendió durante algo más de una hora, no cesó de escucharse una ruidosa manifestación protagonizada por docentes frente a la sede del Ministerio de Economía, que exigía una mejora salarial más sustantiva.
 
Entre las partes se convino pasar a un cuarto intermedio para reanudar las negociaciones en los próximos días, aunque todavía no se definió la fecha. Tras la reunión, tanto el Frente Gremial como el gobierno de Vidal mostraron un endurecimiento de sus posiciones.
 
También se planteó en la reunión la necesidad de poner en la mesa de discusión, además de la cuestión salarial, otros temas relacionados con la actividad educativa, como la infraestructura escolar y la problemática de los cargos docentes.
 
 
La reacción gremial
 
René Cruz, vicepresidente de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), explicó que no se aceptó la propuesta "porque el aumento propuesto significa $ 200 por mes y ni siquiera alcanzará para pagar los aumentos de energía eléctrica que se vienen".
 
En tanto, Alejandro Salcedo, secretario adjunto de la Unión Docentes de Buenos Aires (Udocba), señaló que "el gobierno dispone de fondos muy superiores como para mejorar la oferta". Reclamó como primera medida el blanqueo de todo el salario, y que ningún docente esté por debajo de la línea de pobreza. Indicó, además, que la propuesta oficial comprende una cifra inferior a los $ 12.000 de sueldo inicial para un maestro de grado.
 
Previamente a lo que se transformó ayer en la primera pulseada del año entre el gobierno bonaerense y los gremios docentes, en los últimos días los titulares de las carteras de Educación y Trabajo venían dando cuenta de la postura que adoptarían a la hora de comenzar a negociar con los gremios.
 
En tal sentido, el director general de Cultura y Educación, Alejandro Finocchiaro, dejó en claro que "lo que vamos a ofrecer es lo que podemos, porque no se puede ofrecer lo que no se puede pagar", por lo que "si los representantes sindicales van a actuar como gremialistas, es muy posible que cerremos un acuerdo".
 
Por su parte, el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, destacó que el gobierno de Vidal "hizo un esfuerzo muy fuerte, y estamos dispuestos a seguir haciéndolo", al tiempo que recordó que en diciembre se cerraron las negociaciones paritarias con gran parte de los gremios estatales para este año.
 
 
Sueldos
  
Margen para negociar
 
Los gremios docentes y el gobierno de María Eugenia Vidal se miraron a cara de perro en el primer round de las negociaciones por el salario docente en la provincia de Buenos Aires. Las dos partes mostraron posturas irreconciliables, aunque se descuenta que habrá nuevas instancias de diálogo antes del comienzo de clases, previsto para el primer lunes de marzo.
 
El principal contrapunto es la diferencia entre el 18% ofrecido por el gobierno y el 35% que exigen los sindicatos, que procuran recuperar un retraso del 10% que se arrastra desde el año pasado. Cerca de Vidal son conscientes de que tan enérgica como su postura de mantener la oferta del 18% es su decisión de que las clases empiecen como sea el 6 de marzo. Un resquicio para la negociación.
 
Por Eduardo D'Argenio
 
Fuentes: La Nación, iProfesional, Clarín, Ámbito, El Cronista y LOP 
 

Agreganos como amigo a Facebook
Los docentes bonaerenses rechazaron el 18% en 4 cuotas y amenazan con no iniciar las clases
No fue novedad el fracaso de la primera reunión por la paritaria docente bonaerense. A la gobernadora María Eugenia Vidal le toca gestionar probablemente uno de los conflictos más sensibles para la sociedad, frente a la impotencia de la gestión de Mauricio Macri. Fue la Provincia la primera que pactó un acuerdo salarial con los empleados públicos de 18% y cláusula gatillo por si fracasa el plan antiinflacionario concentrado sólo en la política monetaria del BCRA. Pero replicar ese acuerdo con los docentes no parece sencillo de alcanzar y el riesgo de que afecte el inicio del ciclo lectivo es alto. Es un error pensar que si el conflicto estalla será un problema de la gobernadora. En un sistema altamente presidencialista, la sociedad responsabilizará a Macri por los fracasos.
Los docentes bonaerenses rechazaron el 18% en 4 cuotas y amenazan con no iniciar las clases
En una suerte de "prueba piloto" para un nutrido grupo de mandatarios, el Gobierno de la macrista María Eugenia Vidal ofertó ayer a los docentes bonaerenses un aumento del 18%, en cuatro cuotas iguales de 4,5%, atadas a la inflación del INDEC. Pero la propuesta, como era previsible, fue rechazada por los dirigentes del sector por "insuficiente", por lo que se abrió un cuarto intermedio que potencia la amenaza de conflictividad en el inicio de clases del 6 de marzo.
24-04-2017 / 09:04
24-04-2017 / 08:04
24-04-2017 / 07:04
Por los graves incidentes del fin de semana en Santa Cruz, tanto el kirchnerismo como el gobierno de Mauricio Macri se mostraron alarmados por la escalada de violencia que llegó a poner en riesgo la integridad de Cristina Fernández, la gobernadora Alicia Kirchner, tres empleadas de la gobernación y Helena, la pequeña nieta de CFK.
 
También hay cierto consenso respecto de cómo se llegó a esta situación: el colapso financiero provocado por la superpoblada plantilla de trabajadores estatales, que llega a niveles récord. Casi 90.000 empleados en una provincia que apenas supera los 300.000 habitantes. Para colmo, Santa Cruz tiene una dependencia excesiva de la industria petrolera, ahora en declive por la caída de los precios internacionales.
 
Santa Cruz es una jurisdicción donde los empleados y jubilados cobran mal y tarde, la propuesta a los docentes es un ajuste salarial de 3% y el fantasma del estallido violento está a la vuelta de la esquina. Hay consenso respecto de que el Gobierno nacional debe asistir financieramente a la provincia en su emergencia, según las declaraciones del ministro del interior, Rogelio Frigerio. Pero ahí terminan los consensos y empieza el verdadero nudo del problema: quién debe pagar el costo político de la crisis.
 
Porque Cristina y Alicia sostienen que el empleo público es un espacio de contención social y de refugio en una provincia donde si se echa a un estatal se lo condena a la miseria; en un escenario recesivo como es claramente el caso de Santa Cruz, con su muy poca diversificada economía. En consecuencia, la visión K es que la dotación de empleados debe ser mantenida con la asistencia financiera de Macri.
 
En la vereda de enfrente, Frigerio dio a entender con bastante claridad lo que se espera de la gobernadora Alicia Kirchner: que asuma el costo político de echar gente. Que la provincia le garantice que se está haciendo algo concreto para recortar el gasto fiscal.
 
Resulta claro que el Gobierno de Macri no gana mucho si deja que se tense la situación, porque la gravedad es tal que no se puede descartar un final trágico si se repiten los enfrentamientos callejeros. Pero, además, al macrismo no le sirve la salida de Alicia Kirchner de su cargo. Lo que ocurriría después de una intervención federal de la provincia, es que pondría al macrismo en el antipático rol de tener que realizar el ajuste que no hizo el kirchnerismo. Y es lo que quiere evitar.
 
En consecuencia, se buscará un acuerdo que implique la ayuda financiera para la provincia pero que el Gobierno nacional no dará "gratis", en términos políticos. Buscará por todos los medios mostrar las consecuencias que trae un desgobierno K en esa provincia. Hoy, Santa Cruz es la capital nacional de la "grieta", un verdadero peligro que se corporiza en empleados que no cobran sus salarios o en una pedrada contra la casa donde hay una bebé de 18 meses.
 
La Opinión Popular

23-04-2017 / 20:04
23-04-2017 / 18:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar