La Opinión Popular
                  05:34  |  Lunes 20 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Parece que el Presidente Mauricio Macri y su gobierno de ricos continúa la senda del gobierno anterior en lo que hace a favorecer sus negocios personales y enriquecerse a costa del Estado”. Victoria Donda
Recomendar Imprimir
Nacionales - 06-02-2017 / 12:02
GOBIERNO DE LOS RICOS

La CGT lapidaria contra Macri: "No cumplen nada, todo lo que es para los trabajadores lo bombean"

La CGT lapidaria contra Macri:
La CGT lapidaria contra Macri: "No cumplen nada, todo lo que es para los trabajadores lo bombean". En la CGT decidieron que no participarán de la llamada Mesa de Diálogo para la Producción y el Trabajo, justamente porque se dieron cuenta que no fue ni de diálogo, ni de producción ni de trabajo; con suerte si había una mesa. Ninguna de las falsas promesas que lo empresarios realizaron en esos ámbitos, con la complicidad del gobierno de Macri, empezando por no despedir, se cumplieron nunca jamás. Y descubrieron que el famoso bono que habían acordado no lo recibió casi ningún sindicato. Se dieron cuenta finalmente que “el gobierno de Macri y los empresarios juegan juntos en contra de los trabajadores”. ¡Chocolate por la noticia!
La relación entre la CGT y el Gobierno de Mauricio Macri se tensa con el paso de los días. El buen vínculo con el que comenzó se fue deteriorando como consecuencia de la ausencia de respuestas ante los reclamos del movimiento obrero. La conducción sindical endureció su postura y decidió convocar a un paro para el mes de marzo.
 
Carlos Acuña, uno de los tres dirigentes que conducen la CGT, embistió contra el Gobierno acusándolo de "no cumplir" con los acuerdos que habían alcanzado. "Se firmó un pacto antidespidos y no se cumplió. Ahora atacaron un aumento salarial de los bancarios. No cumplen en nada, todo lo que es para los trabajadores lo bombean", precisó.
 
"Si no los apoyábamos, íbamos a ser destituyentes. Nosotros no le vamos a poner techo a las paritarias, vamos a discutir la realidad y no lo que quiera el gobierno", indicó. Y agregó, "la gente está enojada porque cada vez trabaja más y la plata le alcanza menos".
 
El gremialista apuntó contra el gobierno de Macri porque "en vez de exigirles" a los empresarios "que cumplan" con el acuerdo para que no haya despidos "se ponen del lado de los patrones". En ese sentido, puso como ejemplo el caso del acuerdo salarial de los trabajadores bancarios que no fue homologado por el Ministerio de Trabajo.
 
Ante la pregunta de cuánto cree que será la inflación de 2017, Acuña admitió que "la verdad es que es incalculable" pero aseguró que "lo que el gobierno habla del 17%, no va a ser, va a ser mucho más". Además, dejó en claro cómo está la relación con el Gobierno en la actualidad. "No hay diálogo con el gobierno y no creo que lo haya", afirmó.
 
En cuanto a los dichos del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien atribuyó a motivos políticos el paro que impulsa la CGT para la segunda quincena de marzo, Acuña reiteró que el funcionario es un "alcahuete" y "olfa" y lo acusó de hablar siempre "en contra de los trabajadores".
 
"Si quiere ser alcahuete y olfa de los gobiernos de turno que lo sea pero que no mienta ni diga cosas en contra de los trabajadores. Que se ocupe de trabajar que ya cobró el sueldo y todavía no hizo nada. Lo único que hizo fue hablar un par de veces por los medios nada más y casualmente en contra de los trabajadores", señaló.
 
Que el gobierno de Macri es el gobierno de los ricos, por los ricos y para los ricos no es ninguna novedad.
 
La Opinión Popular

 
ACUÑA DENUNCIÓ QUE EL GOBIERNO ESTÁ "DEL LADO DE LOS PATRONES"
 
La CGT redobla los ataques a Macri y ratifica el paro
 
Carlos Acuña, uno de los tres secretarios que conducen la CGT , consideró ayer que el gobierno de Mauricio Macri se pone "de lado de los patrones" y criticó los dichos del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , que calificó como un "paro político" la medida dispuesta por la central obrera para la segunda quincena de marzo."Parece que él (por Dujovne) nació de un repollo, lo pusieron los que ganaron las elecciones y las elecciones se hacen con política."
 
"Se firmó un acuerdo antidespidos y no se cumplió. Ahora atacaron un aumento salarial de los bancarios. No cumplen nada, todo lo que es para los trabajadores lo bombean", opinó Acuña en declaraciones radiales .
 
Asimismo, apuntó contra el Gobierno porque "en vez de exigirles" a los empresarios "que cumplan" con el acuerdo para que no haya despidos "se ponen del lado de los patrones" y puso como ejemplo el caso del acuerdo salarial de los trabajadores bancarios. "El Gobierno en vez de ponerse en una posición de equilibrio y pedir que se cumpla el contrato firmado fue a la Justicia para que los banqueros no paguen el aumento."
 
En cuanto a los dichos del ministro Dujovne, quien atribuyó a motivos políticos el paro que impulsa la CGT para la segunda quincena de marzo, el gremialista reiteró que el funcionaro es un "alcahuete" y "olfa".
 
"Parece que nació de un repollo. Lo pusieron los que ganaron las elecciones y las elecciones se hacen con política. Ya cobró un sueldo y todavía no hizo nada, solo hablar mal de los trabajadores", retrucó Acuña.
 
 
El "techo paritario"
 
Consultado sobre el tope de 17% de aumento salarial que propicia el Gobierno en el caso de las paritarias de los estatales, Acuña adviritó: "Nosotros no le vamos a poner techo, vamos a discutir en la realidad, no en lo que el Gobierno diga".
 
Ante la pregunta de cuánto cree que será la inflación de 2017, admitió que "la verdad es que es incalculable", pero aseguró que "lo que el gobierno habla del 17%, no va a ser, va a ser mucho más".
 
Por último, consultado sobre si el gobierno quiere flexibilizar las condiciones laborales, el sindicalista aseveró que "sí, está a la vista", y aseveró que "ellos están en esa línea para atacar a los convenios colectivos de trabajo". "Es claramente un gobierno que se puso de un lado: en contra de la gente que trabaja", concluyó.
 
Fuente: La Nación 
 

Agreganos como amigo a Facebook
19-02-2017 / 19:02
En una de las peores semanas para el Gobierno desde que asumió Mauricio Macri como presidente, debido al escándalo del Correo y la polémica por el retoque a la baja del aumento de las jubilaciones, Cambiemos logró dos victorias al hilo en el Congreso: la sanción de la reforma del régimen de ART y el aval al DNU que endurece la ley migratoria. La particularidad de ambos triunfos es que el macrismo los consiguió con la sorpresiva ausencia de legisladores del Frente para la Victoria.
 
El miércoles a la noche, cuando finalizaba la sesión, los bloques que lideran Sergio Massa y Diego Bossio le retiraron su apoyo a la ley de ART al enterarse que el Gobierno había modificado por resolución la fórmula de cálculo de la ley de Movilidad Jubilatoria. Ambos espacios se abstuvieron. La votación la ganó Cambiemos con 88 votos a favor, 44 abstenciones y 22 votos en contra.
 
Durante la votación, los diputados del Frente para la Victoria-PJ, la bancada más numerosa de la cámara baja, se quedaron sospechosamente de pie junto a sus poltronas, para figurar como ausentes y no votar.
 
"Si el kirchnerismo se sentaba y votaba en contra, caía la ley. Salvaron al Gobierno", afirmó Massa al día siguiente de la sesión. El tigrense, de todas maneras, iba a votar a favor del proyecto y no mandó a su tropa a votar en contra, sino a abstenerse. El kirchnerismo argumentó que si, en lugar de abstenerse, el massimo y el bloque de Bossio no daban quórum, la ley se caía.
 
Así, la ley de ART fue rechazada solamente por el Movimiento Evita (bloque Peronismo para la Victoria), Progresistas (socialismo, Libres del Sur y Margarita Stolbizer) y el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT).

19-02-2017 / 10:02
19-02-2017 / 10:02
19-02-2017 / 09:02
La pregunta sigue siendo la misma entre analistas y observadores. A los que se suman ahora hasta aliados de Cambiemos o funcionarios del propio Gobierno que no aprueban a libro cerrado ni el sentido de la oportunidad de algunas decisiones que se han tomado, ni la chapucería aplicada para llevarlas adelante.
 
También es cierto que hay más de una respuesta para esa pregunta que a estas alturas bien podría ser la del millón. Una: cuánto daño le provocarán al Gobierno y a la coalición que encabeza Mauricio Macri tantos errores no forzados, y algunas perjudiciales muestras de insensibilidad de algunos funcionarios, en el resultado de las elecciones de octubre.
 
Tan cruciales una vez más para el destino de mediano o largo plazo, pero en especial para los tiempos que podría durar esta experiencia no peronista al mando de la administración del país.
 
Otra: si la persistencia en el error y la contramarcha que a estas alturas resulta casi patológica en un Gobierno que se ufana de tener "el mejor equipo de los últimos cincuenta años" harán que el oficialismo salga derrotado de ese paso por las urnas en apenas ocho meses, que podrían tener un previo llamado de atención en las primarias del próximo mes de agosto.
 
O si como creen los estrategas del macrismo, y algunos funcionarios que no temen pecar de soberbios o autosuficientes, la economía triunfará, la inflación será doblegada, los salarios ganarán la vieja carrera, y los errores cometidos no pasarán de ser una anécdota.
 
Un dato de la historia reciente, desde el renacimiento de la democracia para acá, va y viene en los análisis que son comunes a oficialistas y opositores cuando se dan a la tarea de orejear lo que puede ocurrir en esos comicios clave: la ciudadanía suele darse el gusto de castigar a los gobernantes que no hacen las cosas bien, aunque les sigan guardando la necesaria dosis de esperanza, cuando lo que se vota no es la gestión propiamente dicha sino bancas en el Congreso o en las legislaturas provinciales.

19-02-2017 / 09:02
El miércoles pasado en el Congreso, que es el principal ámbito donde reina la política, se tuvo la sensación de que la coalición Cambiemos había entrado en una crisis irremontable.
 
No era la oposición la que lo percibía, sino los principales dirigentes del oficialismo en Diputados, donde estuvo a punto de fracasar la votación del cambio en las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART) impulsado por el Gobierno de Macri.
 
Luego de soportar más de cuatro horas de críticas, burlas y chicanas sobre el acuerdo entre la familia presidencial y el Estado por la deuda del Correo Argentino, el interbloque que preside el radical Mario Negri se enteró de que la Anses había modificado el cálculo que se utiliza para aumentar de manera  automática las jubilaciones.
 
Hubo asombro, indignación y hasta fuertes insultos hacia miembros del Gobierno, como fue el caso de Elisa Carrió, que utilizó los más subidos de tono.
 
Emilio Monzó, Nicolás Massot, Fernando Sánchez y el propio Negri llamaban exasperados a distintos funcionarios pidiendo explicaciones y recomendando que esa modificación se anulara.
 
Uno de los que respondió fue el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, quien sorprendido por tanto escándalo dijo "pero si son 20 pesos de diferencia, es una pavada...".
 
Su interlocutor le habló de la sensibilidad del tema y le recordó que el Gobierno había asignado 75 mil millones de pesos para la reparación histórica a los jubilados y ahora echaba por tierra esa buena señal, justamente por esa "pavada".
 
En la Casa Rosada, hubo funcionarios que insistieron hasta la mañana siguiente con mantener el nuevo cálculo, sin advertir la gravedad del momento.
 
Fue el Presidente quien decidió dar la cara y volver atrás con la medida. El error con las jubilaciones se sumaba al conflictivo acuerdo con el Correo, y a las otras muchas equivocaciones cometidas desde que asumió a fines de 2015.
 
Esa noche, los legisladores de Cambiemos se fueron a dormir con la incertidumbre de una crisis política que traería serias consecuencias.

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar