La Opinión Popular
                  18:05  |  Lunes 24 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El modelo económico que aplica el Gobierno atrasa 40 años y hay que cambiarlo porque estamos en estanflación, se triplicó la deuda y tenemos un problema de fuga de capitales”. Aldo Pignanelli
Recomendar Imprimir
Nacionales - 06-02-2017 / 12:02
GOBIERNO DE LOS RICOS

La CGT lapidaria contra Macri: "No cumplen nada, todo lo que es para los trabajadores lo bombean"

La CGT lapidaria contra Macri:
La CGT lapidaria contra Macri: "No cumplen nada, todo lo que es para los trabajadores lo bombean". En la CGT decidieron que no participarán de la llamada Mesa de Diálogo para la Producción y el Trabajo, justamente porque se dieron cuenta que no fue ni de diálogo, ni de producción ni de trabajo; con suerte si había una mesa. Ninguna de las falsas promesas que lo empresarios realizaron en esos ámbitos, con la complicidad del gobierno de Macri, empezando por no despedir, se cumplieron nunca jamás. Y descubrieron que el famoso bono que habían acordado no lo recibió casi ningún sindicato. Se dieron cuenta finalmente que “el gobierno de Macri y los empresarios juegan juntos en contra de los trabajadores”. ¡Chocolate por la noticia!
La relación entre la CGT y el Gobierno de Mauricio Macri se tensa con el paso de los días. El buen vínculo con el que comenzó se fue deteriorando como consecuencia de la ausencia de respuestas ante los reclamos del movimiento obrero. La conducción sindical endureció su postura y decidió convocar a un paro para el mes de marzo.
 
Carlos Acuña, uno de los tres dirigentes que conducen la CGT, embistió contra el Gobierno acusándolo de "no cumplir" con los acuerdos que habían alcanzado. "Se firmó un pacto antidespidos y no se cumplió. Ahora atacaron un aumento salarial de los bancarios. No cumplen en nada, todo lo que es para los trabajadores lo bombean", precisó.
 
"Si no los apoyábamos, íbamos a ser destituyentes. Nosotros no le vamos a poner techo a las paritarias, vamos a discutir la realidad y no lo que quiera el gobierno", indicó. Y agregó, "la gente está enojada porque cada vez trabaja más y la plata le alcanza menos".
 
El gremialista apuntó contra el gobierno de Macri porque "en vez de exigirles" a los empresarios "que cumplan" con el acuerdo para que no haya despidos "se ponen del lado de los patrones". En ese sentido, puso como ejemplo el caso del acuerdo salarial de los trabajadores bancarios que no fue homologado por el Ministerio de Trabajo.
 
Ante la pregunta de cuánto cree que será la inflación de 2017, Acuña admitió que "la verdad es que es incalculable" pero aseguró que "lo que el gobierno habla del 17%, no va a ser, va a ser mucho más". Además, dejó en claro cómo está la relación con el Gobierno en la actualidad. "No hay diálogo con el gobierno y no creo que lo haya", afirmó.
 
En cuanto a los dichos del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien atribuyó a motivos políticos el paro que impulsa la CGT para la segunda quincena de marzo, Acuña reiteró que el funcionario es un "alcahuete" y "olfa" y lo acusó de hablar siempre "en contra de los trabajadores".
 
"Si quiere ser alcahuete y olfa de los gobiernos de turno que lo sea pero que no mienta ni diga cosas en contra de los trabajadores. Que se ocupe de trabajar que ya cobró el sueldo y todavía no hizo nada. Lo único que hizo fue hablar un par de veces por los medios nada más y casualmente en contra de los trabajadores", señaló.
 
Que el gobierno de Macri es el gobierno de los ricos, por los ricos y para los ricos no es ninguna novedad.
 
La Opinión Popular

 
ACUÑA DENUNCIÓ QUE EL GOBIERNO ESTÁ "DEL LADO DE LOS PATRONES"
 
La CGT redobla los ataques a Macri y ratifica el paro
 
Carlos Acuña, uno de los tres secretarios que conducen la CGT , consideró ayer que el gobierno de Mauricio Macri se pone "de lado de los patrones" y criticó los dichos del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , que calificó como un "paro político" la medida dispuesta por la central obrera para la segunda quincena de marzo."Parece que él (por Dujovne) nació de un repollo, lo pusieron los que ganaron las elecciones y las elecciones se hacen con política."
 
"Se firmó un acuerdo antidespidos y no se cumplió. Ahora atacaron un aumento salarial de los bancarios. No cumplen nada, todo lo que es para los trabajadores lo bombean", opinó Acuña en declaraciones radiales .
 
Asimismo, apuntó contra el Gobierno porque "en vez de exigirles" a los empresarios "que cumplan" con el acuerdo para que no haya despidos "se ponen del lado de los patrones" y puso como ejemplo el caso del acuerdo salarial de los trabajadores bancarios. "El Gobierno en vez de ponerse en una posición de equilibrio y pedir que se cumpla el contrato firmado fue a la Justicia para que los banqueros no paguen el aumento."
 
En cuanto a los dichos del ministro Dujovne, quien atribuyó a motivos políticos el paro que impulsa la CGT para la segunda quincena de marzo, el gremialista reiteró que el funcionaro es un "alcahuete" y "olfa".
 
"Parece que nació de un repollo. Lo pusieron los que ganaron las elecciones y las elecciones se hacen con política. Ya cobró un sueldo y todavía no hizo nada, solo hablar mal de los trabajadores", retrucó Acuña.
 
 
El "techo paritario"
 
Consultado sobre el tope de 17% de aumento salarial que propicia el Gobierno en el caso de las paritarias de los estatales, Acuña adviritó: "Nosotros no le vamos a poner techo, vamos a discutir en la realidad, no en lo que el Gobierno diga".
 
Ante la pregunta de cuánto cree que será la inflación de 2017, admitió que "la verdad es que es incalculable", pero aseguró que "lo que el gobierno habla del 17%, no va a ser, va a ser mucho más".
 
Por último, consultado sobre si el gobierno quiere flexibilizar las condiciones laborales, el sindicalista aseveró que "sí, está a la vista", y aseveró que "ellos están en esa línea para atacar a los convenios colectivos de trabajo". "Es claramente un gobierno que se puso de un lado: en contra de la gente que trabaja", concluyó.
 
Fuente: La Nación 
 

Agreganos como amigo a Facebook
24-04-2017 / 09:04
24-04-2017 / 08:04
24-04-2017 / 07:04
Por los graves incidentes del fin de semana en Santa Cruz, tanto el kirchnerismo como el gobierno de Mauricio Macri se mostraron alarmados por la escalada de violencia que llegó a poner en riesgo la integridad de Cristina Fernández, la gobernadora Alicia Kirchner, tres empleadas de la gobernación y Helena, la pequeña nieta de CFK.
 
También hay cierto consenso respecto de cómo se llegó a esta situación: el colapso financiero provocado por la superpoblada plantilla de trabajadores estatales, que llega a niveles récord. Casi 90.000 empleados en una provincia que apenas supera los 300.000 habitantes. Para colmo, Santa Cruz tiene una dependencia excesiva de la industria petrolera, ahora en declive por la caída de los precios internacionales.
 
Santa Cruz es una jurisdicción donde los empleados y jubilados cobran mal y tarde, la propuesta a los docentes es un ajuste salarial de 3% y el fantasma del estallido violento está a la vuelta de la esquina. Hay consenso respecto de que el Gobierno nacional debe asistir financieramente a la provincia en su emergencia, según las declaraciones del ministro del interior, Rogelio Frigerio. Pero ahí terminan los consensos y empieza el verdadero nudo del problema: quién debe pagar el costo político de la crisis.
 
Porque Cristina y Alicia sostienen que el empleo público es un espacio de contención social y de refugio en una provincia donde si se echa a un estatal se lo condena a la miseria; en un escenario recesivo como es claramente el caso de Santa Cruz, con su muy poca diversificada economía. En consecuencia, la visión K es que la dotación de empleados debe ser mantenida con la asistencia financiera de Macri.
 
En la vereda de enfrente, Frigerio dio a entender con bastante claridad lo que se espera de la gobernadora Alicia Kirchner: que asuma el costo político de echar gente. Que la provincia le garantice que se está haciendo algo concreto para recortar el gasto fiscal.
 
Resulta claro que el Gobierno de Macri no gana mucho si deja que se tense la situación, porque la gravedad es tal que no se puede descartar un final trágico si se repiten los enfrentamientos callejeros. Pero, además, al macrismo no le sirve la salida de Alicia Kirchner de su cargo. Lo que ocurriría después de una intervención federal de la provincia, es que pondría al macrismo en el antipático rol de tener que realizar el ajuste que no hizo el kirchnerismo. Y es lo que quiere evitar.
 
En consecuencia, se buscará un acuerdo que implique la ayuda financiera para la provincia pero que el Gobierno nacional no dará "gratis", en términos políticos. Buscará por todos los medios mostrar las consecuencias que trae un desgobierno K en esa provincia. Hoy, Santa Cruz es la capital nacional de la "grieta", un verdadero peligro que se corporiza en empleados que no cobran sus salarios o en una pedrada contra la casa donde hay una bebé de 18 meses.
 
La Opinión Popular

23-04-2017 / 20:04
23-04-2017 / 18:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar