La Opinión Popular
                  23:24  |  Lunes 27 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Si uno solo puede ser macrista o cristinista -si así son las cosas- estamos en el fondo del pozo y ni imaginamos la salida”. Julio Bárbaro
Recomendar Imprimir
Internacionales - 20-01-2017 / 16:01
CAYÓ LA AVIONETA EN LA QUE VIAJABA

Tragedia y conmoción en Brasil: murió el juez que investigaba el Lava Jato

Tragedia y conmoción en Brasil: murió el juez que investigaba el Lava Jato
Teori Zavascki, el ministro del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil que murió en el avión que cayó este jueves en Paraty.
El juez del Tribunal Supremo de Justicia de Brasil, Teori Zavascki, quien llevaba adelante la investigación anticorrupción conocida como Lava Jato, murió ayer al caer al mar la aeronave en la que viajaba cerca de la costa de Río de Janeiro.
 
Zavascki era el encargado de la mayor causa por corrupción en la historia del vecino país. En el expediente, que salpica a gran parte de la clase política brasileña, se investigan sobornos pagados por la empresa constructora Odebrecht a cambio de millonarios contratos con Petrobras y otras empresas del Estado.
 
La avioneta había salido del aeródromo Campo de Marte, en la ciudad de San Pablo, con destino a Paraty, en el litoral sur del Estado de Río de Janeiro, y se estrelló en el mar, a dos kilómetros de la pista de aterrizaje.
 
El juez había anticipado su regreso de las vacaciones para homologar delaciones premiadas de 77 ejecutivos de Odebrecht. Se aguardaba que, entre el 20 y 27 de enero, el equipo que trabajaba con el magistrado procediera a revisar los más de 900 testimonios brindados por los directivos de esa empresa.
 
Ahora, el presidente Michel Temer tendrá que proponer un nuevo juez para la Corte, quien se hará cargo de las delaciones, en las que el propio jefe de Estado se encuentra citado en 43 ocasiones. 

 
La aprobación de la nueva figura judicial deberá ser decidida por el primer mandatario brasileño en conjunto con los senadores, muchos de los cuales también reúnen acusaciones dentro de la causa que investiga los sobornos. En definitiva, buena parte de la clase política brasileña podrá decidir quién será el que los juzgue.
 
El hecho se conoció 24 horas después de que se cumplieran dos años de la muerte de Alberto Nisman en nuestro país, lo que hace inevitable la comparación entre el trágico deceso del fiscal que estaba a cargo de la causa AMIA y el fallecimiento de Teori Zavascki.
 
Asimismo, la muerte deja en suspenso los posibles vínculos que se habían conocido, dentro de la investigación del Lava Jato, con funcionarios del kirchnerismo y el macrismo en la Argentina.
 
En este sentido, había trascendido en las últimas semanas la noticia del pago de coimas de Odebrecht entre 2007 y 2014, dejando en la mira de la Justicia a Julio de Vido y José López, principales encargados de la obra pública durante esos años.
 
Además, fue más que resonante la denuncia que se conoció hace una semana, cuando el titular de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) e íntimo amigo de b, Gustavo Arribas, fue acusado por el presunto giro de casi 600.000 dólares por parte de un operador de la empresa brasileña.
 
Entre los vínculos con el macrismo también quedó en el ojo de la tormenta el propietario de la constructora Iecsa y primo del Presidente, Ángelo Calcaterra, socio de Odebrecht en diferentes obras.
 
Paula Oliveto, legisladora porteña por la Coalición Cívica y mano derecha de Elisa Carrió, ante una consulta de diario Hoy consideró que "el sistema judicial tiene que ser lo suficientemente fuerte como para que la investigación continúe más allá de la muerte de uno de sus miembros". "Primero hay que ver cómo falleció el juez y en qué circunstancias. Por otro lado, las pruebas no se pierden por la muerte de un magistrado", afirmó.
 
 
Vínculos con el círculo de Macri
 
Hace una semana se conoció que el actual jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, habría recibido cinco transferencias por casi 600.000 dólares de parte de Leonardo Meirelles, operador brasileño vinculado con Odebrecht.
 
El jefe de los espías, íntimo amigo del Presidente Macri, negó responsabilidades, pero todavía no se presentó ante la Justicia para brindar la documentación que lo desvincule de la denuncia.
 
Por otra parte, Ángelo Calcaterra, el primo del Presidente Mauricio Macri, sumó una nueva polémica a su historial a través de la constructora Iecsa, asociada con Odebrecht en varias obras realizadas en el país, entre las que se destaca el soterramiento del Tren Sarmiento.
 
 
Presuntas coimas a funcionarios del kirchnerismo
 
Las firmas Odebrecht y Braskem se declararon en Nueva York culpables de violar normas contra sobornos fuera del país, como resultado de la investigación en Brasil del caso conocido como Lava Jato. En su declaración, se detallaron las coimas realizadas en distintas partes del mundo, entre ellos nuestro país, donde se habrían distribuido "más de 35 millones de dólares en pagos de sobornos a intermediarios, con el conocimiento de que esos pagos se harían, en parte, a funcionarios del gobierno".
 
Tras conocerse la noticia, el exministro de Planificación, Julio de Vido, y el exsecretario de Obras Públicas, José López, quedaron como principales señalados. Ambos eran los encargados de otorgar las millonarias construcciones durante el kirchnerismo.
 
 
Las similitudes con el caso de Nisman
 
*Apenas 24 horas después del segundo aniversario de la muerte de Nisman ocurrió el fallecimiento de Teori Zavascki, en una situación similar a la del fiscal de la causa AMIA
 
*Nisman había realizado un regreso desesperado de sus vacaciones por una novedad que había surgido en su investigación
 
*Zavascki había anticipado su regreso del período estival para homologar delaciones premiadas de 77 ejecutivos de Odebrecht
 
*El fiscal argentino había acusado a la expresidenta Cristina Kirchner y varios funcionarios de su gobierno
 
*El juez brasileño involucró a legisladores brasileños, al presidente Michel Temer y los exmandatarios Lula da Silva y Dilma Rousseff
 
*El titular de la UFI-AMIA apareció muerto en su departamento de Puerto Madero y luego de dos años del hecho todavía se mantienen las sospechas sobre las causas de su muerte
 
*Teori Zavascki falleció ayer en una tragedia aérea y persisten las dudas sobre las causas que ocasionaron el accidente.
 
Fuente: Hoy en la Noticia
 

Agreganos como amigo a Facebook
27-03-2017 / 21:03
27-03-2017 / 20:03
La Comuna de París fue un breve movimiento insurreccional que gobernó la ciudad de París de marzo a mayo de 1871, instaurando un proyecto político popular autogestionario, que para algunos autores, se asemejó al anarquismo o al comunismo.
 
Tras la derrota y derrumbe del gobierno imperial de Napoleón III en la guerra franco-prusiana (1870-1871), París fue sometida a un sitio de más de cuatro meses (septiembre de 1870 - enero de 1871), que culminó con la entrada triunfal de los prusianos -que se retiraron de inmediato- y la proclamación imperial de Guillermo I de Alemania en el Palacio de Versalles.
 
Debido a que París no aceptaba rendirse, la nueva Asamblea Nacional y el gobierno provisional de la República, presidido por Adolphe Thiers, prefirieron instalarse en Versalles y desde ahí doblegar a la población rebelde. El vacío de poder en París provocó que la milicia ciudadana, la Guardia Nacional Francesa, se hiciera de forma efectiva con el poder a fin de asegurar la continuidad del funcionamiento de la administración de la ciudad.
 
Se beneficiaron del apoyo y de la participación activa de la población obrera descontenta, del radicalismo político muy extendido en la capital que exigía una república democrática, y de la oposición a la más que probable restauración de la monarquía borbónica.
 
La Comuna de París fue constituida el 28 de marzo de 1871. Los 92 miembros del «Consejo Comunal» incluían obreros, artesanos, pequeños comerciantes, profesionales (tales como médicos y periodistas), y un gran número de políticos.
 
La Opinión Popular
27-03-2017 / 17:03
Habiendo llegado Adolf Hitler al poder mediante elecciones, el 28 de marzo de 1933, con el proceso conocido como Gleichschaltung (coordinación), donde el Estado y la sociedad empezaron a ser apropiadas por el Partido Nazi y sus organizaciones, Alemania entró en una brutal dictadura totalitaria.
 
En su deseo de unificar el país bajo un totalitario gobierno central, Hitler primero enfiló la ley habilitante contra el federalismo alemán. Los gobiernos de los estados más grandes, Prusia y Baviera, ya habían sido usurpados, y los gobiernos de otros estados más pequeños pronto corrieron la misma suerte.
 
El 31 de marzo, Hitler promulgó una ley que disolvía todas las dietas (asambleas) regionales, y ordenaba su reconstitución bajo los resultados de las últimas elecciones nacionales. Una semana después, Hitler asentó gobernadores para cada estado, y les concedió la facultad de disolver las dietas y destituir a los jueces. De esta manera, todos los gobiernos regionales empezaron a seguir las directivas de Berlín, y Hitler acabó con la celosa autonomía que los históricos estados alemanes habían defendido desde la Guerra de los Treinta Años (1618-1648).
 
El siguiente objetivo de Hitler fueron los sindicatos, otrora poderosas organizaciones obreras que habían contrarrestado exitosamente un golpe de derecha en 1920. El 2 de mayo, todos los sindicatos fueron disueltos y "coordinados" forzosamente en un sindicato único, el Frente Alemán del Trabajo, y sus líderes fueron colocados bajo "custodia protectora", un eufemismo que implicaba la internación en campos de concentración.
 
Ni siquiera aquellos que habían estado colaborando con el régimen nazi se salvaron; solamente a los sindicatos católicos se les concedió un respiro de dos meses, luego recibieron el mismo trato. Desde entonces, los representantes sindicales fueron electos directamente por Hitler, y como los contratos firmados por estos eran legalmente vinculantes, las huelgas quedaron prohibidas de facto.
 
En este punto, los partidos políticos de oposición se encontraban tan indefensos e impotentes que se empezaron a doblegar ante la mínima presión del gobierno nazi; el 10 de mayo, se confiscaron todas las propiedades del Partido Socialdemócrata, y se cerraron sus periódicos; los socialdemócratas respondieron eligiendo una nueva directiva más tolerante al nazismo, pero tres días después, se disolvió el movimiento por considerarlo "subversivo".
 
Los líderes socialdemócratas terminaron acompañando a sus homólogos comunistas en los campos de concentración. El Partido Popular Alemán y el Partido Democrático Alemán, baluartes de la democracia alemana, se disolvieron voluntariamente a inicios de julio; de inmediato hicieron lo mismo los partidos católicos.
 
Hitler luego ordenó a las SS que mataran a los oponentes de su propio partido y a colaboradores de dudosa fidelidad durante la llamada «Noche de los cuchillos largos». A ello siguió el proceso de supresión de diversos grupos raciales, políticos, sociales y religiosos que consideraba «enemigos de Alemania» y «razas impuras», lo que los llevó a los campos de concentración en una liquidación sistemática de comunistas, judíos, testigos de Jehová, gitanos, enfermos mentales y homosexuales.
 
La Opinión Popular

27-03-2017 / 08:03
26-03-2017 / 19:03
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar