La Opinión Popular
                  08:30  |  Martes 17 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Internacionales - 20-01-2017 / 08:01

Un empresario xenófobo, misógino, mediático y bravucón es el nuevo jefe del Imperio

Un empresario xenófobo, misógino, mediático y bravucón es el nuevo jefe del Imperio
EL DREAM TEAM DE TRUMP: EMPRESARIOS, MULTIMILLONARIOS Y EXMILITARES. En medio del escándalo que conmovió al mundo de que 8 millonarios acumulan la mitad de la riqueza del planeta, asumirá Donald Trump, armado con el gabinete más rico de la historia de Estados Unidos. El nuevo gabinete será el menos diverso en décadas. Está compuesto por 17 hombres y cuatro mujeres blancos, un negro, una asiática y una india-estadounidense. Este gabinete será el primero sin ningún integrante hispano en casi 30 años, pese a que la comunidad de más de 55 millones de personas es la primera minoría de Estados Unidos. Tres integrantes del gabinete son multimillonarios, otros cuatro son presidentes de empresas, dos son generales, cuatro congresistas y tres gobernadores.
El "día T" llegó: hoy el multimillonario Donald Trump asumirá como el 45° Presidente de la principal potencia imperialista: los Estados Unidos, dejando atrás una de las campañas electorales más polémicas de la historia y una elección en la que, a pesar de haber recibido casi tres millones de votos menos que su rival, obtuvo en el Colegio Electoral una diferencia que le da legitimidad para llevar adelante su agenda, que romperá en varios aspectos con la de su predecesor, Barack Obama, y con políticas de Estado con décadas de continuidad.
 
Otro punto controvertible de esta jornada será la presentación formal del gabinete que acompañará al magnate neoyorkino. Si bien Trump ganó las elecciones apoyado en un discurso antiestablishment y hablándole a los millones de trabajadores que vieron sus condiciones de vida arruinadas por la globalización, su gabinete dice todo lo contrario. Al igual que él, algunos de los puestos clave serán ocupados por millonarios, banqueros o empresarios ligados al mundo de las finanzas.
 
Junto a estas designaciones, Trump reclutó a candidatos ultra conservadores para temas sociales, de salud, justicia y educación. Entre ellos se destacan miembros del Tea Party, la extrema derecha del Partido Republicano, declarados antiabortistas, racistas ligados a grupos supremacistas, negacionistas del cambio climático, y furiosos privatizadores de todo subsidio estatal en temas de salud y educación.
 
No será un día tranquilo, desde la hora cero de su mandato Trump asumirá rodeado de protestas y movilizaciones en defensa de los inmigrantes y contra las deportaciones masivas anunciadas por el magnate, que se extenderán hasta el sábado, día en que se espera una multitudinaria manifestación de mujeres en la capital y otras ciudades importantes del país.
 
El acto de inauguración también estará signado por ausencias: hay figuras relevantes de ambos partidos que anunciaron el faltazo y numerosos artistas declinaron de participar en los recitales por la nueva presidencia; mientras que las autoridades de Washington DC emitieron permisos para más de veinte organizaciones que realizarán sus actividades durante todo el fin de semana. La más importante, la Marcha de Mujeres, convocará, mañana, a cientos de miles, en lo que será, con seguridad, la manifestación contra un mandatario recién electo más grande en la historia de ese país.
 
En las últimas semanas Trump ha escalado la tensión con China, ninguneó a la OTAN, se enfrentó con Alemania, volvió a afirmar que construiría un muro con México y que deportaría a millones de indocumentados. Sin embargo aún es difícil saber cuánto de las promesas de campaña y de sus exabruptos actuales puedan ser llevados a la práctica.
 
En relación a la Argentina, es curioso cómo se dan las cosas. Cristina celebró el arribo de Obama a la Casa Blanca, en la errónea idea que compartían una visión del mundo y terminó enfrentada cuando vió que estaba frente a un hombre que creía en el libre mercado y aborrecía el populismo. Y Macri cuando encontró en el demócrata a su aliado, sufre el arribo de un republicano que, lejos de compartir el ideario del PRO, propone el proteccionismo que le encanta a Cristina.
 
La Opinión Popular

Incertidumbre en el mundo: empieza hoy la era Trump
 
Se acaba una era y empieza otra. El demócrata Barack Obama cede paso al millonario republicano Donald Trump , que asume hoy como 45° presidente de Estados Unidos y abre una etapa signada por la incertidumbre en todo el mundo y la peculiaridad extrema en el discurso y en la forma política.
 
"Yo soy sólo el mensajero. Los que harán el cambio son ustedes. Haremos de nuevo a Estados Unidos grande, como hace mucho que no lo es. Este país cambiará por décadas", dijo anoche frente al monumento a Lincoln, acompañado de su familia y frente a cientos de seguidores.
 
Washington le es inhóspita -apenas el 4,1% votó por él en las pasadas elecciones- y, junto con la multitud que hoy lo saludará en las estribaciones del Congreso, se prepara también para recibir a nutridas manifestaciones de protesta. La polarización es la señal del momento en Estados Unidos.
 
Trump llega con varios récords en su haber. Es el presidente que asume con imagen positiva más baja -apenas el 40%- y que, a los 70 años, por primera vez accede a un puesto público: nada menos que el de presidente de la mayor potencia mundial. Eso genera que su mandato sea esperado con expectativas y temores en las principales potencias y regiones del planeta.
 
"Nada en él es convencional. Nada debe sorprendernos", sostuvo ante LA NACION un reconocido diplomático regional. "Con Trump, a esta altura, lo menos que hace uno es sorprenderse", añadió.
 
Capaz de decir una cosa y al rato la contraria, Trump vivirá hoy una de las ceremonias más emblemáticas de la democracia norteamericana: la del traspaso del poder. Un rito que se cumple sin alteraciones desde hace décadas y que, cargado de simbolismo, le da al presidente la oportunidad de signar su mandato con el discurso inaugural. El que les pone sello a sus sueños y ambiciones.
 
No hay en esto idea alguna de lo que puede llegar a decir Trump, un hombre que, hasta ahora, cargó más su discurso de adjetivos que de sustancia. Suele ser, también, la ocasión ideal para cerrar heridas y hacer un llamado a la unidad, superado el fragor de la campaña.
 
También en esto se diferenció Trump, que pasó los últimos días abriendo impensados frentes de batalla. Fronteras adentro, con los demócratas, con la comunidad de inteligencia, con Obama, con referentes de la comunidad negra y con los empleados de Washington.
 
"Soy el mensajero. Queríamos cambiar, estábamos cansados. Haré mucho, pero más harán ustedes. Es un movimiento que empieza", dijo anoche al cierre de un concierto de bienvenida en su honor. "Les prometo que mañana [por hoy] tendremos algo impresionante. Esto será impresionante", clamó.
 
Sin embargo no hubo, en estos días, apelaciones a lo que puede hacer la sociedad en su conjunto. Por eso hay enorme expectativa por el discurso de hoy. Para ver si mantiene la línea de división y enfrentamiento o si es capaz de superarla.
 
Otro tanto ocurre fronteras afuera. Aun antes de asumir ya logró una amenaza verbal de "guerra" de China, así como señales de alerta de buena parte de Occidente.
 
"Washington es un pantano inmundo y yo voy a limpiarlo", dijo en campaña. Era una alusión a la burocracia de esta capital. Ni la ciudad ni sus ritos le son familiares. Pero ayer Trump empezó a hacerlos propios desde el primer momento.
 
El hombre que desdeñó a muchos militares "por cobardes" bajó del avión que lo trajo desde Nueva York e hizo la venia militar sobre su frente descubierta. Igual que lo hicieron todos sus predecesores en la Casa Blanca cada vez que tocaban tierra.
 
"Gobernaremos desde el minuto cero", prometió su número dos, el ex gobernador de Indiana Mike Pence. Si se cumple el vaticinio de que muchas de las medidas "serán por decreto", buena parte del legado de Obama podría estar en riesgo.
 
Entre ellos, el seguro de salud; la promesa de amparar a los chicos migrantes traídos por sus padres (dreamers) o la permanencia de la cárcel de Guantánamo. Ayer mismo Obama hizo un nuevo llamado al Congreso para que trabaje en el cierre de la polémica prisión, pero Trump ya dijo que la dejará abierta. La desbordante esperanza que muchos inmigrantes sintieron cuando el primer presidente negro llegó al poder, hace ocho años, ahora se convirtió en miedo. Muchos temen una mayor persecución para ponerlos fronteras afuera.
 
Cerca del monumento a Lincoln, donde transcurrió el concierto en homenaje a Trump, la Casa Blanca se vaciaba con rapidez. Las pertenencias de los Obama eran retiradas en un cuidado operativo. La nueva etapa comienza y hoy el país y el mundo observan. Atentos a cualquier signo que pueda develar algo de los días por venir.
 
Por Silvia Pisani
 
Fuentes: La Nación, Clarín, Página12, La Política Online, La Izquierda Diario y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
16-10-2017 / 10:10
15-10-2017 / 18:10
15-10-2017 / 18:10
La Larga Marcha (chino tradicional: 長征, chino simplificado: 长征, pinyin: Cháng Zhēng), también llamada Gran Marcha, fue el viaje a través del interior de China que siguieron las tropas del Ejército Rojo chino, las fuerzas armadas del Partido Comunista de China (PCCh), entre los años 1934 y 1935, huyendo del ejército de la República de China. Supuso la subida al poder de Mao Tse Tung.
 
Años antes, los comunistas habían logrado establecer una zona bajo su control en un área montañosa de la provincia de Jiangxi, en el sur del país, donde establecieron la República Soviética de China. Acosados por las fuerzas de la República, dirigidas por el generalísimo Chiang Kai-shek, el 16 de octubre de 1934 los dirigentes comunistas decidieron emprender la huida hacia el interior, que los llevaría un año después a la provincia norteña de Jiangxi, en una región aún más remota que se encontraba también bajo control comunista.
 
Durante la Larga Marcha, los comunistas, liderados por Mao Tse Tung y Zhou Enlai, escaparon en círculos hacia el oeste y el norte, recorriendo alrededor de 12.500 kilómetros en 370 días. La dureza del viaje a través de la China interior, que sólo completaría alrededor de una décima parte de las tropas que salieron de Jiangxi, haría de este uno de los episodios más significativos y determinantes en la historia del Partido Comunista de China, que sellaría el prestigio personal de los nuevos dirigentes del Partido, con el gran Mao a la cabeza, en las décadas siguientes.
 
La Opinión Popular

14-10-2017 / 19:10
14-10-2017 / 19:10
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar