clamaron aquel 01 de enero desde el altavoz del ayuntamiento. "Conforme a esta Declaración de guerra, damos a nuestras fuerzas militares del EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional) las siguientes órdenes: avanzar hacia la capital del país...".
 
México se frotaba los ojos. Encabezando el levantamiento indígena estaba un tipo de 36 años, el subcomandante Marcos, que llamó la atención del mundo con su pipa, su pasamontañas y su poética de decir "¡Nunca más un México sin nosotros!".
 
Versos y escopetas por el mismo precio. Era la revolución perfecta. Sin embargo, desde el levantamiento hasta hoy, las carencias son las mismas a pesar de la lluvia de millones públicos. Chiapas es el segundo estado más pobre (hace 20 años era el primero): una familia media vive con unos US$ 400 mensuales, la mitad que en el resto del país, y hay el triple de analfabetos (un 18%) que en el resto de México.
 
Paralelamente, en los últimos 20 años Marcos publicó seis "declaraciones de la Selva Lacandona", dio la vuelta al país durante la llamada "Otra campaña", apareció en un set de Televisa para dar una entrevista, escribió una canción para Joaquín Sabina y redactó "a cuatro manos" una novela policial con Paco Ignacio Taibo II.
 
Además, no ha dejado de intercalar periódicamente en la prensa sus comunicados políticos. En algunas ocasiones, ha cargado contra la globalización y el "mal gobierno" y en otras ha celebrado la lucha de ETA o las revueltas indígenas en Bolivia.
 
Sin embargo, su influencia se ha diluido en la vida política del país al mismo tiempo que ganaba simpatizantes en el extranjero. Su reciente comunicado, criticando la apertura del petróleo, sólo apareció en un periódico impreso.

'/> Chiapas, la rebelión zapatista que entusiasmó al mundo y apenas alteró la realidad / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  08:52  |  Domingo 23 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El modelo económico que aplica el Gobierno atrasa 40 años y hay que cambiarlo porque estamos en estanflación, se triplicó la deuda y tenemos un problema de fuga de capitales”. Aldo Pignanelli
Recomendar Imprimir
Internacionales - 02-01-2017 / 07:01
EFEMÉRIDES POPULARES. DEMANDAS DE JUSTICIA Y REIVINDICACIÓN DE LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS DE MÉXICO Y DE LOS POBRES

Chiapas, la rebelión zapatista que entusiasmó al mundo y apenas alteró la realidad

Chiapas, la rebelión zapatista que entusiasmó al mundo y apenas alteró la realidad
El subcomandante Marcos, en la Selva Lacandona, en el sur de México.
Un grupo de indígenas -algunos con escopetas de madera- tomó San Cristóbal y declaró la guerra a un México que seguía de borrachera celebrando la llegada de 1994. "Compañeros, hoy decimos '¡Basta!'", clamaron aquel 01 de enero desde el altavoz del ayuntamiento. "Conforme a esta Declaración de guerra, damos a nuestras fuerzas militares del EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional) las siguientes órdenes: avanzar hacia la capital del país...".
 
México se frotaba los ojos. Encabezando el levantamiento indígena estaba un tipo de 36 años, el subcomandante Marcos, que llamó la atención del mundo con su pipa, su pasamontañas y su poética de decir "¡Nunca más un México sin nosotros!".
 
Versos y escopetas por el mismo precio. Era la revolución perfecta. Sin embargo, desde el levantamiento hasta hoy, las carencias son las mismas a pesar de la lluvia de millones públicos. Chiapas es el segundo estado más pobre (hace 20 años era el primero): una familia media vive con unos US$ 400 mensuales, la mitad que en el resto del país, y hay el triple de analfabetos (un 18%) que en el resto de México.
 
Paralelamente, en los últimos 20 años Marcos publicó seis "declaraciones de la Selva Lacandona", dio la vuelta al país durante la llamada "Otra campaña", apareció en un set de Televisa para dar una entrevista, escribió una canción para Joaquín Sabina y redactó "a cuatro manos" una novela policial con Paco Ignacio Taibo II.
 
Además, no ha dejado de intercalar periódicamente en la prensa sus comunicados políticos. En algunas ocasiones, ha cargado contra la globalización y el "mal gobierno" y en otras ha celebrado la lucha de ETA o las revueltas indígenas en Bolivia.
 
Sin embargo, su influencia se ha diluido en la vida política del país al mismo tiempo que ganaba simpatizantes en el extranjero. Su reciente comunicado, criticando la apertura del petróleo, sólo apareció en un periódico impreso.

Ningún otro medio se hizo eco de sus dardos contra el "despojo" que vive el país, pero la pipa y el pasamontañas es aún la foto más vendida.
 
Ernesto Zedillo le despojó de cualquier misticismo cuando reveló su identidad en 1995: se llama Rafael Guillén, tiene 56 años, nació en Tamaulipas, fue profesor universitario y trabajó en unos grandes almacenes de Barcelona. También se supo que su hermano Octavio es simpatizante del PAN (derecha) y que su hermana Paloma, vieja militante del PRI, acaba de ser nombrada vicesecretaria de población y migración por el presidente Enrique Peña Nieto.
 
Sus críticos sostienen que pasa más tiempo en la capital que en la selva y que ha viajado a EE.UU. para tratarse un problema de respiración relacionado con su asma y su adicción al tabaco. "Pero sigue mandando, no hay duda. Todo los comunicados llevan su sello", reconoce el antropólogo Gaspar Marquecho.
 
Después de 20 años, el proyecto zapatista más tangible son los municipios autónomos o caracoles "en los que participan 60.000 familias, unas 300.000 personas, en el 30% de Chiapas", admite Marquecho. En voz baja, funcionarios del PRI reconocen que se han tolerado los caracoles porque garantizan la gobernabilidad. "Allí donde están ellos no hay narco, ni tráfico de emigrantes".
 
Desde su irrupción, el Gobierno trata de neutralizar el desafío zapatista. Primero a tiro limpio con el ejército. Después con Paz y Justicia, un grupo paramilitar con el que el PRI, los terratenientes y el ejército sembraban el pánico en la región, dejando decenas de asesinados y más de 3.500 desplazados. La masacre más conocida es la de Acteal, en 1997, cuando un centenar de paramilitares abrió fuego contra la población que rezaba en la pequeña iglesia del pueblo. En total fueron asesinadas 45 personas, entre ellas 4 embarazadas a las que abrieron el vientre para extraerles el feto.
 
Y por último con dinero público, explica Pedro Faro, abogado de la ONG Fray Bartolomé de las Casas: US$130 mensuales para las familias más pobres, nada para los zapatistas. "Pero no se enteraron de nada, pensaron que lo que único que queríamos eran cosas", concluye un joven miembro de la Junta del Buen Gobierno del caracol de Morelia.
 
Por Jacobo García
 
Fuente: Clarín

Agreganos como amigo a Facebook
20-04-2017 / 20:04
El Ejército Guerrillero del Pueblo fue una organización guerrillera que se estableció en Argentina en 1963 y 1964, en Salta. Comandada por Jorge Masetti e integrada por combatientes argentinos y cubanos. Ernesto Che Guevara pensaba que la guerrilla obraba como «foco» revolucionario, provocando en los pueblos una toma de conciencia que los llevaba a apoyar masivamente la insurrección.
 
Luego del derrocamiento del presidente Arturo Frondizi por las fuerzas armadas en 1962 el Che Guevara y Masetti comenzaron a pensar en la posibilidad de instalar un «foco» guerrillero en la Argentina. Finalmente tomaron la decisión de hacerlo en la provincia de Salta, en el noroeste argentino, en Orán, una zona selvática limítrofe con Bolivia.
 
Se trataba de un grupo de cerca de 30 guerrilleros, mayoritariamente argentinos con algunos cubanos experimentados, que adoptó el nombre de Ejército Guerrillero del Pueblo (EGP). Masetti recibió el grado de Comandante Segundo, mientras el Che Guevara quedaba como Comandante Primero, dispuesto a sumarse al grupo una vez que el mismo se hubiera asentado.
 
La incipiente organización y la soledad política que rodeó este primer intento guevarista de insurrección armada facilitaron el éxito de la "Operación Santa Rosa" que dirigió el jefe de la Gendarmería, general Julio Alzogaray. En uno de los pocos combates librados por el EGP, mataron a Hermes Peña y a otros cuatro guerrilleros, detuvieron a 14 de ellos, entre otros a Héctor Jouvé, Federico Méndez y Henry Lerner, quienes fueron torturados cruelmente antes de someterlos a procesos judiciales que violaron todas las normas legales vigentes.
 
De Masetti, que no estaba con el grupo cuando se produjo el encuentro, no se tuvieron más noticias, suponiéndose que se internó en la selva y allí murió. Se toma como fecha de la desaparición de Masetti el 21 de abril de 1964. En palabras de Walsh: "Masetti no aparece nunca. Se ha disuelto en la selva, en la lluvia, en el tiempo. En algún lugar desconocido el cadáver del comandante Segundo empuña un fusil herrumbrado".
 
La Opinión Popular
20-04-2017 / 19:04
Joaquim José da Silva Xavier -Tiradentes- fue educado por su hermano, que era sacerdote. Conocía en profundidad las constituciones promulgadas poco tiempo antes por las asambleas estatales de Estados Unidos, y llevaba siempre consigo ejemplares de las mismas.
 
Pasó algún tiempo trabajando como médico, comerciante y dentista (oficio del que viene su apodo, Tiradentes). Fue oficial de caballería en la inconfidência mineira ('conjuración minera'), revuelta provocada con el fin de lograr la independencia del dominio portugués.
 
Pretendía provocar un levantamiento, lograr la independencia de Brasil y crear una república, libre de las restricciones impuestas a la minería, fabricación y sistema monetario del diamante. Además se intentó crear una universidad y la puesta en marcha de una serie de servicios sociales. La república iba a ser gobernada por una asamblea y un gobierno nacional encabezado por un presidente elegido anualmente.
 
El inicio del levantamiento tuvo lugar cuando las autoridades portuguesas trataron de recaudar los impuestos atrasados, pero tras ser traicionado, la sublevación fue reprimida y fue detenido en Río de Janeiro en abril de 1789.
 
Su juicio duró dos años, durante los cuales defendió la causa republicana. Admitió voluntariamente haber sido el líder del levantamiento así que le ahorcaron públicamente en Río de Janeiro, el 21 de abril de 1792.
 
Cinco de sus compañeros fueron exiliados a Angola. Convertido en un mártir, se  le concedió un lugar privilegiado en la cultura popular brasileña como héroe nacional. Está considerado actualmente Patrón Cívico de Brasil.
 
La Opinión Popular

20-04-2017 / 08:04
19-04-2017 / 21:04
19-04-2017 / 08:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar