La Opinión Popular
                  20:02  |  Miércoles 04 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Hay que recuperar el progresismo
Por Luis Alberto Romero - Historiador.
“El kirchnerismo no tiene futuro. Lo único que comparto es que yo no tengo nada que ver con ellos y ellos, nada que ver conmigo”. Juan Manuel Urtubey
Nacionales - 27-06-2013 / 10:06
RELEVOS EN LAS CÚPULAS MILITARES

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército
En primer plano, César del Corazón de Jesús Milani; en el medio, Arturo Puricelli; luego, Luis Pozzi.
Cuando era ministro de Defensa, Arturo Puricelli, remitió el legajo de quien ya era el vicejefe del Ejército y jefe de inteligencia de la fuerza, general de división César del Corazón de Jesús Milani, al fiscal de Tucumán que investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el Operativo Independencia contra el ERP.
 
El director de Inteligencia era hasta ahora subjefe pero condicionaba al titular, Luis Alberto Pozzi. La presidenta lo ascendió y condicionó al flamante ministro de Defensa, Agustín Rossi. También cambió al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, que será Luis María Carena.
 
Los detractores de Milani le atribuyen ser el cerebro del controvertido Proyecto X, de espionaje sobre las organizaciones sociales. También le endilgan una influencia crucial sobre el contraalmirante Manuel Tomé, responsable de la inteligencia naval. Se espera un arduo debate en el Senado.
 
La Opinión Popular

 
Cristina Kirchner ascendió a César Milani como jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas, en reemplazo del teniente general Luis Alberto Pozzi.
 
General de División, Milani es director general de inteligencia y desde 2010 por orden de Cristina Kirchner es subjefe del Estado Mayor General del Ejército.
 
Su ascenso lo convierte en el primer jefe de inteligencia del ejército que llega al máximo cargo en democracia, aunque antes deberá sortear un duro debate por su pliego en el Senado.
 
En la fuerza lo definen como uno de los más poderosos del ejército. "Es más pesado que contenedor de bochas", repiten. Con su nombramiento, la presidenta condiciona a Agustín Rossi, recientemente asumido en reemplazo de Nilda Garré.
 
Cuando se debatió su pliego en la Cámara alta, la oposición recordó que Milani tuvo dos arrestos en su carrera.
 
El primero fue por 8 días y dictado el 19 de diciembre de 1988 por desobedecer una orden de su superior. Fue poco después del recordado levantamiento del cuartel militar de Villa Martelli, liderado por el coronel Mohamed Alí Seineldín.
 
La otra fue el 20 de septiembre de 1994, cuando ya se desempeñaba como jefe Accidental de Unidad, por permitir que la revisión de armamento quede a cargo de un suboficial subalterno. Nunca se comprobó su participación en el levantamiento carapintada que puso en vilo al gobierno de Raúl Alfonsín.
 
La Presidenta decidió también que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
La Presidenta decidió además que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
Por su parte, el Contraalmirante Gastón Fernando Erice reemplazará al Almirante Daniel Alberto Enrique Martín como Jefe del Estado Mayor General de la Armada.
 
Mientras que el Brigadier Mayor Mario Miguel Callejo asumirá al frente del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea en reemplazo del Brigadier General Normando Costantino.
 
Diplomático, Ross consideró que "merece un reconocimiento particular el trabajo realizado por el Brigadier General Chevalier quien nos acompañó durante una década al frente del Estado Mayor Conjunto y fue parte de los primeros cambios impulsados por Néstor Kirchner apenas asumió como Presidente de la Nación".
 
Fuente: La Política Online

Agreganos como amigo a Facebook
04-05-2016 / 18:05
04-05-2016 / 10:05
 
El titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, dijo que la dirigencia gremial no habla desde la "ignorancia sino desde lo que fue haber vivido y sufridos las crisis" económicas, al responderle al presidente Mauricio Macri, quien se había preguntado si los cuestionamientos sindicales por la baja de retenciones a distintos sectores de la economía provenían "de la ignorancia o la mala fe".
 
"Me trató de ignorante, de alguna manera creo que el grado más alto de la ignorancia es cuando uno se cree que es superior a otro. No es ignorancia porque nosotros hemos vivido esa situación en otros tiempos, desde el lugar nuestro que no es vivir las crisis, sino sufrirlas", sostuvo Moyano. El líder camionero dijo que "lo que se está dando es una situación complicada, no es ignorancia ni que uno quiera hacer cosas que no corresponden".
 
Sobre el proyecto de ley antidespidos, que ya cuenta con media sanción del Senado, consideró que su aprobación "traería una tranquilidad a muchos sectores". En tanto, sobre la presencia de algunos dirigentes kirchneristas en la concentración sindical del viernes pasado Moyano aseguró que "no" los vio en el lugar pero sí luego "en fotos". No obstante, agregó que "hubiera sido un error no haber ido con la cantidad impresionante de gente que apoyó, desde todos los sectores".
 
También, Moyano ironizó: "Después de esa marcha multitudinaria con amplios sectores de la sociedad, si bien el Presidente pasó el día (del Trabajador) con sectores laborales, gastronómicos, nos dio un buen regalo, aumentó la nafta un 10 por ciento y con eso subió 30 por ciento en los últimos cuatro meses. Ese fue un regalo bastante perjudicial para nosotros".
 
La Opinión Popular

04-05-2016 / 08:05
Sergio Massa se desentendió del reclamo de Mauricio Macri y ratificó que acompañará la ley antidespidos que aprobó el Senado, pero buscará incorporarle beneficios para Pymes y empleo joven. "No sé por qué tengo que hacerle caso a Macri. Yo soy de otro bloque", comentó Massa, tras el pedido personal del presidente para que frene la ley antidespidos, aprobada la semana pasada por dos tercios del Senado.
 
Pero Massa no cambió la postura que ayer hizo pública tras reunirse con Miguel Pichetto, jefe de los senadores peronistas. En ese encuentro le anticipó que buscará cambiar la ley en Comisión, para que excluya a las Pymes, pero al salir aclaró que si no lo consigue no bloqueará el texto del Senado.
 
El proyecto que aprobó el Senado todavía no ingresó a Diputados y cuando lo haga deberá ser analizado en las comisiones de Trabajo y Presupuesto. El tema es que por cálculo político la vicepresidente Gabriel Michetti todavía no giró a Diputados la ley con media sanción. Fastidiado con la demora de Michetti, el kirchnerismo convocó a una sesión especial para tratar igual el proyecto y en todo caso denunciar en el recinto la demora de la vicepresidenta en cumplir con lo que dispone su rol institucional.
 
Por otro lado, en Diputados la estrategia de Cambiemos es congelar indefinidamente el proyecto en la Comisión de Presupuesto donde tiene mayoría, aunque se trata de una jugada explosiva ante la presión pública de las cinco centrales obreras. Hoy hasta el gastronómico Luis Barrionuevo, que se había bajado del acto del Día del Trabajador, cuestionó a Macri por oponerse a esta iniciativa.
 
De manera que si las comisiones funcionan y hay dictamen para el proyecto en el Senado, en el recinto los diputados podrán aprobarlo en general y sugerir cambios en particular, como los que plantea Massa. El kirchnerismo y el bloque peronista de Diego Bossio necesitan asegurarse el acompañamiento de Massa, para evitar que el proyecto se caiga. Si se aprueba con cambios volvería al Senado, donde los senadores pueden convertir en ley la iniciativa original mediante los dos tercios o simplemente aprobar el que giró Diputados con cambios.
 
Cualquiera de los dos escenarios sería una tremenda derrota política para Macri, que insólitamente le levantó el precio a una iniciativa que no afecta el nudo de su programa de Gobierno. El de Macri y Massa es uno de los múltiples conflictos personales sobre los que está construida la política argentina. No se odian y a veces hasta unen fuerzas, pero la de ellos es una convivencia con las tensiones de quienes son competidores.
 
La realidad es que Massa es el dirigente con mayor imagen positiva en las encuestas. Y lo concreto es que, en los últimos días, Massa se despegó de Macri para apoyar la ley de doble indemnización. Se alejan y se acercan de acuerdo a las circunstancias. Y tendrán la chance volver a enfrentarse en el 2017. La disputa de hoy es apenas un capítulo de una pelea que promete muchos más episodios.
 
La Opinión Popular

03-05-2016 / 08:05
Cuando faltan menos de dos meses para la última mitad del año, el camino de desaceleración de los precios, prometido por Mauricio Macri, parece muy lejano. Máxime tras el incremento del 10% en los combustibles, llevando hasta los $17,85 el litro de nafta repercutirá en los precios de la canasta básica, con un alza inflacionaria que entre abril y mayo podría llegar a picos de "entre el 6% y el 8%"; y, anualizada, por encima del 40%.
 
Peor aún, ayer, el ministro de Energía, el impolítico Juan José Aranguren, no descartó nuevas subas para este año: "El precio de los combustibles depende mucho del precio del crudo. [...] No puedo pronosticar qué es lo que va a ocurrir con algo que tiene variaciones de precios más allá de lo que ocurre en Argentina", justificó, y defendió como "gradual" este aumento -el cuarto del año- que, desde enero, acumuló un 31%.
 
El propio Aranguren reconoció que el precio de la nafta en el país está "entre los más altos del mundo", en plena crisis mundial del petróleo, cuando el barril ronda los US$ 40, mientras en la Argentina, el Estado lo subsidia alrededor de los US$70.
 
En otros países del mundo, la nafta está asociada a la evolución del precio del petróleo y en general baja. Aquí no pasa eso, porque el petróleo es subsidiado por el Estado a un precio altísimo. Mientras el gobierno quitó subsidios a la gente en la electricidad, el gas o el transporte, los mantuvo a las grandes petroleras.
 
Por esto, y pese al discurso oficial, el incremento resulta injustificado. Son privilegios a las petroleras, a costa del poder adquisitivo de la población. Al mismo tiempo, acelera la espiral inflacionaria, por el impacto que el incremento del combustible tiene en el costo del flete, transporte de pasajeros y producción en general, trasladándose inevitablemente a las góndolas.
 
En este esquema de alta inflación, con un abril para el olvido, meterle un 10% al combustible, un 20% a las prepagas, 40% a los cigarrillos es echarle más nafta al fuego y así, el panorama para mayo no es muy prometedor. De este modo, el gobierno aumenta la burbuja inflacionaria, cada vez más lejos de desinflarse y sin un plan económico integral a la vista.
 
"Bajar la inflación". Esa fue, quizá, la promesa de campaña insignia de Macri y su equipo económico, que aún desea y promete comenzar a reducirla en el segundo semestre de este año. ¿Cómo?: a costa de una mayor recesión, profundizando el enfriamiento de la economía.
 
La tendencia es preocupante: tenemos una proyección anual de entre el 35% y 40% de inflación. Y, como están dadas las cosas, la desaceleración prometida por Macri hoy parece una ocurrencia lejana. En definitiva, uno advierte que está todo atado con alambres, que no hay un esquema económico integral y que el gobierno está perdiendo la pelea contra la inflación.
 
La Opinión Popular

02-05-2016 / 11:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar