La Opinión Popular
                  05:23  |  Jueves 02 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
Porque cuando tengo que cantar verdades las canto derecho nomás, a lo macho, aunque esas verdades amuestren bicheras donde naides creiba que hubiera gusanos. El orejano
Nacionales - 27-06-2013 / 10:06
RELEVOS EN LAS CÚPULAS MILITARES

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército
En primer plano, César del Corazón de Jesús Milani; en el medio, Arturo Puricelli; luego, Luis Pozzi.
Cuando era ministro de Defensa, Arturo Puricelli, remitió el legajo de quien ya era el vicejefe del Ejército y jefe de inteligencia de la fuerza, general de división César del Corazón de Jesús Milani, al fiscal de Tucumán que investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el Operativo Independencia contra el ERP.
 
El director de Inteligencia era hasta ahora subjefe pero condicionaba al titular, Luis Alberto Pozzi. La presidenta lo ascendió y condicionó al flamante ministro de Defensa, Agustín Rossi. También cambió al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, que será Luis María Carena.
 
Los detractores de Milani le atribuyen ser el cerebro del controvertido Proyecto X, de espionaje sobre las organizaciones sociales. También le endilgan una influencia crucial sobre el contraalmirante Manuel Tomé, responsable de la inteligencia naval. Se espera un arduo debate en el Senado.
 
La Opinión Popular

 
Cristina Kirchner ascendió a César Milani como jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas, en reemplazo del teniente general Luis Alberto Pozzi.
 
General de División, Milani es director general de inteligencia y desde 2010 por orden de Cristina Kirchner es subjefe del Estado Mayor General del Ejército.
 
Su ascenso lo convierte en el primer jefe de inteligencia del ejército que llega al máximo cargo en democracia, aunque antes deberá sortear un duro debate por su pliego en el Senado.
 
En la fuerza lo definen como uno de los más poderosos del ejército. "Es más pesado que contenedor de bochas", repiten. Con su nombramiento, la presidenta condiciona a Agustín Rossi, recientemente asumido en reemplazo de Nilda Garré.
 
Cuando se debatió su pliego en la Cámara alta, la oposición recordó que Milani tuvo dos arrestos en su carrera.
 
El primero fue por 8 días y dictado el 19 de diciembre de 1988 por desobedecer una orden de su superior. Fue poco después del recordado levantamiento del cuartel militar de Villa Martelli, liderado por el coronel Mohamed Alí Seineldín.
 
La otra fue el 20 de septiembre de 1994, cuando ya se desempeñaba como jefe Accidental de Unidad, por permitir que la revisión de armamento quede a cargo de un suboficial subalterno. Nunca se comprobó su participación en el levantamiento carapintada que puso en vilo al gobierno de Raúl Alfonsín.
 
La Presidenta decidió también que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
La Presidenta decidió además que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
Por su parte, el Contraalmirante Gastón Fernando Erice reemplazará al Almirante Daniel Alberto Enrique Martín como Jefe del Estado Mayor General de la Armada.
 
Mientras que el Brigadier Mayor Mario Miguel Callejo asumirá al frente del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea en reemplazo del Brigadier General Normando Costantino.
 
Diplomático, Ross consideró que "merece un reconocimiento particular el trabajo realizado por el Brigadier General Chevalier quien nos acompañó durante una década al frente del Estado Mayor Conjunto y fue parte de los primeros cambios impulsados por Néstor Kirchner apenas asumió como Presidente de la Nación".
 
Fuente: La Política Online

Agreganos como amigo a Facebook
01-10-2014 / 10:10
01-10-2014 / 10:10
 
Entre las frases preferidas de Cristina Kirchner, hay una que le ha gustado especialmente en sus últimos discursos y que viene ganando posiciones en su ranking personal: "Si tiene cuatro patas, mueve la cola y hace guau, entonces es un perro, lo llamen como lo llamen".
 
Nadie osaría contradecir esta afirmación, que en la interpretación de Cristina significa que hay movimientos tan obvios por parte de dirigentes opositores, empresas, corporaciones y buitres diversos que queda claramente a la vista su afán conspirativo, por más que se esmeren en disimularlo.
 
Es probable que la Presidenta no se haya detenido a reflexionar respecto de cómo esa misma frase, que tanto le gusta citar para referirse a la obviedad de las actitudes ajenas, también puede ser aplicada a las propias políticas del Gobierno.
 
Por ejemplo, a la del desdoblamiento cambiario "de facto", que funcionarios se esmeran en desmentir, ya sea a través de declaraciones como las de Jorge Capitanich, las de Emanuel Alvarez Agis o bien mediante un comunicado del Banco Central.
 
Y este argumento terminó de ser cerrado ayer con el durísimo discurso de la Presidenta, que embistió con todo y contra todos. En uno de sus embates, dio a entender que no sólo no reconoce al mercado del conta con liqui como un mecanismo legal sino que, además, ve a este instrumento como parte integrante de un plan conspirativo.
 
Lo contradictorio del caso es que -lejos de obrar como un sistema desestabilizador- esta vía para hacerse de dólares "caros" le ha hecho al Gobierno el gran favor de alivianar la pesada carga que recae sobre las alicaídas reservas del Banco Central.
 
En efecto, si no fuera por empresarios dispuestos a pagar un tipo de cambio nada menos que de $15,20 -es decir, un 80% más que el valor oficial- las arcas de la entidad hoy se hubiesen desplomado aun más.
 
El único problema de esta estrategia de comunicación política -tendiente a negar un desdoblamiento- es, precisamente, que choca contra una realidad en la que se evidencia que:
 
1. Los importadores tienen crecientes dificultades para acceder a los dólares que necesitan para pagar la mercadería, al punto que en agosto las compras al exterior se desplomaron un 20%.
 
2. Desde el Gobierno dan a entender que tampoco habrá divisas del Banco Central para que actividades clave -como la industria automotriz- puedan cancelar su abultada deuda por compras al exterior ya efectuadas.
 
3. El Ejecutivo se vio forzado a "cuotificar" los dólares. Es decir, a asignarle "pequeños cupos" a algunos sectores (no alcanza para todos), como los u$s100 millones por mes para la industria automotriz y unos u$s130 millones para el ensamble en Tierra del Fuego. Por cierto, estas cifras no les resultan suficientes ni para cubrir la tercera parte de lo que necesitan para funcionar normalmente.
 
4. Las empresas se ven obligadas a recurrir al mercado del "contado con liqui" para hacerse de los billetes verdes que el Gobierno no les vende. Tal es así que el volumen de operaciones aumentó más de un 100% en un mes.

01-10-2014 / 09:10
  Cristina Fernández volvió a reunir anoche a la militancia rentada y a los funcionarios aplaudidores en los patios y salones de la Casa Rosada. Lo hizo con el objetivo de llevar sus teorías conspirativas a la máxima expresión, al borde de la irracionalidad, hablando sobre supuestas "maniobras de pinzas", "atentados" e intentos "desestabilizadores".
  
Reclamó al mundo que le deje pagar la deuda pero según sus propias reglas, y acusó a ese mismo mundo de querer "tirar abajo" la restructuración de la deuda "para que volvamos a deber miles de millones de dólares". Llamó "basura" a lo que publican los diarios. "Senil" al juez Griesa. "Idiotas", a los productores agropecuarios. "Provocador y cínico" al encargado de la embajada yanqui, al que concedió la gracia de permitirle permanecer en el país. Se vio a una mujer al borde de un ataque de nervios.
 
El momento más bizarro fue cuando se refirió a que el terrorista Estado Islámico (los fundamentalistas árabes que decapitan periodistas en Medio Oriente) no son quienes quieren matarla sino que "si le pasa algo, miren hacia el Norte, no hacia Oriente. Digan lo que digan, si me pasa algo, no viene de Oriente", reiteró, desencajada. Sugirió así, que los yanquis podrían estar planeando que le pase algo.
 
Eso no fue todo. Cristina no se puso colorada al negar que haya problemas en la economía, solo que los atribuyó a "tres o cuatro vivos quieren lucrar con todos los argentinos". Y luego remarcó: "hay sectores que pretenden voltear al gobierno y hacerlo con ayuda extranjera". ¿Qué pruebas mostró ante esta irresponsable afirmación? Ninguna.
 
Solamente menciones abstractas, metiendo a todos los acusados en una misma bolsa. En un furibundo discurso, imitando a Nicolás Maduro de Venezuela, embistió contra todas y todos: los operadores del mercado cambiario, los agentes de Bolsa, bancos y casas de cambio, pidió que la Comisión Nacional de Valores investiguen al Mariva, criticó también al Macro, Patagonia y otros bancos.
 
Cristina dijo que los entes reguladores deben investigar el dólar contado con liqui y reiteró las amenazas de otros funcionarios contra la difusión de datos del mercado libre. La situación, obviamente es espesa porque es una Presidenta desesperada, que no tiene dólares suficientes, se encuentra aislada y no sabe hacia dónde salir.
 
Cristina es la comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, tiene a su disposición todas las fuerzas de seguridad de alcance federal y los servicios de inteligencia. Por eso no puede ni debe realizar denuncias al boleo, con total ligereza, con el sólo objetivo de ponerse en lugar de víctima, con la fantasía de una multiconspiración.
 
Las reales victimas de toda esta situación son los millones de argentinos que están sufriendo las consecuencias de las políticas económicas erradas de CFK y Kicillof, con una inflación desenfrenada del 40% anual que pulveriza salarios; el déficit fiscal del 4% del PBI; la desastrosa política energética; el derrumbe del consumo; la caída inocultable del empleo y la pobreza emergente. Y con una recesión que está destruyendo la producción y el trabajo genuino.
 
Echarle la culpa de todos los males a la oposición, a los medios, a los "arbolitos", a los fondos buitre y al gobierno yanqui, solamente es una estrategia de Cristina para seguir sin instrumentar algún tipo de salida para la crisis económica y social. Es la mejor forma de mantener el status quo. Pero, el pueblo hace rato que no come vidrio. Y ya dictaminó que, a partir de diciembre de 2015, comenzará a escribirse otra historia.
 
La Opinión Popular

30-09-2014 / 19:09
30-09-2014 / 16:09
NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar