La Opinión Popular
                  02:07  |  Miércoles 28 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Hay que recuperar el progresismo
Por Luis Alberto Romero - Historiador.
"La realidad es la del tarifazo. La realidad es la de la cantidad de gente que se está quedando sin trabajo.” Adán Bahl, Vicegobernador de Entre Ríos
Nacionales - 27-06-2013 / 10:06
RELEVOS EN LAS CÚPULAS MILITARES

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército
En primer plano, César del Corazón de Jesús Milani; en el medio, Arturo Puricelli; luego, Luis Pozzi.
Cuando era ministro de Defensa, Arturo Puricelli, remitió el legajo de quien ya era el vicejefe del Ejército y jefe de inteligencia de la fuerza, general de división César del Corazón de Jesús Milani, al fiscal de Tucumán que investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el Operativo Independencia contra el ERP.
 
El director de Inteligencia era hasta ahora subjefe pero condicionaba al titular, Luis Alberto Pozzi. La presidenta lo ascendió y condicionó al flamante ministro de Defensa, Agustín Rossi. También cambió al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, que será Luis María Carena.
 
Los detractores de Milani le atribuyen ser el cerebro del controvertido Proyecto X, de espionaje sobre las organizaciones sociales. También le endilgan una influencia crucial sobre el contraalmirante Manuel Tomé, responsable de la inteligencia naval. Se espera un arduo debate en el Senado.
 
La Opinión Popular

 
Cristina Kirchner ascendió a César Milani como jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas, en reemplazo del teniente general Luis Alberto Pozzi.
 
General de División, Milani es director general de inteligencia y desde 2010 por orden de Cristina Kirchner es subjefe del Estado Mayor General del Ejército.
 
Su ascenso lo convierte en el primer jefe de inteligencia del ejército que llega al máximo cargo en democracia, aunque antes deberá sortear un duro debate por su pliego en el Senado.
 
En la fuerza lo definen como uno de los más poderosos del ejército. "Es más pesado que contenedor de bochas", repiten. Con su nombramiento, la presidenta condiciona a Agustín Rossi, recientemente asumido en reemplazo de Nilda Garré.
 
Cuando se debatió su pliego en la Cámara alta, la oposición recordó que Milani tuvo dos arrestos en su carrera.
 
El primero fue por 8 días y dictado el 19 de diciembre de 1988 por desobedecer una orden de su superior. Fue poco después del recordado levantamiento del cuartel militar de Villa Martelli, liderado por el coronel Mohamed Alí Seineldín.
 
La otra fue el 20 de septiembre de 1994, cuando ya se desempeñaba como jefe Accidental de Unidad, por permitir que la revisión de armamento quede a cargo de un suboficial subalterno. Nunca se comprobó su participación en el levantamiento carapintada que puso en vilo al gobierno de Raúl Alfonsín.
 
La Presidenta decidió también que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
La Presidenta decidió además que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
Por su parte, el Contraalmirante Gastón Fernando Erice reemplazará al Almirante Daniel Alberto Enrique Martín como Jefe del Estado Mayor General de la Armada.
 
Mientras que el Brigadier Mayor Mario Miguel Callejo asumirá al frente del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea en reemplazo del Brigadier General Normando Costantino.
 
Diplomático, Ross consideró que "merece un reconocimiento particular el trabajo realizado por el Brigadier General Chevalier quien nos acompañó durante una década al frente del Estado Mayor Conjunto y fue parte de los primeros cambios impulsados por Néstor Kirchner apenas asumió como Presidente de la Nación".
 
Fuente: La Política Online

Agreganos como amigo a Facebook
27-09-2016 / 12:09
27-09-2016 / 10:09
La forma de comunicar elegida por Mauricio Macri se encuentra hace ya varios días bajo análisis de periodistas y especialistas en comunicación política. La semana pasada, varios hechos protagonizados por Macri (Malvinas, "viaje" en colectivo que no fue tal) motivaron que la comunicación gubernamental vuelva a ser motivo de críticas por parte de periodistas y especialistas en comunicación política y opinión pública.
 
Ayer, Jorge Fontevecchia reparó en la utilización de las redes sociales por parte del Gobierno en su columna habitual de Perfil. "Resulta paradójico verlos enamorados de las redes sociales y sin la necesidad de depender de la intermediación del periodismo profesional para comunicarse con la sociedad. Ya esa falta de intermediación los hará blanco del errático e histérico humor de las masas que hoy creen controlar", valoró el CEO de Perfil.
 
Es que mientras la Unión Europea penaliza a empresas como Google o Facebook y les hace pagar compensaciones a los medios periodísticos por la utilización de sus contenidos, frívolamente el gobierno argentino coloca publicidad oficial en Google y Facebook, que justamente no se ven a sí mismos como empresas incluidas en la responsabilidad social del periodismo, sino como empresas tecnológicas basadas en algoritmos que usan para determinar qué (y qué no) informar.
 
Sin embargo, es más grave aún que el Gobierno se enamore de esa herramienta "como forma de construcción de la realidad y en un in crescendo pasa de las fotos del perro Balcarce a repetir el beso de Juliana y la bicicleta de Macri en sus viajes, para terminar este viernes fabricando una puesta que ya incluye al público en forma de actores, como denunció ayer el diario Página/12 mostrando que el viaje en colectivo de la línea 520 del partido bonaerense de Pilar divulgado por el Gobierno no fue espontáneo, sino que los pasajeros que acompañaron al Presidente fueron elegidos".
 
En simultáneo, en el Centro Cultural Kirchner, Marcos Peña reunía a mil voceros y encargados de prensa de las áreas oficiales para coordinar la comunicación del Gobierno, a quienes les dijo: "'Ya no se puede bajar una línea pasiva, hoy se trata de la interacción, con los timbreos o las redes (...) ya no es posible comunicar como hace veinte años, cuando no había estos avances tecnológicos. Estamos haciendo algo que nunca se hizo. Nadie trabajó la comunicación pública como ahora'".
 
Así, Cambiemos podría ser asociado a "'un gobierno para celulares' que coloca en el centro de la acción política la comunicación, igual que el kirchnerismo, simplemente que este último se apropiaba de los medios tradicionales y Cambiemos utiliza los nuevos medios".
 
En su alocución, el jefe de Gabinete consideró que "'los temas que aparecen en los medios no son los temas de la gente'" y así reveló "una disputa por la construcción de la agenda comunicacional que pretende instalar desde las redes sociales".
 
Pero Fontevecchia reclamó que "ojalá sea así y no estén invertidas causa y consecuencia, haciendo que el cambio de la forma de hacer política sea el cambio de la forma de contar lo que ocurre y de seleccionar (o producir) qué es lo que ocurre", como por ejemplo "vecinos del Conurbano alegres de compartir el colectivo con el Presidente", remató con sarcasmo.

26-09-2016 / 12:09
26-09-2016 / 11:09
26-09-2016 / 11:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar