La Opinión Popular
                  02:44  |  Viernes 01 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
La apuesta del consenso y la reconstrucción
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
Porque cuando tengo que cantar verdades las canto derecho nomás, a lo macho, aunque esas verdades amuestren bicheras donde naides creiba que hubiera gusanos. El orejano
Nacionales - 27-06-2013 / 10:06
RELEVOS EN LAS CÚPULAS MILITARES

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército
En primer plano, César del Corazón de Jesús Milani; en el medio, Arturo Puricelli; luego, Luis Pozzi.
Cuando era ministro de Defensa, Arturo Puricelli, remitió el legajo de quien ya era el vicejefe del Ejército y jefe de inteligencia de la fuerza, general de división César del Corazón de Jesús Milani, al fiscal de Tucumán que investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el Operativo Independencia contra el ERP.
 
El director de Inteligencia era hasta ahora subjefe pero condicionaba al titular, Luis Alberto Pozzi. La presidenta lo ascendió y condicionó al flamante ministro de Defensa, Agustín Rossi. También cambió al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, que será Luis María Carena.
 
Los detractores de Milani le atribuyen ser el cerebro del controvertido Proyecto X, de espionaje sobre las organizaciones sociales. También le endilgan una influencia crucial sobre el contraalmirante Manuel Tomé, responsable de la inteligencia naval. Se espera un arduo debate en el Senado.
 
La Opinión Popular

 
Cristina Kirchner ascendió a César Milani como jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas, en reemplazo del teniente general Luis Alberto Pozzi.
 
General de División, Milani es director general de inteligencia y desde 2010 por orden de Cristina Kirchner es subjefe del Estado Mayor General del Ejército.
 
Su ascenso lo convierte en el primer jefe de inteligencia del ejército que llega al máximo cargo en democracia, aunque antes deberá sortear un duro debate por su pliego en el Senado.
 
En la fuerza lo definen como uno de los más poderosos del ejército. "Es más pesado que contenedor de bochas", repiten. Con su nombramiento, la presidenta condiciona a Agustín Rossi, recientemente asumido en reemplazo de Nilda Garré.
 
Cuando se debatió su pliego en la Cámara alta, la oposición recordó que Milani tuvo dos arrestos en su carrera.
 
El primero fue por 8 días y dictado el 19 de diciembre de 1988 por desobedecer una orden de su superior. Fue poco después del recordado levantamiento del cuartel militar de Villa Martelli, liderado por el coronel Mohamed Alí Seineldín.
 
La otra fue el 20 de septiembre de 1994, cuando ya se desempeñaba como jefe Accidental de Unidad, por permitir que la revisión de armamento quede a cargo de un suboficial subalterno. Nunca se comprobó su participación en el levantamiento carapintada que puso en vilo al gobierno de Raúl Alfonsín.
 
La Presidenta decidió también que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
La Presidenta decidió además que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
Por su parte, el Contraalmirante Gastón Fernando Erice reemplazará al Almirante Daniel Alberto Enrique Martín como Jefe del Estado Mayor General de la Armada.
 
Mientras que el Brigadier Mayor Mario Miguel Callejo asumirá al frente del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea en reemplazo del Brigadier General Normando Costantino.
 
Diplomático, Ross consideró que "merece un reconocimiento particular el trabajo realizado por el Brigadier General Chevalier quien nos acompañó durante una década al frente del Estado Mayor Conjunto y fue parte de los primeros cambios impulsados por Néstor Kirchner apenas asumió como Presidente de la Nación".
 
Fuente: La Política Online

Agreganos como amigo a Facebook
31-07-2014 / 17:07
 
Cuando el horno no está para bollos, los K están de fiesta. Algunos sectores del ultra kirchnerismo preparan un acto de homenaje para el próximo martes 12 de agosto en el Luna Park para mostrar su apoyo al vicepresidente Amado Boudou, investigado en múltiples causas judiciales y procesado por el caso Ciccone.
 
Se trata de un evento de desagravio por el fallo, que según la visión de los organizadores es injusto, del juez Ariel Lijo y la posterior condena mediática que habría recibido el polémico funcionario. Con el respaldo de Cristina, el vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto y el ex piquetero Luis D'Elía, forman parte del grupo de convocantes.
 
Se pretende conseguir una asistencia de alrededor de 10.000 militantes rentados bajo el lema "Argentina o Buitres". La atención se centrará en mostrar respaldo al gobierno de Cristina ante el conflicto económico con los fondos y, dentro de este acto, denunciarán lo que los organizadores consideran una "causa judicial armada" contra Boudou, a pesar de todas las prubas que hay en su contra.
 
Dime con quién andas... En el acto aparecerán algunos de los presidenciables del oficialismo como Agustín Rossi, Sergio Urribarri, Julián Domínguez y Jorge Taiana puesto que fueron los que se pronunciaron en contra de los Fondos Buitre y en apoyo a Boudou, pero no les llegó invitación ni al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, ni el ministro de Interior y Transportes, Florencio Randazzo, candidatos de Frente para la Victoria.
 
Si un integrante del Gobierno corre peligro de ir preso por corrupto, pues a hacerle un acto de homenaje en el Luna Park y el juicio será ignorado. No se olviden de homenajear al gordo Valor, también necesita apoyo.
 
La Opinión Popular
31-07-2014 / 09:07
  La presidenta Cristina Fernández hablará esta tarde desde la Casa Rosada para negar el default con el famoso "relato", nada más que un cuento imaginativo que les sirve para entusiasmar a los fanáticos de la militancia rentada ultra K.
 
La cita figuraba anoche en la agenda de 13 gobernadores que vendrán al Salón de las Mujeres de la Casa Rosada para firmar un papel muy a tono con el clima económico y político: la prórroga trimestral del programa de desendeudamiento con la Nación.
 
No por casualidad se habría agendado el evento post Día D. "Es para mostrar que la economía del país sigue en pie, normal". Y para continuar con una campaña propagandística destinada a convencer a la ciudadanía de que el default es un episodio más de la lucha de los defensores de la soberanía nacional contra el imperialismo yanqui.
 
Más allá de los detalles protocolares, en la oficina del Secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, ultimaban ayer la convocatoria para teñir los pasillos de Balcarce 50 de militancia ultra kirchnerista -rentada- y mostrar el necesitado respaldo por TV, luego del revés jurídico en Nueva York.
 
Aun si resucitara el acuerdo con los bancos privados, en despachos oficiales no esperan cambios en el discurso presidencial. Ya desde ayer, el gobierno comenzó el operativo minimización del default y por supuesto que Cristina lo seguirá negando. Es mucho más fácil atribuir el colapso del modelo K a la codicia de especuladores financieros y jueces yanquis desalmados que a la irresponsabilidad de su gobierno.
 
La Opinión Popular

31-07-2014 / 08:07
31-07-2014 / 07:07
  Se cumplió ayer el plazo del juez Thomas Griesa para acordar con los fondos buitre el pago de la sentencia. Y por obra y gracia de Cristina Fernández, Argentina está desde ayer en default. La segunda cesación de pagos en 12 años. ¿Será esta vez un default de días, de meses o de años? La respuesta está en el "acuerdo entre privados", de la que habló ayer Axel Kicillof.
 
Ese acuerdo entre privados, fundamentalmente bancos privados locales y fondos buitres, seguía siendo anoche la única y más seria perspectiva, aunque las palabras del propio Ministro habían frenado en seco esas negociaciones. Kicillof petardeó el acuerdo y apostó a la "malvinización" del conflicto.
 
Kicillof, en su conferencia de prensa en Nueva York, hizo un largo recorrido de las pretensiones de los buitres. Pero omitió considerar un aspecto fundamental: esos fondos tienen a su favor una sentencia del juez Griesa, confirmada por una Cámara de Apelaciones y respaldada indirectamente por la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos.
 
En medio de su torrente verbal, Kicillof hizo mención de la ley 26.886 que les prohíbe a los funcionarios públicos argentinos pagar más que lo que el Gobierno concedió a los bonistas que refinanciaron sus deudas. Fueron tan duras las palabras del Ministro que ahora se duda de que alguna vez el Gobierno haya buscado un acuerdo con los buitres.
 
Las conversaciones entre banqueros y holdouts se pararon de inmediato, quedaron congeladas en ese momento crucial. ¿Bancos argentinos comprarían bonos al 100% de su valor para recibir luego sólo el 35%? Los buitres podían hacerles a los bancos una quita en los intereses a cambio de un pago en efectivo en plazos rápidos, pero no renunciarían al beneficio de una sentencia favorable.
 
¿Acaso puede imaginarse a esos banqueros ofreciendo cientos de millones de dólares sin la garantía de que les serían devueltos? Al revés, los banqueros retrocedieron cuando advirtieron que las promesas verbales del Gobierno podrían no cumplirse, después de escuchar a Kicillof.
 
El problema es la interna del Gobierno. Una línea une a Capitanich con el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, quien fue el que negoció con los bancos. Otra línea agrupa a Cristina con Kicillof. Es impensable que Fábrega y Capitanich hayan llegado tan lejos sin el consentimiento de Cristina. ¿Influyó más Kicillof, al final?
 
El otro problema es que Cristina está en una posición muy dura, que se agudizó cuando las encuestas que manejan en el Gobierno confirmaron que la imagen del oficialismo subía a medida que se agudizaba la pelea con los buitres. ¿Se engolosinaron con las encuestas? ¿Se impuso la visión del núcleo duro que está convencido que la pelea con los buitres "garpa" políticamente?
 
Así, el país ingresó en un escenario imposible de predecir. Un default es un default, aunque Cristina le ponga el nombre que quiera y sólo durara pocos días. Será mucho peor mientras más dure. En los próximos días podría caer, además, toda la deuda reestructurada ante la falta de pago. Una cláusula de los canjes dice que un incumplimiento puede derrumbar toda la reestructuración.
 
La Argentina volvería a las condiciones que vivió en 2002. La muy mala situación actual de la economía: recesión, inflación, déficit fiscal, creciente desempleo, podría empeorar. El recorrido del kirchnerismo sería, en tal caso, a un círculo perfecto: terminaría en el mismo lugar donde empezó. Todo lo que avanzó Néstor, Cristina lo volvió hacia atrás.
 
La Opinión Popular

30-07-2014 / 11:07
NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar