La Opinión Popular
                  16:17  |  Sábado 13 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“No existe más el control remoto que nos dice qué tenemos que hacer. Seremos oposición en las cosas que tenemos que oponernos y trataremos de acompañar aquellas cosas que le sirven a la gente”. Diego Bossio
Nacionales - 27-06-2013 / 10:06
RELEVOS EN LAS CÚPULAS MILITARES

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército
En primer plano, César del Corazón de Jesús Milani; en el medio, Arturo Puricelli; luego, Luis Pozzi.
Cuando era ministro de Defensa, Arturo Puricelli, remitió el legajo de quien ya era el vicejefe del Ejército y jefe de inteligencia de la fuerza, general de división César del Corazón de Jesús Milani, al fiscal de Tucumán que investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el Operativo Independencia contra el ERP.
 
El director de Inteligencia era hasta ahora subjefe pero condicionaba al titular, Luis Alberto Pozzi. La presidenta lo ascendió y condicionó al flamante ministro de Defensa, Agustín Rossi. También cambió al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, que será Luis María Carena.
 
Los detractores de Milani le atribuyen ser el cerebro del controvertido Proyecto X, de espionaje sobre las organizaciones sociales. También le endilgan una influencia crucial sobre el contraalmirante Manuel Tomé, responsable de la inteligencia naval. Se espera un arduo debate en el Senado.
 
La Opinión Popular

 
Cristina Kirchner ascendió a César Milani como jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas, en reemplazo del teniente general Luis Alberto Pozzi.
 
General de División, Milani es director general de inteligencia y desde 2010 por orden de Cristina Kirchner es subjefe del Estado Mayor General del Ejército.
 
Su ascenso lo convierte en el primer jefe de inteligencia del ejército que llega al máximo cargo en democracia, aunque antes deberá sortear un duro debate por su pliego en el Senado.
 
En la fuerza lo definen como uno de los más poderosos del ejército. "Es más pesado que contenedor de bochas", repiten. Con su nombramiento, la presidenta condiciona a Agustín Rossi, recientemente asumido en reemplazo de Nilda Garré.
 
Cuando se debatió su pliego en la Cámara alta, la oposición recordó que Milani tuvo dos arrestos en su carrera.
 
El primero fue por 8 días y dictado el 19 de diciembre de 1988 por desobedecer una orden de su superior. Fue poco después del recordado levantamiento del cuartel militar de Villa Martelli, liderado por el coronel Mohamed Alí Seineldín.
 
La otra fue el 20 de septiembre de 1994, cuando ya se desempeñaba como jefe Accidental de Unidad, por permitir que la revisión de armamento quede a cargo de un suboficial subalterno. Nunca se comprobó su participación en el levantamiento carapintada que puso en vilo al gobierno de Raúl Alfonsín.
 
La Presidenta decidió también que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
La Presidenta decidió además que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
Por su parte, el Contraalmirante Gastón Fernando Erice reemplazará al Almirante Daniel Alberto Enrique Martín como Jefe del Estado Mayor General de la Armada.
 
Mientras que el Brigadier Mayor Mario Miguel Callejo asumirá al frente del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea en reemplazo del Brigadier General Normando Costantino.
 
Diplomático, Ross consideró que "merece un reconocimiento particular el trabajo realizado por el Brigadier General Chevalier quien nos acompañó durante una década al frente del Estado Mayor Conjunto y fue parte de los primeros cambios impulsados por Néstor Kirchner apenas asumió como Presidente de la Nación".
 
Fuente: La Política Online

Agreganos como amigo a Facebook
13-02-2016 / 10:02
13-02-2016 / 10:02
13-02-2016 / 09:02
Ayer, la divisa yanqui saltó 18 centavos respecto del jueves y se acercó a los $15: se vendió a $ 14,96, mientras que el blue avanzó 17 centavos y cotizó a $ 14,83, en un contexto en el que el Banco Central (BCRA), presidido por Federico Sturzenegger, sigue firme en su política de no intervención en el mercado.
 
No obstante, un dólar a $15 es más lógico que a $9, como antes de la devaluación, cuando el blue rozaba los $16 y todos los precios se regían según esa cotización. Era evidente que el atraso cambiario, que el cristinismo utilizó como ancla antiinflacionaria, era insostenible.
 
Que la disparada del dólar no replique directamente en un mayor incremento de precios, será una de las metas a tener en cuenta por el gobierno de Mauricio Macri. ¿Cómo evitar esto? El BCRA debería aplicar la "flotación sucia", es decir, intervenir en el mercado, comprando y vendiendo dólares. Esto es difícil por las escasas reservas que dejó el cristinismo. Por eso, Macri busca financiamiento internacional, para paliar estas situaciones, controlar el dólar y evitar que se escapen las variables económicas. Pero también depende del compromiso de empresarios y sindicalistas.
 
La suba de la divisa ocurre porque el gobierno no ha intervenido y estamos en una época en la que la oferta de dólares es menor, ya que no empezó la liquidación fuerte de la cosecha. Sin embargo, algunos no creen que el tipo de cambio actual pueda presionar a la inflación: "Los precios ya estaban establecidos con un dólar de entre $14 y $15. Como todavía no ha habido intervención del Central, es muy difícil que la cotización se traslade a precios", dicen. En tanto, otros entienden que, mientras no se ataque la inflación, será difícil que la divisa se estabilice y no suba. La madre de todas las batallas, dicen, es la inflación y recuperar la confianza en el peso que el cristinismo destruyó.
 
En este contexto, mientras los precios suben, las tasas en pesos no son atractivas (pero si suben, se corre el riesgo de que la actividad económica se estanque aún más) y el todo el mundo se dolariza. Así, el dólar es demandado y, en consecuencia, sube. La razón número uno es el tema inflacionario. Mientras no se ataque esto, mientras no se reduzcan el déficit fiscal ni la emisión monetaria, vamos a seguir asistiendo a las modificaciones en el tipo de cambio.
 
El ministro Alfonso Prat-Gay, afirmó que "no están dadas las condiciones" para bajar rápidamente la inflación porque afectaría el empleo y la actividad económica. Dijo que tienen por objetivo "eliminar el impuesto inflacionario", que pesa sobre "12 millones de pobres", "de a poco, porque la alternativa de bajarlo rápido implicaría despidos, ajuste fiscal y ajuste social". Es el gradualismo macrista.
 
La alta inflación es uno de los grandes problemas heredados del gobierno de Cristina Fernández, que mintió y ocultó durante mucho tiempo lo que ocurría. Ahora hay que subsanar esto, pero con cuidado, atendiendo los salarios de la gente; trabajar sobre los aumentos de precios y controlar al empresariado para que, a la hora de aumentar los precios, no se perjudique a los sectores de menores ingresos.
 
La Opinión Popular

12-02-2016 / 12:02
Hugo Moyano y los demás jefes sindicales se reunieron ayer en la Casa Rosada con el presidente Mauricio Macri y calificaron de "positivo" al encuentro aunque en él no se hayan discutido paritarias, como estaba previsto.
 
Macri se sentó por primera vez con la cúpula cegetista, y si bien los temas a tratar eran las negociaciones paritarias, impuesto a las Ganancias, inflación y deudas de obras sociales, no hubo definiciones, pero si se planteó una agenda común.
 
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró que el Gobierno busca "una salida rápida" para que "la mayor cantidad de trabajadores" dejen de pagar el impuesto a las Ganancias, aunque advirtió que "la situación fiscal es delicada" y, por lo tanto, no puede hacer "movimientos bruscos".
 
Peña consideró: "La inflación existió por una decisión política del gobierno anterior que creía que era una herramienta de política económica. Nosotros creemos que no, porque afecta a los que menos tienen y genera una inercia que nos va a llevar un par de años eliminar".
 
El jefe de Gabinete aseguró: "Hace muchos años que no había en la Casa Rosada un ámbito en que se pudiera conversar de esta manera, abierta y franca" y aclaró que el encuentro "no fue para cerrar temas sino para iniciar un diálogo".
 
El titular del sindicato de la Construcción, Gerardo Martínez, aseguró que la oferta oficial de subir a $30 mil el mínimo no imponible del Impuesto es señal de "ir por el buen camino". El secretario general de la CGT Alsina, el metalúrgico Antonio Caló afirmó: "No nos vamos con soluciones, pero sí conformes".
 
Por su parte, el titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, hizo un balance de la reunión con Macri, y consideró que el encuentro fue "muy bueno porque cada uno expuso su situación y se abrió un diálogo con los ministros".
 
No se habló de números concretos para las paritarias, ya que el porcentaje se discutirá por actividad, aunque desde los gremios dejaron un mensaje para los trabajadores: "Prudencia". Gobierno y sindicalistas coincidieron en señalar la reunión como el inicio de un proceso de diálogo, que incluye una "agenda común" y "desafíos compartidos".
 
Las conclusiones que se sacaron son: Coincidencias preliminares en algunos temas, expectativa sobre cómo se resolverán otros, pero ante todo una conformidad inicial de las partes por un diálogo a agenda abierta entre el Gobierno nacional y los principales dirigentes de las tres CGT.
 
La Opinión Popular

12-02-2016 / 09:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar