La Opinión Popular
                  07:10  |  Sábado 25 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Albert Einstein
Nacionales - 27-06-2013 / 10:06
RELEVOS EN LAS CÚPULAS MILITARES

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército
En primer plano, César del Corazón de Jesús Milani; en el medio, Arturo Puricelli; luego, Luis Pozzi.
Cuando era ministro de Defensa, Arturo Puricelli, remitió el legajo de quien ya era el vicejefe del Ejército y jefe de inteligencia de la fuerza, general de división César del Corazón de Jesús Milani, al fiscal de Tucumán que investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el Operativo Independencia contra el ERP.
 
El director de Inteligencia era hasta ahora subjefe pero condicionaba al titular, Luis Alberto Pozzi. La presidenta lo ascendió y condicionó al flamante ministro de Defensa, Agustín Rossi. También cambió al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, que será Luis María Carena.
 
Los detractores de Milani le atribuyen ser el cerebro del controvertido Proyecto X, de espionaje sobre las organizaciones sociales. También le endilgan una influencia crucial sobre el contraalmirante Manuel Tomé, responsable de la inteligencia naval. Se espera un arduo debate en el Senado.
 
La Opinión Popular

 
Cristina Kirchner ascendió a César Milani como jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas, en reemplazo del teniente general Luis Alberto Pozzi.
 
General de División, Milani es director general de inteligencia y desde 2010 por orden de Cristina Kirchner es subjefe del Estado Mayor General del Ejército.
 
Su ascenso lo convierte en el primer jefe de inteligencia del ejército que llega al máximo cargo en democracia, aunque antes deberá sortear un duro debate por su pliego en el Senado.
 
En la fuerza lo definen como uno de los más poderosos del ejército. "Es más pesado que contenedor de bochas", repiten. Con su nombramiento, la presidenta condiciona a Agustín Rossi, recientemente asumido en reemplazo de Nilda Garré.
 
Cuando se debatió su pliego en la Cámara alta, la oposición recordó que Milani tuvo dos arrestos en su carrera.
 
El primero fue por 8 días y dictado el 19 de diciembre de 1988 por desobedecer una orden de su superior. Fue poco después del recordado levantamiento del cuartel militar de Villa Martelli, liderado por el coronel Mohamed Alí Seineldín.
 
La otra fue el 20 de septiembre de 1994, cuando ya se desempeñaba como jefe Accidental de Unidad, por permitir que la revisión de armamento quede a cargo de un suboficial subalterno. Nunca se comprobó su participación en el levantamiento carapintada que puso en vilo al gobierno de Raúl Alfonsín.
 
La Presidenta decidió también que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
La Presidenta decidió además que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
Por su parte, el Contraalmirante Gastón Fernando Erice reemplazará al Almirante Daniel Alberto Enrique Martín como Jefe del Estado Mayor General de la Armada.
 
Mientras que el Brigadier Mayor Mario Miguel Callejo asumirá al frente del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea en reemplazo del Brigadier General Normando Costantino.
 
Diplomático, Ross consideró que "merece un reconocimiento particular el trabajo realizado por el Brigadier General Chevalier quien nos acompañó durante una década al frente del Estado Mayor Conjunto y fue parte de los primeros cambios impulsados por Néstor Kirchner apenas asumió como Presidente de la Nación".
 
Fuente: La Política Online

Agreganos como amigo a Facebook
24-10-2014 / 19:10
24-10-2014 / 19:10
24-10-2014 / 19:10
24-10-2014 / 12:10
 
Pese a que negó durante días que fuera funcionario del Estado, el militante ultra K Freyre está contratado por el canal SenadoTV que maneja Boudou. A menos de 6 meses de entrar a trabajar, el vicepresidente lo benefició con una suba y hoy él y su marido, José di Bello, cobran unos $25.000 mensuales cada uno.
 
Tras el escándalo que provocaron sus dichos contra Aníbal Pachano y repetir varias veces que no era funcionario, el dirigente ultra K Alex Freyre reconoció que tenía un cargo en el Senado.
 
El presidente del Archivo de la Memoria de la Diversidad Sexual (¿?) mantiene tan buena relación con el procesado Amado Boudou que, según se pudo saber, meses después de ser nombrado, consiguió un importante aumento de sueldo y logró el ingreso de su marido, José di Bello.
 
Freyre fue centro de las críticas la semana pasada por afirmar que "si ganan Massa o Macri" las próximas elecciones presidenciales, Aníbal Pachano "se va a morir" porque no van a haber medicamentos para tratar el VIH, enfermedad que sufre el coreógrafo y el propio Freyre.
 
También fue cuestionado con dureza luego de que se conociera que, mediante el decreto 468/12 firmado por Boudou en marzo de 2012, tenía un cargo con la categoría A-4 -hoy implica un sueldo que ronda los $ 18.000 mensuales- para participar de un programa de Senado TV.
 
Pero, por otro decreto del 27 de septiembre de ese año, la por entonces presidenta provisional del Senado, Beatriz Rojkés, en ausencia de Boudou pero con su implícito aval, firmó la recategorización de Freyre a un contrato de planta temporaria A-2, que hoy puede redituar unos $ 25.000.
 
Muy generoso Boudou con Freyre. ¡Así da gusto ser ultra kirchnerista!
 
La Opinión Popular

24-10-2014 / 08:10
  La prudencia parece haber quedado ya guardada en un cajón. Los modos lavados y hasta casi diplomáticos y en voz baja con los cuales los empresarios venían opinando sobre la gestión del Gobierno de CFK ya no serán los mismos de ahora en más. El fin de ciclo K comienza a hacerse previsible.
 
La edición 50 del Coloquio de IDEA que se desarrolla en Mar del Plata y que convocó a los hombres de negocios de mayor peso del país, terminó siendo una bisagra en lo que será la relación futura del empresariado con el oficialismo.
 
Más allá de las opiniones encontradas entre quienes creen en la llegada del "fin de ciclo" y los que son más escépticos y advierten que el kirchnerismo sigue manteniendo un fuerte protagonismo, lo cierto es que los ejecutivos parecen haber "salido del placard" en el que estuvieron escondidos por temor a represalias durante los últimos años y ahora se animan a expresar más libremente sus posturas. Obviamente, todas contrarias al modelo K.
 
Después del duro y fuerte discurso de apertura del tradicional evento, en el cual el presidente de IDEA se refirió a la gestión y a las actitudes "hiperpresidencialistas" y de políticas de "amigo-enemigo" de la presidenta Cristina Fernández y sus ministros, se cerró la poca esperanza de diálogo que aún quedaba entre los ejecutivos de las mayores compañías nacionales y multinacionales que operan en el país y el kirchnerismo.
 
Luego de las críticas, el Gobierno de CFK, cada vez más intolerante, salió a acusar a los ejecutivos de ser voceros de la oposición y respondió con un clásico de su repertorio: la acusación grosera de golpismo. Pero la falta de credibilidad le ha quitado dramatismo a la cuestión.
 
La actitud beligerante del cristinismo no quedó solamente en palabras, sino que se materializó en una Contracumbre al Coloquio de IDEA que realizaron las agrupaciones ultra K y que terminó en un estruendoso fracaso. La iniciativa no caló y el evento fue una actuación para la "tropa propia" y no para la sociedad. Los K se hablan a sí mismos.
 
Daniel Scioli quedó en medio de la batalla de palabras. El candidato que más defiende a Cristina, pero que Ella menos considera, enfrentó a los empresarios con su estilo gandhiano. Se mostró amable con quienes criticaron el gobierno del que forma parte. Así, logró diferenciarse de Mauricio Macri y de Sergio Massa, y ganó algunos puntos. No es poco para el que carga la mochila K, más pesada que nunca.
 
Pero el problema de los empresarios no es la pelea con un Gobierno que no tolera ninguna critica a su accionar. La peor pesadilla es que no saben cómo se va a definir la crisis. No saben hasta dónde va a caer la economía; no saben hasta dónde los va a apretar Cristina ni saben quién va a ganar las elecciones del año próximo.
 
La incertidumbre les gana la batalla. Por ahora, sus certezas son la falta de dólares, la caída del crecimiento y la inflación del 40% anual. Y la certeza mayor, la que más temen. La certeza de que los problemas de la Argentina no tendrán solución por un largo tiempo.
 
La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar