La Opinión Popular
                  12:06  |  Martes 21 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Albert Einstein
Nacionales - 27-06-2013 / 10:06
RELEVOS EN LAS CÚPULAS MILITARES

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército
En primer plano, César del Corazón de Jesús Milani; en el medio, Arturo Puricelli; luego, Luis Pozzi.
Cuando era ministro de Defensa, Arturo Puricelli, remitió el legajo de quien ya era el vicejefe del Ejército y jefe de inteligencia de la fuerza, general de división César del Corazón de Jesús Milani, al fiscal de Tucumán que investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el Operativo Independencia contra el ERP.
 
El director de Inteligencia era hasta ahora subjefe pero condicionaba al titular, Luis Alberto Pozzi. La presidenta lo ascendió y condicionó al flamante ministro de Defensa, Agustín Rossi. También cambió al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, que será Luis María Carena.
 
Los detractores de Milani le atribuyen ser el cerebro del controvertido Proyecto X, de espionaje sobre las organizaciones sociales. También le endilgan una influencia crucial sobre el contraalmirante Manuel Tomé, responsable de la inteligencia naval. Se espera un arduo debate en el Senado.
 
La Opinión Popular

 
Cristina Kirchner ascendió a César Milani como jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas, en reemplazo del teniente general Luis Alberto Pozzi.
 
General de División, Milani es director general de inteligencia y desde 2010 por orden de Cristina Kirchner es subjefe del Estado Mayor General del Ejército.
 
Su ascenso lo convierte en el primer jefe de inteligencia del ejército que llega al máximo cargo en democracia, aunque antes deberá sortear un duro debate por su pliego en el Senado.
 
En la fuerza lo definen como uno de los más poderosos del ejército. "Es más pesado que contenedor de bochas", repiten. Con su nombramiento, la presidenta condiciona a Agustín Rossi, recientemente asumido en reemplazo de Nilda Garré.
 
Cuando se debatió su pliego en la Cámara alta, la oposición recordó que Milani tuvo dos arrestos en su carrera.
 
El primero fue por 8 días y dictado el 19 de diciembre de 1988 por desobedecer una orden de su superior. Fue poco después del recordado levantamiento del cuartel militar de Villa Martelli, liderado por el coronel Mohamed Alí Seineldín.
 
La otra fue el 20 de septiembre de 1994, cuando ya se desempeñaba como jefe Accidental de Unidad, por permitir que la revisión de armamento quede a cargo de un suboficial subalterno. Nunca se comprobó su participación en el levantamiento carapintada que puso en vilo al gobierno de Raúl Alfonsín.
 
La Presidenta decidió también que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
La Presidenta decidió además que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
Por su parte, el Contraalmirante Gastón Fernando Erice reemplazará al Almirante Daniel Alberto Enrique Martín como Jefe del Estado Mayor General de la Armada.
 
Mientras que el Brigadier Mayor Mario Miguel Callejo asumirá al frente del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea en reemplazo del Brigadier General Normando Costantino.
 
Diplomático, Ross consideró que "merece un reconocimiento particular el trabajo realizado por el Brigadier General Chevalier quien nos acompañó durante una década al frente del Estado Mayor Conjunto y fue parte de los primeros cambios impulsados por Néstor Kirchner apenas asumió como Presidente de la Nación".
 
Fuente: La Política Online

Agreganos como amigo a Facebook
21-10-2014 / 11:10
21-10-2014 / 09:10
21-10-2014 / 09:10
21-10-2014 / 09:10
21-10-2014 / 08:10
  A esta altura, todo lo que pueda decir un personaje como Ricardo Echegaray, titular de la AFIP, carece de seriedad. Pero sus declaraciones muestran la desesperación que existe en la administración K ante la posibilidad de que, cuando Cristina Fernández deje el poder, muchos funcionaros terminen tras la rejas.
 
Ayer, sin ponerse colorado, Echegaray encabezó una conferencia de prensa para afirmar que "la presidenta no es socia de Lázaro Báez, es un grosero error". El titular de la AFIP intentó desmentir una investigación periodística que demostró que, con la complicidad del organismo recaudador, el empresario K usó facturas truchas para evadir millones de pesos en impuestos.
 
Pese a la vehemencia con la que Echegaray intentó negar que Cristina y Lázaro sean socios, los vínculos comerciales son evidentes en la última década. Venta inmuebles, fideicomisos, alquileres de hoteles, gerenciamiento de los mismos, terrenos compartidos, cesión de tierras fiscales, son sólo alguno de los múltiples lazos comerciales entre los Kirchner y Báez, que omitió aclarar Echegaray.
 
Lázaro era un simple empleado del Banco de Santa Cruz, que ahora figura al frente de un imperio empresario que creció con las obras públicas manipuladas desde el Gobierno. A partir de 2004, Santa Cruz fue una de las provincias más beneficiadas con fondos para obra pública donde Báez ganó el 70% de las licitaciones. En 2015 percibirá $1.951 millones.
 
Es tal la relación con los K, que Máximo Kirchner cobró más de $700.000 por año por "alquileres" de inmuebles de la familia presidencial, ubicados en Río Gallegos, que pagaron distintas empresas de Báez. La mayoría de estos inmuebles son habitaciones de los hoteles de los Kirchner, que ni se usan.
 
En realidad, lo que es grosero es el manto de protección que ha tendido la AFIP para ocultar el escandaloso crecimiento patrimonial que ha tenido la familia Kirchner desde que llegó a la Casa Rosada. Desde 2003 a 2010, antes del fallecimiento de Néstor, se había incrementado en un 1071% ya que pasó de $7 a $82 millones.
 
En otras palabras, los números no cierran por ningún lado y más si se tiene en cuenta que Cristina jamás  fue "una abogada exitosa", como ella se definió en Harvard. De hecho, se graduó de forma tardía en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y ni siquiera se matriculó para ejercer la profesión.
 
La defensa que ayer hizo Echegaray de su jefa no fue un hecho aislado. No bien asumió el cargo en el año 2009, habría mandado a un equipo de funcionarios de la AFIP a la Patagonia para reunirse con el contador de los Kirchner, Víctor Manzanares, en su estudio. 
 
Allí habrían "retocado" las declaraciones juradas de la familia presidencial, fabricando la excusa perfecta para que el polémico juez Norberto Oyarbide archivara una pesada denuncia por enriquecimiento ilícito.
 
Si para Etchegaray, Cristina no es socia de Lázaro, ¿Qué es, la Jefa?
 
La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar