La Opinión Popular
                  03:21  |  Lunes 26 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Hoy en día la gran preocupación es que es más el dinero que se fuga que el dinero que llega. No queremos que el argentino invierta en otro país, queremos que la invierta en la Argentina". Fernando “Pino” Solanas
Nacionales - 27-06-2013 / 10:06
RELEVOS EN LAS CÚPULAS MILITARES

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército
En primer plano, César del Corazón de Jesús Milani; en el medio, Arturo Puricelli; luego, Luis Pozzi.
Cuando era ministro de Defensa, Arturo Puricelli, remitió el legajo de quien ya era el vicejefe del Ejército y jefe de inteligencia de la fuerza, general de división César del Corazón de Jesús Milani, al fiscal de Tucumán que investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el Operativo Independencia contra el ERP.
 
El director de Inteligencia era hasta ahora subjefe pero condicionaba al titular, Luis Alberto Pozzi. La presidenta lo ascendió y condicionó al flamante ministro de Defensa, Agustín Rossi. También cambió al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, que será Luis María Carena.
 
Los detractores de Milani le atribuyen ser el cerebro del controvertido Proyecto X, de espionaje sobre las organizaciones sociales. También le endilgan una influencia crucial sobre el contraalmirante Manuel Tomé, responsable de la inteligencia naval. Se espera un arduo debate en el Senado.
 
La Opinión Popular

 
Cristina Kirchner ascendió a César Milani como jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas, en reemplazo del teniente general Luis Alberto Pozzi.
 
General de División, Milani es director general de inteligencia y desde 2010 por orden de Cristina Kirchner es subjefe del Estado Mayor General del Ejército.
 
Su ascenso lo convierte en el primer jefe de inteligencia del ejército que llega al máximo cargo en democracia, aunque antes deberá sortear un duro debate por su pliego en el Senado.
 
En la fuerza lo definen como uno de los más poderosos del ejército. "Es más pesado que contenedor de bochas", repiten. Con su nombramiento, la presidenta condiciona a Agustín Rossi, recientemente asumido en reemplazo de Nilda Garré.
 
Cuando se debatió su pliego en la Cámara alta, la oposición recordó que Milani tuvo dos arrestos en su carrera.
 
El primero fue por 8 días y dictado el 19 de diciembre de 1988 por desobedecer una orden de su superior. Fue poco después del recordado levantamiento del cuartel militar de Villa Martelli, liderado por el coronel Mohamed Alí Seineldín.
 
La otra fue el 20 de septiembre de 1994, cuando ya se desempeñaba como jefe Accidental de Unidad, por permitir que la revisión de armamento quede a cargo de un suboficial subalterno. Nunca se comprobó su participación en el levantamiento carapintada que puso en vilo al gobierno de Raúl Alfonsín.
 
La Presidenta decidió también que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
La Presidenta decidió además que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
Por su parte, el Contraalmirante Gastón Fernando Erice reemplazará al Almirante Daniel Alberto Enrique Martín como Jefe del Estado Mayor General de la Armada.
 
Mientras que el Brigadier Mayor Mario Miguel Callejo asumirá al frente del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea en reemplazo del Brigadier General Normando Costantino.
 
Diplomático, Ross consideró que "merece un reconocimiento particular el trabajo realizado por el Brigadier General Chevalier quien nos acompañó durante una década al frente del Estado Mayor Conjunto y fue parte de los primeros cambios impulsados por Néstor Kirchner apenas asumió como Presidente de la Nación".
 
Fuente: La Política Online

Agreganos como amigo a Facebook
25-01-2015 / 17:01
25-01-2015 / 11:01
25-01-2015 / 10:01
 
El programa de la TV Pública manipuló la información de la muerte del fiscal Nisman y cambió del "relato" del suicidio al asesinato.
 
La muerte del fiscal tuvo su peor faceta en la manipulación de la información del ciclo de la TV Pública. Atento a cómo trató 678 el caso, lo hizo bajo "Las fisuras de la denuncia'" y luego pasó tres informes de la productora de Diego Gvirtz (PPT, que realiza el programa), contra la denuncia que había presentado Nisman la semana anterior cuando era el fiscal especial para la causa AMIA".
 
En este contexto, nada se dijo sobre las revelaciones de la investigación judicial sobre la muerte de Nisman. Tampoco se informó sobre el acto que hizo la comunidad judía, para reclamar justicia, en la puerta de la AMIA.
 
Al programa asistieron Graciana Peñafort, directora de Legales del Ministerio de Defensa; y Julio Maier, de la comisión directiva de Justicia Legítima; y ambos fueron en sintonía con las supuestas 'graves inconsistencias' de la denuncia de Nisman.
 
Además, la opinión que expuso Sandra Russo el martes 20 de enero sobre la utilización de Nisman. El uso de Nisman, para los que participaron ese día de 6-7-8, provino de Jaime Stiuso y otros agentes de la Secretaría de Inteligencia.
 
Los invitados eran Claudio Lifschitz, ex prosecretario de la causa AMIA y oficial de Inteligencia de la Policía Federal; junto a Néstor Espósito, periodista del diario Tiempo Argentino, DyN y Radio del Plata.
 
Allí, Lifschitz dijo que la muerte de Nisman fue "un contragolpe de la Secretaría de Inteligencia, del sector que separó la Presidenta", entre otras cosas.
 
El lunes, en 678 apoyaron la hipótesis del suicidio mientras que ayer intentaban ajustar sus posturas a ese nuevo 'relato' oficial".

25-01-2015 / 10:01
 
El periodista que adelantó la muerte de Nisman dejó el país por temor, tras denunciar "seguimientos sospechosos", y el Gobierno reveló su destino.
 
El primer periodista que dio la noticia de la muerte del fiscal Alberto Nisman a través de twitter, Damián Pachter, contó que debió "elegir el exilio por miedo a ser asesinado". Insólitamente, la cuenta oficial de la Casa Rosada dio información de la salida del país de Pachter, donde se afirmó que retornará al país el 2 de febrero. El mensaje fue acompañado de una captura de pantalla del pasaje de Pachter. La agencia oficial Télam también mostró esa imagen.
 
El periodista exiliado compró pasajes en diferentes aerolíneas, para tratar de que las personas que lo seguían no pudieran localizar su destino final. El primero de ellos lo hizo por Aerolíneas Argentinas, con ida y vuelta.
 
Consideró que si esta información era obtenida por la ex SIDE y se filtraba a los medios oficialistas, dejaba en evidencia a quienes recibían información de los servicios. Cabe destacar que, por normas internas de la aerolínea estatal, esta no puede revelar ese tipo de datos.
 
Más allá de la brutalidad política extrema de exponer los datos de un ciudadano que deja el país luego de denunciar que sufre amenazas y es objeto de espionaje por haber dado la primicia de la muerte del fiscal Nisman, la brutalidad de un Estado que en vez de ponerse a disposición para garantizarle seguridad y averiguar el origen de las amenazas, lo escracha y lo expone.
 
El Gobierno de CFK intentó "desmentir" que el periodista Pachter, haya abandonado el país amenazado y porque se sabía espiado y lo hizo con tanta brutalidad que terminó confirmándolo. Y no solo reveló los datos del vuelo del periodista amenazado, sino que además evidenció que lo espiaban. 
 
La Opinión Popular

25-01-2015 / 09:01
  La presidenta Cristina Fernández hace exactamente un mes que casi no habla con nadie. No apareció más en actos público ni se conocieron fotos suyas clásicas de la gestión. Sólo se reúne a veces con su hijo Máximo, muy poco Carlos Zannini, y no mucho más.
 
Los funcionarios K se toman la cabeza por lo que está a la vista: una Presidenta frívola y desprovista de cualquier desparpajo, decidida a sostener primero que Nisman se suicidó y dos días después decir que lo asesinaron, y, lo que es peor, a obligar a toda su tropa de funcionarios, adulones y serviles a que la sigan en ese insólito giro.
 
¿Por qué?, porque un par de encuestas que leyó le explotaron en la cara. La inmensa mayoría de los ciudadanos de a pie desconfía de la versión del suicidio y responsabiliza al gobierno por lo ocurrido con el extinto fiscal.
 
La imagen deplorable de los caciques del PJ leyendo un documento que Zannini les entregó para que repitan como loros el verso increíble del golpe de Estado que prepara Clarín, y sus principales voceros pegando volteretas indecorosas para desdecirse de lo que apenas 48 horas antes había quedado registrado en los grabadores, todo porque "esa es la posición que fija nuestra presidenta".
 
Las voces más sensatas de los K y algunos de sus aliados críticos pintan a una Presidenta y un gobierno paralizado, desorientado, y con recurrentes ataques de pánico. Todos atornillados a sus sillones a la espera del papelito que cada mañana llega desde Cristina para decirles qué tienen que hacer y decir.
 
Muchos de los K advierten el peor de los escenarios: que el caso del presunto asesinato del juez Nisman, les estalle en medio del arranque de la campaña electoral. Es evidente que la muerte de Nisman y las crecientes responsabilidades del gobierno que van apareciendo perjudican sus chances electorales, impactarán aún más en la imagen negativa que tiene Cristina, y le harán daño a Daniel Scioli, que hoy aparece como el candidato obligado, le guste o no le guste a Cristina.
 
También todos coincidieron en que de todo este embrollo saldrán beneficiados Sergio Massa y Mauricio Macri. Justo el infierno tan temido para un gobierno que dirigía la campaña hacia el relato del país de las maravillas que conduce la Jefa, y que pretendía, con propaganda y dádivas, instalar la fantasiosa idea de que "así como venimos, ganamos en primera vuelta".
 
"Esta mujer nos ha dejado a todos culo pa' el norte", se quejó un gobernador de provincia cuyana. "Estamos paralizados, arrinconados y con respuestas al boleo como un boxeador al borde del nocaut", graficó la escena un subsecretario de Estado.
 
Hay un nuevo temor: que la causa por la muerte de Nisman, si se comprueba que fue un asesinato o que el fiscal fue inducido a matarse, deje el fuero ordinario y pase al fuero federal. Es decir que aterrice en Comodoro Py, ese bastión ahora inexpugnable para los operadores K.
 
Difícil saber si ese escenario también aterra a la Jefa de todos ellos, cada vez más decidida a hablar en Olivos sólo con su propia sombra.

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar