La Opinión Popular
                  02:32  |  Miércoles 27 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Hay que elegir un modelo de país y terminar con el clientelismo. Necesitamos realmente llegar con cosas concretas, con propuestas. El país tiene que cambiar”. José Manuel de la Sota
Nacionales - 27-06-2013 / 10:06
RELEVOS EN LAS CÚPULAS MILITARES

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército

Golpe a Rossi: Cristina puso a César Milani como jefe del Ejército
En primer plano, César del Corazón de Jesús Milani; en el medio, Arturo Puricelli; luego, Luis Pozzi.
Cuando era ministro de Defensa, Arturo Puricelli, remitió el legajo de quien ya era el vicejefe del Ejército y jefe de inteligencia de la fuerza, general de división César del Corazón de Jesús Milani, al fiscal de Tucumán que investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el Operativo Independencia contra el ERP.
 
El director de Inteligencia era hasta ahora subjefe pero condicionaba al titular, Luis Alberto Pozzi. La presidenta lo ascendió y condicionó al flamante ministro de Defensa, Agustín Rossi. También cambió al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, que será Luis María Carena.
 
Los detractores de Milani le atribuyen ser el cerebro del controvertido Proyecto X, de espionaje sobre las organizaciones sociales. También le endilgan una influencia crucial sobre el contraalmirante Manuel Tomé, responsable de la inteligencia naval. Se espera un arduo debate en el Senado.
 
La Opinión Popular

 
Cristina Kirchner ascendió a César Milani como jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas, en reemplazo del teniente general Luis Alberto Pozzi.
 
General de División, Milani es director general de inteligencia y desde 2010 por orden de Cristina Kirchner es subjefe del Estado Mayor General del Ejército.
 
Su ascenso lo convierte en el primer jefe de inteligencia del ejército que llega al máximo cargo en democracia, aunque antes deberá sortear un duro debate por su pliego en el Senado.
 
En la fuerza lo definen como uno de los más poderosos del ejército. "Es más pesado que contenedor de bochas", repiten. Con su nombramiento, la presidenta condiciona a Agustín Rossi, recientemente asumido en reemplazo de Nilda Garré.
 
Cuando se debatió su pliego en la Cámara alta, la oposición recordó que Milani tuvo dos arrestos en su carrera.
 
El primero fue por 8 días y dictado el 19 de diciembre de 1988 por desobedecer una orden de su superior. Fue poco después del recordado levantamiento del cuartel militar de Villa Martelli, liderado por el coronel Mohamed Alí Seineldín.
 
La otra fue el 20 de septiembre de 1994, cuando ya se desempeñaba como jefe Accidental de Unidad, por permitir que la revisión de armamento quede a cargo de un suboficial subalterno. Nunca se comprobó su participación en el levantamiento carapintada que puso en vilo al gobierno de Raúl Alfonsín.
 
La Presidenta decidió también que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
La Presidenta decidió además que el General de Brigada Luis María Carena asuma en reemplazo del Brigadier General Jorge Alberto Chevalier en la Jefatura del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
Por su parte, el Contraalmirante Gastón Fernando Erice reemplazará al Almirante Daniel Alberto Enrique Martín como Jefe del Estado Mayor General de la Armada.
 
Mientras que el Brigadier Mayor Mario Miguel Callejo asumirá al frente del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea en reemplazo del Brigadier General Normando Costantino.
 
Diplomático, Ross consideró que "merece un reconocimiento particular el trabajo realizado por el Brigadier General Chevalier quien nos acompañó durante una década al frente del Estado Mayor Conjunto y fue parte de los primeros cambios impulsados por Néstor Kirchner apenas asumió como Presidente de la Nación".
 
Fuente: La Política Online

Agreganos como amigo a Facebook
26-05-2015 / 12:05
26-05-2015 / 12:05
 
El secretario general de La Fraternidad, Omar Maturano, aseguró hoy que el paro de transporte previsto para el 9 de junio es "inevitable por la soberbia del Gobierno", pidió que ese día no haya piquetes y replicó los cuestionamientos de Cristina Fernández a la dirigencia sindical, al advertir que "gracias a Dios, la Presidenta no es Evita".
 
"Es inevitable por la soberbia del Gobierno, acá hay una «no realidad» de lo que se vive. Cuando hablan de que estamos viviendo en otro país es toda una mentira. Cuando hablan de que vivimos en democracia, los que pensamos diferente somos destituyentes. Gracias a Dios vivimos en democracia y los trabajadores tenemos derecho a protestar", aseguró.
 
El titular del gremio de conductores de trenes afirmó que desde 2013 existe "un cepo a las paritarias" que hicieron "perder entre el 8 y el 10 por ciento del poder de compra" del salario.
 
"En estos tres años tuvimos problemas, no se podía pedir más de lo que necesitábamos. El trabajador, de por sí, pide más de lo que necesita. El 27 por ciento es menos de lo que pensamos pedir porque ya en 2013 y 2014 nos pusieron un cepo a la paritaria y perdimos poder adquisitivo del salario, calculamos que perdimos el 8 o el 10 por ciento. Por eso decimos que hay un cepo o un techo al pedido de paritarias", afirmó.
 
Maturano también cuestionó los dichos de ayer de la Presidenta, que en su discurso en la Plaza de Mayo reclamó a los dirigentes gremiales que después del 10 de diciembre "pongan la misma fuerza para obtener todos los aumentos que los trabajadores argentinos han logrado".
 
"Siempre escuchamos esas novedades, pero gracias a Dios la Presidenta no es Evita. Evita hablaba a los compañeros, a la gente, bajaba a los lugares de trabajo y los convencía. Y eso es lo que nos corresponde a nosotros. La verdad es que la compañera viva otra realidad, no la nuestra", aseveró.
 
La Opinión Popular

26-05-2015 / 12:05
26-05-2015 / 09:05
 La presidenta Cristina Fernández utilizó la fecha patria para intentar sacar rédito partidario en un año electoral, llenando la Plaza de Mayo con militantes ultra K pagos. Realizó así otra puesta en escena y en lugar de referirse a la gesta histórica de Mayo de 1810, usó una hora de cadena nacional para mencionar las mentiras del relato K y hacer proselitismo.
 
Estuvo rodeada de polémicos funcionarios con gruesos prontuarios como: el multiprocesado Boudou, el primer vicepresidente inculpado por corrupción; el canciller Timerman, repudiado por su propia colectividad a partir del oscuro pacto con Irán; y Hebe de Bonafini, principal sospechosa del robo de de $1200 millones que, en lugar de construir viviendas sociales, terminaron engrosando el patrimonio del parricida Schoklender y de otros personajes oscuros del mundo K.
 
Otra vez la Plaza lució repleta de funcionarios aplaudidores, militantes rentados y beneficiarios de planes sociales movilizados en micros desde ciudades y provincias donde reina la marginalidad, a partir de aberrantes mecanismos de clientelismo político. Y lo peor de todo es que aunque Cristina y los integrantes de su gobierno saben que gran parte la audiencia fue forzada a asistir, se auto engañaron y se envalentonaron.
 
En la puesta en escena, Cristina tuvo el suficiente tiempo para enumerar el conocido relato oficial K. Con una oratoria melodramática, lo hizo en la cadena nacional número 20 de este 2015. Pero omitió indicar que, en esta supuesta "década ganada", nos deja 12 millones de pobres, una inflación insólita, conflictos con todos los países occidentales incluidos Brasil, Uruguay y Chile, un puñadito de dólares en las reservas, toda la infraestructura de energía devastada, los narcos, la inseguridad, todos los gremios en pie de guerra y una sociedad partida innecesariamente, entre otros logros.
 
En el extenso discurso de anoche, Cristina reconoció que es soberbia y le falta humildad (podría aplicarse un baño con ese valor) y admitió que millones de argentinos desconocen partes esenciales de la historia. No fue necesario que mencionara  que esto ocurre como consecuencia de las funestas políticas educativas.
 
También la Presidenta aseguró que "no" tiene "nada" de que avergonzarse y tampoco cuenta con "ninguna cuenta en el exterior que me puedan descubrir". Llamó la atención el vocabulario elegido. Nunca afirmó Cristina que no tiene cuentas en el exterior, sino que no pudieron descubrirlo.
 
Cristina pidió el voto para las políticas K, no para los candidatos del PJ. Como todo caudillo que debe dejar el poder, no destinó sus palabras a conquistar a alguien, sino a retener a los que ya tiene. Intenta así consolidar una base social propia para seguir interviniendo en el proceso político una vez que haya ido. Su objetivo principal no es consagrar al sucesor. Es condicionarlo.
 
Lo que debería haber sido un encuentro pluralista de todos los argentinos fue un acto político sectario del cristinismo, que costó varios millones de pesos y que fue bancado por todos los ciudadanos que pagamos los impuestos. La partidización de la fecha patria quedó demostrada con la ausencia de banderas argentinas en la convocatoria. Sólo se vieron pancartas de La Cámpora y de otras agrupaciones financiadas por el gobierno de CFK con los dineros del Estado.
 
La Opinión Popular

25-05-2015 / 11:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar