La Opinión Popular
                  18:02  |  Lunes 08 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Yo suscribo la teoría de Julio Bárbaro: el kirchnerismo y el menemismo son enfermedades del peronismo y ya nos vamos a curar". Carlos Verna, gobernador de La Pampa
Entre Ríos - 21-05-2012 / 19:05
TRABAJADORES DE SENASA DE ATE ENTRE RÍOS PARAN EL 23 Y 24 DE MAYO

Rechazo del insuficiente aumento salarial que el Poder Ejecutivo acordó con UPCN

Rechazo del insuficiente aumento salarial que el Poder Ejecutivo acordó con UPCN
Trabajadores del Senasa decretaron un paro nacional para el 23 y 24 de mayo en reclamo de la apertura de una mesa de negociación paritaria que permita discutir salarios con la presencia de todos los gremios.
Trabajadores de Senasa organizados en ATE Entre Ríos adhirieron al paro decretado por la conducción nacional para los próximos 23 y 24 de mayo. La medida es en rechazo del aumento salarial que el Poder Ejecutivo acordó con UPCN, al que se declaró insuficiente.
 
Se reclama la apertura de paritarias libres y se rechaza el recorte de los viáticos en un 40% que lleva adelante la Jefatura de Gabinete. A la medida la acompaña Apumag, el gremio que agrupa a los profesionales del Ministerio de Agricultura.

 
Trabajadores del Senasa decretaron un paro nacional para el 23 y 24 de mayo en reclamo de la apertura de una mesa de negociación paritaria que permita discutir salarios con la presencia de todos los gremios.
 
Sobre el recorte en un 40% de los viáticos, aseguran que limita peligrosamente las tareas propias del organismo de sanidad sanitaria, entre otros reclamos de larga data en el organismo, que ante la ilegal falta de apertura paritaria no se les da solución.
 
Alberto Mendoza, delegado de ATE Entre Ríos, explicó que el rechazo al aumento salarial otorgado es por insuficiente y por su condición de arbitrario, puesto que ATE no fue convocado a la respectiva negociación. En este sentido, el delegado mencionó entre las evaluaciones el hecho de que el gobierno cercena el diálogo, donde se le exigirán a las autoridades que se abran los canales institucionales de debate.
 
Además informó que se está llevando adelante una redefinición de las tareas en el Senasa, por lo que los trabajadores solicitan participar en la reorganización del mismo. En este sentido, el delegado señaló que el reclamo a las autoridades políticas del organismo es para que defiendan la función y los recursos que le permiten operar. También indicó que el recorte en los viáticos es un obstáculo más que se suma a la larga lista que dificulta su funcionamiento.
 
Si bien la cuestión salarial es la que más urge a los trabajadores, se plantearon reclamos vinculados al pase a planta permanente, a los adicionales por zona que se adeudan desde hace tiempo a trabajadores encuadrados en el artículo 9 (planta temporaria), por el corrimiento de grado que aún no han tenido respuesta por parte de las autoridades, al igual que otros temas de relevante importancia.
 
Fuente: UNO

Agreganos como amigo a Facebook
08-02-2016 / 17:02
 
Las informaciones sobre el distanciamiento entre los principales dirigentes del PJ señalan que no sería extraño que el fenómeno nacional de la ruptura del bloque del Frente para la Victoria (FPV) se cristalice también en la provincia.
 
El diputado provincial, José Allende, celebró la "cintura política y la capacidad" de Gustavo Bordet para "ubicar a la provincia en un lugar óptimo", respecto a la relación con el Gobierno de Mauricio Macri. "Es muy inteligente lo de Bordet, es fundamental la relación con la Nación porque estamos en un país federal, me parece sumamente correcto que sea así, sin claudicar en los derechos de la provincia y las ideas peronistas".
 
En ese sentido, frente al posicionamiento de los diputados nacionales de Entre Ríos, especialmente Carolina Gaillard, Jorge Barreto, Juan Manuel Huss y Lautaro Gervasoni, enrolados en el ala de "la resistencia" cristinista, Allende planteó que "yo entiendo que deben responder la política provincial y si no, deberán responderle a los entrerrianos".
 
Allende fue mucho más allá y volvió a cargar contra el personalismo de Sergio Urribarri al declarar que "en este momento difícil de la provincia y ante los debates profundos que hay que dar, cómo me hubiese gustado que sea (Faustino) Cacho Schiavoni un representante de Entre Ríos, como se había hablado que iba a ser y no los que llegaron por arreglos políticos".
 
"Pueden ser buenísimas personas", añadió Allende, en clara referencia a los diputados nacionales por Entre Ríos- "pero no están a la altura. Lo tenemos a Julio Solanas, con antecedentes y pergaminos de sobra, pero no en otros".
08-02-2016 / 13:02
07-02-2016 / 13:02
Durante el fin del reinado absoluto de Cristina Fernández, muy pocos gobernadores del PJ se atrevieron a reconocer que habían dejado de recibir fondos de la Nación para obras desde mediados de 2015. Cristina cerró todos los grifos seis meses antes de irse. El plan era: debían encolumnarse solo detrás de Ella y asegurarle una salida victoriana.
 
Las provincias que no formaban parte del unicato cristinista venían denunciando desde hace mucho el manejo discrecional de los fondos coparticipables y la distribución caprichosa y hormonal de la obra pública. Pero eran ninguneados desde el atril iluminado y pisoteados por "la mujer más buena y más inteligente de toda la historia argentina", según Ella misma.
 
Todas las quejas provinciales eran mentiras miserables perpetradas por las corporaciones económicas internacionales, y también intergalácticas, que controlaban a la oposición como títeres de trapo, y que sólo buscaban detener el crecimiento fenomenal de la Argentina, ya por encima de Alemania, Canadá y Australia, sin pobreza y con una economía con más previsibilidad que la japonesa.
 
Frente al autoritarismo exacerbado de la presidenta, todos sabían que atreverse a cuestionar públicamente el relato K equivalía al destierro inmediato, con pena de traición a la patria, como ya le había pasado a decenas de importantes y valiosos cuadros kirchneristas.
 
El ex gobernador Sergio Urribarri no dijo públicamente nunca nada que no fuera "gracias Néstor, gracias Cristina". Cien por ciento pragmático, como sus ideas y como todo en su vida. El "soñador entrerriano" fue leal hasta el último día de su mandato, aún cuando ya sabía que el plan maestro de Cristina había fallado.
 
Así, el nuevo gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, asumió con el tanque vacío. En poco más de dos meses de gobierno hizo casi nada, no porque no quiera -en caso de que así fuese-, sino porque no tiene con qué.  
 
Ahora, Bordet, intenta despegarse sosteniendo que se está desarrollando "un proceso de reacomodamiento del peronismo" que permite entender los últimos movimientos ocurridos, por ejemplo, dentro del bloque de diputados del Frente para la Victoria-PJ y entre los gobernadores justicialistas con relación al gobierno que encabeza Mauricio Macri.
 
"Hay un proceso de reacomodamiento del peronismo. Las elecciones no nos dejaron el resultado que esperábamos. Hay distintos posicionamientos. Hay un sector que piensa una política confrontativa con el Gobierno Nacional, otro propone aggiornamiento y otros pretenden ser una oposición seria que garantice la gobernabilidad", sostuvo durante una entrevista radial.
 
El mandatario provincial opinó que el actual "es un mandato de tiempo de consensos y de acuerdos" y aseveró que "la gente quiere que (los gobernadores) resolvamos los problemas y hagamos las obras que el país necesita, que resolvamos las cuestiones estructurales".
 
Como en una parábola, Bordet podría interpretar -y seguro le gustaría- que el gobierno nacional de Macri ahora arrancará con una impronta federal y que -lo que más importa- volverá la parte del dinero suspendido hace ocho meses.
 
La Opinión Popular

07-02-2016 / 13:02

La alternativa, impensada unos meses atrás, se vuelve posible en el río revuelto de un peronismo que habilita su discusión interna cada vez que una derrota electoral lo lleva a la oposición.
 
Durante la semana en la que por primera vez en muchos años el kirchnerismo se permitió una disidencia, con la fractura del bloque de diputados nacionales, y la conducción del partido llamó a internas para mayo, todo parece posible.
 
Pero Busti insiste: "Creo que al peronismo no lo expresa una casa, un edificio, un nombre como el de Partido Justicialista, sino la memoria de sus fundadores, Perón y Evita, un pensamiento, una historia y que eso se expresa en un sentimiento. La herramienta electoral es algo secundario", asegura, quien en 2011 fundó un partido propio, el Frente Entrerriano Federal (FEF), con el que se presentó a elecciones, por primera vez en su extensa trayectoria política, por afuera del PJ.
 
"Me han llamado muchos dirigentes, compañeros que creen legítimamente que el PJ es la herramienta", cuenta Busti. Y aclara:"Yo los respeto profundamente, pero la verdad que no tengo ánimo como para ir al PJ a competir contra aparatos. No tengo voluntad ni ánimo y además me siento muy cómodo en el Frente Renovador". 
 
Los que en el PJ, hasta ayer "daban la vida" por Cristina (como hasta antes de ayer ya la habían dado por Menem y luego por Duhalde) comenzaron a romper el cascarón del nuevo ciclo incubado durante doce años de dominación K en el peronismo.
 
El quiebre del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria (FpV) fue la cristalización de lo que en soledad fueron expresando inicialmente los hermanos Rodríguez Saá, pero también el cordobés De la Sota quienes nunca agacharon la cabeza ante el cristinismo.
 
Pero mucho más cerca en el tiempo, lo que terminó intentando capitalizar la candidatura de Sergio Massa, y lo que un gran sector del PJ (y también de la sociedad) le pedía -en vano- a Daniel Scioli.
 
¿Qué le pedía? Una mirada introspectiva, sincera, despojada de la férrea obediencia que les permitiera ver errores, corregir rumbos, rectificarse. Nada de eso es posible en el sórdido entramado K cuya Meca es El Calafate.
 
Esa propensión al rigor que el propio Massa supo definir como "de látigo y billetera" y cuyo papel le cabía de maravillas a Cristina Fernández sólo podía prolongar su existencia con un triunfo de Scioli. Pero eso no ocurrió.
 
Este desmoronamiento, no sólo de algunos símbolos del cristinismo, sino también de algunas de sus figuras como Milagro Sala, es el derrumbe de un ciclo político efectivo. Hoy por hoy, el cristinismo -al menos en su versión netamente justicialista- es un enfermo terminal.
 
La Opinión Popular

07-02-2016 / 12:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar