La Opinión Popular
                  09:22  |  Lunes 26 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Hoy en día la gran preocupación es que es más el dinero que se fuga que el dinero que llega. No queremos que el argentino invierta en otro país, queremos que la invierta en la Argentina". Fernando “Pino” Solanas
Internacionales - 05-05-2012 / 09:05
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 5 DE MAYO DE 1893, EN EL SALVADOR, NACIO FARABUNDO MARTÍ

Farabundo Martí: Revolución o Muerte

Farabundo Martí: Revolución o Muerte
Afiche del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional donde invita a participar a la militancia y público en general al acto Conmemorativo de 118 Años del Natalicio del líder Farabundo Martí. Tras alcanzar la victoria el FMLN en las elecciones presidenciales de 15 de marzo de 2009, su candidato Mauricio Funes asumió la Presidencia de la República de El Salvador el 1 de junio de 2009.
El 5 de mayo de 1893, en Teotepeque, República de El Salvador, nació Agustín Farabundo Martí un auténtico internacionalista que arremetió contra la reacción salvadoreña y contra el imperialismo yanqui opresor.
 
En defensa de los trabajadores, Martí actuó valiente y decidido cuando la lucha de clases era difícil y explosiva. Encarcelado varias veces, varias veces se puso en huelga de hambre y varias veces fue expulsado del país, pero siempre estuvo presente en la lucha.
 
Farabundo Martí pertenece a la generación de revolucionarios internacionalistas y a la constelación de las grandes figuras empreñadas en transformar la sociedad latinoamericana.
 
Fue fundador del Partido Comunista de Centro América y mostró en los hechos su arrojo antiimperialista, tanto con el fusil como con la pluma, habiendo obtenido el grado de Coronel, en el Estado Mayor Internacional de Sandino, y Secretario Privado del héroe nicaragüense.
 
Farabundo y otros líderes del PCS fueron arrestados en la insurrección general del 22 de enero de 1932, y el 1 de  febrero, ejecutado por un escuadrón del ejército salvadoreño.
 
Pero, dicen los centroamericanos, que Farabundo no murió ese día, hoy vive y será siempre la inspiración y guía de los revolucionarios que buscan la transformación total de El Salvador y la Centroamérica toda.

 
La Opinión Popular

BIOGRAFÍA DE A. FARABUNDO MARTÍ
 
(1983-1932)
 
Nació en Teotepeque, La Libertad, Departamento de El Salvador, el 5 de mayo de 1893 y creció en las remotas montañas de la costa balsameras de ese lugar. Farabundo crece en medio de colonos y jornaleros.
 
A sus 20 años, como estudiante ya se identificaba con la clase trabajadora. Farabundo se bachillera en 1913 de un colegio salesiano, obteniendo el diploma de bachiller en ciencias y letras.
 
Martí ingresa a la Universidad Nacional en la carrera de Jurisprudencia y Ciencias Sociales.
 
Comenzó a jugar un rol activo en la lucha contra el régimen de Meléndez-Quiñonez a temprana edad.
 
Por organizar un acto en apoyo a la Asociación de Estudiantes Unionistas, grupo guatemalteco que exigía el fin de la dictadura de Estrada Cabrera en ese país vecino es encarcelado en Zacatecoluca.
 
En 1920 la Asociación de Estudiantes Universitarios pide la libertad de Farabundo Martí.
 
Ese mismo año Farabundo es deportado a Guatemala, al exilio por cinco años en donde continua sus estudios en la Universidad de San Carlos.
 
Durante meses desaparecía de las aulas, donde finalmente se le encontraba trabajando en una fábrica de cervezas, como peón en los ingenios de azúcar o como albañil...de esta manera logró experimentar en carne propia la explotación que sufría el pueblo...
 
Martí aprende en este periodo gran parte de la lengua vernácula de las comunidades Quiche viviendo entre ellos...
 
Sigue su formación y se identifica con los oprimidos y se une a la lucha de los Indios del Quiché.
 
Martí es denunciado por los patronos alemanes de las fincas de café (Guatemala) y por su actividad revolucionaria en Guatemala debe partir para México.
 
Allí se unió a los trabajadores mexicanos para luchar contra la opresión capitalista. Luego regresa a Guatemala.
 
En 1925, un grupo de estudiantes fundan en Guatemala el Partido Comunista Centroamericano y Martí ocupa el cargo de secretario del exterior. Este partido fue disuelto en 1927 y Martí deportado a El Salvador, y de El Salvador a Nicaragua por órdenes del Presidente Alfonso Quiñonez.
 
A los pocos días regresa clandestinamente a El Salvador a seguir organizando a los trabajadores.
 
Ya desde 1925 hasta 1928 trabaja febrilmente junto a la Federación Regional de Trabajadores de El Salvador. 
 
Farabundo conocido bajo el pseudónimo de "El Negro" se gana nombre en los círculos de intelectuales.
 
En 1928 viaja a New York para tomar contacto con la dirección central de la Liga Antiimperialista de las Américas que le encarga situarse en Nicaragua como su representante ante Sandino.
 
En El Salvador lo nombran responsable de una Brigada que luchará junto al héroe nicaragüense.
 
Después de luchar en Nicaragua junto a Sandino, viajó a México donde se convirtió en el Líder Latinoamericano del Socorro Rojo Internacional.
 
En 1930 regresa a El Salvador y funda junto a otros compañeros el PCS, partido que rápido se pone a la cabeza de los trabajadores y del pueblo que ha sufrido regímenes sucesivos de opresión.
 
Fue deportado nuevamente a fines del 1930 y hecho prisionero en la embarcación Venezuela con rumbo a Florida, pero con la solidaridad de los trabajadores de aquel lugar, Farabundo se negó a desembarcar y fue traído nuevamente a El Salvador, pero lo subieron en otro barco rumbo a Nicaragua.
 
Ninguno de los gobiernos reaccionarios del área lo admitía en su país.
 
En el Puerto de Corinto de Nicaragua se escapó de un bote y regresó de inmediato a El Salvador el 1º de febrero de 1931.
 
A esa altura la lucha se había incrementado en El Salvador con huelgas, protestas en todo el país contra la opresión y persecución política, el desempleo, el hambre y la pobreza.
 
La persecución, el arresto y la deportación era algo común.
 
Farabundo y otros líderes del PCS fueron arrestados en la insurrección general del 22 de enero de 1932.
 
El 1º de  febrero fue ejecutado por un escuadrón del ejército salvadoreño.
 
Por Miguel Eduardo Landro Lamoureux
 
Fuente: Nac&Pop

Agreganos como amigo a Facebook
26-01-2015 / 09:01
26-01-2015 / 08:01
En 1952, Egipto estaba sumido en una grave crisis a todos los niveles: corrupción, desprestigio de la figura del rey, control absoluto por parte de los británicos y los franceses, miseria de la población, etc. El ejército también se encontraba convulsionado por la derrota frente a Israel en la Guerra árabe-israelí de 1948.
 
El 26 de enero de 1952, cinco meses antes de la revolución que terminó con la ocupación inglesa y el reinado de Faruk en Egipto, El Cairo ardió en llamas en lo que se recuerda como "el sábado negro".
 
El desencadenante de estos incidentes fue el asesinato de 50 policías egipcios a manos  de las tropas de ocupación británicas. Estas muertes provocaron las protestas anti-británicas, que se alzaron de forma organizada quemando y saqueando algunas zonas de El Cairo ante la ausencia de fuerzas de seguridad en la capital egipcia.
 
Una manifestación que comenzó pacíficamente se convirtió de repente en una "multitud inmensa que se abalanza en los distritos ricos, prendiendo fuego -como si fuera parte de un plan preestablecido- a todos los establecimientos que mostraban un cierto grado de lujo o sugerían de algún modo connivencia con el extranjero", recuerda una periodista egipcia cincuenta años después en el diario Al Ahram.
 
Los disturbios afectaron a alrededor de 750 edificios, entre ellos tiendas, cafeterías, hoteles, restaurantes y teatros propiedad de la clase alta egipcia y británicos asentados en El Cairo. Algunos de ellos fueron, además, tomados como rehenes en esta rebelión.
 
Por Carlos Morales

25-01-2015 / 18:01
 
La crisis política en Egipto de 2011, conocida internacionalmente como la Revolución egipcia, y también como la Revolución de los jóvenes o la Revolución blanca, fueron una serie de manifestaciones callejeras que comenzaron el martes 25 de enero de 2011, el llamado Día de la Ira, y que se difundieron por todo Egipto, llevada a cabo por diversos grupos sociales e inspirada principalmente en la Revolución tunecina.
 
Las manifestaciones y revueltas se originaron como una protesta por el exceso de brutalidad policial, las leyes de emergencia del Estado, las altas tasas de desempleo, el deseo de aumentar el salario mínimo, la carencia de viviendas y alimentos, la inflación, la corrupción, la falta de libertad de opinión, las pobres condiciones de vida, factores estructurales-demográficos.
 
La principal meta de los manifestantes era forzar la salida del presidente Hosni Mubarak, quien llevaba en el poder casi 30 años. 18 días después del inicio de las protestas, el viernes 11 de febrero, Mubarak finalmente dimitió.
 
Luego de estos hechos, a partir del mes de julio del mismo año, se sucedieron nuevas manifestaciones en contra del régimen recientemente derrocado, exigiendo la aceleración en los avances del proceso hacia la transición democrática, por lo que finalmente, el Jefe del ejército del país, Mohamed Hussein Tantawi, convocó a comicios electorales.
 
Se celebraron nuevas elecciones democráticas en esta nación afroasiática el jueves 21 de julio de 2011, siendo elegido Presidente del pueblo egipcio, Mohamed Morsi.
 
La Opinión Popular

24-01-2015 / 18:01
 
Todo huele mal en torno a la muerte del fiscal. A Nisman le dieron pistas falsas. Lo sostuvo la Presidenta y también Zaffaroni, ecuánime evaluador de cualquier cosa que concierna al kirchnerismo.
 
Nisman afirmaba que existía un plan para encubrir a los imputados iraníes. Y daba los nombres de una pandilla: D'Elía, Esteche, Yussuf Khalil, el camporista del riñón presidencial Andrés Larroque, Héctor Luis Yrimia y Allan. En caso de que las operaciones hayan sido confiadas a esos sujetos, el panorama es tétrico.
 
La Presidenta, en su primera carta a los argentinos, no se olvida de mencionar a Flor y Maximito, pero no tiene una palabra para la familia del fiscal. Todo sucede en esa carta como si quien la escribió fuera insensible. A la Presidenta le falta imaginación moral. El estilo es el de una enredada divagación, cuya chatura no impide que todo suene inapropiado y casi delirante.
 
De la segunda carta de la Señora Presidenta mejor no hablar. Nisman fue un cabeza de chorlito que le hizo caso a Stiuso (sólo porque así se lo había ordenado Néstor Kirchner). Si la primera carta era insensata, ésta es cruel y vengativa. Cristina Kirchner no escribe a la altura de la función que desempeña.
 
La pesadilla no es sólo lo sucedido. La pesadilla es no entender lo que sucedió. Las pruebas que iba a presentar Nisman hablan de un pacto cuyos frutos serían injustos para con las víctimas e irrisorios en términos de interés nacional. Nos vendíamos barato.
 
Nuestra política internacional tiene dos ejes: el amateurismo de la conducción diplomática local y el giro de la Argentina dentro de las zonas de influencia planetarias. En ese giro, el amateurismo argentino creyó que podía comportarse como país "grande" cuando ponía en práctica una estrategia poco responsable para un país que es tercera línea en la geopolítica mundial.
 
Y por si esto no alcanzara, están los espías y los servicios de inteligencia, una estructura de poder desconocida que cambió de jefe en diciembre. Ese cambio fue un presagio. Algo iba a suceder porque, sencillamente, nadie previó la enorme dificultad de reformar un servicio de inteligencia cuyos jefes no quedan nunca del todo a la intemperie. Mayor dificultad todavía si el nuevo jefe designado no es un experto.
 
En su segunda carta, la Presidenta afirma que la operación contra el Gobierno no consistió en la denuncia de Nisman, promovida por Stiuso, sino en su asesinato. Las acusaciones del fiscal fueron simplemente un motivo aparente para que se pensara que sus asesinos provenían del Gobierno. Flor de trama para quien quiera ser el Rodolfo Walsh de esta etapa.

24-01-2015 / 14:01
NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar