La Opinión Popular
                  13:59  |  Jueves 11 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“No existe más el control remoto que nos dice qué tenemos que hacer. Seremos oposición en las cosas que tenemos que oponernos y trataremos de acompañar aquellas cosas que le sirven a la gente”. Diego Bossio
Internacionales - 24-04-2012 / 11:04
INESPERADO AVANCE DE LA EXTREMA DERECHA

Sarkozy y Hollande salen ya a buscar el voto de ultraderecha

Sarkozy y Hollande salen ya a buscar el voto de ultraderecha
Françoise Hollande - Nicolas Sarkozy.
Tras el ajustado triunfo de Françoise Hollande ante el mandatario Nicolas Sarkozy en los comicios presidenciales en Francia, las estrategias, de cara al balotaje del 6 de mayo, de ambos candidatos, será captar votos de la ultraderecha, que creció a un 18%, algo que preocupa a Europa.
 
El crecimiento de Marine Le Pen en Francia causa escalofríos en las capitales europeas, que no quieren asistir a un revival de los años 30 y temen que la ola populista y antieuropea de Francia se extienda a sus vecinos con crisis económica y social.
 
La derrota de Sarkozy seria, también, la derrota de Angela Merkel, la canciller alemán que ha puesto todo para sostenerlo en Francia.La posible victoria de Hollande en el balotaje, se trataría de las primeras señales de 'rebelión' a las políticas de Merkel, ya que Francia será el único gran país de la eurozona gobernado por la izquierda y por ello, una poderosa fuerza de promoción del crecimiento en un período de recesión en el bloque.
 
Marine Le Pen no dio ninguna consigna de voto y lo más probable es que llame a votar en blanco.
 
La Opinión Popular

Hollande y Sarkozy se preparan para el ballottage
 
El presidente francés deberá cortejar a la extrema derecha, que obtuvo casi el 20% de los votos, y al centro. Su rival y ganador de la primera vuelta aparece arriba en los sondeos y tiene el apoyo de la izquierda y los ecologistas
 
Hollande y Sarkozy se enfrentarán el 6 de mayo en la segunda vuelta, pero la dinámica, de acuerdo a los resultados del domingo, es favorable al socialista.
 
Según dio a conocer el Ministerio del Interior, tras el recuento de casi todos los votos Hollande alcanzó el 28,63% y el presidente Sarkozy logró el 27,08 por ciento. Pero la estrecha diferencia se estiraría a unos 10 puntos porcentuales en la segunda vuelta, de acuerdo a tres encuestas reveladas en la noche del domingo y realizados luego del cierre de las urnas.
 
El sondeo realizado por el instituto CSA para medios franceses arroja que Hollande lograría el 56% de los votos, mientras que el actual presidente sólo alcanzaría un apoyo del 44 por ciento. Las otras dos encuestas se mantienen en sintonía. El instituto Ifop da al primero el 54,5% de los sufragios y al actual presidente el 45,5% restante. Y la consultora Ipsos otorgó al socialista el 54% de las intenciones, frente al 46% de su rival.
 
Hollande recibiría en segunda ronda el apoyo de los seguidores del aspirante del Frente de Izquierda Jean-Luc Mélenchon. Entre un 86% y 91% de esos votantes admitió que se decidirá por el socialista. Y el propio candidato llamó a movilizarse para "derrotar de Sarkozy".
 
El líder socialista también recibió un espaldarazo de la candidata ecologista Eva Joly, quien pidió explícitamente votar por él, aunque este domingo apenas cosechó el 2% de las adhesiones.
 
Del otro lado del espectro político, Sarkozy conseguiría numerosos votos de los que apoyaron a la líder del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, quien dio la noticia de la jornada al alzarse con el 18,12% de los votos.
 
La propia candidata anticipó durante la campaña que no apoyará a ninguno de los dos aspirantes y en su entorno hablan de que todas sus miradas están puestas en las elecciones legislativas de junio. Sin embargo, más de la mitad de sus electores, entre el 52% y el 62%, contestó en los sondeos que se inclinará por el actual mandatario, mientras que entre un 18% y un 27% lo hará por Hollande.
 
Históricamente, la extrema derecha nunca ha dado consignas de voto en la segunda vuelta de una elección presidencial. Por eso, en su editorial del lunes, el diario Figaro, cercano a Sarkozy, hace un llamamiento directo a los electores de Marine Le Pen, "que pese al éxito de su candidata estarán huérfanos en la segunda vuelta".
 
Sin embargo, Sarkozy se encuentra ante la disyuntiva de atraer a los electores de Le Pen con un discurso antiinmigrante y conservador, o buscar, a la vez, a los seguidores del centrista François Bayrou, que obtuvo un 9,11 por ciento.
 
En tanto, la crisis -marcada por la explosión del déficit y la deuda, y un desempleo de 10%- proyectó su sombra sobre la campaña y la hará sobre la segunda vuelta, obligando a los candidatos a abordar la desindustrialización y a reclamar mayor proteccionismo europeo y el retorno al equilibrio de las cuentas.
 
Fuente: infobae.com

Agreganos como amigo a Facebook
10-02-2016 / 18:02
La Segunda Guerra Mundial, desatada por las potencias imperialistas, arrastró a los pueblos de Europa y de Asia, criminalmente invadidos, a una sangrienta lucha de liberación. Casi a fines de la Guerra, del 4 al 11 de febrero de 1945, se realizó la Conferencia de Yalta, donde las potencias se dividieron el mundo en dos grandes esferas de influencia: una bajo la hegemonía yanqui y otra bajo la soviética.
 
Fue una reunión que mantuvieron el dirigente británico Winston Churchill, el presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt y el líder soviético Joseph Stalin, como jefes de gobierno del Reino Unido, de Estados Unidos y de la URSS, respectivamente. Charles De Gaulle trató de que Francia fuera incluida en la Conferencia con escaso éxito. Roosevelt se negó a incluir a un país que había sido liberado por los anglosajones, aduciendo que su líder,De Gaulle, no había sido elegido por su pueblo.
 
En Yalta se acordó la división del mundo en dos esferas de influencia, una capitalista y la otra soviética. Además, decidieron el reparto del territorio europeo al final de la Segunda Guerra. Entre otras cosas, se acordó la división de Alemania en cuatro zonas que quedarían bajo el dominio de los países aliados, Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia y URSS. Posteriormente, la división daría lugar a las dos Alemanias: una soviética y la otra producto de la unión de los otros tres territorios.
 
Así, la parte oriental de Alemania, Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Yugoslavia, Albania, Rumania y Bulgaria se convertían en regímenes de democracia popular. En ese amplio ámbito físico, solamente una Grecia sumida en una cruenta guerra civil seguía integrada en el que comenzaba a denominarse "Mundo Libre". Esto llevaría a un mundo bipolar donde el comunismo y el capitalismo se enfrentan. Comenzaba la Guerra Fría.
 
Así, la II Guerra culminó en la derrota del fascismo, la formación de dos bloques de países, uno imperialista y el otro socialista, y el comienzo de la lucha por su soberanía de muchos pueblos coloniales y dependientes.
 
La Opinión Popular

06-02-2016 / 19:02
05-02-2016 / 17:02
01-02-2016 / 20:02
La Invasión soviética de Afganistán (1978-1992) fue la primera fase del extenso conflicto de la Guerra civil afgana, que transcurrió entre el 24 de diciembre de 1979 y el 2 de febrero de 1989, tiempo en el que se enfrentaron las fuerzas armadas de la República Democrática de Afganistán (RDA) apoyadas por el Ejército Soviético contra los insurgentes muyahidines, grupos de guerrilleros afganos islámicos apoyados por numerosos países extranjeros, destacando Estados Unidos, quien apoyó a los insurgentes con ingentes cantidades de armas y dinero. El conflicto está considerado como parte de la Guerra Fría.
 
El conflicto comenzó en 1978, cuando tuvo lugar la Revolución de Saur, que hizo de Afganistán un Estado Socialista gobernado por el Partido Democrático Popular de Afganistán (PDPA). Fue entonces cuando el gobierno de Estados Unidos inició la «Operación Ciclón» en el contexto de la Guerra Fría, suministrando armas y una amplia financiación a los rebeldes islámicos muyahidines que desestabilizaron el país hasta tal punto que menos de un año después el Consejo Revolucionario solicitó la intervención del Ejército Soviético.
 
Las fuerzas soviéticas depusieron y asesinaron de manera inmediata al presidente de la RDA Hafizullah Amin, quien previamente había mandado ejecutar de manera arbitraria al anterior presidente y líder de la revolución Nur Mohammad Taraki. La intervención produjo un resurgimiento de los guerrilleros muyahidines, que aún estando divididos en varias facciones se embarcaron en una larga campaña contra las fuerzas soviético-afganas, respaldados por los suministros y el apoyo logístico y financiero de naciones como Estados Unidos, Pakistán, Irán, Arabia Saudí, China , Israel o el Reino Unido.
 
Después de más de nueve años de guerra, los soviéticos se retiraron en 1989 después de la firma de los Acuerdos de Ginebra entre Pakistán y la RDA. No obstante, los enfrentamientos entre insurgentes y las tropas del gobierno continuaron hasta abril de 1992, cuando la disolución de la URSS provocó el colapso económico del país y los fundamentalistas pudieron establecer el Estado Islámico. El conflicto es conocido popularmente como el Vietnam de la URSS.

La Opinión Popular

31-01-2016 / 17:01
Agustín Farabundo Martí fue un auténtico revolucionario internacionalista que arremetió contra la reacción salvadoreña y contra el imperialismo yanqui opresor.
 
En defensa de los trabajadores, Martí actuó valiente y decidido cuando la lucha de clases era difícil y explosiva. Encarcelado varias veces, varias veces se puso en huelga de hambre y varias veces fue expulsado del país, pero siempre estuvo presente en la lucha.
 
Farabundo Martí pertenece a la constelación de las grandes figuras empreñadas en transformar la sociedad latinoamericana. Fue fundador del Partido Comunista de Centro América y mostró en los hechos su arrojo antiimperialista, tanto con el fusil como con la pluma, habiendo obtenido el grado de Coronel, en el Estado Mayor Internacional del patriota Augusto Cesar Sandino, y Secretario Privado del héroe nicaragüense.
 
En 1932, el Comité Central del Partido Comunista Salvadoreño (PCS) decidió preparar un levantamiento popular contra el gobierno del general Maximiliano Hernández Martínez. La insurrección se inició el 22 de enero, y se extendió por la zona occidental del país. Los campesinos lograron tomar algunos cuarteles pero estaban mal armados y carecían de un plan estructurado. La insurrección fue aplastada por el ejército del presidente Martínez, con una fuerte represión que, en pocas semanas, provocó entre 15.000 y 30.000 muertos.
 
Farabundo y otros líderes del PCS fueron arrestados, y el 1 de febrero, ejecutado por un escuadrón del ejército salvadoreño. Pero, dicen los centroamericanos, que Farabundo no murió ese día, hoy vive y será siempre la inspiración y guía de los revolucionarios que buscan la transformación total de El Salvador y la Centroamérica toda.
 
Carlos Morales

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar