La Opinión Popular
                  13:21  |  Domingo 02 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Ni Daniel Scioli, ni Mauricio Macri, pueden decir cuáles son sus propuestas de gobierno porque pierden votos o porque no los dejan". José Manuel de la Sota
Nacionales - 02-03-2012 / 09:03
CRUCES ENTRE LA PRESIDENTA Y LOS DOCENTES

Cristina dijo que los docentes piden mucho pero trabajan poco

Cristina dijo que los docentes piden mucho pero trabajan poco
Arriba. La Presidenta fue más dura aún al referirse a la jornada laboral de los docentes. Abajo. Muy divertidos, Sergio Urribarri, y los gobernadores José Luis Gioja, Lucía Corpacci, Luis Beder Herrera y Daniel Scioli festejaron sonrientes varios de los tramos del discurso ante la Asamblea Legislativa.
Críticas de Cristina Fernández a los gremios docentes en pugna con el Gobierno K por el tema salarial.
 
En un contexto de inicio de clases signado por paros en 7 provincias y con el horizonte de una huelga nacional de CTERA el próximo martes, Cristina dedicó ayer una parte importante de su discurso ante la Asamblea Legislativa al conflicto por el salario de los maestros, que no cayeron nada bien a los docentes.
 
Visiblemente molesta por las medidas de fuerza que esta semana vaciaron las aulas en distritos como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Chaco, Entre Ríos y Mendoza, la Presidente señaló que en los últimos 9 años el salario testigo que fija la paritaria docente nacional "aumentó el 651 por ciento" y que los maestros trabajan poco en relación con lo mucho que exigen.
 
En medio de tensas negociaciones por subas de salarios y de declaraciones de huelga, Cristina eligió a los docentes como blanco de sus críticas. La Presidenta cuestionó las paritarias y los recientes paros que postergaron el inicio de las clases, pero fue más dura aún al referirse a la jornada laboral y al ausentismo."Trabajan cuatro horas y tienen tres meses de vacaciones", dijo la jefa del Estado.
 
Lejos de calmar las aguas, huelga y críticas, fue la réplica de los docentes, que reprocharon el mensaje de Cristina, negaron que sólo busquen discutir salarios en las paritarias y rechazaron que los docentes tengan jornadas de "4 horas" y "tres meses" de vacaciones.
 
"Los tres meses de vacaciones no existen. Trabajamos hasta fines de diciembre y retomamos en febrero", señaló la dirigente Stella Maldonado, de CTERA en declaraciones radiales y televisivas.


La Opinión Popular

LOS GREMIOS REPROCHARON EL MENSAJE DE CRISTINA
 
Huelgas y críticas, la réplica de los docentes
 
En medio de tensas negociaciones por subas de salarios y de declaraciones de huelga, Cristina Kirchner eligió a los docentes como blanco de algunas de sus críticas. La Presidenta cuestionó las paritarias y los recientes paros que postergaron el inicio de las clases, pero fue más dura aún al referirse a la jornada laboral y al ausentismo.
 
"Trabajan cuatro horas y tienen tres meses de vacaciones", dijo la jefa del Estado, y agregó: "Creo que quedaron atrapados en una lógica de otro país, la lógica de la carpa blanca, cuando les descontaban el salario".
 
Desde la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera), que agrupa a 320.000 afiliados en 25 gremios de todo el país, rechazaron ayer el mensaje presidencial e informaron que continúa en pie el paro nacional convocado para el martes que viene.
 
"La Presidenta incurrió en inexactitudes: no hay docente que trabaje solamente cuatro horas y que tenga tres meses de vacaciones. El tono del discurso no creo que ayude a resolver el conflicto por la negociación salarial", sostuvo a LA NACION la titular de Ctera, Stella Maldonado.
 
De acuerdo con la explicación de Maldonado, no es cierto que los docentes tengan tres meses de vacaciones como afirmó la Presidenta. "Trabajamos hasta el 29 o 30 de diciembre y nos reincorporamos el 10 de febrero", explicó.
 
También hubo fuertes críticas al mensaje de Cristina Kirchner desde los gremios bonaerenses, que aún no lograron un acuerdo en la negociación paritaria de este año.
 
"Se asemejó a un discurso de la década del 90 más que al tiempo que vivimos. Es un retroceso teniendo en cuenta que se había avanzado con la nueva ley de educación", opinó a LA NACION Roberto Baradel, secretario general de Suteba.
 
En caso de no haber hoy una definición en cuanto al alza salarial, los gremios bonaerenses convocarán a un paro de 48 horas para la semana próxima. Los docentes pidieron elevar el salario inicial de 2400 a 3100 pesos. El Estado, en tanto, ofreció 2800 pesos.
 
"En lugar de confrontar, la Presidenta debería haber convocado a los sindicatos. Queremos que se mejore la oferta y que se respete la escala salarial", exigió Baradel para las próximas negociaciones.
 
Se sumaron a las voces de Baradel y Maldonado miembros del Sadop, el gremio de los docentes privados.
 
Los reclamos docentes tuvieron el respaldo por parte de la CGT. Tanto el dirigente Julio Piumato como el diputado nacional Facundo Moyano respaldaron sus pedidos. "Estamos en solidaridad con la lucha de los docentes. Los reclamos son totalmente justos, más allá de todo lo que describió la Presidenta", dijo el líder de la Juventud Sindical.
 
Fuente: La Nación

Agreganos como amigo a Facebook
02-08-2015 / 10:08
 
Se supone que la disputa por la presidencia de la Nación será entre Scioli y Macri. Tal vez Massa se sume a la refriega, sobre todo si le gana la interna a De la Sota y Solá hace una buena elección en provincia de Buenos Aires. No creo que Rodríguez Saá tenga chances, como tampoco creo que Carrió o Sanz le ganen a Macri la interna.
 
Pero la realidad de una elección democrática no se agota analizando las posibilidades de los ganadores. También los perdedores son actores legítimos y su mayor o menor cantidad de votos no descalifica sus ideas y sus propuestas. Me refiero en este caso al voto progresista y de izquierda.
 
Capítulo aparte merece el voto de extrema derecha, voto minoritario que en estas elecciones carece de candidato, lo cual no quiere decir que no exista; al respecto basta con echar una mirada ligera sobre las redes sociales para advertir que esa extrema derecha goza de buena salud y, en todo caso, está esperando el momento histórico para hacerse presente.
 
Izquierda y progresismo no son lo mismo, pero tampoco están en las antípodas. Puede que para un izquierdista clásico la calificación de progresista sea una ofensa, como para un progre de clase media la calificación de izquierdista la considere una extravagancia, pero más allá de las diferencias se trata de familias políticas vinculadas a través de lazos visibles e invisibles.
 
¿Qué los diferencia? Diría que la izquierda en la Argentina se identifica con el marxismo en cualquiera de sus variantes; cree en la revolución social y considera que el socialismo es la dictadura del proletariado como fórmula de poder y la colectivización de los medios de producción como solución económica. Estos objetivos estratégicos admiten graduaciones, etapas y transiciones, pero un izquierdista que se precie de tal nunca renuncia a los grandes objetivos.
 
El progresismo no cree en la revolución social pero aspira a promover reformas políticas y sociales justas dentro del capitalismo. En otros tiempos, al progresismo se lo llama reformismo y para los marxistas leninistas se trataba de los principales enemigos dentro del movimiento obrero. Bernstein y Kautsky fueron y son malas palabras para una izquierda tan revolucionaria como dogmática.
 
El reformismo devino en progresismo luego del derrumbe de la URSS y la derrota de la izquierda en la batalla sostenida a lo largo del siglo XX contra el capitalismo. El progresismo cree en el valor de las ideas, pero no responde a una ideología precisa. Resume en su práctica histórica elementos culturales de la socialdemocracia, el liberalismo avanzado y la religión comprometida con los pobres.
 
Como rasgo distintivo, suma una ética y una estética alrededor de principios humanitarios. Ser progresista significa sensibilizarse ante el drama de la pobreza, las injusticias del capitalismo, los atropellos a la libertad. El progresista es, por lo tanto, culto, sensible, bien intencionado y amigo de todas las causas justas de la humanidad: la paz, el medio ambiente, la juventud y las experiencias de vanguardia.

02-08-2015 / 09:08
02-08-2015 / 09:08
 Mal que les pese a Cristina Fernández y Axel Kicillof, la economía se metió de lleno en la campaña. Y no del modo que ellos planeaban. Mauricio Macri ya no parece tan K. Y Daniel Scioli prepara justamente "la gran Scioli", que es abrirse de a poco y empezar a bajar línea en algunos temas que tenía vedados.
 
A una semana de las internas, el Gobierno empezó a tropezar con las principales variables de la economía. Y lo hace en medio de un gran interrogante: ¿la sociedad estaba tan adormecida y entretenida en el festival de consumo como machacan sin inocencia desde el oficialismo?
 
¿O percibe que el Gobierno le miente con la inflación, con el desempleo y la pobreza, con el dólar, con los aranceles que frenan la importación o las retenciones que están matando al campo? ¿Dónde figura la tan mentada preeminencia de Cristina en las encuestas, pese al disparate económico y financiero que provocan las inexpertas manos de Kicillof, sino en dos o tres encuestas que son pagadas por el propio Gobierno?
 
Esta semana Aníbal F. terminó por admitir lo que todo el Gobierno había negado: que hay cepo cambiario, que la gente no es libre de ir a comprar la cantidad de dólares que se le ocurra sin tener que pedirle permiso a la AFIP. Dijo lo que salta a la vista: si ello ocurriese el Banco Central se queda sin reservas en menos de lo que canta un gallo.
 
El titular de la entidad monetaria, Alejandro Vanoli, concedió que hay problemas pero se recostó en el viejo argumento de los que tienen el problema pero no saben cómo resolverlo: dijo que todo es culpa de los que "buscan una devaluación". Hasta economistas cercanos al Gobierno reconocen que se hace cada vez más difícil sostener una economía con producción y sin pérdida de empleo (de hecho hace cuatro años que el modelo no crea un solo empleo genuino), sin retocar el tipo de cambio.
 
Cristina tiene un problema: ella armó toda esta parafernalia para durar hasta octubre, con la falsa ilusión de que "Scioli ya ganó". Y en todo caso desentendiéndose de lo que ella y Kicillof saben: que después el ajuste deberá hacerlo el próximo Gobierno. Si le tocase a Scioli, lo deberá hacer Scioli.
 
¿Cuál es el problema? Que el tema ha comenzado a estallar en pequeñas dosis una semana antes de las PASO. Y con la primera vuelta de octubre, donde la propaganda oficial intentaba hacer creer que será un mero trámite, a la vuelta de la esquina.
 
Macri, después de convertirse al kirchnerismo, con esfuerzo y algún retoque en el discurso, ha logrado revertir aquel mal paso y hasta según varias encuestas crece en intención de voto. La sociedad habría entendido nomás que Macri plantea respetar algunas de las políticas del Gobierno: YPF, Aerolíneas, AUH. Pero sacándole el componente corrupto y administrándolas mejor.
 
Y se viene el despegue de Scioli con temas muy caros al "relato K" como la inflación negada, el necesario acuerdo con la deuda para poder retornar al crédito barato, el regreso a Europa y Estados Unidos. Es posible que Scioli también se refiera a otro tema tabú como es el de la corrupción estatal. A Cristina podría caérsele alguna estantería encima.

01-08-2015 / 19:08
 El proceso inflacionario en los últimos años ha sido muy destructivo para los argentinos que viven de un salario fijo, desorientando al gobierno de Cristina Fernández que no ha sabido actuar en consecuencia, y que como único antídoto ha puesto en recesión a la economía, agravando aún más los problemas de millones de trabajadores.
 
Según los datos que circulan de consultoras privadas que miden el índice de inflación, la misma superará en el mes de julio el 2%, saltando por primera vez en lo que va del año la barrera del fatídico 2%, que tira por la borda todo el esfuerzo del relato oficial K que habla de un país en surgimiento y con desaceleración en sus precios.
 
Un estudio efectuado por la consultora Elypsis, que dirige el economista Eduardo Levy Yeyati, cercano en estos momentos a Daniel Scioli, establece que el mes de julio cerró con una suba de 2,1% de inflación, con fuertes subas en Esparcimiento (+4.6%), Alimentos y bebidas (+2.2%) y Atención médica y salud (+2.1%).
 
Los precios se rebelan y el fuerte incremento en el índice de se da en momentos en que el gobierno de CFK intenta ocultar por todos los medios necesarios la inflación, para ponerle un techo a las paritarias y porque se acercan las elecciones y resulta muy piantavotos concurrir a un acto electoral con precios por las nubes.
 
Una inflación sostenida en el tiempo de más del 30% como se presume con los datos en danza, no hace más que socavar la actividad económica, que ya lleva 23 meses consecutivos de caída permanente de la producción industrial, lo que lleva a que sean ya dos años seguidos de pérdida del poder adquisitivo y del trabajo en nuestro país.
 
El economista Claudio Lozano señaló que "el impacto inflacionario va a ser el de siempre, suben los precios y se castiga el poder adquisitivo de la gente que vive de un salario fijo, después de los aumentos paritarios viene una etapa de mayores precios y de mayor deterioro del poder adquisitivo". "Llevar adelante un plan antiinflacionario supone pagar costos sociales que el gobierno no está dispuesto a pagar en el final de su gobierno". "Su estrategia es aguantar para que todo esto llegue a octubre".
 
El gobierno de CFK viene negando la inflación desde hace 8 años, hay una negación sistemática de los índices de inflación, y eso hace que la economía argentina tenga cada vez precios más distorsionados, porque la realidad marcha por un lado, y los precios que marca el Indec por otro totalmente opuesto.
 
Hasta el momento la única acción tendiente a moderar la inflación, ha sido lanzar el plan Precios Cuidados, un instrumento que simplemente compensa pero que no ayuda a resolver el problema de fondo, porque involucra una cantidad muy reducida de productos que en nada ayuda a hacer retroceder los precios de la economía.
 
Este tipo de políticas públicas, que pueden ser efectivas para un momento corto y determinado de tiempo, el gobierno de CFK lo mantiene como única política en materia de precios, y el salario de la gente se va licuando y la inflacion lo único que hace es incrementarse poniendo a la economía nacional contra las cuerdas.
 
La Opinión Popular

31-07-2015 / 15:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar