La Opinión Popular
                  14:30  |  Miércoles 27 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Hay que elegir un modelo de país y terminar con el clientelismo. Necesitamos realmente llegar con cosas concretas, con propuestas. El país tiene que cambiar”. José Manuel de la Sota
Nacionales - 02-03-2012 / 09:03
CRUCES ENTRE LA PRESIDENTA Y LOS DOCENTES

Cristina dijo que los docentes piden mucho pero trabajan poco

Cristina dijo que los docentes piden mucho pero trabajan poco
Arriba. La Presidenta fue más dura aún al referirse a la jornada laboral de los docentes. Abajo. Muy divertidos, Sergio Urribarri, y los gobernadores José Luis Gioja, Lucía Corpacci, Luis Beder Herrera y Daniel Scioli festejaron sonrientes varios de los tramos del discurso ante la Asamblea Legislativa.
Críticas de Cristina Fernández a los gremios docentes en pugna con el Gobierno K por el tema salarial.
 
En un contexto de inicio de clases signado por paros en 7 provincias y con el horizonte de una huelga nacional de CTERA el próximo martes, Cristina dedicó ayer una parte importante de su discurso ante la Asamblea Legislativa al conflicto por el salario de los maestros, que no cayeron nada bien a los docentes.
 
Visiblemente molesta por las medidas de fuerza que esta semana vaciaron las aulas en distritos como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Chaco, Entre Ríos y Mendoza, la Presidente señaló que en los últimos 9 años el salario testigo que fija la paritaria docente nacional "aumentó el 651 por ciento" y que los maestros trabajan poco en relación con lo mucho que exigen.
 
En medio de tensas negociaciones por subas de salarios y de declaraciones de huelga, Cristina eligió a los docentes como blanco de sus críticas. La Presidenta cuestionó las paritarias y los recientes paros que postergaron el inicio de las clases, pero fue más dura aún al referirse a la jornada laboral y al ausentismo."Trabajan cuatro horas y tienen tres meses de vacaciones", dijo la jefa del Estado.
 
Lejos de calmar las aguas, huelga y críticas, fue la réplica de los docentes, que reprocharon el mensaje de Cristina, negaron que sólo busquen discutir salarios en las paritarias y rechazaron que los docentes tengan jornadas de "4 horas" y "tres meses" de vacaciones.
 
"Los tres meses de vacaciones no existen. Trabajamos hasta fines de diciembre y retomamos en febrero", señaló la dirigente Stella Maldonado, de CTERA en declaraciones radiales y televisivas.


La Opinión Popular

LOS GREMIOS REPROCHARON EL MENSAJE DE CRISTINA
 
Huelgas y críticas, la réplica de los docentes
 
En medio de tensas negociaciones por subas de salarios y de declaraciones de huelga, Cristina Kirchner eligió a los docentes como blanco de algunas de sus críticas. La Presidenta cuestionó las paritarias y los recientes paros que postergaron el inicio de las clases, pero fue más dura aún al referirse a la jornada laboral y al ausentismo.
 
"Trabajan cuatro horas y tienen tres meses de vacaciones", dijo la jefa del Estado, y agregó: "Creo que quedaron atrapados en una lógica de otro país, la lógica de la carpa blanca, cuando les descontaban el salario".
 
Desde la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera), que agrupa a 320.000 afiliados en 25 gremios de todo el país, rechazaron ayer el mensaje presidencial e informaron que continúa en pie el paro nacional convocado para el martes que viene.
 
"La Presidenta incurrió en inexactitudes: no hay docente que trabaje solamente cuatro horas y que tenga tres meses de vacaciones. El tono del discurso no creo que ayude a resolver el conflicto por la negociación salarial", sostuvo a LA NACION la titular de Ctera, Stella Maldonado.
 
De acuerdo con la explicación de Maldonado, no es cierto que los docentes tengan tres meses de vacaciones como afirmó la Presidenta. "Trabajamos hasta el 29 o 30 de diciembre y nos reincorporamos el 10 de febrero", explicó.
 
También hubo fuertes críticas al mensaje de Cristina Kirchner desde los gremios bonaerenses, que aún no lograron un acuerdo en la negociación paritaria de este año.
 
"Se asemejó a un discurso de la década del 90 más que al tiempo que vivimos. Es un retroceso teniendo en cuenta que se había avanzado con la nueva ley de educación", opinó a LA NACION Roberto Baradel, secretario general de Suteba.
 
En caso de no haber hoy una definición en cuanto al alza salarial, los gremios bonaerenses convocarán a un paro de 48 horas para la semana próxima. Los docentes pidieron elevar el salario inicial de 2400 a 3100 pesos. El Estado, en tanto, ofreció 2800 pesos.
 
"En lugar de confrontar, la Presidenta debería haber convocado a los sindicatos. Queremos que se mejore la oferta y que se respete la escala salarial", exigió Baradel para las próximas negociaciones.
 
Se sumaron a las voces de Baradel y Maldonado miembros del Sadop, el gremio de los docentes privados.
 
Los reclamos docentes tuvieron el respaldo por parte de la CGT. Tanto el dirigente Julio Piumato como el diputado nacional Facundo Moyano respaldaron sus pedidos. "Estamos en solidaridad con la lucha de los docentes. Los reclamos son totalmente justos, más allá de todo lo que describió la Presidenta", dijo el líder de la Juventud Sindical.
 
Fuente: La Nación

Agreganos como amigo a Facebook
27-05-2015 / 12:05
27-05-2015 / 12:05
 La ofensiva oficial ultra K contra la Corte Suprema de Justicia no se detiene. Tras los ataques recibidos por el juez Carlos Fayt por parte de organismos y dirigentes políticos que responden al cristinismo, en el día de ayer el bloque de diputados del Frente para la Victoria, pidió investigar a los jueces del máximo tribunal por la reelección de Ricardo Lorenzetti al frente del mismo.
 
El delito que el oficialismo pide que se averigüe, es el de presunta falsedad ideológica en la firma de la acordada por la cual se resolvió que Lorenzetti siguiera en la presidencia de la Corte por un nuevo período.
 
La camporista Juliana Di Tullio, titular de la bancada K en Diputados, fundamentó el pedido en las supuestas "irregularidades" en que habrían incurrido los miembros de la Corte Suprema en la firma de esa acordada, sobre todo en lo referido a la ausencia del ministro Carlos Fayt en el edificio del máximo tribunal cuando se produjo la rúbrica que reeligió a Lorenzetti.
 
En su intento de hacer valer la mayoría automática con la que todavía cuenta en el Congreso nacional, el cristinismo elevó este pedido al presidente de la Cámara baja, Julián Domínguez, con la intención de tratar lo más pronto posible este proyecto en la Comisión de Juicio Político que conduce la camporista Anabel Fernández Sagasti.
 
La acción dispuesta por el bloque cristinista, es un paso previo para poder tratar la cuestión en la Comisión sin que exista un pedido real de jury. De no mediar un reclamo en ese sentido, la presidenta del cuerpo no puede convocar a una comisión, excepto con un llamado del presidente de la Cámara, algo que ahora busca el cristinismo.
 
Esta misma situación ya se vivió en el descarado accionar oficial contra el juez Fayt, donde se utilizó para activar la comisión de Juicio Político una presentación que había efectuado en diciembre pasado Aníbal Fernández ante Domínguez, quien luego pidió su tratamiento.
 
Valiéndose de tácticas y acciones totalmente repudiables desde lo ético y lo moral, el cristinismo aspira a que este pedido sea tratado por la Comisión, que se suma al tratamiento del expediente por el cual se solicitó un examen psicofísico a Fayt, de 97 años.
 
La desesperación por garantizarse impunidad por la corrupción K a partir de diciembre de 2015, lleva al gobierno de CFK a sumergirse en una fuerte lucha de poder contra la Corte Suprema, principalmente contra los jueces Lorenzetti y Fayt, quienes han sido los que más límites le han puesto al poder cristinista durante la mal llamada "década ganada".
 
Con la idea fija de no tener que brindar ninguna clase de explicaciones a la Justicia sobre sus actos, es que el cristinismo avanzará con todas sus fuerzas en la función de intentar cooptar al máximo tribunal y zafar de esa manera de tener que dar cuentas en tribunales una vez que abandone el poder en diciembre próximo.
 
La Opinión Popular

27-05-2015 / 10:05
27-05-2015 / 09:05
 La "reactivación del consumo" que no se cansa de anunciar el Gobierno de Cristina Fernández todavía no se siente en las góndolas. Las ventas de alimentos, bebidas y el resto de los productos de la canasta básica volvieron a sufrir una baja en abril, de 1,6% en unidades, y de esta manera acumulan 16 meses ininterrumpidos de números negativos a nivel nacional.
 
Según la medición de la consultora especializada CCR, la baja atravesó prácticamente todos los rubros -con algunas excepciones, como cerveza y agua mineral, que siguieron mostrando cifras positivas- y se sintió con especial fuerza en un sector muy sensible al consumo de las clases populares: los alimentos de almacén. Esta categoría, que agrupa desde fideos hasta arroz y aceite, en abril sufrió una baja de 4,3% en volumen.
 
La medición además echa por tierra las esperanzas que habían manifestado en las últimas semanas distintos funcionarios K que, sobre la base de algunos indicadores y el fuerte impulso a programas como Precios Cuidados y Ahora 12, se atrevieron a pronosticar el fin del estancamiento del consumo, uno de los pilares del modelo.
 
Por otra parte, la actividad industrial en abril bajó 1,5 por ciento respecto al mismo mes del año pasado y acumuló 21 meses de resultados negativos, esta vez arrastrada por el sector automotor y la siderurgia, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).
 
De esta forma en cuatro meses la producción manufacturera se contrajo 1,8 por ciento comparando con igual período de 2014. Los datos corresponden al Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que el INDEC difunde en forma mensual a modo de la evolución del PBI que se difunde en forma trimestral. Al igual que en los últimos meses, la debacle se explica por la industria automotriz que sufrió una contracción de 20,7 por ciento con relación a abril del año pasado.
 
El "país de las maravillas" en el que vive Cristina Fernández, se encuentra tan bien económicamente que la gente está haciendo cola en la concesionarias reclamando que le vendan autos O km. Este relato no resiste el menor análisis: si la industria automotriz muestra la peor caída de la producción en la última década, ello se debe al impacto de la recesión provocada por las erróneas políticas económicas de CFK.
 
Pero además, en abril se agregó la mala performance de la siderurgia, que tuvo una caída de 19 por ciento. La producción de acero crudo se redujo 23,1 por ciento y la de aluminio primario 0,8 por ciento. El tercer sector sensible que se mostró en baja fue el textil, que de acuerdo con la medición del INDEC se redujo 6,3 por ciento.
 
Sólo basta con mirar lo que pasa para darse cuenta que las aseveraciones de Cristina nada tienen que ver con la realidad. Vivimos en un país que no crece ni genera empleo genuino desde 2011, y ahora los números vuelven refutar la euforia económica del relato oficial: la producción y el consumo, los grandes pilares del modelo K, continúan  barranca abajo.
 
La Opinión Popular

26-05-2015 / 12:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar