La Opinión Popular
                  23:13  |  Viernes 29 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
La apuesta del consenso y la reconstrucción
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
Porque cuando tengo que cantar verdades las canto derecho nomás, a lo macho, aunque esas verdades amuestren bicheras donde naides creiba que hubiera gusanos. El orejano
Nacionales - 02-03-2012 / 09:03
CRUCES ENTRE LA PRESIDENTA Y LOS DOCENTES

Cristina dijo que los docentes piden mucho pero trabajan poco

Cristina dijo que los docentes piden mucho pero trabajan poco
Arriba. La Presidenta fue más dura aún al referirse a la jornada laboral de los docentes. Abajo. Muy divertidos, Sergio Urribarri, y los gobernadores José Luis Gioja, Lucía Corpacci, Luis Beder Herrera y Daniel Scioli festejaron sonrientes varios de los tramos del discurso ante la Asamblea Legislativa.
Críticas de Cristina Fernández a los gremios docentes en pugna con el Gobierno K por el tema salarial.
 
En un contexto de inicio de clases signado por paros en 7 provincias y con el horizonte de una huelga nacional de CTERA el próximo martes, Cristina dedicó ayer una parte importante de su discurso ante la Asamblea Legislativa al conflicto por el salario de los maestros, que no cayeron nada bien a los docentes.
 
Visiblemente molesta por las medidas de fuerza que esta semana vaciaron las aulas en distritos como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Chaco, Entre Ríos y Mendoza, la Presidente señaló que en los últimos 9 años el salario testigo que fija la paritaria docente nacional "aumentó el 651 por ciento" y que los maestros trabajan poco en relación con lo mucho que exigen.
 
En medio de tensas negociaciones por subas de salarios y de declaraciones de huelga, Cristina eligió a los docentes como blanco de sus críticas. La Presidenta cuestionó las paritarias y los recientes paros que postergaron el inicio de las clases, pero fue más dura aún al referirse a la jornada laboral y al ausentismo."Trabajan cuatro horas y tienen tres meses de vacaciones", dijo la jefa del Estado.
 
Lejos de calmar las aguas, huelga y críticas, fue la réplica de los docentes, que reprocharon el mensaje de Cristina, negaron que sólo busquen discutir salarios en las paritarias y rechazaron que los docentes tengan jornadas de "4 horas" y "tres meses" de vacaciones.
 
"Los tres meses de vacaciones no existen. Trabajamos hasta fines de diciembre y retomamos en febrero", señaló la dirigente Stella Maldonado, de CTERA en declaraciones radiales y televisivas.


La Opinión Popular

LOS GREMIOS REPROCHARON EL MENSAJE DE CRISTINA
 
Huelgas y críticas, la réplica de los docentes
 
En medio de tensas negociaciones por subas de salarios y de declaraciones de huelga, Cristina Kirchner eligió a los docentes como blanco de algunas de sus críticas. La Presidenta cuestionó las paritarias y los recientes paros que postergaron el inicio de las clases, pero fue más dura aún al referirse a la jornada laboral y al ausentismo.
 
"Trabajan cuatro horas y tienen tres meses de vacaciones", dijo la jefa del Estado, y agregó: "Creo que quedaron atrapados en una lógica de otro país, la lógica de la carpa blanca, cuando les descontaban el salario".
 
Desde la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera), que agrupa a 320.000 afiliados en 25 gremios de todo el país, rechazaron ayer el mensaje presidencial e informaron que continúa en pie el paro nacional convocado para el martes que viene.
 
"La Presidenta incurrió en inexactitudes: no hay docente que trabaje solamente cuatro horas y que tenga tres meses de vacaciones. El tono del discurso no creo que ayude a resolver el conflicto por la negociación salarial", sostuvo a LA NACION la titular de Ctera, Stella Maldonado.
 
De acuerdo con la explicación de Maldonado, no es cierto que los docentes tengan tres meses de vacaciones como afirmó la Presidenta. "Trabajamos hasta el 29 o 30 de diciembre y nos reincorporamos el 10 de febrero", explicó.
 
También hubo fuertes críticas al mensaje de Cristina Kirchner desde los gremios bonaerenses, que aún no lograron un acuerdo en la negociación paritaria de este año.
 
"Se asemejó a un discurso de la década del 90 más que al tiempo que vivimos. Es un retroceso teniendo en cuenta que se había avanzado con la nueva ley de educación", opinó a LA NACION Roberto Baradel, secretario general de Suteba.
 
En caso de no haber hoy una definición en cuanto al alza salarial, los gremios bonaerenses convocarán a un paro de 48 horas para la semana próxima. Los docentes pidieron elevar el salario inicial de 2400 a 3100 pesos. El Estado, en tanto, ofreció 2800 pesos.
 
"En lugar de confrontar, la Presidenta debería haber convocado a los sindicatos. Queremos que se mejore la oferta y que se respete la escala salarial", exigió Baradel para las próximas negociaciones.
 
Se sumaron a las voces de Baradel y Maldonado miembros del Sadop, el gremio de los docentes privados.
 
Los reclamos docentes tuvieron el respaldo por parte de la CGT. Tanto el dirigente Julio Piumato como el diputado nacional Facundo Moyano respaldaron sus pedidos. "Estamos en solidaridad con la lucha de los docentes. Los reclamos son totalmente justos, más allá de todo lo que describió la Presidenta", dijo el líder de la Juventud Sindical.
 
Fuente: La Nación

Agreganos como amigo a Facebook
29-08-2014 / 12:08
29-08-2014 / 11:08
29-08-2014 / 11:08
29-08-2014 / 09:08
  Convocado por la CGT de Hugo Moyano, la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo y la CTA de Pablo Micheli, el paro de ayer se sintió fuerte en muchas actividades: no hubo recolección de residuos, recarga de cajeros ni clearing bancario, los bancos no atendieron, no funcionó la justicia nacional y las estaciones de servicio cerraron. Tampoco hubo actividad marítimo-portuaria ni en los aeropuertos debido a la adhesión de gremios del sector.
 
El paro se respaldó en dos gremios del transporte: los maquinistas de La Fraternidad y los señaleros. No funcionó ni un ramal de ninguna de las líneas ferroviarias. Otro apoyo invalorable para el éxito del paro llegó a través de los piquetes que realizaron el PO, el PTS y otros partidos de izquierda verdadera, que se mostró a sus anchas en diferentes accesos a la Ciudad de Buenos Aires y en el conurbano.
 
Además, la mayoría de las automotrices ayer no produjeron, pese a que los operarios pertenecen a SMATA, un gremio oficialista que militó contra el paro. Lo mismo pasó en autopartistas, donde es fuerte la ultra oficialista UOM. Además, en Capital y GBA hubo docentes que no fueron a sus escuelas y los chicos no tuvieron clases. 

En el interior hubo un acatamiento dispar con focos importantes en Mendoza, Chaco y Santa Cruz, y más débiles en Córdoba y Entre Ríos. 

 
La primera conclusión es que el paro se hizo sentir en dos dimensiones: la gremial y la política. En el primer caso, la huelga fue extendida en sectores que integran la CGT oficialista y la actividad que se percibió en los grandes centros urbanos fue la que se registra los días feriados.
 
La carnereada de los dirigentes de los gremios oficialistas tuvo premio: el Boletín Oficial publicó ayer una suelta de fondos para las obras sociales sindicales de $1.215 millones que alivia la caja siempre ansiosa de los sindicalistas afines al Gobierno.
 
El efecto político, que el Gobierno de CFK no pudo modificar, es que ayer se vivió como un día de paro y una gran parte de la sociedad funcionó con esa convicción. El pensamiento ramplón y de chicana universitaria, que impregna la práctica K, planteó que el paro de ayer estaba auspiciado por los fondos buitre.
 
Los indicadores económicos son mucho más elocuentes para expresar las razones por las que hubo una protesta, que no será la última. Demasiado tiempo Cristina ha subestimado la existencia de la inflación y sus consecuencias. En el relato K, la inflación es parte del crecimiento, el costo que hay que pagar por mantener elevada la demanda interna. Y puede ser minimizada con algunas medidas de control de precios. Falso.
 
Sus consecuencias son el conflicto social porque cuanto más golpea a los asalariados, estos inician sus reclamos contra los patrones y siguen contra los gobernantes. Para colmo de males, hace tiempo hay inflación con recesión y se han perdido 400.000 puestos de trabajo en los últimos seis meses.
 
El conflicto social se está profundizando porque Cristina se niega a quitar el abusivo Impuesto a las Ganancias sobre los salarios y a reabrir paritarias. Afirma que es un conflicto político y nada hace para bajar la inflación, aplicando medidas inútiles para reanimar la demanda interna. Moyano anticipó que irá por más y advirtió que profundizará el plan de lucha si el Gobierno no da respuesta a los reclamos. ¿Se avecinan meses terribles?
 
La Opinión Popular

 
28-08-2014 / 18:08
NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar