La Opinión Popular
                  18:22  |  Lunes 25 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Hay que elegir un modelo de país y terminar con el clientelismo. Necesitamos realmente llegar con cosas concretas, con propuestas. El país tiene que cambiar”. José Manuel de la Sota
Nacionales - 26-02-2012 / 18:02
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 26/02/1944 EDELMIRO J. FARRELL NOMBRA AL CORONEL JUAN DOMINGO PERÓN COMO MINISTRO DE GUERRA

El Coronel Perón, Ministro de Guerra de la Revolución del 43

El Coronel Perón, Ministro de Guerra de la Revolución del 43
El coronel Juan Perón es designado ministro de Guerra y hasta Mirtha Legrand (detrás de Perón, al lado de Mecha Ortiz) aplaude. ¿Era compañera?
La Revolución del 43 fue el movimiento militar, producido el 4 de junio de 1943, que derrocó al gobierno fraudulento de Ramón S. Castillo, poniendo fin a la llamada "Década Infame", un período de gobiernos autoritarios, ilegítimos y corruptos, signados por la trampa electoral sistemática, la represión a opositores, la proscripción del yrigoyenismo y la entrega económica de la Patria. 
 
El Coronel Juan Perón no ocupó cargos importantes de poder en el gobierno hasta fines de 1943, cuando asumió la Secretaría de Trabajo. El 26 de febrero de 1944, Edelmiro J. Farrell nombra a Perón como Ministro de Guerra.
 
Los gobiernos militares que resultaron de la revolución terminaron con la vieja argentina oligárquica, semicolonial y dependiente y culminaron con la asunción del gobierno electo democráticamente de Juan Perón, el 4 de junio de 1946. En su transcurso emergió la figura del entonces coronel Perón originándose el peronismo.
 
La Opinión Popular
Producida la Revolución del 43 Perón se desempeñó como secretario privado del Ministro de Ejército, a las órdenes del general Edelmiro Farrell y también como su vicepresidente.
 
El poder y la influencia creciente de Perón dentro del gobierno militar provino de su alianza con un sector del sindicalismo argentino, principalmente con las corrientes sindicales socialista y sindicalista revolucionaria. Producido el golpe, un sector del movimiento obrero, principalmente el socialista de la CGT Nº1, a través del dirigente mercantil socialista Ángel Borlenghi y el abogado ferroviario también socialista Juan Atilio Bramuglia, decidió entablar contacto con los coroneles Perón y Domingo Mercante.
 
Las conversaciones establecieron una alianza inicial de sanción de leyes laborales reclamadas largamente por el movimiento obrero, fortalecimiento de los sindicatos y del organismo estatal que regulaba las relaciones laborales. (Baily, 84; López, 401).
 
El plan elaborado entre Perón y Mercante y los sindicatos incluía acceder al por entonces poco influyente Departamento Nacional de Trabajo. Perón maniobró dentro del gobierno para que se lo designara al frente de esa repartición y aprovechando el cierre del Congreso Nacional, puso en vigencia por decreto un gran número de leyes de corte social que desde décadas habían sido presentadas por los diputados socialistas (siendo el más renombrado de ellos Alfredo Palacios) en el parlamento argentino y eran sumariamente vetadas por las mayorías conservadoras. La sanción de tales medidas le valió hacerse de poderosos enemigos entre los industriales, ganaderos y comerciantes.
 
Sin embargo la posición de Perón dentro del gobierno militar, lejos de debilitarse, se fortaleció gracias al apoyo de un creciente número de sindicatos que apoyaban su gestión que, a su vez, iban tomando conciencia de su verdadero poder como factor de presión pública.
 
Poco después obtuvo que el Departamento de Trabajo fuera elevado al rango de Secretaría de Trabajo. Con el apoyo de una parte importante del movimiento obrero, empezó a desarrollar gran parte del programa sindical histórico: se crearon los tribunales de trabajo; se sancionó el Decreto 33.302/43 extendiendo la indemnización por despido a todos los trabajadores; más de dos millones de personas fueron beneficiadas con la jubilación; se sancionó el Estatuto del Peón de Campo y el Estatuto del Periodista; se creó el Hospital Policlínico para trabajadores ferroviarios; se prohibieron las agencias privadas de colocaciones y se crearon Escuelas Técnicas orientadas a obreros. En 1944 se firmaron 123 convenios colectivos que alcanzaban a más de 1.400.000 obreros y empleados y en 1945 otros 347 para 2.186.868 trabajadores.
 
En ese marco los sindicatos comenzaron un período de gran crecimiento, y lo que fue aún más decisivo, comenzaron a afiliar masivamente a los "nuevos" trabajadores, los que estaban migrando masivamente a la ciudad desde el interior del país y países limítrofes, que eran llamados "morochos", "grasas" y "cabecitas negras" por las clases medias y altas, y los propios trabajadores "viejos" descendientes de la inmigración europea.
 
Poco después algunos sindicatos (especialmente los de ideología anarquista y comunista) que se habían mantenido alejados, la CGT Nº1, la USA y los gremios autónomos, comienzan a unificarse en torno de la Secretaría de Trabajo.
 
Pero en sentido contrario, en septiembre de 1945, cuatro importantes sindicatos se separan de la CGT: La Fraternidad, la Unión Obrera Textil, la Confederación de Empleados de Comercio y el Sindicato del Calzado. Frente a los dirigentes sindicales y sindicatos que no apoyaban la alianza sindical con Perón y Mercante, se impulsó una política de sindicatos paralelos.
 
La respuesta de Perón y de su colaborador Domingo Mercante a tal desafío se tradujo en otorgar mayores beneficios a los sindicatos que los apoyaban y quitarle personería jurídica a los gremios opositores, lo que implicaba paradójicamente una seria violación a los derechos del trabajador.
 
Pero la estrategia de Perón para acumular poder no se limitaba a establecer alianzas con el movimiento obrero sino que se extendía también a los partidos políticos, la Iglesia Católica y las Fuerzas Armadas.
 
La tensión política iba en aumento con frecuentes bataholas entre los bandos en conflicto. Esta situación fue la excusa utilizada por la facción del Ejército Argentino, contraria a Perón, para presionar al Presidente Farrell y obtener el desplazamiento definitivo del coronel. Farrell, se inclinó por quitarle el apoyo a Perón y permitir el ascenso del grupo militar antagónico, encabezado por el general Ávalos.
 
Pidió y obtuvo de Perón la renuncia a todos sus puestos el 9 de octubre de 1945 y, para mayor seguridad, decidió su encarcelamiento en la Isla Martín García. Al conocer la noticia del destino de Perón, los sindicatos comenzaron a movilizarse, temiendo que el alejamiento de su líder derivara en la eliminación de todos los beneficios sociales obtenidos.
 
Comienza así, el histórico 17 de octubre.
 
Fuente: Wikipedia
Agreganos como amigo a Facebook
25-05-2015 / 11:05
25-05-2015 / 11:05
 Otra cadena nacional, y van... El Gobierno de CFK volvió a hacer uso de la cadena nacional de radio y televisión para transmitir en vivo el acto que encabezó la Presidenta para la recepción del sable corvo de San Martín en el Museo Histórico Nacional, en una polémica utilización política del sable del Libertador para la campaña electoral.
 
Con el acto de hoy en Plaza de Mayo, el Gobierno de CFK culminará una semana de celebraciones, inauguraciones, brillo y glamour patriótico con la reconocible impronta presidencial, que supone, además, la mano invisible y eficaz del marketing K. Cristina transformará, como en cada fiesta patria, las efemérides de hoy en un acto partidario ultra K, con militantes rentados.
 
Ayer fue el traslado del sable corvo de San Martín, hoy habla la Presidenta: será su último 25 de Mayo en su actual cargo. Ella se ha adueñado de la escena, como en aquellos días del bicentenario en 2010, y los que siguieron a la muerte de Néstor, como si ella misma fuera candidata. ¿Pensará serlo, finalmente, como legisladora bonaerense o del Parlasur?
 
Eso no es otra cosa que la intención de seguir ocupando el centro de la escena pese a que la tendencia política natural es que un Presidente que está a seis meses de terminar su segundo mandato, ceda protagonismo a los dirigentes que se preparan para la sucesión.
 
En el desfile propagandístico que culmina hoy, aggiornado homenaje de aquella histórica insurrección de 1810, la figura presidencial saturó la pantalla, entre las cadenas formales e informales, con una oposición desunida, casi muda e inactiva, sin generosidad ni habilidad para ampliar su marco de acuerdos.
 
Como para dejar en claro que la campaña es Ella, asume el riesgo: de Ella sería el triunfo, pero también la derrota de Scioli, ese candidato que aún no bendijo. Eso sí: cada tanto disfruta azotándolo o callando cuando otros K lo atacan sin piedad.
 
"En estos días de mayo de 2015 asistimos, bajo el lema "El mismo sol, la misma Patria", a una desfachatada dilapidación de dinero público para inaugurar un centro cultural que lleva el nombre de Néstor Kirchner y otras actividades", sostiene la precandidata a presidente y actual diputada nacional Margarita Stolbizer.
 
Este gobierno quiere apropiarse de la Semana de Mayo y de la Patria. El uso que se le ha dado a estas inauguraciones, recitales y paseos no tiene otro fin que poner en evidencia el poder autocrático de la Presidenta Cristina Fernández.
 
Esto es puro pan y circo, demostración de un poder que no quieren perder, el temor al ciclo cumplido, a la vuelta al llano, a recorrer los tribunales de la Justicia por los delitos cometidos. Ni el relato edificado con cuidadosa escenografía puede disimularlo.
 
La Opinión Popular

24-05-2015 / 17:05
24-05-2015 / 16:05
 
El gobierno de CFK, además de atormentar a los argentinos con las cadenas nacionales, gasta por día 12 millones de pesos en publicidad para mantener el relato oficial. En lo que va de este año electoral fue tan voraz la ejecución de estos recursos que en apenas cuatro meses y medio ya consumió el 70%5 de la partida anual que le destinó la ley de presupuesto 2015 por un total de 1203,2 millones de pesos. Por lo que es muy probable que durante el segundo semestre reciba otro refuerzo millonario para llegar con buen oxígeno a las elecciones presidenciales de octubre.
 
La política comunicacional del Gobierno es prioridad en la ejecución presupuestaria este año. Lo revelan las propias cifras oficiales: mientras que el programa Prensa y Difusión de los Actos de Gobierno lleva gastado el 70 por ciento de sus recursos -840 millones en total-, la ejecución promedio del resto de las partidas del Presupuesto 2015 no supera el 35%. Exactamente la mitad.
 
Pero sería un error pensar que el Gobierno de CFK canaliza sólo por este programa su política publicitaria; el universo comunicacional del cristinismo comprende además el programa Fútbol para Todos -que lleva ejecutado el 44,2% de sus 1634 millones de pesos para este año-, como también las distintas áreas de la administración pública que propagan la gestión cristinista, como la Televisión Pública, la agencia oficial Télam y el Instituto del Cine Incaa, por mencionar algunas.
 
A este vasto complejo propagandístico oficial habría que sumar las cadenas nacionales de la presidenta Cristina Fernández, cada vez más frecuentes a medida que se acerca la fecha electoral. En lo que va del año, ya protagonizó 19 cadenas nacionales, a razón de una por semana promedio. De acuerdo con un informe que elaboró el diputado y jefe de bloque Mario Negri (UCR), desde 2008 hasta el jueves pasado la Presidenta encabezó 125 mensajes por cadena nacional, mientras que su antecesor en el cargo, Néstor Kirchner, sólo protagonizó dos durante sus cuatro años de mandato.
 
Asimismo debe incorporarse el gasto en publicidad oficial de otros organismos del Estado, entre ellos, la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Aerolíneas Argentinas (AA), la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el Banco Nación Argentina y Yacimientos Petrolíferos Fiscales SA (YPF), de los cuales se omite publicar información.
 
Por caso, la Fundación LED señaló que la Anses gastó el año pasado unos 530 millones de pesos en publicidad oficial, mientras que Aerolíneas Argentinas destinó 46,5 millones a este rubro sólo durante el primer semestre de 2014. Ambos datos fueron suministrados por sendos organismos públicos.
 
El problema no es solamente la ejecución millonaria de recursos públicos en propaganda oficial, sino la arbitrariedad en la distribución de la publicidad oficial. Según la Fundación LED, desde 2011 hasta la fecha se ha acentuado notablemente la brecha entre los medios que más recursos reciben y aquellos a los que se les asigna, sin criterio razonable, menor pauta oficial.
 
"Del análisis preliminar de la información realizado por la Fundación LED, se desprende que la matriz de distribución arbitraria de los recursos destinados a la pauta publicitaria tiende a consolidarse, concentrando la asignación de recursos en un reducido grupo de medios de comunicación con líneas editoriales afines al Gobierno relegando a los medios independientes o críticos de la gestión oficial", concluyó el informe.
 
La Opinión Popular

24-05-2015 / 14:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar