La Opinión Popular
                  15:51  |  Sábado 29 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Como en la peor época del gobierno militar una manifestación pacífica de la ciudadanía reclamando sufragios limpios, son reprimidos con violencia policial y oficial”. Gerónimo “Momo” Venegas
Nacionales - 26-02-2012 / 18:02
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 26/02/1944 EDELMIRO J. FARRELL NOMBRA AL CORONEL JUAN DOMINGO PERÓN COMO MINISTRO DE GUERRA

El Coronel Perón, Ministro de Guerra de la Revolución del 43

El Coronel Perón, Ministro de Guerra de la Revolución del 43
El coronel Juan Perón es designado ministro de Guerra y hasta Mirtha Legrand (detrás de Perón, al lado de Mecha Ortiz) aplaude. ¿Era compañera?
La Revolución del 43 fue el movimiento militar, producido el 4 de junio de 1943, que derrocó al gobierno fraudulento de Ramón S. Castillo, poniendo fin a la llamada "Década Infame", un período de gobiernos autoritarios, ilegítimos y corruptos, signados por la trampa electoral sistemática, la represión a opositores, la proscripción del yrigoyenismo y la entrega económica de la Patria. 
 
El Coronel Juan Perón no ocupó cargos importantes de poder en el gobierno hasta fines de 1943, cuando asumió la Secretaría de Trabajo. El 26 de febrero de 1944, Edelmiro J. Farrell nombra a Perón como Ministro de Guerra.
 
Los gobiernos militares que resultaron de la revolución terminaron con la vieja argentina oligárquica, semicolonial y dependiente y culminaron con la asunción del gobierno electo democráticamente de Juan Perón, el 4 de junio de 1946. En su transcurso emergió la figura del entonces coronel Perón originándose el peronismo.
 
La Opinión Popular
Producida la Revolución del 43 Perón se desempeñó como secretario privado del Ministro de Ejército, a las órdenes del general Edelmiro Farrell y también como su vicepresidente.
 
El poder y la influencia creciente de Perón dentro del gobierno militar provino de su alianza con un sector del sindicalismo argentino, principalmente con las corrientes sindicales socialista y sindicalista revolucionaria. Producido el golpe, un sector del movimiento obrero, principalmente el socialista de la CGT Nº1, a través del dirigente mercantil socialista Ángel Borlenghi y el abogado ferroviario también socialista Juan Atilio Bramuglia, decidió entablar contacto con los coroneles Perón y Domingo Mercante.
 
Las conversaciones establecieron una alianza inicial de sanción de leyes laborales reclamadas largamente por el movimiento obrero, fortalecimiento de los sindicatos y del organismo estatal que regulaba las relaciones laborales. (Baily, 84; López, 401).
 
El plan elaborado entre Perón y Mercante y los sindicatos incluía acceder al por entonces poco influyente Departamento Nacional de Trabajo. Perón maniobró dentro del gobierno para que se lo designara al frente de esa repartición y aprovechando el cierre del Congreso Nacional, puso en vigencia por decreto un gran número de leyes de corte social que desde décadas habían sido presentadas por los diputados socialistas (siendo el más renombrado de ellos Alfredo Palacios) en el parlamento argentino y eran sumariamente vetadas por las mayorías conservadoras. La sanción de tales medidas le valió hacerse de poderosos enemigos entre los industriales, ganaderos y comerciantes.
 
Sin embargo la posición de Perón dentro del gobierno militar, lejos de debilitarse, se fortaleció gracias al apoyo de un creciente número de sindicatos que apoyaban su gestión que, a su vez, iban tomando conciencia de su verdadero poder como factor de presión pública.
 
Poco después obtuvo que el Departamento de Trabajo fuera elevado al rango de Secretaría de Trabajo. Con el apoyo de una parte importante del movimiento obrero, empezó a desarrollar gran parte del programa sindical histórico: se crearon los tribunales de trabajo; se sancionó el Decreto 33.302/43 extendiendo la indemnización por despido a todos los trabajadores; más de dos millones de personas fueron beneficiadas con la jubilación; se sancionó el Estatuto del Peón de Campo y el Estatuto del Periodista; se creó el Hospital Policlínico para trabajadores ferroviarios; se prohibieron las agencias privadas de colocaciones y se crearon Escuelas Técnicas orientadas a obreros. En 1944 se firmaron 123 convenios colectivos que alcanzaban a más de 1.400.000 obreros y empleados y en 1945 otros 347 para 2.186.868 trabajadores.
 
En ese marco los sindicatos comenzaron un período de gran crecimiento, y lo que fue aún más decisivo, comenzaron a afiliar masivamente a los "nuevos" trabajadores, los que estaban migrando masivamente a la ciudad desde el interior del país y países limítrofes, que eran llamados "morochos", "grasas" y "cabecitas negras" por las clases medias y altas, y los propios trabajadores "viejos" descendientes de la inmigración europea.
 
Poco después algunos sindicatos (especialmente los de ideología anarquista y comunista) que se habían mantenido alejados, la CGT Nº1, la USA y los gremios autónomos, comienzan a unificarse en torno de la Secretaría de Trabajo.
 
Pero en sentido contrario, en septiembre de 1945, cuatro importantes sindicatos se separan de la CGT: La Fraternidad, la Unión Obrera Textil, la Confederación de Empleados de Comercio y el Sindicato del Calzado. Frente a los dirigentes sindicales y sindicatos que no apoyaban la alianza sindical con Perón y Mercante, se impulsó una política de sindicatos paralelos.
 
La respuesta de Perón y de su colaborador Domingo Mercante a tal desafío se tradujo en otorgar mayores beneficios a los sindicatos que los apoyaban y quitarle personería jurídica a los gremios opositores, lo que implicaba paradójicamente una seria violación a los derechos del trabajador.
 
Pero la estrategia de Perón para acumular poder no se limitaba a establecer alianzas con el movimiento obrero sino que se extendía también a los partidos políticos, la Iglesia Católica y las Fuerzas Armadas.
 
La tensión política iba en aumento con frecuentes bataholas entre los bandos en conflicto. Esta situación fue la excusa utilizada por la facción del Ejército Argentino, contraria a Perón, para presionar al Presidente Farrell y obtener el desplazamiento definitivo del coronel. Farrell, se inclinó por quitarle el apoyo a Perón y permitir el ascenso del grupo militar antagónico, encabezado por el general Ávalos.
 
Pidió y obtuvo de Perón la renuncia a todos sus puestos el 9 de octubre de 1945 y, para mayor seguridad, decidió su encarcelamiento en la Isla Martín García. Al conocer la noticia del destino de Perón, los sindicatos comenzaron a movilizarse, temiendo que el alejamiento de su líder derivara en la eliminación de todos los beneficios sociales obtenidos.
 
Comienza así, el histórico 17 de octubre.
 
Fuente: Wikipedia
Agreganos como amigo a Facebook
29-08-2015 / 09:08
29-08-2015 / 09:08
 Así lo dispuso el juez Canicoba Corral, muy cercano al gobierno de Cristina Fernández. La ex mujer, las dos hijas, la madre y el resto de los familiares más cercanos al fallecido Alberto Nisman no sólo tienen que cargar con la pesada mochila de lo que significa el posible asesinato del fiscal de la causa AMIA. Ahora también tienen que soportar una inédita y escandalosa ofensiva, instrumentada por un juez muy cercano al cristinismo.
 
A siete meses de la muerte de Nisman, siguiendo al pie de la letra la operación política orquestada por Cristina, Canicoba Corral citó a declaración indagatoria a Sara Garfunkel, a la hermana del fiscal, Sandra Nisman, y al experto informático Diego Lagomarsino en la causa en la que están investigados por lavado de dinero.
 
Sandra Nisman comenzará la ronda de indagatorias el 8 de septiembre, Lagomarsino el 9 de septiembre y Sara Garfunkel, el 11 de septiembre, según confirmaron fuentes de la investigación. Insólitamente, a la madre, se la acusa de ser testaferro del ex titular de la UFI AMIA que, días antes de aparecer sin vida, había denunciado a la presidenta y al canciller Timerman, como así también al piquetero D´Elía y al jefe de Quebracho, Esteche, por encubrir a los autores del atentado a la mutual judía. Y querer consagrar la impunidad.
 
El juez actuó con una rapidez, en forma funcional al interés político del gobierno de CFK que busca esconder los verdaderos motivos que llevaron a la muerte del fiscal. La velocidad de Canicoba Corral contratasta, notablemente, con la investigación por la muerte de Nisman, donde la fiscal Viviana Fein aún no emitió su dictamen y hay muchas sospechas respecto a las circunstancias de su muerte.
 
De hecho, la jueza Sandra Arroyo Salgado, ex mujer de Nisman y querellante en la causa, declaró públicamente que al fiscal lo asesinaron. Y habló de "un magnicidio de proporciones desconocidas". Para sustentar su postura presentó un informe elaborado por destacados especialistas.
 
Canicoba Corral es un juez estrechamente vinculado con el cristinismo al punto que su hijo, Emiliano Ramón Canicoba, fue designado - a instancias de la Casa Rosada- al frente del Juzgado Federal de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional N°1 de San Martín.
 
¿Qué hubo a cambio? Se habla de ciertas "ayuditas" en algunas causas sensibles. Por ejemplo, inmediatamente después de que el fiscal denunciara a CFK, el juez Canicoba Corral salió a desautorizarlo públicamente y hasta puso en duda sus pruebas. Eso no es todo: en el año 2012, este mismo magistrado sobreseyó a Cristina de en una pesada causa judicial por enriquecimiento ilícito.
 
Las supuestas pruebas en la que se basó el juez para pedir las indagatorias fueron aportadas por la Unidad de Información Financiera (UIF), que preside el polémico y denunciado José Sbattella, considerado como el garante de la impunidad de Cristina. Sin ir más lejos,  en distintos casos de corrupción, Sbattella habría frenado las investigaciones y ocultado documentación relevante que involucraban a Báez, Boudou, Hebe de Bonafini y Schoklender.
 
La Opinión Popular

28-08-2015 / 12:08
 
"Creo que es importante entender cómo ha funcionado este modelo. Porque no estamos hablando de una experiencia de un mes, de dos meses o de tres años. Yo me acuerdo de Néstor, que decían que todo lo que hizo fue porque tenía viento de cola. Bueno, a mí me agarró el viento con la cola, bien para mi cola y algunos han empujado un poquito también", afirmó Cristina Kirchner durante su última alocución en la Bolsa de Comercio, haciendo alusión a quienes, sin éxito, pretendieron desestabilizarla.
 
Más allá de sus interpretaciones, si hubo un período de la historia en el que la Argentina se vio beneficiada por un boom de commodities agrícolas y por el salto del comercio internacional -protagonizado por China y otras economías asiáticas- ése fue el que se extendió a partir del año 2003, justamente en tiempos en que arrancaba la era kirchnerista.
 
Sólo de la mano de la "súper soja", la administración K pudo avanzar con su estrategia de expansión del gasto público, que incluyó una abultada y creciente "factura" en concepto de subsidios. No sólo eso: el Gobierno también se benefició de un largo período de monedas revaluadas frente al dólar, lo que permitió tapar el continuo deterioro de la competitividad cambiaria local.
 
Sin embargo, hoy el kirchnerismo cierra una etapa contradiciendo el espíritu en el que basó, durante más de una década, su propio "relato". Se quedó sin dólares para "bancar" el proceso de industrialización, pone en "primera fila" a turistas y ahorristas a la hora de repartir divisas, relegando al sector productivo, y castiga a las economías regionales con un fenomenal atraso cambiario en pos de sostener el consumo.
 
Para Dante Sica, director de Abeceb, la famosa "herencia" que recibirá el próximo presidente, es extensa y pesada: un elevado déficit fiscal, una inflación que sigue en zona de riesgo a pesar de la recesión, la falta de inversiones, las dificultades para desarmar el cepo cambiario y la necesidad de reordenar todos los servicios públicos, son algunas de las tantas variables a resolver.
 
Para agravar el panorama, el contexto mundial cambió notoriamente. Todo ese impulso que recibió durante más de diez años el kirchnerismo, toda esa bonanza internacional en la que apoyó su política expansiva del gasto público, se esfumó. 

28-08-2015 / 09:08
28-08-2015 / 09:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar