La Opinión Popular
                  08:52  |  Domingo 23 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Si llego a la Casa Rosada irá preso cualquier persona que comete un delito sin importar si es extranjero, argentino o vicepresidente de la Nación”. Julio Cobos
Nacionales - 26-02-2012 / 18:02
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 26/02/1944 EDELMIRO J. FARRELL NOMBRA AL CORONEL JUAN DOMINGO PERÓN COMO MINISTRO DE GUERRA

El Coronel Perón, Ministro de Guerra de la Revolución del 43

El Coronel Perón, Ministro de Guerra de la Revolución del 43
El coronel Juan Perón es designado ministro de Guerra y hasta Mirtha Legrand (detrás de Perón, al lado de Mecha Ortiz) aplaude. ¿Era compañera?
La Revolución del 43 fue el movimiento militar, producido el 4 de junio de 1943, que derrocó al gobierno fraudulento de Ramón S. Castillo, poniendo fin a la llamada "Década Infame", un período de gobiernos autoritarios, ilegítimos y corruptos, signados por la trampa electoral sistemática, la represión a opositores, la proscripción del yrigoyenismo y la entrega económica de la Patria. 
 
El Coronel Juan Perón no ocupó cargos importantes de poder en el gobierno hasta fines de 1943, cuando asumió la Secretaría de Trabajo. El 26 de febrero de 1944, Edelmiro J. Farrell nombra a Perón como Ministro de Guerra.
 
Los gobiernos militares que resultaron de la revolución terminaron con la vieja argentina oligárquica, semicolonial y dependiente y culminaron con la asunción del gobierno electo democráticamente de Juan Perón, el 4 de junio de 1946. En su transcurso emergió la figura del entonces coronel Perón originándose el peronismo.
 
La Opinión Popular
Producida la Revolución del 43 Perón se desempeñó como secretario privado del Ministro de Ejército, a las órdenes del general Edelmiro Farrell y también como su vicepresidente.
 
El poder y la influencia creciente de Perón dentro del gobierno militar provino de su alianza con un sector del sindicalismo argentino, principalmente con las corrientes sindicales socialista y sindicalista revolucionaria. Producido el golpe, un sector del movimiento obrero, principalmente el socialista de la CGT Nº1, a través del dirigente mercantil socialista Ángel Borlenghi y el abogado ferroviario también socialista Juan Atilio Bramuglia, decidió entablar contacto con los coroneles Perón y Domingo Mercante.
 
Las conversaciones establecieron una alianza inicial de sanción de leyes laborales reclamadas largamente por el movimiento obrero, fortalecimiento de los sindicatos y del organismo estatal que regulaba las relaciones laborales. (Baily, 84; López, 401).
 
El plan elaborado entre Perón y Mercante y los sindicatos incluía acceder al por entonces poco influyente Departamento Nacional de Trabajo. Perón maniobró dentro del gobierno para que se lo designara al frente de esa repartición y aprovechando el cierre del Congreso Nacional, puso en vigencia por decreto un gran número de leyes de corte social que desde décadas habían sido presentadas por los diputados socialistas (siendo el más renombrado de ellos Alfredo Palacios) en el parlamento argentino y eran sumariamente vetadas por las mayorías conservadoras. La sanción de tales medidas le valió hacerse de poderosos enemigos entre los industriales, ganaderos y comerciantes.
 
Sin embargo la posición de Perón dentro del gobierno militar, lejos de debilitarse, se fortaleció gracias al apoyo de un creciente número de sindicatos que apoyaban su gestión que, a su vez, iban tomando conciencia de su verdadero poder como factor de presión pública.
 
Poco después obtuvo que el Departamento de Trabajo fuera elevado al rango de Secretaría de Trabajo. Con el apoyo de una parte importante del movimiento obrero, empezó a desarrollar gran parte del programa sindical histórico: se crearon los tribunales de trabajo; se sancionó el Decreto 33.302/43 extendiendo la indemnización por despido a todos los trabajadores; más de dos millones de personas fueron beneficiadas con la jubilación; se sancionó el Estatuto del Peón de Campo y el Estatuto del Periodista; se creó el Hospital Policlínico para trabajadores ferroviarios; se prohibieron las agencias privadas de colocaciones y se crearon Escuelas Técnicas orientadas a obreros. En 1944 se firmaron 123 convenios colectivos que alcanzaban a más de 1.400.000 obreros y empleados y en 1945 otros 347 para 2.186.868 trabajadores.
 
En ese marco los sindicatos comenzaron un período de gran crecimiento, y lo que fue aún más decisivo, comenzaron a afiliar masivamente a los "nuevos" trabajadores, los que estaban migrando masivamente a la ciudad desde el interior del país y países limítrofes, que eran llamados "morochos", "grasas" y "cabecitas negras" por las clases medias y altas, y los propios trabajadores "viejos" descendientes de la inmigración europea.
 
Poco después algunos sindicatos (especialmente los de ideología anarquista y comunista) que se habían mantenido alejados, la CGT Nº1, la USA y los gremios autónomos, comienzan a unificarse en torno de la Secretaría de Trabajo.
 
Pero en sentido contrario, en septiembre de 1945, cuatro importantes sindicatos se separan de la CGT: La Fraternidad, la Unión Obrera Textil, la Confederación de Empleados de Comercio y el Sindicato del Calzado. Frente a los dirigentes sindicales y sindicatos que no apoyaban la alianza sindical con Perón y Mercante, se impulsó una política de sindicatos paralelos.
 
La respuesta de Perón y de su colaborador Domingo Mercante a tal desafío se tradujo en otorgar mayores beneficios a los sindicatos que los apoyaban y quitarle personería jurídica a los gremios opositores, lo que implicaba paradójicamente una seria violación a los derechos del trabajador.
 
Pero la estrategia de Perón para acumular poder no se limitaba a establecer alianzas con el movimiento obrero sino que se extendía también a los partidos políticos, la Iglesia Católica y las Fuerzas Armadas.
 
La tensión política iba en aumento con frecuentes bataholas entre los bandos en conflicto. Esta situación fue la excusa utilizada por la facción del Ejército Argentino, contraria a Perón, para presionar al Presidente Farrell y obtener el desplazamiento definitivo del coronel. Farrell, se inclinó por quitarle el apoyo a Perón y permitir el ascenso del grupo militar antagónico, encabezado por el general Ávalos.
 
Pidió y obtuvo de Perón la renuncia a todos sus puestos el 9 de octubre de 1945 y, para mayor seguridad, decidió su encarcelamiento en la Isla Martín García. Al conocer la noticia del destino de Perón, los sindicatos comenzaron a movilizarse, temiendo que el alejamiento de su líder derivara en la eliminación de todos los beneficios sociales obtenidos.
 
Comienza así, el histórico 17 de octubre.
 
Fuente: Wikipedia
Agreganos como amigo a Facebook
22-11-2014 / 18:11
 
Ya son varios los referentes del cristinismo duro que salieron a atacar a Claudio Bonadio, el juez federal que investiga irregularidades en una de las empresas de la presidente Cristina Fernández. Los insultos y críticas comenzaron el jueves, luego que el magistrado ordenara una serie de allanamientos, para avanzar en la causa de corrupción.
 
Ayer fue el propio jefe de Gabinete Jorge Capitanich quien descargó toda su ira contra Bonadio durante su habitual conferencia de prensa matutina. Lo acusó de ser la cara visible de un "golpismo activo" del Poder Judicial contra el Poder Ejecutivo.
 
El alcahuete gobernador de Entre Ríos y precandidato sin chances a la Presidencia, Sergio Urribarri, también fustigó a Bonadio. Dijo que la causa debe leerse "como un apriete liso y llano" a la jefa de Estado. Defendió a la Presidenta y realizó los deberes de un buen K.
 
Pero sin dudas, y fiel a su estilo "delicado" que lo caracteriza, el que fue más allá con las críticas fue el piquetero Luis D´Elía, quien pidió "simbólicamente" la cabeza de Bonadio "en una pica" en "vereda de Comodoro Py". Bajo el pedido de "destitución ya", el militante ultrakirchnerista realizó su embestida a través de las redes sociales.
 
El diputado macrista Juan Pablo Arenaza anunció que el martes presentará una denuncia penal por "amenazas de muerte" contra Luis D'Elía por pedir simbólicamente la cabeza del juez Bonadio para clavarla en una pica. "Aquí no hay simbolismos, aquí hay una amenaza de muerte, por eso lo voy a denunciar penalmente el próximo martes", indicó el legislador.
 
Y sí, hay que hacer algo porque a este piquetero ultra K, tarde o temprano, le sale la bestia nazi que tiene adentro y de la amenaza pasa a la acción.
 
La Opinión Popular

22-11-2014 / 10:11
 
La presidenta Cristina Fernández descansa en El Calafate, en Santa Cruz, donde prácticamente no hubo repercusiones del allanamiento a Hotesur, del que es su propietaria. Sin embargo, a pesar del alta médica tras haber sido internada por un cuadro de sigmoiditis con colitis, todo parece indicar que no se libera de su confusión mental.
 
Desde Santa Cruz apareció en un acto público en Chaco con una llamada telefónica y para insistir con un dato poco creíble que brindó el Indec esta semana: Resistencia sería la ciudad del país con mayor empleo.
 
Pero mejor peguémonos un baño de realidad. En Chaco viven 1.050.000 personas. Los índices de pobreza e indigencia dejaron de publicarse en 2012 y los de desempleo están distorsionados por el avance del empleo precario, la profundización del trabajo en negro y la proliferación de planes sociales.
 
El último Índice Barrial de Precios (IBP), que desde 2007 elabora el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (Isepci), indica que, al 30 de junio de este año, 40,3% de los chaqueños estaban bajo la línea de pobreza (subsisten con menos de 5670 pesos mensuales por familia tipo de cuatro miembros), y 17,2% bajo la línea de indigencia (menos de $ 2497). Es decir que casi 6 de cada 10 personas de esa provincia norteña vive de manera indigna.
 
A pesar de eso, Cristina habló en un evento organizado por Jorge Capitanich y sin ponerse colorada aseveró que el actual Chaco "era impensable años atrás" y que "ninguna provincia puede transformarse si no está insertada en un proyecto nacional". Y fue por más: "lograron hoy una provincia con un gran desarrollo industrial y un índice de desocupación impresionante en Resistencia" que, aseguró, "es el más bajo en todo el país".
 
Aunque no se tratara más que de una comunicación telefónica, resultó un claro guiño de la despistada Presidenta a favor de Capitanich, quien todos los días debe poner la cara dura en nombre del Gobierno.
 
La Opinión Popular

22-11-2014 / 09:11
  Advertencia: esta nota se autodestruirá en cinco minutos. No se trata de una parodia de aquella serie setentista llamada Misión imposible que transpiraba espionaje desde los primeros acordes de la cortina musical del inmenso Lalo Schifrin. Es simplemente una manera de acoplarme a la flamante doctrina Verbitsky de lo que debe ser el periodismo.
 
Más Topo que Perro, el asesor de Cristina resolvió tomar el camino inverso al que proclamó durante años: el del oscurantismo. El de la cerrazón informativa estalinista. Borró sus propias columnas de la versión digital de Página/12 con la excusa de no darle "información premasticada (sic) a la nube de periodistas europeos que preparan instant books" sobre la vida del papa Francisco.
 
Explicación tan insólita como ridícula. Si fuera cierto, Horacio Verbitsky estaría inaugurando de esa manera una nueva forma de relacionarse con la información por parte de los cronistas: ocultarla.
 
El mismo que escribió Un mundo sin periodistas, como síntesis de los deseos de los gobernantes ahora cambia el rumbo y toma la vanguardia que tanto le gusta. ¿Tendrá pensado quemar algunos de sus propios libros para evitar que le roben su trabajo que no le gusta "regalar"?, tal como confesó.
 
¿Qué pasaría si todos los periodistas tomaran el ejemplo de Horacio y borraran sus trabajos para "no darle información premasticada" a nadie. ¿Qué tal si los editorialistas que escribieron loas a la dictadura retiraran de circulación esas pruebas?
 
La utilización de todo tipo de archivo y el resto de los periodistas son una de las fuentes informativas que suelen servir para iniciar el camino de cualquier investigación de prensa. ¿O Verbitsky nunca citó el trabajo de algún colega para sus notas? Miles de veces.
 
Pero la autocensura reconocida de Verbitsky agrega un elemento novedoso. Igual que la despreciable necrológica que el mismo diario publicó contra Pepe Eliaschev. Es de pésimo gusto, casi una traición a la condición humana, matar a un muerto sin hacerse cargo de lo que se dice. La página 33 de Página/12 merece estudiarse como una de las bajezas que se pueden cometer en nombre de la revolución K.
 
El panfleto anti-Eliaschev cita varias veces a Horacio Verbitsky. Allí "denuncia" que Pepe escribió en la revista de Montoneros y que algunas de sus opiniones estuvieron a la izquierda de la izquierda y justificaban la lucha armada. Para Página/12, parece que aprender de los errores que llevaron a una generación a la muerte producto de un militarismo y un foquismo criminal es renegar de su pasado.
 
En realidad la reconversión de Eliaschev, como la de tantos jóvenes de aquella época, se trata del reconocimiento más sensato de un hombre que revaloriza la democracia, la libertad y el debate para siempre. Por aquellas ideas, Pepe fue amenazado por la Triple A y debió exiliarse.

22-11-2014 / 08:11
  Defender lo indefendible, negar la realidad evidente, inducir al engaño, de eso se trata la actividad de Jorge Capitanich, cuando responde sobre hechos de corrupción que rodean a la gestión cristinista. Ayer, en su habitual conferencia de prensa matinal, el chaqueño parlanchín volvió a utilizar palabras rebuscadas y apuntó sus dardos envenenados contra la Justicia que investiga hechos de corrupción cometidos durante la "década ganada".
 
En crisis  de nervios por el allanamiento al hotel de Cristina, Capitanich acusó al Poder Judicial de mantener un "ataque despiadado", de liderar una "estrategia de golpismo activo" contra el Gobierno y sus funcionarios; y a la oposición de tener "una actitud violatoria a la Constitución Nacional y una perspectiva sediciosa" por negarse a tratar la designación de un nuevo miembro de la Corte Suprema tras la renuncia de Eugenio Zaffaroni.
 
La dirigencia oficial K no entiende que los jueces cumplen con su deber al investigar casos de corrupción, lo que pasa es que durante mucho tiempo gran cantidad de jueces no lo hicieron. Lo mismo sucede con el Senado de la Nación, que ejerce una potestad que le es propia y que es la posibilidad de determinar en qué momento le parece oportuno ocupar la cobertura de un cargo.
 
El discurso K está vacío de contenido. Capitanich es uno de los principales ejecutores de una estrategia mediática que busca adulterar la realidad para tapar una situación económica y social cada vez más complicada. De esta manera, mientras que para los K, Argentina se encuentra en un cuento de Hadas de Disney, a medida que se acerca fin de año, la gente siente estar viviendo una película de terror.
 
El fin de ciclo K está más latente que nunca. De ahí que el gobierno de Cristina salga con todo este accionar mediático a atacar a la Justicia, ya que saben que a partir de diciembre del año que viene tendrán que desfilar por Tribunales a dar explicaciones por todos los actos de corrupción que se han cometido durante la última década.
 
Los temores oficiales al accionar de la Justicia, lleva a que Capitanich y otros funcionarios sigan con la "mística" del relato K, en un panorama netamente fantasioso, donde se distorsiona la realidad, queriéndose convertir en víctimas, para continuar con el relato más allá del 2015; y no como los ejecutores de una política que ha llevado a la Argentina al borde del abismo social y económico.
 
A lo largo de todo su gobierno, el cristinismo se ha empecinado en afirmar que ellos han reconciliado a la política con la sociedad, trabajando para la solución de los problemas reales y cotidianos de la gente. Pero, la realidad le pega un fuerte cachetazo en la cara. Los dichos de Capitanich todas las mañanas son para muchos una patada al hígado difícil de digerir.
 
Como puede verse, este es un Gobierno cegado en negar los datos objetivos de la realidad nacional y sus necesidades, y empecinado en crear una ficción paralela que roza lo absurdo, imposible de defender en público hasta por sus periodistas pagos y sus más fanáticos aplaudidores. Y es Capitanich el que hace golpismo contra la inteligencia de los argentinos.
 
La Opinión Popular

21-11-2014 / 19:11
 
Hay trámites judiciales que van muy lentos. La Justicia suiza está cerca de desbloquear cuentas de Lázaro Báez porque la Argentina jamás le informó sobre el eventual origen delictuoso de ese dinero.
 
Otros trámites, en cambio, vuelan. El pasado domingo 9 en su programa televisivo Jorge Lanata denunció que la empresa Hotesur, de Cristina Fernández de Kirchner, funciona de manera irregular, adeuda impuestos y no presenta balances ante la Inspección General de Justicia.
 
El lunes 10 la diputada Margarita Stolbizer transformó la denuncia periodística en denuncia judicial, y acusó a la Presidenta de violación de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad.
 
El martes 18 el fiscal Carlos Stornelli pidió abrir la investigación del caso. Ayer, jueves 19, el juez Claudio Bonadio ordenó allanar las oficinas de Hotesur, que administra los hoteles de la familia Kirchner en El Calafate.
 
El martes último, el mismo día que Stornelli le pidió a Bonadio iniciar la investigación sobre Hotesur, se conoció un fallo de la Justicia suiza que reveló la existencia de la cuenta secreta de una fundación de Lázaro Báez. Allí entraron 15 millones de dólares durante 2012. La cuenta y cajas de seguridad vinculadas fueron bloqueadas. El periodista Daniel Santoro publicó en exclusiva esa información, anteayer en Clarín.
 
No son gratas ni gratis para Cristina estas revelaciones acerca de los manejos de Lázaro Báez. El inasible jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, ya afirmó en público que este empresario de prosperidad vertiginosa desde que Néstor Kirchner llegó al poder mantiene "vínculos comerciales" con la Presidenta.
 
La desgracia de Báez, que parece una novela con final anunciado, puede terminar salpicando feo a Cristina, incluso cuando haya dejado de ser Presidenta. 

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar