La Opinión Popular
                  21:18  |  Lunes 22 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
Porque cuando tengo que cantar verdades las canto derecho nomás, a lo macho, aunque esas verdades amuestren bicheras donde naides creiba que hubiera gusanos. El orejano
Nacionales - 26-02-2012 / 18:02
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 26/02/1944 EDELMIRO J. FARRELL NOMBRA AL CORONEL JUAN DOMINGO PERÓN COMO MINISTRO DE GUERRA

El Coronel Perón, Ministro de Guerra de la Revolución del 43

El Coronel Perón, Ministro de Guerra de la Revolución del 43
El coronel Juan Perón es designado ministro de Guerra y hasta Mirtha Legrand (detrás de Perón, al lado de Mecha Ortiz) aplaude. ¿Era compañera?
La Revolución del 43 fue el movimiento militar, producido el 4 de junio de 1943, que derrocó al gobierno fraudulento de Ramón S. Castillo, poniendo fin a la llamada "Década Infame", un período de gobiernos autoritarios, ilegítimos y corruptos, signados por la trampa electoral sistemática, la represión a opositores, la proscripción del yrigoyenismo y la entrega económica de la Patria. 
 
El Coronel Juan Perón no ocupó cargos importantes de poder en el gobierno hasta fines de 1943, cuando asumió la Secretaría de Trabajo. El 26 de febrero de 1944, Edelmiro J. Farrell nombra a Perón como Ministro de Guerra.
 
Los gobiernos militares que resultaron de la revolución terminaron con la vieja argentina oligárquica, semicolonial y dependiente y culminaron con la asunción del gobierno electo democráticamente de Juan Perón, el 4 de junio de 1946. En su transcurso emergió la figura del entonces coronel Perón originándose el peronismo.
 
La Opinión Popular
Producida la Revolución del 43 Perón se desempeñó como secretario privado del Ministro de Ejército, a las órdenes del general Edelmiro Farrell y también como su vicepresidente.
 
El poder y la influencia creciente de Perón dentro del gobierno militar provino de su alianza con un sector del sindicalismo argentino, principalmente con las corrientes sindicales socialista y sindicalista revolucionaria. Producido el golpe, un sector del movimiento obrero, principalmente el socialista de la CGT Nº1, a través del dirigente mercantil socialista Ángel Borlenghi y el abogado ferroviario también socialista Juan Atilio Bramuglia, decidió entablar contacto con los coroneles Perón y Domingo Mercante.
 
Las conversaciones establecieron una alianza inicial de sanción de leyes laborales reclamadas largamente por el movimiento obrero, fortalecimiento de los sindicatos y del organismo estatal que regulaba las relaciones laborales. (Baily, 84; López, 401).
 
El plan elaborado entre Perón y Mercante y los sindicatos incluía acceder al por entonces poco influyente Departamento Nacional de Trabajo. Perón maniobró dentro del gobierno para que se lo designara al frente de esa repartición y aprovechando el cierre del Congreso Nacional, puso en vigencia por decreto un gran número de leyes de corte social que desde décadas habían sido presentadas por los diputados socialistas (siendo el más renombrado de ellos Alfredo Palacios) en el parlamento argentino y eran sumariamente vetadas por las mayorías conservadoras. La sanción de tales medidas le valió hacerse de poderosos enemigos entre los industriales, ganaderos y comerciantes.
 
Sin embargo la posición de Perón dentro del gobierno militar, lejos de debilitarse, se fortaleció gracias al apoyo de un creciente número de sindicatos que apoyaban su gestión que, a su vez, iban tomando conciencia de su verdadero poder como factor de presión pública.
 
Poco después obtuvo que el Departamento de Trabajo fuera elevado al rango de Secretaría de Trabajo. Con el apoyo de una parte importante del movimiento obrero, empezó a desarrollar gran parte del programa sindical histórico: se crearon los tribunales de trabajo; se sancionó el Decreto 33.302/43 extendiendo la indemnización por despido a todos los trabajadores; más de dos millones de personas fueron beneficiadas con la jubilación; se sancionó el Estatuto del Peón de Campo y el Estatuto del Periodista; se creó el Hospital Policlínico para trabajadores ferroviarios; se prohibieron las agencias privadas de colocaciones y se crearon Escuelas Técnicas orientadas a obreros. En 1944 se firmaron 123 convenios colectivos que alcanzaban a más de 1.400.000 obreros y empleados y en 1945 otros 347 para 2.186.868 trabajadores.
 
En ese marco los sindicatos comenzaron un período de gran crecimiento, y lo que fue aún más decisivo, comenzaron a afiliar masivamente a los "nuevos" trabajadores, los que estaban migrando masivamente a la ciudad desde el interior del país y países limítrofes, que eran llamados "morochos", "grasas" y "cabecitas negras" por las clases medias y altas, y los propios trabajadores "viejos" descendientes de la inmigración europea.
 
Poco después algunos sindicatos (especialmente los de ideología anarquista y comunista) que se habían mantenido alejados, la CGT Nº1, la USA y los gremios autónomos, comienzan a unificarse en torno de la Secretaría de Trabajo.
 
Pero en sentido contrario, en septiembre de 1945, cuatro importantes sindicatos se separan de la CGT: La Fraternidad, la Unión Obrera Textil, la Confederación de Empleados de Comercio y el Sindicato del Calzado. Frente a los dirigentes sindicales y sindicatos que no apoyaban la alianza sindical con Perón y Mercante, se impulsó una política de sindicatos paralelos.
 
La respuesta de Perón y de su colaborador Domingo Mercante a tal desafío se tradujo en otorgar mayores beneficios a los sindicatos que los apoyaban y quitarle personería jurídica a los gremios opositores, lo que implicaba paradójicamente una seria violación a los derechos del trabajador.
 
Pero la estrategia de Perón para acumular poder no se limitaba a establecer alianzas con el movimiento obrero sino que se extendía también a los partidos políticos, la Iglesia Católica y las Fuerzas Armadas.
 
La tensión política iba en aumento con frecuentes bataholas entre los bandos en conflicto. Esta situación fue la excusa utilizada por la facción del Ejército Argentino, contraria a Perón, para presionar al Presidente Farrell y obtener el desplazamiento definitivo del coronel. Farrell, se inclinó por quitarle el apoyo a Perón y permitir el ascenso del grupo militar antagónico, encabezado por el general Ávalos.
 
Pidió y obtuvo de Perón la renuncia a todos sus puestos el 9 de octubre de 1945 y, para mayor seguridad, decidió su encarcelamiento en la Isla Martín García. Al conocer la noticia del destino de Perón, los sindicatos comenzaron a movilizarse, temiendo que el alejamiento de su líder derivara en la eliminación de todos los beneficios sociales obtenidos.
 
Comienza así, el histórico 17 de octubre.
 
Fuente: Wikipedia
Agreganos como amigo a Facebook
22-09-2014 / 17:09
 
Hay algo que no cierra en las especulaciones del kirchnerismo -o de su franja dominante, el cristinismo puro- con vistas a las elecciones del año que viene: algunos de sus dirigentes creen que hay que prepararse para el llano, para una caída, y hasta sugieren que ese es el mejor escenario, porque les permitiría retemplar su fuerza y dar disputa cuatro años después, otra vez de la mano de Cristina Fernández.
 
¿Una ensoñación estratégica? Quienes lo difunden por la vía de trascendidos no parecen contemplar el lugar del PJ orgánico, sostén principal del armado político que lleva una década en el poder. La definición de mariscales de la derrota para calificar a los responsables de una frustración electoral es un eco del pasado peronista que habla por sí solo.
 
"El peronismo siempre quiere armar una opción ganadora, y disputar el poder. Es difícil creer que el kirchnerismo prefiera perder. Tal vez eso esté en la cabeza de alguno que se siente afuera de lo que viene", dice una fuente peronista cercana a Daniel Scioli. Y remata: "El Frente para la Victoria es en un 95 por ciento peronista. Tal vez algún referente del otro 5 por ciento piense eso".
 
Los ultra K dejan afuera a las expresiones tradicionales del PJ, incluidos los candidatos que ya dan batalla en ese terreno. Los trascendidos que se hacen circular desde el cristinismo son una señal que ratifica lo que nadie esconde: Olivos no considera propio a ninguno de los candidatos que ya caminan la campaña.
 
Hace rato que el cristinismo volvió sobre una idea que alguna vez manejó Néstor Kirchner. Según esa mirada, el mejor rival sería un representante de "derecha", para contraponer al kirchnerismo como opción de "izquierda".
 
¿El triunfo de un candidato del PJ, como Scioli, sería una derrota para el cristinismo? No hay una respuesta explícita, o pública, aunque parece claro que algo de eso exponen las afirmaciones sobre la carencia de un candidato propio, es decir, delegado.
 
Quizás sólo se trate de un reagrupamiento o un mensaje a la tropa propia, para mostrar fortaleza a futuro, aunque a más corto plazo parece también una apuesta al armado de las listas legislativas con fuerte intervención presidencial.
 
En el peronismo ninguno tiene asegurado el futuro, pero a nadie se le ocurre que la derrota pueda ser el camino elegido, y menos aún para preservarse. Lógica peronista elemental.

22-09-2014 / 09:09
 
El hijo presidencial, Máximo Kirchner, habló públicamente por primera vez hace unos días y Periodismo Para Todos (PPT) mostró un informe en el que se muestra cómo es Maximolandia, Río Gallegos, la tierra que él dirige, por el momento, desde su casa.
 
Allá el panorama muestra un lugar en el que abundan los cargos públicos para amigos y familiares. En el que los militantes de La Cámpora, la agrupación que dirige el "ni-ni" Máximo, van a votar a la Legislatura para elogiar al Gobierno de CFK o para beneficiar a Lázaro Báez.
 
El cargo más polémico entre los de amigos y familiares es el de Rocío García, la mujer de Máximo. Para ella se creó el Centro Articulador de Políticas Sanitarias. Ella lo dirige. Se trata de un hospital paralelo, con mayor infraestructura que el hospital público. Mientras en uno, los pacientes y profesionales se quejan por el mal funcionamiento, en el otro, el dinero parece abundar.
 
La diputada del ARI de Santa Cruz, Mariana Zuvic, denunció esta noche en Twitter que al iniciar su programa Jorge Lanata, dedicado a Máximo Kirchner, la ciudad de Río Gallegos sufrió en importantes zonas un apagón. La sospecha es que se trató de una maniobra del cristinismo para impedir que los vecinos de Río Gallegos pudieran ver el programa. Es evidente que para la Casa Rosada se trata de un tema muy delicado.
 
Si se trató de una maniobra del cristinismo no sorprende, porque desde que Máximo Kirchner se presentó en sociedad como un posible candidato en el acto de Argentino Juniors, el ala dura de La Cámpora entró en un estado muy revulsivo ante la mínima crítica o información que no sea de su agrado.
 
Es que Máximo concentra la pesada carga de asegurar la continuidad del movimiento cristinista una vez que dejen el poder a fin del año que viene. Se trata de un desafío mayúsculo para Máximo, ya que si bien La Cámpora ha demostrado tener un nivel de organización y capacidad de movilización, cada vez que debió probar suerte en las urnas -aún en muy modestas elecciones- perdió de manera aplastante.
 
El paso de ser una organización verticalista, sostenida gracias a recursos públicos, para transformarse en un movimiento popular con buenos índices de respaldo electoral, ha sido hasta el momento una tarea casi imposible para Máximo y sus dirigentes camporistas.
 
A pesar de ser una agrupación que resuena tanto en los medios de comunicación, La Cámpora nunca logró ganar un centro de estudiantes de la UBA. Tampoco logró insertarse en los barrios ni obtener el voto de los vecinos para liderlarlos.
 
La Opinión Popular

22-09-2014 / 08:09
 
Por la menor actividad, se redujo sustancialmente la cantidad de pasajeros tanto en la Capital Federal como en provincia.
 
Según cifras oficiales de julio, último mes del cual hay números disponibles, se redujo sustancialmente" la cantidad de pasajeros tanto en la Capital Federal como en la provincia de Buenos Aires, y la tendencia se extendió al transporte de cargas, otro termómetro del mayor o menor dinamismo económico, que sufrió una importante baja.
 
Las caídas se explican tanto por el descenso en el nivel de actividad como por efecto de la inflación, ya que prácticamente todos los precios vinculados con el transporte -combustibles, pasajes, peajes, estacionamientos- tuvieron fuertes incrementos en los últimos meses.
 
Según datos aportados por el Indec, el subte lideró el retroceso en el número de pasajeros, y su menor uso no fue acompañado por un éxodo de los pasajeros a otros medios de transporte.
 
Con respecto a la tarifa, y respaldado con un informe del Laboratorio de Políticas Públicas, se indica que desde que la Ciudad se hizo cargo del subte, la tarifa aumentó un 309%, lo que tuvo fuerte impacto negativo en la cantidad de viajes.
 
También se vieron menos automovilistas en las cabinas de peaje de autopistas y accesos, vinculado al aumento del 12 a 20% en agosto, por segunda vez en el año. Además el "desincentivo" para los autos fue por la remarcación de los precios en las estaciones de servicio.
 
La baja se trasladó también al transporte de carga en el servicio de aeronavegación comercial.

22-09-2014 / 08:09
  En momentos en que la crisis económica no da tregua en la Argentina, la presidenta Cristina Fernández decidió irse, en un épico tour, a New York City para intentar difundir las mentiras de su relato K, que nada tiene que ver con la realidad de los argentinos.
 
Pese a que tiene previsto participar de la Asamblea de las Naciones Unidas el miércoles, con el objetivo de utilizar ese ámbito para desarrollar su "relato antibuitre recargado", CFK decidió instalarse cuatro días antes. Así, además de poder ir de compras, también tiene tiempo para reunirse con sus empresarios "amigos", muchos de los cuales son "buitres buenos", como George Soros.
 
La actitud de Cristina de ir por el mundo hablando maravillas de los supuestos resultados de su gobierno, demuestran que se está creyendo las mentiras de su propio relato. ¿Qué fue lo que consiguió? Logró que estemos inmersos en una profunda recesión, solamente comparable con la crisis de 2001 y 2002, con economías regionales quebradas y empresas que diariamente tienen que despedir y suspender personal por qué no les cierra la ecuación económica.
 
En el primer semestre del año se perdieron 404.000 puestos de trabajo. En muchos casos, de pymes, a las que se le hará muy difícil poder resurgir, y de empresas extranjeras que -contando con información privilegiada acerca de que el futuro económico no pinta para nada bien- han decidido irse del país de forma definitiva.
 
Cristina también consiguió que la Argentina volviera a estar en un ranking mundial. ¿En cuál? En el top ten de las naciones que tiene más inflación en el planeta, solamente superada en América Latina por la Venezuela chavista. El incremento del costo de vida en la Argentina, que llega al 40% anual, cuadriplica o quintuplica a lo que se registra en países como Chile, Uruguay y Brasil.
 
La inflación va de la mano de otro flagelo: el crecimiento de la marginalidad. Ante la falta de estadísticas oficiales, el Banco Mundial informó que el país se encamina a tener 40% de su población bajo la línea de la pobreza. Según el BM, un 33% de los argentinos pertenece a una franja social "vulnerable". Y podría caer en la pobreza si el país sufre un shock económico.
 
Se trata de población que vive con entre 4 y 10 dólares por día. Para el Banco Mundial, por debajo de ese sector vulnerable hay un 10,9% de la población que ya vive en extrema pobreza, que corresponde a familias con ingresos inferiores a 4 dólares por día.
 
El otro gran "logro" de Cristina fue haberle dado la estocada final a la educación pública. Aproximadamente 500 mil jóvenes abandonan la escuela secundaria cada año. La única respuesta que ha tenido el gobierno de CFK, ante una escuela pública que se derrumba, fue bajar línea para reducir el nivel de exigencia.
 
"Las mentiras tienen patas cortas", solía decir Juan Perón. Y prácticamente nadie, salvo los aplaudidores rentados K, compra el buzón que permanente quiere vender el Gobierno.
 
La Opinión Popular

21-09-2014 / 10:09
 
Con un llamativo sombrerito negro que la puso al borde del ridículo, la presidenta Cristina Fernández ayer estuvo reunida con el Papa Francisco en el Vaticano y dio la nota al revelar que, supuestamente, fue amenazada por el Estado Islámico, el grupo terrorista jihadista ISIS con presencia en Irak y Siria.
 
"Días atrás dos comisarios, uno de la Policía Federal Argentina y otro de la (policía) Bonaerense realizaron una denuncia por amenazas contra mi persona". La mandataria le restó importancia a la advertencia e indicó que el tema es manejado por el Ministerio de Seguridad y por la Secretaría de Inteligencia.
 
"Comentamos algo (con el Papa) como cuestiones y circunstancias propias de personas que tenemos actitudes que muchas veces no somos políticamente correctos, y que defendemos cosas que molestan a algunos, y no sabes si pueden ser ciertas, o si son de algunos actores para imputárselas a otros", agregó la Presidenta, que apenas finalizado el encuentro con Francisco viajó a Nueva York, donde participará la próxima semana de la Asamblea de la ONU.
 
Fue todo tan burdo lo de la Presidenta, que intentó ponerse en el mismo plano que el Papa que, como se sabe, viene recibiendo amenazas de terroristas porque se ha convertido en una figura clave en el escenario geopolítico mundial.
 
En ese sentido, la forma en la que Cristina  comunicó la poco creíble amenaza fue muy poco seria, y generó interrogantes varios. Además, llama la atención este tipo de denuncias cuando el propio gobierno de CFK hizo un polémico pacto con Irán, cuyo gobierno es investigado por la participación de funcionarios y diplomáticos en el atentado terrorista contra la AMIA en 1994.
 
Cristina  se aferra a los mitos. Por ejemplo, que hay una conspiración global contra ella porque lidera un revolucionario cambio de paradigma en el mundo. Debería recordar que, del único lugar que no se vuelve es del ridículo, como decía Juan Perón

La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar