La Opinión Popular
                  10:17  |  Sábado 21 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“La inflación está mejor que el año pasado, pero sigue siendo muy alta. El 17% pronosticado para 2017 no se lo cree ni el propio Gobierno, ahora muchos de sus miembros ya están hablando del 21%”. Aldo Pignanelli
Recomendar Imprimir
Nacionales - 26-02-2012 / 18:02
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 26/02/1944 EDELMIRO J. FARRELL NOMBRA AL CORONEL JUAN DOMINGO PERÓN COMO MINISTRO DE GUERRA

El Coronel Perón, Ministro de Guerra de la Revolución del 43

El Coronel Perón, Ministro de Guerra de la Revolución del 43
El coronel Juan Perón es designado ministro de Guerra y hasta Mirtha Legrand (detrás de Perón, al lado de Mecha Ortiz) aplaude. ¿Era compañera?
La Revolución del 43 fue el movimiento militar, producido el 4 de junio de 1943, que derrocó al gobierno fraudulento de Ramón S. Castillo, poniendo fin a la llamada "Década Infame", un período de gobiernos autoritarios, ilegítimos y corruptos, signados por la trampa electoral sistemática, la represión a opositores, la proscripción del yrigoyenismo y la entrega económica de la Patria. 
 
El Coronel Juan Perón no ocupó cargos importantes de poder en el gobierno hasta fines de 1943, cuando asumió la Secretaría de Trabajo. El 26 de febrero de 1944, Edelmiro J. Farrell nombra a Perón como Ministro de Guerra.
 
Los gobiernos militares que resultaron de la revolución terminaron con la vieja argentina oligárquica, semicolonial y dependiente y culminaron con la asunción del gobierno electo democráticamente de Juan Perón, el 4 de junio de 1946. En su transcurso emergió la figura del entonces coronel Perón originándose el peronismo.
 
La Opinión Popular
Producida la Revolución del 43 Perón se desempeñó como secretario privado del Ministro de Ejército, a las órdenes del general Edelmiro Farrell y también como su vicepresidente.
 
El poder y la influencia creciente de Perón dentro del gobierno militar provino de su alianza con un sector del sindicalismo argentino, principalmente con las corrientes sindicales socialista y sindicalista revolucionaria. Producido el golpe, un sector del movimiento obrero, principalmente el socialista de la CGT Nº1, a través del dirigente mercantil socialista Ángel Borlenghi y el abogado ferroviario también socialista Juan Atilio Bramuglia, decidió entablar contacto con los coroneles Perón y Domingo Mercante.
 
Las conversaciones establecieron una alianza inicial de sanción de leyes laborales reclamadas largamente por el movimiento obrero, fortalecimiento de los sindicatos y del organismo estatal que regulaba las relaciones laborales. (Baily, 84; López, 401).
 
El plan elaborado entre Perón y Mercante y los sindicatos incluía acceder al por entonces poco influyente Departamento Nacional de Trabajo. Perón maniobró dentro del gobierno para que se lo designara al frente de esa repartición y aprovechando el cierre del Congreso Nacional, puso en vigencia por decreto un gran número de leyes de corte social que desde décadas habían sido presentadas por los diputados socialistas (siendo el más renombrado de ellos Alfredo Palacios) en el parlamento argentino y eran sumariamente vetadas por las mayorías conservadoras. La sanción de tales medidas le valió hacerse de poderosos enemigos entre los industriales, ganaderos y comerciantes.
 
Sin embargo la posición de Perón dentro del gobierno militar, lejos de debilitarse, se fortaleció gracias al apoyo de un creciente número de sindicatos que apoyaban su gestión que, a su vez, iban tomando conciencia de su verdadero poder como factor de presión pública.
 
Poco después obtuvo que el Departamento de Trabajo fuera elevado al rango de Secretaría de Trabajo. Con el apoyo de una parte importante del movimiento obrero, empezó a desarrollar gran parte del programa sindical histórico: se crearon los tribunales de trabajo; se sancionó el Decreto 33.302/43 extendiendo la indemnización por despido a todos los trabajadores; más de dos millones de personas fueron beneficiadas con la jubilación; se sancionó el Estatuto del Peón de Campo y el Estatuto del Periodista; se creó el Hospital Policlínico para trabajadores ferroviarios; se prohibieron las agencias privadas de colocaciones y se crearon Escuelas Técnicas orientadas a obreros. En 1944 se firmaron 123 convenios colectivos que alcanzaban a más de 1.400.000 obreros y empleados y en 1945 otros 347 para 2.186.868 trabajadores.
 
En ese marco los sindicatos comenzaron un período de gran crecimiento, y lo que fue aún más decisivo, comenzaron a afiliar masivamente a los "nuevos" trabajadores, los que estaban migrando masivamente a la ciudad desde el interior del país y países limítrofes, que eran llamados "morochos", "grasas" y "cabecitas negras" por las clases medias y altas, y los propios trabajadores "viejos" descendientes de la inmigración europea.
 
Poco después algunos sindicatos (especialmente los de ideología anarquista y comunista) que se habían mantenido alejados, la CGT Nº1, la USA y los gremios autónomos, comienzan a unificarse en torno de la Secretaría de Trabajo.
 
Pero en sentido contrario, en septiembre de 1945, cuatro importantes sindicatos se separan de la CGT: La Fraternidad, la Unión Obrera Textil, la Confederación de Empleados de Comercio y el Sindicato del Calzado. Frente a los dirigentes sindicales y sindicatos que no apoyaban la alianza sindical con Perón y Mercante, se impulsó una política de sindicatos paralelos.
 
La respuesta de Perón y de su colaborador Domingo Mercante a tal desafío se tradujo en otorgar mayores beneficios a los sindicatos que los apoyaban y quitarle personería jurídica a los gremios opositores, lo que implicaba paradójicamente una seria violación a los derechos del trabajador.
 
Pero la estrategia de Perón para acumular poder no se limitaba a establecer alianzas con el movimiento obrero sino que se extendía también a los partidos políticos, la Iglesia Católica y las Fuerzas Armadas.
 
La tensión política iba en aumento con frecuentes bataholas entre los bandos en conflicto. Esta situación fue la excusa utilizada por la facción del Ejército Argentino, contraria a Perón, para presionar al Presidente Farrell y obtener el desplazamiento definitivo del coronel. Farrell, se inclinó por quitarle el apoyo a Perón y permitir el ascenso del grupo militar antagónico, encabezado por el general Ávalos.
 
Pidió y obtuvo de Perón la renuncia a todos sus puestos el 9 de octubre de 1945 y, para mayor seguridad, decidió su encarcelamiento en la Isla Martín García. Al conocer la noticia del destino de Perón, los sindicatos comenzaron a movilizarse, temiendo que el alejamiento de su líder derivara en la eliminación de todos los beneficios sociales obtenidos.
 
Comienza así, el histórico 17 de octubre.
 
Fuente: Wikipedia
Agreganos como amigo a Facebook
21-01-2017 / 08:01
Como si fueran poca cosa la inflación, la recesión, los problemas de empleo y la inseguridad en la Argentina, Mauricio Macri comenzó a enfrentarse con un planeta diferente. Muy distinto al que conoció luego de asumir como presidente.
 
Aquel mundo de apenas un año atrás tenía a Europa buscando soluciones al drama de los refugiados; a los Estados Unidos reconciliándose con la Cuba de Fidel Castro y a Barack Obama bailando tangos en el CCK.
 
Todo eran sonrisas mientras la canciller, Susana Malcorra, y el embajador en Washington, Martín Lousteau, gastaban a cuenta de un triunfo electoral de Hillary Clinton.
 
Ese mundo comenzó a crujir con el triunfo inesperado del Brexit en Gran Bretaña y voló por los aires el 8 de noviembre pasado en las elecciones estadounidenses. Ese mundo ayer comenzó a mostrar su rostro más inquietante.
 
Las excentricidades y la filosofía rupturista de Donald J. Trump son ahora las leyes que rigen el escenario global. El volcánico empresario del "you are fired" (¡queda despedido!), al menos por los próximos cuatro años, se convirtió en el hombre más poderoso de la tierra.
 
El impacto que las decisiones de Trump tengan sobre la Argentina es uno de los desafíos que se sumaron a la mochila presidencial de Macri. El primer reflejo fue recomponer la relación que ambos iniciaron cuando los negocios cruzaron al magnate del flequillo naranja con un emprendimiento empresario de su padre Franco.
 
Un diálogo telefónico de 15 minutos sirvió para limar las asperezas de la apuesta electoral por Clinton y sembrar las promesas de una visita del presidente argentino este año contra un viaje del estadounidense a Buenos Aires para la Cumbre del G20 del año próximo.
 
El siguiente movimiento fue más práctico y tuvo lugar en las primeras tres semanas de enero. El ministro de Finanzas, Luis Caputo, confirmó a que ya se consiguió el 70% del financiamiento externo imprescindible para este año. Unos 13.000 millones de dólares para ponerse a resguardo del dólar alto y la eventual suba de las tasas de interés, medidas inevitables para un gobierno que impulsa el retorno de EE.UU. al más duro proteccionismo.
 
Las antenas del Gobierno argentino deben enfocarse ahora en cómo enfrentarse al diseño del mundo en la era Trump. Dónde posicionarnos cuando estalle la ya anunciada guerra comercial entre los Estados Unidos y China y cuánto podrá afectarnos la ofensiva contra los mercados regionales en el contexto de un Mercosur debilitado por los sufrimientos económicos e institucionales de la Argentina y Brasil.
 
Todavía es temprano para deducir si el nuevo esquema mundial favorecerá o perjudicará a nuestro país, pero hay una conclusión sobre la que nadie puede tener dudas. El mundo de Trump será un mundo diferente.

21-01-2017 / 08:01
21-01-2017 / 08:01
20-01-2017 / 16:01
19-01-2017 / 17:01
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar