La Opinión Popular
                  18:58  |  Martes 31 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En los momentos de crisis solo la imaginación es más importante que el conocimiento”. Albert Einstein
Nacionales - 26-02-2012 / 18:02
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 26/02/1944 EDELMIRO J. FARRELL NOMBRA AL CORONEL JUAN DOMINGO PERÓN COMO MINISTRO DE GUERRA

El Coronel Perón, Ministro de Guerra de la Revolución del 43

El Coronel Perón, Ministro de Guerra de la Revolución del 43
El coronel Juan Perón es designado ministro de Guerra y hasta Mirtha Legrand (detrás de Perón, al lado de Mecha Ortiz) aplaude. ¿Era compañera?
La Revolución del 43 fue el movimiento militar, producido el 4 de junio de 1943, que derrocó al gobierno fraudulento de Ramón S. Castillo, poniendo fin a la llamada "Década Infame", un período de gobiernos autoritarios, ilegítimos y corruptos, signados por la trampa electoral sistemática, la represión a opositores, la proscripción del yrigoyenismo y la entrega económica de la Patria. 
 
El Coronel Juan Perón no ocupó cargos importantes de poder en el gobierno hasta fines de 1943, cuando asumió la Secretaría de Trabajo. El 26 de febrero de 1944, Edelmiro J. Farrell nombra a Perón como Ministro de Guerra.
 
Los gobiernos militares que resultaron de la revolución terminaron con la vieja argentina oligárquica, semicolonial y dependiente y culminaron con la asunción del gobierno electo democráticamente de Juan Perón, el 4 de junio de 1946. En su transcurso emergió la figura del entonces coronel Perón originándose el peronismo.
 
La Opinión Popular
Producida la Revolución del 43 Perón se desempeñó como secretario privado del Ministro de Ejército, a las órdenes del general Edelmiro Farrell y también como su vicepresidente.
 
El poder y la influencia creciente de Perón dentro del gobierno militar provino de su alianza con un sector del sindicalismo argentino, principalmente con las corrientes sindicales socialista y sindicalista revolucionaria. Producido el golpe, un sector del movimiento obrero, principalmente el socialista de la CGT Nº1, a través del dirigente mercantil socialista Ángel Borlenghi y el abogado ferroviario también socialista Juan Atilio Bramuglia, decidió entablar contacto con los coroneles Perón y Domingo Mercante.
 
Las conversaciones establecieron una alianza inicial de sanción de leyes laborales reclamadas largamente por el movimiento obrero, fortalecimiento de los sindicatos y del organismo estatal que regulaba las relaciones laborales. (Baily, 84; López, 401).
 
El plan elaborado entre Perón y Mercante y los sindicatos incluía acceder al por entonces poco influyente Departamento Nacional de Trabajo. Perón maniobró dentro del gobierno para que se lo designara al frente de esa repartición y aprovechando el cierre del Congreso Nacional, puso en vigencia por decreto un gran número de leyes de corte social que desde décadas habían sido presentadas por los diputados socialistas (siendo el más renombrado de ellos Alfredo Palacios) en el parlamento argentino y eran sumariamente vetadas por las mayorías conservadoras. La sanción de tales medidas le valió hacerse de poderosos enemigos entre los industriales, ganaderos y comerciantes.
 
Sin embargo la posición de Perón dentro del gobierno militar, lejos de debilitarse, se fortaleció gracias al apoyo de un creciente número de sindicatos que apoyaban su gestión que, a su vez, iban tomando conciencia de su verdadero poder como factor de presión pública.
 
Poco después obtuvo que el Departamento de Trabajo fuera elevado al rango de Secretaría de Trabajo. Con el apoyo de una parte importante del movimiento obrero, empezó a desarrollar gran parte del programa sindical histórico: se crearon los tribunales de trabajo; se sancionó el Decreto 33.302/43 extendiendo la indemnización por despido a todos los trabajadores; más de dos millones de personas fueron beneficiadas con la jubilación; se sancionó el Estatuto del Peón de Campo y el Estatuto del Periodista; se creó el Hospital Policlínico para trabajadores ferroviarios; se prohibieron las agencias privadas de colocaciones y se crearon Escuelas Técnicas orientadas a obreros. En 1944 se firmaron 123 convenios colectivos que alcanzaban a más de 1.400.000 obreros y empleados y en 1945 otros 347 para 2.186.868 trabajadores.
 
En ese marco los sindicatos comenzaron un período de gran crecimiento, y lo que fue aún más decisivo, comenzaron a afiliar masivamente a los "nuevos" trabajadores, los que estaban migrando masivamente a la ciudad desde el interior del país y países limítrofes, que eran llamados "morochos", "grasas" y "cabecitas negras" por las clases medias y altas, y los propios trabajadores "viejos" descendientes de la inmigración europea.
 
Poco después algunos sindicatos (especialmente los de ideología anarquista y comunista) que se habían mantenido alejados, la CGT Nº1, la USA y los gremios autónomos, comienzan a unificarse en torno de la Secretaría de Trabajo.
 
Pero en sentido contrario, en septiembre de 1945, cuatro importantes sindicatos se separan de la CGT: La Fraternidad, la Unión Obrera Textil, la Confederación de Empleados de Comercio y el Sindicato del Calzado. Frente a los dirigentes sindicales y sindicatos que no apoyaban la alianza sindical con Perón y Mercante, se impulsó una política de sindicatos paralelos.
 
La respuesta de Perón y de su colaborador Domingo Mercante a tal desafío se tradujo en otorgar mayores beneficios a los sindicatos que los apoyaban y quitarle personería jurídica a los gremios opositores, lo que implicaba paradójicamente una seria violación a los derechos del trabajador.
 
Pero la estrategia de Perón para acumular poder no se limitaba a establecer alianzas con el movimiento obrero sino que se extendía también a los partidos políticos, la Iglesia Católica y las Fuerzas Armadas.
 
La tensión política iba en aumento con frecuentes bataholas entre los bandos en conflicto. Esta situación fue la excusa utilizada por la facción del Ejército Argentino, contraria a Perón, para presionar al Presidente Farrell y obtener el desplazamiento definitivo del coronel. Farrell, se inclinó por quitarle el apoyo a Perón y permitir el ascenso del grupo militar antagónico, encabezado por el general Ávalos.
 
Pidió y obtuvo de Perón la renuncia a todos sus puestos el 9 de octubre de 1945 y, para mayor seguridad, decidió su encarcelamiento en la Isla Martín García. Al conocer la noticia del destino de Perón, los sindicatos comenzaron a movilizarse, temiendo que el alejamiento de su líder derivara en la eliminación de todos los beneficios sociales obtenidos.
 
Comienza así, el histórico 17 de octubre.
 
Fuente: Wikipedia
Agreganos como amigo a Facebook
31-03-2015 / 16:03
31-03-2015 / 13:03
 
En las últimas horas, causó gran revuelo la revelación de la revista brasileña 'Veja' que sostiene que Máximo Kirchner y la ex ministro de Defensa, Nilda Garré, serían cotitulares de millonarios fondos en bancos de USA e Islas Caimán. Compartían cuentas bancarias por un monto total de casi US$62 millones.
 
El hijo de la presidenta Cristina Fernández, el "ni-ni" Máximo Kirchner, se refirió a la versión sobre supuestas cuentas bancarias secretas en los EEUU e Irán. "No hay nada, de nada de nada", dijo. "En absoluto, de ninguna manera. Nunca, nunca, nunca. Que le quede claro a cualquiera".
 
En una entrevista con el "relator oficial", el periodista ultra k Víctor Hugo Morales, en radio Continental, que fue retransmitida en vivo por varios medios de comunicación, el hijo presidencial objetó parte de la información publicada por el periodista Daniel Santoro. "Él hace referencia a mi pasaporte. La dirección de todos mis pasaportes, de sus renovaciones, es en Río Gallegos. Nunca la calle Juncal, que no sé de quién es ni dónde es", aseguró.
 
Sorprendió que haya salido a hablar. Si hay algo que ha caracterizado a Máximo Kirchner a lo largo de la mal llamada década ganada, es su bajo perfil e intentar pasar lo más desapercibido posible.
 
Las escasas palabras en el acto de Argentinos Juniors en septiembre del año pasado, le sirvieron al hijo presidencial para presentarse en sociedad y para que los militantes rentados de La Cámpora sueñen con un gran futuro político para él, más allá de su escasa preparación intelectual.
 
Vale recordar que el descendiente masculino de la Jefa de Estado, no se ha sabido preparar para participar en política, y para ello sobra la muestra de que comenzó en su juventud a estudiar periodismo en La Plata y abandonó. Lo mismo hizo en la carrera de Abogacía.
 
Su mediocre preparación educativa es una de las principales contras con las que cuenta Máximo Kirchner, más si se lo quiere presentar como un ser pensante con niveles de estadista tal como se plantea desde la agrupación juvenil, algo que parece estar totalmente alejado de la realidad.
 
Máximo desmintió las acusaciones y dijo que en los documentos bancarios hay muchas inconsistencias. Pero, ¿anula ello la existencia de las cuentas secretas?
 
La Opinión Popular

31-03-2015 / 08:03
  En un clima de tensión entre los trabajadores y el Gobierno de Cristina Fernández, se desarrolla desde la medianoche el cuarto paro general en el segundo gobierno de CFK.
 
La huelga afecta a los principales servicios como el transporte, los bancos, los hospitales y las escuelas. La masificación del impuesto a las Ganancias logró juntar a gremios K y anti-K en un paro contundente. La falta de actualización del "piso" -a partir del cual se empieza a pagar- echó por tierra el argumento K de que solo lo paga una élite de altos ingresos.
 
Ante el costo político que conlleva esta huelga, el gobierno de CFK intentó hasta último momento evitar la medida con una extorsión a los empresarios de colectivos. Les reclamó una "actitud responsable" y le recordó a los gremios la "cantidad de fondos públicos que vuelca el Estado para sostener la actividad" a través de subsidios.
 
Aníbal Fernández y Axel Kicillof recibieron a los empresarios y señalaron que "solo entre el 10 y el 15%" del total de trabajadores tributan Ganancias, eje del reclamo. Fernández, además dijo que la medida de fuerza es un "paro político" que "se asemeja a un paro general", dado que la gente no se puede trasladar.
 
Evidentemente presionado, el presidente de la Asociación Argentina de Empresas de Transporte, Eduardo Zbikoski, prometió hacer "todos los esfuerzos para garantizar la prestación del servicio". Pero esta medianoche, cuando comenzó la huelga, se puso de manifiesto que el paro del transporte es total.
 
Por su parte, militantes sindicales de izquierda iniciaron esta mañana la jornada de piquetes con cortes generales en la autopista Panamericana, a la altura de la localidad de Pacheco, y en el Puente Pueyrredón, que une Capital Federal y el sur del conurbano. Asimismo, otro grupo de manifestantes se concentraba en Corrientes y Callao, en el centro porteño, para realizar allí un corte de tránsito.
 
El secretario general de la UTA, Roberto Fernández, denunció que: "Hay reuniones con el sector empresario manifestando que no le van a dar gasoil y subsidios". El sindicalista solicitó que el Gobierno "se detenga y escuche" los reclamos del sector obrero y aclaró que "el paro no beneficia a nadie, ni a los empresarios, ni a los trabajadores, ni al Gobierno. Si ellos tienen el poder del diálogo, ¿por qué no nos sentamos a negociar?".
 
Cristina Fernández y Axel Kicillof podrán decir lo que quieran e ignorar la medida de fuerza. Pero, con el cóctel de inflación, déficit, recesión, desempleo y pobreza, es conveniente que el Gobierno registre cuáles son los argumentos de los reclamos. Aunque no abarque a todos los trabajadores, el impuesto a las Ganancias sobre el salario es absolutamente regresivo y desequilibrado.
 
Y, además, junto a la inflación galopante de los últimos años, constituyen una trampa económica que deterioró sin remedio el ingreso de todos los trabajadores: los acomodados y los más pobres, las víctimas principales de la recesión, del freno del consumo y la caída del empleo.
 
La Opinión Popular

30-03-2015 / 20:03
30-03-2015 / 10:03
 
La presidenta Cristina Fernández está preocupada por el alcance del primer paro nacional del año electoral. Y resolvió enfrentar a las CGT de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo con otro acto de campaña, esta vez en La Matanza, para inaugurar redes de agua potable el mismo día de la huelga que se advierte masiva.
 
Cristina no cederá a una negociación por una rebaja en el abusivo impuesto a las Ganancias como reclaman los sindicatos rebeldes. Por eso improvisó el corte de cintas en obras de la empresa AySA. La inquietud oficial se centra en que la masividad del paro desgaste a Cristina y golpee de lleno en su relato de "ampliación de derechos" y de aliento a su "modelo de inclusión social".
 
Se hará a las 18 hs, en el momento en que los jefes sindicales hagan la evaluación pública del paro. Busca así quitarles protagonismo y pulsear políticamente con ellos. "El acto es sorpresivo. No estaba previsto en agenda. Son caños de agua potable del plan de expansión de AySA. Pero no tenían fecha de inauguración. Podía hacerse hace tiempo o nunca", confió una fuente oficial.
 
El plan de la Presidenta para ser la figura central del Frente para la Victoria (FPV) en la campaña electoral -posiblemente sea candidata a diputada nacional por Buenos Aires o a parlamentaria del Mercosur- consiste en encabezar un acto por semana, emitido por cadena nacional, en el que se incluirán diversos anuncios de distribución de recursos.
 
Cristina Fernández intenta ocultar los problemas reales con actos de militantes rentados y discursos pseudo ideologizados.
 
La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar