La Opinión Popular
                  19:32  |  Miércoles 25 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Hay que recuperar el progresismo
Por Luis Alberto Romero - Historiador.
“El presidente proviene del sector empresario y debería saber que el trabajo tiene tutela y el Estado debe tener presencia. El concepto de libertad no está reñido con un Estado presente”. Graciela Camaño
Nacionales - 26-02-2012 / 18:02
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 26/02/1944 EDELMIRO J. FARRELL NOMBRA AL CORONEL JUAN DOMINGO PERÓN COMO MINISTRO DE GUERRA

El Coronel Perón, Ministro de Guerra de la Revolución del 43

El Coronel Perón, Ministro de Guerra de la Revolución del 43
El coronel Juan Perón es designado ministro de Guerra y hasta Mirtha Legrand (detrás de Perón, al lado de Mecha Ortiz) aplaude. ¿Era compañera?
La Revolución del 43 fue el movimiento militar, producido el 4 de junio de 1943, que derrocó al gobierno fraudulento de Ramón S. Castillo, poniendo fin a la llamada "Década Infame", un período de gobiernos autoritarios, ilegítimos y corruptos, signados por la trampa electoral sistemática, la represión a opositores, la proscripción del yrigoyenismo y la entrega económica de la Patria. 
 
El Coronel Juan Perón no ocupó cargos importantes de poder en el gobierno hasta fines de 1943, cuando asumió la Secretaría de Trabajo. El 26 de febrero de 1944, Edelmiro J. Farrell nombra a Perón como Ministro de Guerra.
 
Los gobiernos militares que resultaron de la revolución terminaron con la vieja argentina oligárquica, semicolonial y dependiente y culminaron con la asunción del gobierno electo democráticamente de Juan Perón, el 4 de junio de 1946. En su transcurso emergió la figura del entonces coronel Perón originándose el peronismo.
 
La Opinión Popular
Producida la Revolución del 43 Perón se desempeñó como secretario privado del Ministro de Ejército, a las órdenes del general Edelmiro Farrell y también como su vicepresidente.
 
El poder y la influencia creciente de Perón dentro del gobierno militar provino de su alianza con un sector del sindicalismo argentino, principalmente con las corrientes sindicales socialista y sindicalista revolucionaria. Producido el golpe, un sector del movimiento obrero, principalmente el socialista de la CGT Nº1, a través del dirigente mercantil socialista Ángel Borlenghi y el abogado ferroviario también socialista Juan Atilio Bramuglia, decidió entablar contacto con los coroneles Perón y Domingo Mercante.
 
Las conversaciones establecieron una alianza inicial de sanción de leyes laborales reclamadas largamente por el movimiento obrero, fortalecimiento de los sindicatos y del organismo estatal que regulaba las relaciones laborales. (Baily, 84; López, 401).
 
El plan elaborado entre Perón y Mercante y los sindicatos incluía acceder al por entonces poco influyente Departamento Nacional de Trabajo. Perón maniobró dentro del gobierno para que se lo designara al frente de esa repartición y aprovechando el cierre del Congreso Nacional, puso en vigencia por decreto un gran número de leyes de corte social que desde décadas habían sido presentadas por los diputados socialistas (siendo el más renombrado de ellos Alfredo Palacios) en el parlamento argentino y eran sumariamente vetadas por las mayorías conservadoras. La sanción de tales medidas le valió hacerse de poderosos enemigos entre los industriales, ganaderos y comerciantes.
 
Sin embargo la posición de Perón dentro del gobierno militar, lejos de debilitarse, se fortaleció gracias al apoyo de un creciente número de sindicatos que apoyaban su gestión que, a su vez, iban tomando conciencia de su verdadero poder como factor de presión pública.
 
Poco después obtuvo que el Departamento de Trabajo fuera elevado al rango de Secretaría de Trabajo. Con el apoyo de una parte importante del movimiento obrero, empezó a desarrollar gran parte del programa sindical histórico: se crearon los tribunales de trabajo; se sancionó el Decreto 33.302/43 extendiendo la indemnización por despido a todos los trabajadores; más de dos millones de personas fueron beneficiadas con la jubilación; se sancionó el Estatuto del Peón de Campo y el Estatuto del Periodista; se creó el Hospital Policlínico para trabajadores ferroviarios; se prohibieron las agencias privadas de colocaciones y se crearon Escuelas Técnicas orientadas a obreros. En 1944 se firmaron 123 convenios colectivos que alcanzaban a más de 1.400.000 obreros y empleados y en 1945 otros 347 para 2.186.868 trabajadores.
 
En ese marco los sindicatos comenzaron un período de gran crecimiento, y lo que fue aún más decisivo, comenzaron a afiliar masivamente a los "nuevos" trabajadores, los que estaban migrando masivamente a la ciudad desde el interior del país y países limítrofes, que eran llamados "morochos", "grasas" y "cabecitas negras" por las clases medias y altas, y los propios trabajadores "viejos" descendientes de la inmigración europea.
 
Poco después algunos sindicatos (especialmente los de ideología anarquista y comunista) que se habían mantenido alejados, la CGT Nº1, la USA y los gremios autónomos, comienzan a unificarse en torno de la Secretaría de Trabajo.
 
Pero en sentido contrario, en septiembre de 1945, cuatro importantes sindicatos se separan de la CGT: La Fraternidad, la Unión Obrera Textil, la Confederación de Empleados de Comercio y el Sindicato del Calzado. Frente a los dirigentes sindicales y sindicatos que no apoyaban la alianza sindical con Perón y Mercante, se impulsó una política de sindicatos paralelos.
 
La respuesta de Perón y de su colaborador Domingo Mercante a tal desafío se tradujo en otorgar mayores beneficios a los sindicatos que los apoyaban y quitarle personería jurídica a los gremios opositores, lo que implicaba paradójicamente una seria violación a los derechos del trabajador.
 
Pero la estrategia de Perón para acumular poder no se limitaba a establecer alianzas con el movimiento obrero sino que se extendía también a los partidos políticos, la Iglesia Católica y las Fuerzas Armadas.
 
La tensión política iba en aumento con frecuentes bataholas entre los bandos en conflicto. Esta situación fue la excusa utilizada por la facción del Ejército Argentino, contraria a Perón, para presionar al Presidente Farrell y obtener el desplazamiento definitivo del coronel. Farrell, se inclinó por quitarle el apoyo a Perón y permitir el ascenso del grupo militar antagónico, encabezado por el general Ávalos.
 
Pidió y obtuvo de Perón la renuncia a todos sus puestos el 9 de octubre de 1945 y, para mayor seguridad, decidió su encarcelamiento en la Isla Martín García. Al conocer la noticia del destino de Perón, los sindicatos comenzaron a movilizarse, temiendo que el alejamiento de su líder derivara en la eliminación de todos los beneficios sociales obtenidos.
 
Comienza así, el histórico 17 de octubre.
 
Fuente: Wikipedia
Agreganos como amigo a Facebook
25-05-2016 / 19:05
La Plaza de Mayo, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, permaneció cerrada al público para impedir que se realicen protestas populares en el Tedéum del que participará el presidente Mauricio Macri en la Catedral metropolitana. El paseo público fue vallado totalmente y había una importante presencia de agentes de la Gendarmería y de las policías Federal y Metropolitana.
 
Dentro de la plaza sólo había alumnos de escuelas que concurrieron al izamiento de la bandera, con la presencia del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para totalizar allí unas 200 personas. De esta manera, los festejos de la patria en este 25 de Mayo se impidió que el pueblo y el ciudadano común de a pie pueda acercarse.
 
Esto demuestra una vez más la falta de tacto y cintura política del presidente Mauricio Macri tomando decisiones alejado de la gente. El interrogante es si Macri teme a los reclamos que puede hacerle el pueblo luego de estos seis meses de gestión en donde se tomaron medidas que en nombre del "sinceramiento" aceleraron aún más la inflación que por consecuencia acrecentó los números de la pobreza.
 
La iglesia fue contundente con su mensaje de advertencia del deterioro social en que se está sumiendo al pueblo. Los estatales no le dan tregua reclamando dignidad en el salario y en las condiciones laborales y el gobierno insiste en tapar el sol con un dedo. Aunque el gurú Durán Barba le sople a Macri que no hay chicos que mueran de hambre, los pobres siguen pobres.
 
Hoy es el primer 25 de Mayo en trece años sin la desmesura K. Parecía volver la idea de Patria como festejo colectivo. Macri asistió al Tedeum en la Catedral, con el contorno de un acampe de organizaciones sociales en la Plaza en demanda de más planes sociales. La plaza de mayo fue blindada, impidiendo el acceso del pueblo al festejo patrio. Y luego Macri compartió un locro con sus ministros en Olivos. Lamentablemente éste fue un festejo para unos pocos. Y la Patria es de todos.
 
La Opinión Popular

25-05-2016 / 11:05
25-05-2016 / 10:05
En un contexto signado por la preocupación de distintos sectores por la situación social, entre ellos la Iglesia, el presidente Mauricio Macri encabezará hoy los festejos oficiales de un nuevo aniversario (el número 206) de la Revolución de Mayo. Cambia la foto y cambia la época. Lejos de celebrarlo con un acto multitudinario en la Plaza de Mayo cargado de definiciones políticas y color militante como hizo el kirchnerismo durante más de una década, Macri inaugura hoy su propio estilo de festejo más austero, acotado a funcionarios y dirigentes sociales y con tono apartidario.
 
Sin embargo, uno de los actores políticos principales de la celebración seguirá siendo un elemento disonante a pesar del cambio de época: la Iglesia. Aún cuando la actual gestión seguramente no incurra en el desafío constante de trasladar el Tedeum al interior del país con la poco creíble excusa del federalismo, en el último tiempo la relación con el Vaticano y con los representantes locales de la Iglesia ha sido, al menos, árida.
 
Una serie de desencuentros -que van desde la crítica de Marcos Peña al Papa Francisco por recibir a Hebe de Bonafini y el desconcierto del Gobierno por el rosario que el Santo Padre le mandó a Milagro Sala hasta el rumor de que Margarita Barrientos no fue bien recibida en Roma por ser la referente social más cuidada por el macrismo- erosionaron la relación.
 
En los últimos días, un documento emitido por la Pastoral Social que se reunió con la presencia de los líderes de las cinco centrales obreras mostró preocupación por la "desnutrición, la miseria y la fragilidad laboral". Peña reiteró ayer que "compartimos la agenda" de la Iglesia, aunque puntualizó que a su criterio se trata de una situación heredada de los K. El intercambio de cartas entre el papa Francisco y el Presidente, con motivo de la fiesta patria, esperanzó al Gobierno con encarrilar la relación con el Sumo Pontífice, signada por la frialdad y algunos desencuentros.
 
A esos hechos, que el Gobierno se esforzó por mostrar como anécdotas casuales se sumaron en los últimos días críticas de la Iglesia a la situación social y laboral en el país. En verdad, la inquietud por la situación social sobre la que puntualizó la Iglesia también es un tema que preocupa al macrismo.
 
Tanto es así que horas antes del acto, la creciente conflictividad social hizo que el Gobierno de Macri decidiera modificar la agenda para su primer 25 de Mayo como presidente. Se iba a realizar un acto público detrás de Casa de Gobierno, pero como desde hoy organizaciones piqueteras realizan un acampe en Plaza de Mayo, la celebración se trasladará a la Quinta de Olivos.
 
Finalmente, el contraste con el "modo de festejo cristinista" multitudinario, abierto, en la plaza y con alto voltaje político, es total.
 
La Opinión Popular

24-05-2016 / 16:05
24-05-2016 / 08:05
 
En medio de la investigación en la cual Aerolíneas Argentinas benefició a la familia de la ex presidenta Cristina Fernández por medio de la contratación del hotel Alto Calafate para el hospedaje de las tripulaciones de esa compañía en El Calafate, este fin de semana la línea de bandera avanzó en la contratación de una nueva empresa, esta vez vinculada al Jefe de Gabinete de ministros de la Nación, Marcos Peña Braun, y a su primo y secretario de Comercio, Miguel Braun.
 
Según se supo días atrás, aunque en el llamado a licitación pública lanzado por Aerolíneas Argentinas Hotesur, la sociedad dueña del hotel Alto Calafate volvió a presentar la mejor oferta, la empresa conducida por Isela Costantini se escudó en la investigación judicial que la involucra para no adjudicarle la compulsa y beneficiar a los familiares de Peña y Braun.
 
Hotesur había presentado la mejor oferta: 1.049 pesos por habitación. Muy lejos de los 1.298 pesos que cotizó la empresa Turismo Doss S.A. controlante del hotel Esplendor y de los 1.471 pesos por habitación que cotizó Xelena. Hubo una cuarta oferta, la de la Posada Los Álamos, que no fue tenida en cuenta porque no presentarse dentro de los plazos previstos en el pliego.
 
En la reestructuración de Aerolíneas Argentinas que lleva adelante Costantini también participa Mario Quintana. El ex CEO de Farmacity es el coordinador del gabinete económico macrista y tomó la posta que dejó Gustavo Lopetegui (ex CEO de LAN) en la reestructuración de Aerolíneas ante el conflicto que intereses que generaba el desembarco en la línea de bandera del ex hombre fuerte de la principal competidora de Aerolíneas.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar