La Opinión Popular
                  10:09  |  Martes 07 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Hasta aquí el kirchnerismo tiene poco menos de un tercio, que es lo que tuvo siempre. No sé de dónde aparecen estas cosas de que se va a comer a los chicos crudos”. Ernesto Sanz
Nacionales - 17-02-2012 / 07:02
EL GOBIERNO K MINIMIZA EL CASO Y DICE QUE ES TODO LEGAL

Proyecto X: Espionaje a opositores por parte de la Gendarmería Nacional

Proyecto X: Espionaje a opositores por parte de la Gendarmería Nacional
El llamado "Proyecto X" de la Gendarmería Nacional fue repudiado por la oposición, que pidió hoy que se cite en el Congreso a la ministra de Seguridad, Nilda Garré, para que brinde explicaciones sobre las presuntas tareas de espionaje.
Fuerte polémica por un caso de supuesto "espionaje" que habría hecho Gendarmería, con la difusión que tomó el 'Proyecto X', una base de datos con minuciosa información sobre gente investigada por esa fuerza.
 
La existencia del 'Proyecto X' fue dada a conocer por el propio jefe de la Gendarmería Nacional, el comandante general Héctor Schenone, en una causa a cargo del juez federal Norberto Oyarbide.
 
Es un registro con datos reunidos por gendarmes (según Schenone, siempre con conocimiento de la Justicia) sobre personas presuntamente investigadas por delitos. Tiene un altísimo nivel de detalle de cada uno. Incluye rubros tales como 'teléfono', 'otros medios de comunicación', 'transporte' y 'recursos financieros'.
 
El tema tomó estado público en noviembre pasado, cuando Página/12 dio a conocer la denuncia judicial preparada por el delegado de Kraft Javier Hermosilla, Nora Cortiñas -de Madres Línea Fundadora-, Victoria Moyano y Miriam Bregman -del Ceprodh- y María del Carmen Verdú -de la Correpi-.
 
Los legisladores opositores lanzaron una ofensiva pidiendo citar a la ministra Nilda Garré al Congreso por el espionaje de Gendarmería después de que el programa A Dos Voces, de TN, reveló que Schenone afirmó en la Justicia que existe una base de datos sobre dirigentes gremiales, sociales, estudiantiles, políticos y referentes de derechos humanos.
 
Acusan al Gobierno K de estar usando el aparato de inteligencia del Estado para accionar en contra de los reclamos sociales y para la persecución política.
 
La Opinión Popular

EL "PROYECTO X" / ADMISIÓN DE UNA FUERZA DE SEGURIDAD ANTE LA JUSTICIA
 
Dura polémica por tareas de inteligencia de Gendarmería
 
Estalló al conocerse que se recopilaban datos de dirigentes sociales; citan a Garré al Congreso
 
Por Paz Rodríguez Niell  | LA NACION
 
La difusión que tomó el "Proyecto X", una base de datos de la Gendarmería con minuciosa información sobre gente investigada por esa fuerza, causó ayer un enorme revuelo político que incluyó acusaciones al Gobierno de "espionaje ilegal" y un pedido masivo de la oposición para que la ministra de Seguridad, Nilda Garré, dé explicaciones en el Congreso.
 
El Gobierno no respondió nada sobre el tema. Garré sólo hizo anoche una alusión críptica en Twitter: "Es paradójico que quienes no tienen coherencia en la defensa de los DD.HH. nos acusen de perseguir a manifestantes y luchadores sociales".
 
 
La existencia del "Proyecto X" fue dada a conocer por el propio jefe de la Gendarmería Nacional, Héctor Schenone, en una causa a cargo del juez federal Norberto Oyarbide. Es un registro con datos reunidos por gendarmes (según Schenone, siempre con conocimiento de la Justicia) sobre personas presuntamente investigadas por delitos. Tiene un altísimo nivel de detalle de cada uno. Incluye rubros tales como "teléfono", "otros medios de comunicación", "transporte" y "recursos financieros".
 
Cómo obtuvo Gendarmería esta información está bajo sospecha. Según la denuncia, la fuerza recurrió a "tareas de inteligencia ilegal"; por ejemplo, infiltrándose en marchas y cortes de ruta.
 
Los promotores de este expediente son organismos de derechos humanos y delegados gremiales de Kraft Foods y Pepsico Snacks. En diciembre del año pasado habían pedido que la Justicia investigara a los "máximos oficiales" de la Gendarmería por haber reunido, almacenado y analizado información "obtenida en forma clandestina e ilegal".
 
Por ley, las fuerzas de seguridad (Gendarmería entre ellas) están autorizadas a hacer investigaciones en dos casos: a pedido de la Justicia o por iniciativa propia cuando toman conocimiento de que un delito se está cometiendo. Entonces, deben darle aviso de inmediato al juez o fiscal competente.
 
La denuncia relata que en varios expedientes judiciales Gendarmería aportó datos de gremialistas, miembros de organizaciones sociales y estudiantes que conservaba en su poder antes de que existiera la causa penal. Es decir que -según los denunciantes- reunía información y después la "blanqueaba" en expedientes judiciales. En cuanto a los métodos, acusaron a agentes de Gendarmería de haberse infiltrado en manifestaciones tales como una marcha en repudio al asesinato de Mariano Ferreyra y haberse hecho pasar por manifestantes o periodistas.
 
Antes de la feria judicial, a pedido del fiscal Gerardo Pollicita, Oyarbide solicitó las causas penales a las que hicieron referencia los denunciantes y pidió a Gendarmería un informe sobre cómo hacía sus investigaciones.
 
Schenone le respondió el 22 de diciembre. Afirmó que la fuerza investiga a pedido de la Justicia, que en forma "habitual" le ordena tareas tales como "identificar lugares, personas, vehículos, actividades, zonas". Explicó además que el Código Procesal dispone que Gendarmería investigue, sin orden judicial, "ante la puesta en conocimiento y/o presencia de la presunta comisión de un delito de acción pública".
 
En ambos casos -afirmó- la actividad "se lleva a cabo con el conocimiento inmediato e intervención de la autoridad judicial competente".
 
En su respuesta a Oyarbide, de cuatro páginas, relató que su fuerza tiene tres bases de datos que se alimentan de registros públicos y de "la actividad investigativa y procedimental judicial" de la propia fuerza. Son el Sistema de Antecedentes de Gendarmería (SAG), el Sistema de Gestión Operativa (SGO) y el Proyecto X.
 
Este último es, según declaró, una base de datos que "se nutre de toda la información que surja durante el transcurso de una investigación judicial" y cuya función principal es "auxiliar el trabajo de entrecruzamiento de datos (comunicaciones telefónicas -por informe judicial-, lugares, personas, períodos de tiempo, etc.) a los fines de una mejor investigación criminal judicial".
 
Para la oposición, el Proyecto X es de dudosa legalidad y el Gobierno debe explicar cómo funciona y por qué fue creado. Por eso, diputados y senadores de la oposición presentaron proyectos para citar a Garré al Congreso.
 
En el Senado, la iniciativa la promovió el bloque radical; en Diputados, lleva las firmas de Patricia Bullrich (Unión Por Todos); Federico Pinedo y Gabriela Michetti (Pro); Eduardo Amadeo (Frente Peronista); Ricardo Buryaile (UCR); Gerardo Milman (GEN), y Ramona Pucheta (MIJD).
 
Pero las críticas excedieron a la oposición. El kirchnerista Luis D'Elía también cuestionó a Gendarmería: comparó el Proyecto X con "las escuchas realizadas por el agente Ciro James en el macrismo" y dijo no tener "ninguna duda de que la presidenta Cristina Fernández y la ministra de Seguridad, Nilda Garré, van a actuar con todo el rigor necesario ante un hecho de tanta gravedad".
 
Qué dice la ley
 
Inteligencia. La ley 25.520 establece que ningún organismo oficial puede "obtener información" de datos de personas por el solo hecho de "adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales o sindicales".
 
 
Autorización. Puede hacerse inteligencia interna sólo si hay un encargo judicial. También para prevenir un delito, siempre que se dé aviso a la Justicia.
 
El "Proyecto X"
HÉCTOR BERNABÉ SCHENONE
 
Jefe de la Gendarmería Nacional
 
Edad: 60
 
Lugar de nacimiento: Chaco
 
Rango: comandante general
 
Está a cargo de la fuerza desde 2005. Es especialista en la lucha antidrogas y siempre se le atribuyeron fluidos contactos con organismos de Estados Unidos.
 
"Toda la actividad se lleva a cabo con el conocimiento inmediato e intervención de la Justicia"
 
 
DIXIT
  
"Si se comprueba, es terrible. Esperemos que no sea así. Que se investigue a cualquiera es un desastre, sean líderes sociales u opositores. Nos preocupa que alguien tenga prácticas como ésta"
HORACIO RODRÍGUEZ LARRETA
Jefe de Gabinete porteño (PRO)
 
"El Gobierno ya no puede ocultar su profundo autoritarismo. El reiterado intento de silenciar a los medios y el espionaje a opositores son dos caras de un proyecto cada vez menos democrático"
EDUARDO AMADEO
Diputado (Peronismo disidente)
 
"Estas acciones demuestran que el gobierno kirchnerista no tiene nada de popular porque apela a los mismos mecanismos a los que recurrieron las fuerzas represivas en la Argentina"
JAIME LINARES
Senador (FAP)
 
"Es una enormidad. La Gendarmería no tiene para nada esa finalidad; esté haciendo inteligencia interna para espiar opositores y movimientos sociales. Hay criminalización de la protesta social"
JUAN PEDRO TUNESSI
Diputado (UCR)
 
"Se está usando el aparato de inteligencia del Estado para la persecución política. Es necesario que el gobierno y la ministra Garré informen qué finalidad tiene este Proyecto X"
 
PATRICIA BULLRICH
Diputada (Unión Por Todos)
 
"Está claro que hay una decisión del gobierno nacional de accionar en contra de los reclamos sociales. Se empieza a configurar un escenario evidente de persecución social"
HÉCTOR PIEMONTE
Diputado (Coalición Cívica).
 
Fuente: La Nación

Agreganos como amigo a Facebook
07-07-2015 / 09:07
 El superdomingo anti-K despabiló al Gobierno de Cristina Fernández. El 5 de julio, con su ristra de derrotas y la modestísima cosecha de votos de la oferta K, inoculó una dosis de realismo a un dispositivo político que opera como si la elección fuera un trámite y Daniel Scioli el futuro, casi irrevocable, presidente.
 
Un dato que está en discusión es el involucramiento personal de Cristina a través de sus ilegales cadenas nacionales dedicadas a la campaña, y el resultado electoral. La consecuencia es que, salvo en el caso de las primarias de Chaco, donde el candidato K le ganó a la radical Aída Ayala, cada vez que la Presidenta expresó su respaldó públicamente, el candidato perdió.
 
En efecto, es lo que sucedió con Miguel Pichetto. Cristina hizo uso el 14 de mayo de la 17º cadena nacional en el año para promocionar la candidatura de Pichetto, a quien presentó como "el futuro gobernador" de Río Negro, y perdió. Alberto Weretilneck se imponía holgadamente por 52 a 33 por ciento.
 
El 3 de junio también respaldó en forma personal al postulante K en Mendoza, Adolfo Bermejo. Los K quisieron instalar el ya famoso "empate técnico" de los encuestadores pagados por el Gobierno, pero tampoco alcanzó. El radical Alfredo Cornejo venció ampliamente, con 47 por ciento a 38.
 
Ni qué decir del caso del candidato a gobernador K en Córdoba, Eduardo Acastello, que también tuvo su momento ilegal en la cadena nacional cuando se inauguraron nuevas instalaciones de la Fábrica Militar de Río Tercero. También para Acastello los encuestadores pronosticaron un empate técnico por el segundo lugar con la fórmula UCR/PRO, pero las urnas marcaron algo bien distinto, ya que el candidato del PJ anti-K, Juan Schiaretti, ganó y la Alianza UCR/PRO salió segunda.
 
Lo de Mariano Recalde no tuvo desperdicio. Cristina se lo tomó como algo personal, y apareció varias de veces por cadena nacional promocionando su candidatura. La última fue a horas del inicio de la veda electoral, cuando recorrió con él la Villa 20. Tampoco logró siquiera llevar al FPV al segundo lugar que tuvo en otros tiempos. Ni siquiera en la interna del FPV en La Pampa tuvo suerte Cristina, a pesar de que también subió a una cadena oficial a Fabián Bruna, quien cayó derrotado por Carlos Verna, peronista anti-K de esa provincia.
 
A los candidatos K que Cristina no respaldó explícitamente, les fue bien en los comicios. Como Juan Manuel Urtubey, que ganó en Salta, sin aparecer en ninguna foto con la Presidenta. Después sí se sacó una foto con ella, pero solo cuando había ganado. El caso de Oscar Perotti es parecido. Quedó en tercer lugar en Santa Fe, pero su performance es de hazaña, ya que el FPV estaba en el piso y lo llevó a una posición competitiva con un esfuerzo notable, caracterizado por la ausencia absoluta de respaldo oficial.
 
Y la única victoria que puede contar el superdomingo el Gobierno, la del candidato Sergio Casas, en La Rioja, que tuvo gran respaldo de Daniel Scioli y el resto del Gobierno nacional, sobre todo en dádivas clientelares, pero Cristina ni apareció.
 
Es curioso lo que pasa. Las encuestas aseguran que la imagen de la Presidenta tiene altísimos niveles de aprobación, sin embargo, cada vez que promociona un candidato, lo hunde. O los encuestadores mienten o Cristina es yeta.

06-07-2015 / 12:07
 
Ayer, Corrientes también fue uno de los cinco distritos del superdomingo de elecciones, aunque sólo legislativas provinciales. El radicalismo tiene en el territorio mesopotámico su único baluarte ejecutivo y revalidó con creces el resultado electoral, al ganarles con amplia comodidad a los candidatos del cristinismo.
 
El denominado Espacio por Corrientes (ECO), que lidera el actual mandatario Ricardo Colombi, se impuso con el 49,26 por ciento de los votos, seguido por el cristinismo que logró el 34,77 de los sufragios. Más lejos se posicionaron la Alianza Correntina con el 7,17%, y el frente Corrientes Merece Más con el 3,27%.
 
Todas estas fuerzas se disputaron los 15 diputados y los cinco senadores provinciales en juego, donde el radicalismo sigue detentando la mayoría y podrá seguir haciendo sus propuestas sin grandes cambios.
 
En la sede del Comité de la UCR, el gobernador Colombi celebró la victoria ante militantes y dirigentes de las veinte fuerzas que componen su alianza política. "Esta debe ser una de las elecciones legislativas con mayor cantidad de votantes. Estamos contentos con el resultado", afirmó.
 
En tanto, adelantó que "lo percibíamos, y a partir de ahora vamos a redoblar el esfuerzo", y calificó a Corrientes como "un ejemplo en materia de alianza social y política, debe ser un ejemplo para todo el país".
 
El líder del Frente Renovador y precandidato presidencial, Sergio Massa, viajó hacia Corrientes para felicitar a Colombi. Massa acompañó a su aliado Pedro Cassani, que encabezó la lista de diputados provinciales de ECO. El líder del Frente Renovador pidió "leer las elecciones provinciales", y aseguró que "si hay un cambio plural, la gente elige cambiar".
 
La Opinión Popular

06-07-2015 / 12:07
 
A pesar de que Cristina Fernández habló en cadena nacional desde esa provincia para apoyar al candidato del actual gobernador, el electorado le dio la espalda y eligió a Carlos Verna. Cristina y La Cámpora sufrieron así una durísima derrota en las internas del PJ en La Pampa, donde el senador nacional Verna le ganó por paliza al candidato cristinista.
 
El ex gobernador y actual senador nacional Carlos Verna logró ayer una amplia ventaja en la interna de candidato a gobernador del Partido Justicialista en La Pampa, al superar con contundencia al delfín cristinista Fabián Bruna, apoyado por el actual gobernador Oscar Jorge y el gobierno de CFK.
 
Hace 11 días, la presidenta Cristina Fernández y el precandidato presidencial por el Frente para la Victoria, Daniel Scioli, llegaron a la provincia de La Pampa para apuntalar la candidatura de Bruna, el que finalmente no pudo derrotar al peronismo.
 
De esta manera, Verna será el candidato del Partido Justicialista en las elecciones generales del próximo 25 de octubre. La lista Peronismo Pampeano del ex Gobernador consiguió el 61 por ciento de los votos contra el 39 por ciento del postulante K de Compromiso Peronista.
 
Verna, que hace cuatro años se abrió del cristinismo, logró así un primer e importante paso rumbo a recuperar la gobernación, en el marco de una baja participación (apenas superaría el 24 %) en estas internas, que no fueron obligatorias.
 
Verna llevó como vice al diputado Mariano Fernández -responde al ex gobernador Rubén Marín-, y obtuvo el derecho a competir en las elecciones generales del próximo 25 de octubre frente al radical Francisco Torroba, que encabeza el Frente Pampeano Cívico y Social (Frepam), donde confluyen con el PRO.
 
El macrismo ubicó a Eduardo Pepa como candidato a vice de Torroba y a Carlos "el Colorado" Mac Allister como postulante al Senado, aunque deberá enfrentar en las PASO nacionales del 9 de agosto al actual senador radical Juan Carlos Marino, que va por su reelección.
 
El Partido Justicialista, en el gobierno desde 1983, es el único que dirimía su candidato a gobernador para las generales de octubre, ya que el resto de las fuerzas tiene un solo postulante para el cargo.
 
La Opinión Popular

06-07-2015 / 11:07
 
En una jornada con temperaturas bajo cero, otro baldazo de agua fría cayó sobre el cristinismo. Nueva frustración y nueva derrota en otro distrito clave, el segundo más importante de la Argentina (después de la provincia de Buenos Aires) en cantidad de electores.
 
Porque en Córdoba, que con sus 2,6 millones de personas habilitadas para votar representa el 8,73% del padrón nacional, la gobernación quedó en manos del candidato Juan Schiaretti y su vice Martín Llaryora (Unión por Córdoba), quien, con el 63,81% de las mesas escrutadas, se imponía con el 39,19% de los votos.
 
En una elección polarizada por las dos fuerzas opositoras al gobierno de CFK, Schiaretti (que en 2007 ya había sucedido a De la Sota) extendía el dominio del peronismo opositor cordobés por un quinto mandato hasta el 2019, cuando el delasotismo contará 20 años en el poder.
 
En tanto, el binomio Oscar Aguad-Héctor Baldassi por Juntos por Córdoba (la alianza entre la UCR, Pro y el juecismo) quedaba en segundo lugar con el 33,82%; mucho más lejos, la lista cristinista Córdoba Podemos, encabezada por el intendente de Villa María, Eduardo Accastello, y el humorista "Cacho" Buenaventura, cerraba el podio con el 17,51%, a más de 20 puntos porcentuales de distancia de Schiaretti.
 
Pasada la medianoche, el radical Aguad reconoció públicamente la derrota en manos de Schiaretti, y terminó así con posibles elucubraciones que habían circulado a lo largo de la jornada sobre supuestos manejos raros en la carga de votos.
 
La Opinión Popular

06-07-2015 / 10:07
 Desde ayer, las cosas parecen complicarse para Cristina Fernández. El raid de elecciones que se registró en Capital Federal, Córdoba, La Rioja, La Pampa y Corrientes deja un escenario extremadamente complejo para el cristinismo que puede ser determinante a la hora de la verdad, cuando el conjunto de los argentinos tengan que ir a las urnas para elegir nuevo presidente.
 
En Capital Federal, el macrismo festejó el amplio triunfo de Horacio Rodríguez Larreta. Y los K perdieron el segundo lugar que había consolidado en la última década. Pero el resultado es agridulce ya que deberán ir a balotaje con Lousteau. Es decir, en el pago chico del macrismo, Macri no pudo hacer una demostración de fuerza que sea realmente contundente como para opacar las derrotas que los macristas sufrieron en Córdoba y La Rioja.
 
En Córdoba, la alianza entre el Pro, el radicalismo y el senador Luis Juez no pudo con el peronismo opositor de José Manuel de la Sota, que logró que su candidato Juan Schiaretti se imponga en la elección. Muy por detrás se ubicó el candidato de la Casa Rosada, Eduardo Accastello.
 
Un resultado pobre obtuvieron los K en La Pampa donde el peronista opositor Carlos Verna aplastó a La Cámpora. El senador le ganó por paliza la interna al cristinista Bruna, apoyado por el gobierno de CFK y el mandatario provincial Jorge. Así, Verna que viene manifestando una fuerte oposición en el Senado, vapuleó en la interna del PJ a una lista que contaba con el apoyo explícito de la Casa Rosada.
 
En Corrientes, el radical Ricardo Colombi, logró un rotundo triunfo en las elecciones legislativas de su provincia, donde ratificó su liderazgo frente a un cristinismo que incluso perdió en la capital, su bastión. El único candidato presidencial que estuvo en la provincia fue Sergio Massa, quien acompañó a su aliado Pedro Cassani, que encabezó la lista de diputados provinciales. El líder del Frente Renovador luego viajó a Córdoba.
 
El único triunfo K fue en La Rioja. Allí el cristinismo se tuvo que conformar con una victoria denunciada por fraude y prebendas. La Rioja es una de las provincias más feudales del país, donde campea el clientelismo político y cuyas cuentas públicas dependen, en un 90%, de los recursos federales que se giran en concepto de coparticipación. Por ende, la principal fuente de empleo en esa provincia es el Estado.
 
Eso no es todo: el triunfo cristinista tuvo un fuerte componente menemista ya que Carlos Menem ha sido un fiel aliado de los K en las votaciones más polémicas en la Cámara alta. La presencia de Daniel Scioli en La Rioja intentó nacionalizar el resultado que no pudo tapar las pobres performance K en Capital Federal y Córdoba, donde salieron terceros cómodos.
 
Lejos de reconocer el mensaje de las urnas, Cristina decidió mirar para otro lado, como si fuese una monarca europea. Pésima perdedora, ayer utilizó su cuenta en twitter solamente para celebrar el triunfo del "No" en Grecia, sin siquiera mencionar las elecciones argentinas. No es una broma: Cristina cree que lo que ella no nombra no existe.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar