La Opinión Popular
                  10:44  |  Jueves 23 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Albert Einstein
Nacionales - 17-02-2012 / 07:02
EL GOBIERNO K MINIMIZA EL CASO Y DICE QUE ES TODO LEGAL

Proyecto X: Espionaje a opositores por parte de la Gendarmería Nacional

Proyecto X: Espionaje a opositores por parte de la Gendarmería Nacional
El llamado "Proyecto X" de la Gendarmería Nacional fue repudiado por la oposición, que pidió hoy que se cite en el Congreso a la ministra de Seguridad, Nilda Garré, para que brinde explicaciones sobre las presuntas tareas de espionaje.
Fuerte polémica por un caso de supuesto "espionaje" que habría hecho Gendarmería, con la difusión que tomó el 'Proyecto X', una base de datos con minuciosa información sobre gente investigada por esa fuerza.
 
La existencia del 'Proyecto X' fue dada a conocer por el propio jefe de la Gendarmería Nacional, el comandante general Héctor Schenone, en una causa a cargo del juez federal Norberto Oyarbide.
 
Es un registro con datos reunidos por gendarmes (según Schenone, siempre con conocimiento de la Justicia) sobre personas presuntamente investigadas por delitos. Tiene un altísimo nivel de detalle de cada uno. Incluye rubros tales como 'teléfono', 'otros medios de comunicación', 'transporte' y 'recursos financieros'.
 
El tema tomó estado público en noviembre pasado, cuando Página/12 dio a conocer la denuncia judicial preparada por el delegado de Kraft Javier Hermosilla, Nora Cortiñas -de Madres Línea Fundadora-, Victoria Moyano y Miriam Bregman -del Ceprodh- y María del Carmen Verdú -de la Correpi-.
 
Los legisladores opositores lanzaron una ofensiva pidiendo citar a la ministra Nilda Garré al Congreso por el espionaje de Gendarmería después de que el programa A Dos Voces, de TN, reveló que Schenone afirmó en la Justicia que existe una base de datos sobre dirigentes gremiales, sociales, estudiantiles, políticos y referentes de derechos humanos.
 
Acusan al Gobierno K de estar usando el aparato de inteligencia del Estado para accionar en contra de los reclamos sociales y para la persecución política.
 
La Opinión Popular

EL "PROYECTO X" / ADMISIÓN DE UNA FUERZA DE SEGURIDAD ANTE LA JUSTICIA
 
Dura polémica por tareas de inteligencia de Gendarmería
 
Estalló al conocerse que se recopilaban datos de dirigentes sociales; citan a Garré al Congreso
 
Por Paz Rodríguez Niell  | LA NACION
 
La difusión que tomó el "Proyecto X", una base de datos de la Gendarmería con minuciosa información sobre gente investigada por esa fuerza, causó ayer un enorme revuelo político que incluyó acusaciones al Gobierno de "espionaje ilegal" y un pedido masivo de la oposición para que la ministra de Seguridad, Nilda Garré, dé explicaciones en el Congreso.
 
El Gobierno no respondió nada sobre el tema. Garré sólo hizo anoche una alusión críptica en Twitter: "Es paradójico que quienes no tienen coherencia en la defensa de los DD.HH. nos acusen de perseguir a manifestantes y luchadores sociales".
 
 
La existencia del "Proyecto X" fue dada a conocer por el propio jefe de la Gendarmería Nacional, Héctor Schenone, en una causa a cargo del juez federal Norberto Oyarbide. Es un registro con datos reunidos por gendarmes (según Schenone, siempre con conocimiento de la Justicia) sobre personas presuntamente investigadas por delitos. Tiene un altísimo nivel de detalle de cada uno. Incluye rubros tales como "teléfono", "otros medios de comunicación", "transporte" y "recursos financieros".
 
Cómo obtuvo Gendarmería esta información está bajo sospecha. Según la denuncia, la fuerza recurrió a "tareas de inteligencia ilegal"; por ejemplo, infiltrándose en marchas y cortes de ruta.
 
Los promotores de este expediente son organismos de derechos humanos y delegados gremiales de Kraft Foods y Pepsico Snacks. En diciembre del año pasado habían pedido que la Justicia investigara a los "máximos oficiales" de la Gendarmería por haber reunido, almacenado y analizado información "obtenida en forma clandestina e ilegal".
 
Por ley, las fuerzas de seguridad (Gendarmería entre ellas) están autorizadas a hacer investigaciones en dos casos: a pedido de la Justicia o por iniciativa propia cuando toman conocimiento de que un delito se está cometiendo. Entonces, deben darle aviso de inmediato al juez o fiscal competente.
 
La denuncia relata que en varios expedientes judiciales Gendarmería aportó datos de gremialistas, miembros de organizaciones sociales y estudiantes que conservaba en su poder antes de que existiera la causa penal. Es decir que -según los denunciantes- reunía información y después la "blanqueaba" en expedientes judiciales. En cuanto a los métodos, acusaron a agentes de Gendarmería de haberse infiltrado en manifestaciones tales como una marcha en repudio al asesinato de Mariano Ferreyra y haberse hecho pasar por manifestantes o periodistas.
 
Antes de la feria judicial, a pedido del fiscal Gerardo Pollicita, Oyarbide solicitó las causas penales a las que hicieron referencia los denunciantes y pidió a Gendarmería un informe sobre cómo hacía sus investigaciones.
 
Schenone le respondió el 22 de diciembre. Afirmó que la fuerza investiga a pedido de la Justicia, que en forma "habitual" le ordena tareas tales como "identificar lugares, personas, vehículos, actividades, zonas". Explicó además que el Código Procesal dispone que Gendarmería investigue, sin orden judicial, "ante la puesta en conocimiento y/o presencia de la presunta comisión de un delito de acción pública".
 
En ambos casos -afirmó- la actividad "se lleva a cabo con el conocimiento inmediato e intervención de la autoridad judicial competente".
 
En su respuesta a Oyarbide, de cuatro páginas, relató que su fuerza tiene tres bases de datos que se alimentan de registros públicos y de "la actividad investigativa y procedimental judicial" de la propia fuerza. Son el Sistema de Antecedentes de Gendarmería (SAG), el Sistema de Gestión Operativa (SGO) y el Proyecto X.
 
Este último es, según declaró, una base de datos que "se nutre de toda la información que surja durante el transcurso de una investigación judicial" y cuya función principal es "auxiliar el trabajo de entrecruzamiento de datos (comunicaciones telefónicas -por informe judicial-, lugares, personas, períodos de tiempo, etc.) a los fines de una mejor investigación criminal judicial".
 
Para la oposición, el Proyecto X es de dudosa legalidad y el Gobierno debe explicar cómo funciona y por qué fue creado. Por eso, diputados y senadores de la oposición presentaron proyectos para citar a Garré al Congreso.
 
En el Senado, la iniciativa la promovió el bloque radical; en Diputados, lleva las firmas de Patricia Bullrich (Unión Por Todos); Federico Pinedo y Gabriela Michetti (Pro); Eduardo Amadeo (Frente Peronista); Ricardo Buryaile (UCR); Gerardo Milman (GEN), y Ramona Pucheta (MIJD).
 
Pero las críticas excedieron a la oposición. El kirchnerista Luis D'Elía también cuestionó a Gendarmería: comparó el Proyecto X con "las escuchas realizadas por el agente Ciro James en el macrismo" y dijo no tener "ninguna duda de que la presidenta Cristina Fernández y la ministra de Seguridad, Nilda Garré, van a actuar con todo el rigor necesario ante un hecho de tanta gravedad".
 
Qué dice la ley
 
Inteligencia. La ley 25.520 establece que ningún organismo oficial puede "obtener información" de datos de personas por el solo hecho de "adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales o sindicales".
 
 
Autorización. Puede hacerse inteligencia interna sólo si hay un encargo judicial. También para prevenir un delito, siempre que se dé aviso a la Justicia.
 
El "Proyecto X"
HÉCTOR BERNABÉ SCHENONE
 
Jefe de la Gendarmería Nacional
 
Edad: 60
 
Lugar de nacimiento: Chaco
 
Rango: comandante general
 
Está a cargo de la fuerza desde 2005. Es especialista en la lucha antidrogas y siempre se le atribuyeron fluidos contactos con organismos de Estados Unidos.
 
"Toda la actividad se lleva a cabo con el conocimiento inmediato e intervención de la Justicia"
 
 
DIXIT
  
"Si se comprueba, es terrible. Esperemos que no sea así. Que se investigue a cualquiera es un desastre, sean líderes sociales u opositores. Nos preocupa que alguien tenga prácticas como ésta"
HORACIO RODRÍGUEZ LARRETA
Jefe de Gabinete porteño (PRO)
 
"El Gobierno ya no puede ocultar su profundo autoritarismo. El reiterado intento de silenciar a los medios y el espionaje a opositores son dos caras de un proyecto cada vez menos democrático"
EDUARDO AMADEO
Diputado (Peronismo disidente)
 
"Estas acciones demuestran que el gobierno kirchnerista no tiene nada de popular porque apela a los mismos mecanismos a los que recurrieron las fuerzas represivas en la Argentina"
JAIME LINARES
Senador (FAP)
 
"Es una enormidad. La Gendarmería no tiene para nada esa finalidad; esté haciendo inteligencia interna para espiar opositores y movimientos sociales. Hay criminalización de la protesta social"
JUAN PEDRO TUNESSI
Diputado (UCR)
 
"Se está usando el aparato de inteligencia del Estado para la persecución política. Es necesario que el gobierno y la ministra Garré informen qué finalidad tiene este Proyecto X"
 
PATRICIA BULLRICH
Diputada (Unión Por Todos)
 
"Está claro que hay una decisión del gobierno nacional de accionar en contra de los reclamos sociales. Se empieza a configurar un escenario evidente de persecución social"
HÉCTOR PIEMONTE
Diputado (Coalición Cívica).
 
Fuente: La Nación

Agreganos como amigo a Facebook
23-10-2014 / 10:10
 
En su último año de gestión, el gobierno de Cristina Fernández tiene planeado gastar, al menos, $3.600 millones en publicidad y mecanismos promotores de la política K. Dentro de ese paquete, el Gobierno distribuirá más dinero a la transmisión de la Primera A y a la organización de eventos con sello kirchnerista.
 
Aunque la Presidenta no puede renovar, el presupuesto orientado a reivindicar la gestión kirchnerista seguirá intacto y podría crecer con el avance del año electoral.
 
Según el Presupuesto 2015 publicado por el Ministerio de Economía - que aguarda su aprobación en el Senado a fin de mes- el Gobierno destinará $1.203 millones en concepto de "prensa y difusión de los actos del Gobierno", una partida que depende de la Jefatura de Gabinete de Ministros. La Anses, uno de los organismos descentralizados que más spots difunde, tiene previstos fondos por 521 millones por ese concepto.
 
El programa Fútbol Para Todos, habitual altavoz de las supuestas bondades de la gestión K durante el prime time de los torneos, cuenta con un presupuesto de $1634 millones. La "Conmemoración del Bicentenario", en tanto, contará con fondos por 315 millones de pesos. Los cuatro ítems suman un presupuesto de $3678 millones.
 
La cifra de 2015, no obstante, puede crecer si se tiene en cuenta el historial que tuvieron los fondos vinculados a la publicidad estatal, que en años anteriores se engrosaron gracias a los superpoderes del jefe de gabinete. Sin ir más lejos, este año Jorge Capitanich aumentó 32% los fondos para la prensa del Gobierno respecto al presupuesto aprobado por el Congreso para 2014.
 
¡Cuánto dinero despilfarrado, por Dios!
 
La Opinión Popular

23-10-2014 / 09:10

Desde su asunción en mayo del 2003, el kirchnerismo ha utilizado como pantalla la supuesta defensa de los derechos humanos para hacer oscuros negocios. Y su principal instrumento fue la Fundación Madres de Plaza de Mayo que conduce la inefable Hebe de Bonafini, quien desde un principio se alió sin miramientos al oficialismo.
 
Ayer, se sumó un nuevo capítulo al escándalo: con la mayoría automática K, la Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto de estatización de la Universidad de las Madres de Plaza de Mayo, haciendo oídos sordos a los pedidos de la oposición de postergar el debate. 
 
Lo más grave es que, con esta medida, será el Estado, es decir el conjunto de los ciudadanos que pagamos impuestos, el que termine haciéndose cargo de un rojo que rondaría los $230 millones, producto de distintos desmanejos y actos de corrupción ocurridos dentro de la entidad.
 
Con esta acción se nota claramente la doble moral y el doble discurso de los K aplicado a las Madres y Hebe de Bonafini. Una de las características que ha regido a la Universidad de las Madres de plaza de Mayo ha sido la imposibilidad de poder disentir con la histórica jefa de la asociación o con sus ideas.
 
Trabajadores perseguidos por pensar distinto, un centro de estudiantes que no puede existir, un espíritu crítico que no existe, trabajadores que no se les realiza aportes previsionales, una universidad que no le paga a Edesur y que se cuelga de los cables desde hace 9 años.
 
Para muchos sectores de la oposición, la estatización es la excusa ideal para el salvataje de una universidad que ya no podía seguir funcionando por el desfinancimiento y los manejos turbios.
 
Todo comenzó a destaparse luego del escándalo del Plan Sueños Compartidos que manejaba el parricida Sergio Schoklender, el hijo putativo que durante años tuvo Bonafini. A partir de este programa, por distintos actos de corrupción, se despilfarraron $1200 millones que salieron de los impuestos que pagamos todos los ciudadanos.
 
Estos millones deberían haber servido para construir viviendas sociales, pero se habrían usado para engrosar el patrimonio de los hermanos Schoklender, de la hija de Bonafini y de otros personajes nefastos.
 
Mientras reina la impunidad, para colmo de males, ahora los ciudadanos vamos a estar sosteniendo con nuestros impuestos carreras de formación militante para estudiantes ultra K. Seguimos manteniendo vagos...
 
La Opinión Popular

23-10-2014 / 08:10
23-10-2014 / 08:10
  Según el relevamiento mensual de la Canasta de Consumos de la Ciudad de Buenos Aires, que realiza el instituto porteño de estadísticas, una familia tipo necesita un 40% más que hace un año para enfrentar sus compromisos. Este incremento es una buena aproximación a la inflación real, esa que el INDEC kirchnerista manipula, aún luego de la elaboración del IPCnu.
 
La canasta alimentaria alcanzó un valor de $4.202 (35% más que un año atrás). La que contempla los gastos de vivienda (alquiler, expensas, servicios públicos, comunicaciones y transporte), alcanzó los 3.774 pesos. Luego se suman los gastos en educación, artículos de limpieza, esparcimiento y bienes y servicios de cuidado personal, que suman otros $2.017 y finalmente se contemplan los gastos en indumentaria, salud, equipamiento de vivienda, que llegan a los 1.681 pesos. La suma de esas canastas da un valor total de $11.674.
 
A su vez, los consumidores se dividen en tres partes, en primer lugar a aquéllos asalariados que perciben sueldos de hasta $8.500, que constituyen el 62 % de la población; en segundo término a quienes ganan entre $8.500 y $15.000, que conforman el 26 % de la sociedad y, finalmente, a los que tienen ingresos superiores a los $15.000 mensuales, que forman parte del 12 % restante.
 
Los aumentos de salarios se diluyen con la inflación, que le pega a todos los sectores sociales. Los de bajos ingresos tienen que enfrentar un aumento significativo de los alimentos. Los sectores asalariados de mayores ingresos, los que más se quejan del proceso inflacionario que atraviesa la Argentina, sufren el impacto del impuesto a las ganancias y la quita de subsidios a algunos servicios.
 
El problema es: ¿Por qué los precios suben pese a que se vende menos? Cuando la economía se enfría, el "consuelo" es una moderación del impulso inflacionario. ¿Cómo se explica, entonces, que pese a esta contracción los precios suban? Esto es una clara señal de que se está dando una caída en la "demanda de dinero".
 
La gente pierde la confianza en la moneda local y entonces trata de sacársela de encima lo antes posible, ante el temor de una rápida pérdida de poder adquisitivo. Esta tendencia a "huir del peso" es lo que explica el porqué los precios continúan hacia arriba -y a velocidades crecientes- pese a que los comercios vendan menos y a que haya caído el nivel de compras.
 
Un factor clave para la inflación es la actitud que tome el gobierno de CFK respecto al dólar. Apenas Alejandro Vanoli asumió en el Banco Central, prometió que el dólar se iba a quedar quieto. Pero lo cierto es nadie cree que pueda mantener por mucho tiempo al dólar en la cotización actual mientras que el resto de los precios suben al 40% anual.
 
Años atrás el Gobierno se jactaba de inyectar pesos a la economía cuando las cosas pintaban mal y con esto lograba una reactivación. Pero lo cierto es que ahora esto ya no resulta. ¿Por qué? Porque no hay forma de incrementar el gasto sin recurrir a la "maquinita" de emitir. Pero el remedio K de inyectar más pesos, ahora, no hace más que empeorar la enfermedad de la inflación.
 
La Opinión Popular

22-10-2014 / 16:10
NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar