La Opinión Popular
                  18:09  |  Domingo 01 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Hoy en día la gran preocupación es que es más el dinero que se fuga que el dinero que llega. No queremos que el argentino invierta en otro país, queremos que la invierta en la Argentina". Fernando “Pino” Solanas
Nacionales - 17-02-2012 / 07:02
EL GOBIERNO K MINIMIZA EL CASO Y DICE QUE ES TODO LEGAL

Proyecto X: Espionaje a opositores por parte de la Gendarmería Nacional

Proyecto X: Espionaje a opositores por parte de la Gendarmería Nacional
El llamado "Proyecto X" de la Gendarmería Nacional fue repudiado por la oposición, que pidió hoy que se cite en el Congreso a la ministra de Seguridad, Nilda Garré, para que brinde explicaciones sobre las presuntas tareas de espionaje.
Fuerte polémica por un caso de supuesto "espionaje" que habría hecho Gendarmería, con la difusión que tomó el 'Proyecto X', una base de datos con minuciosa información sobre gente investigada por esa fuerza.
 
La existencia del 'Proyecto X' fue dada a conocer por el propio jefe de la Gendarmería Nacional, el comandante general Héctor Schenone, en una causa a cargo del juez federal Norberto Oyarbide.
 
Es un registro con datos reunidos por gendarmes (según Schenone, siempre con conocimiento de la Justicia) sobre personas presuntamente investigadas por delitos. Tiene un altísimo nivel de detalle de cada uno. Incluye rubros tales como 'teléfono', 'otros medios de comunicación', 'transporte' y 'recursos financieros'.
 
El tema tomó estado público en noviembre pasado, cuando Página/12 dio a conocer la denuncia judicial preparada por el delegado de Kraft Javier Hermosilla, Nora Cortiñas -de Madres Línea Fundadora-, Victoria Moyano y Miriam Bregman -del Ceprodh- y María del Carmen Verdú -de la Correpi-.
 
Los legisladores opositores lanzaron una ofensiva pidiendo citar a la ministra Nilda Garré al Congreso por el espionaje de Gendarmería después de que el programa A Dos Voces, de TN, reveló que Schenone afirmó en la Justicia que existe una base de datos sobre dirigentes gremiales, sociales, estudiantiles, políticos y referentes de derechos humanos.
 
Acusan al Gobierno K de estar usando el aparato de inteligencia del Estado para accionar en contra de los reclamos sociales y para la persecución política.
 
La Opinión Popular

EL "PROYECTO X" / ADMISIÓN DE UNA FUERZA DE SEGURIDAD ANTE LA JUSTICIA
 
Dura polémica por tareas de inteligencia de Gendarmería
 
Estalló al conocerse que se recopilaban datos de dirigentes sociales; citan a Garré al Congreso
 
Por Paz Rodríguez Niell  | LA NACION
 
La difusión que tomó el "Proyecto X", una base de datos de la Gendarmería con minuciosa información sobre gente investigada por esa fuerza, causó ayer un enorme revuelo político que incluyó acusaciones al Gobierno de "espionaje ilegal" y un pedido masivo de la oposición para que la ministra de Seguridad, Nilda Garré, dé explicaciones en el Congreso.
 
El Gobierno no respondió nada sobre el tema. Garré sólo hizo anoche una alusión críptica en Twitter: "Es paradójico que quienes no tienen coherencia en la defensa de los DD.HH. nos acusen de perseguir a manifestantes y luchadores sociales".
 
 
La existencia del "Proyecto X" fue dada a conocer por el propio jefe de la Gendarmería Nacional, Héctor Schenone, en una causa a cargo del juez federal Norberto Oyarbide. Es un registro con datos reunidos por gendarmes (según Schenone, siempre con conocimiento de la Justicia) sobre personas presuntamente investigadas por delitos. Tiene un altísimo nivel de detalle de cada uno. Incluye rubros tales como "teléfono", "otros medios de comunicación", "transporte" y "recursos financieros".
 
Cómo obtuvo Gendarmería esta información está bajo sospecha. Según la denuncia, la fuerza recurrió a "tareas de inteligencia ilegal"; por ejemplo, infiltrándose en marchas y cortes de ruta.
 
Los promotores de este expediente son organismos de derechos humanos y delegados gremiales de Kraft Foods y Pepsico Snacks. En diciembre del año pasado habían pedido que la Justicia investigara a los "máximos oficiales" de la Gendarmería por haber reunido, almacenado y analizado información "obtenida en forma clandestina e ilegal".
 
Por ley, las fuerzas de seguridad (Gendarmería entre ellas) están autorizadas a hacer investigaciones en dos casos: a pedido de la Justicia o por iniciativa propia cuando toman conocimiento de que un delito se está cometiendo. Entonces, deben darle aviso de inmediato al juez o fiscal competente.
 
La denuncia relata que en varios expedientes judiciales Gendarmería aportó datos de gremialistas, miembros de organizaciones sociales y estudiantes que conservaba en su poder antes de que existiera la causa penal. Es decir que -según los denunciantes- reunía información y después la "blanqueaba" en expedientes judiciales. En cuanto a los métodos, acusaron a agentes de Gendarmería de haberse infiltrado en manifestaciones tales como una marcha en repudio al asesinato de Mariano Ferreyra y haberse hecho pasar por manifestantes o periodistas.
 
Antes de la feria judicial, a pedido del fiscal Gerardo Pollicita, Oyarbide solicitó las causas penales a las que hicieron referencia los denunciantes y pidió a Gendarmería un informe sobre cómo hacía sus investigaciones.
 
Schenone le respondió el 22 de diciembre. Afirmó que la fuerza investiga a pedido de la Justicia, que en forma "habitual" le ordena tareas tales como "identificar lugares, personas, vehículos, actividades, zonas". Explicó además que el Código Procesal dispone que Gendarmería investigue, sin orden judicial, "ante la puesta en conocimiento y/o presencia de la presunta comisión de un delito de acción pública".
 
En ambos casos -afirmó- la actividad "se lleva a cabo con el conocimiento inmediato e intervención de la autoridad judicial competente".
 
En su respuesta a Oyarbide, de cuatro páginas, relató que su fuerza tiene tres bases de datos que se alimentan de registros públicos y de "la actividad investigativa y procedimental judicial" de la propia fuerza. Son el Sistema de Antecedentes de Gendarmería (SAG), el Sistema de Gestión Operativa (SGO) y el Proyecto X.
 
Este último es, según declaró, una base de datos que "se nutre de toda la información que surja durante el transcurso de una investigación judicial" y cuya función principal es "auxiliar el trabajo de entrecruzamiento de datos (comunicaciones telefónicas -por informe judicial-, lugares, personas, períodos de tiempo, etc.) a los fines de una mejor investigación criminal judicial".
 
Para la oposición, el Proyecto X es de dudosa legalidad y el Gobierno debe explicar cómo funciona y por qué fue creado. Por eso, diputados y senadores de la oposición presentaron proyectos para citar a Garré al Congreso.
 
En el Senado, la iniciativa la promovió el bloque radical; en Diputados, lleva las firmas de Patricia Bullrich (Unión Por Todos); Federico Pinedo y Gabriela Michetti (Pro); Eduardo Amadeo (Frente Peronista); Ricardo Buryaile (UCR); Gerardo Milman (GEN), y Ramona Pucheta (MIJD).
 
Pero las críticas excedieron a la oposición. El kirchnerista Luis D'Elía también cuestionó a Gendarmería: comparó el Proyecto X con "las escuchas realizadas por el agente Ciro James en el macrismo" y dijo no tener "ninguna duda de que la presidenta Cristina Fernández y la ministra de Seguridad, Nilda Garré, van a actuar con todo el rigor necesario ante un hecho de tanta gravedad".
 
Qué dice la ley
 
Inteligencia. La ley 25.520 establece que ningún organismo oficial puede "obtener información" de datos de personas por el solo hecho de "adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales o sindicales".
 
 
Autorización. Puede hacerse inteligencia interna sólo si hay un encargo judicial. También para prevenir un delito, siempre que se dé aviso a la Justicia.
 
El "Proyecto X"
HÉCTOR BERNABÉ SCHENONE
 
Jefe de la Gendarmería Nacional
 
Edad: 60
 
Lugar de nacimiento: Chaco
 
Rango: comandante general
 
Está a cargo de la fuerza desde 2005. Es especialista en la lucha antidrogas y siempre se le atribuyeron fluidos contactos con organismos de Estados Unidos.
 
"Toda la actividad se lleva a cabo con el conocimiento inmediato e intervención de la Justicia"
 
 
DIXIT
  
"Si se comprueba, es terrible. Esperemos que no sea así. Que se investigue a cualquiera es un desastre, sean líderes sociales u opositores. Nos preocupa que alguien tenga prácticas como ésta"
HORACIO RODRÍGUEZ LARRETA
Jefe de Gabinete porteño (PRO)
 
"El Gobierno ya no puede ocultar su profundo autoritarismo. El reiterado intento de silenciar a los medios y el espionaje a opositores son dos caras de un proyecto cada vez menos democrático"
EDUARDO AMADEO
Diputado (Peronismo disidente)
 
"Estas acciones demuestran que el gobierno kirchnerista no tiene nada de popular porque apela a los mismos mecanismos a los que recurrieron las fuerzas represivas en la Argentina"
JAIME LINARES
Senador (FAP)
 
"Es una enormidad. La Gendarmería no tiene para nada esa finalidad; esté haciendo inteligencia interna para espiar opositores y movimientos sociales. Hay criminalización de la protesta social"
JUAN PEDRO TUNESSI
Diputado (UCR)
 
"Se está usando el aparato de inteligencia del Estado para la persecución política. Es necesario que el gobierno y la ministra Garré informen qué finalidad tiene este Proyecto X"
 
PATRICIA BULLRICH
Diputada (Unión Por Todos)
 
"Está claro que hay una decisión del gobierno nacional de accionar en contra de los reclamos sociales. Se empieza a configurar un escenario evidente de persecución social"
HÉCTOR PIEMONTE
Diputado (Coalición Cívica).
 
Fuente: La Nación

Agreganos como amigo a Facebook
01-02-2015 / 14:02
 
Cuando sucedía un percance político y la realidad se topaba con el relato, contradiciéndolo, Lenin -el principal jefe de la revolución soviética- tenía una consigna: "Un paso adelante, dos pasos atrás".
 
Un análisis coherente según el cual el dirigente sostenía que si la teoría no era capaz de interpretar bien el movimiento de los hechos, había que optar por los hechos y retroceder más de lo que se avanzaba hasta recuperar la relación entre las palabras y las cosas.
 
Hugo Chávez, en una versión infantilista de la tesis bolchevique de Lenin, se creyó superador del comunista ruso cuando dijo que la consigna que él siempre sostenía en esos casos era "dos pasos adelante, un paso atrás".
 
Con lo cual estaba afirmando que ni aun cuando sus tesis contradijeran a la realidad había que barajar y dar de nuevo sino seguir adelante como si tal cosa, aunque eso sí, un poco más despacio, dando algún que otro pasito atrás pero sin dejar de lado la ofensiva revolucionaria.
 
Cristina Fernández, aún más extrema, además de creerse superior a Lenin (y en general a todo el mundo) se  vio siempre como la heredera de Hugo Chávez, por lo cual busca continuarlo superándolo, por eso su hipótesis es siempre la misma: "No retroceder jamás ni un solo paso", ni en las buenas ni en las malas.
 
Su peculiar teoría, aplicada en la totalidad de su accionar, siempre y en todo lugar, es que cuando el relato se contradice con la realidad hay que multiplicar la fuerza del relato en esa misma dirección hasta que éste logre derrotar a aquélla.
 
Nunca nadie tuvo tanta fe en el poder de las palabras para exorcizar las cosas. Para Ella, si hay un error en cualquiera de sus afirmaciones no es porque éstas estén equivocadas sino porque no fueron profundizadas debidamente.
 
Entonces de lo que se trata es de insistir en el supuesto error hasta que deje de serlo, precisamente por la insistencia en él. Con esta lógica, mientras más grave sea el error, más es preciso reiterarlo para convertirlo en verdad.
 
En el caso Nisman, Cristina Fernández ha aplicado esa teoría más que nunca porque se trata, evidentemente, del caso más grave de toda su gestión, el que para cualquier persona con sentido común ameritaba seguir las instrucciones políticas de alguien que de esto sabía, como Lenin, pero ella eligió seguir y "mejorar" a Chávez.

01-02-2015 / 12:02
01-02-2015 / 08:02
  Imaginar que pueda existir una maniobra de sobrecarga de noticias para que la muerte del fiscal Alberto Nisman deje de ser una marca imborrable en la marcha institucional del país es una ironía, pero por sobre todo una ingenuidad absoluta.
 
Sin embargo, Cristina Fernández y su entorno entienden lo contrario y han decidido adoptar una actitud de iniciativa de gestión. Una suerte de contraofensiva, si es que esto es posible. La resistencia de CFK a convertirse en pato rengo es una obsesión, y ahora está muy vinculada al episodio que le costó la vida al fiscal.
 
Por ese motivo, retomó su palabra, silenciada por el caso Nisman. Desplegó varios títulos, entre ellos, el proyecto de disolución de la ex SIDE, que le ofreció mucha letra a una oposición que juega un papel entre apasionado e interesado en un tiempo electoral en ciernes.
 
Ese proyecto tendrá tratamiento parlamentario en comisión. Parrilli les prometió que todos tendrán empleo. Pero los "trabajadores de la inteligencia" poco le creen a quien recién llega para ser el "señor 5" y que, encima, dejó fuera a Jaime Stiuso.
 
Luego prosiguió con la cuestión del desendeudamiento para 17 provincias. Cristina hizo desfilar en la Rosada ante las cámaras de TV de todo el país a los gobernadores que, en algunos casos, se habían mostrado reticentes a salir en las fotos oficiales cerca de la Presidenta.
 
Hubo, además, anuncios de aumentos a jubilados y pensionados, pero que forman parte del esquema que define la ley de movilidad para el sector, con un incremento bianual. Es decir, sin novedades. Salvo el impacto de la suma de aumentos anuales, que fue de 38,61%, apenas por debajo de la inflación.
 
Algunos voceros aseguraron que "los verdaderos anuncios llegarán luego del periplo chino". No descartaron que antes de junio y tal vez en marzo, continúe la contraofensiva y Cristina personalmente dé a conocer una modificación importante en el piso de Ganancias.
 
Irá acompañado de otros anuncios que podrían darse antes: el aumento de la Asignación Universal por Hijo y las Familiares, que han quedado "con un valor que ya no alcanza porque tienen una caída de un 20%".
 
Curiosamente, todas son un reconocimiento al nefasto efecto de una inflación que no se logra detener ni amenguar desde los escritorios de Axel Kicillof, por más que públicamente se diga lo contrario.
 
Se espera un nuevo debate que superará la crisis social que el Gobierno no reconoce pero que intenta superar con los anuncios: la conformación de la Corte. Por variados motivos, Roberto Carlés ya ha provocado el rechazo de los referentes y candidatos de la oposición.
 
De todos modos, nada, absolutamente nada distrae ya un sentimiento tan encontrado como el que mueve a la sociedad por el caso Nisman.

31-01-2015 / 21:01
31-01-2015 / 09:01
  Una vez más, nos encontraron con un agobiante discurso de Cristina Fernández, que se extendió durante más de una hora para no decir nada. Hizo chistes, realizó anuncios menores (como La leve suba en las jubilaciones, que rigen por ley y que se aplican de forma automática sin necesidad que nadie tenga que presentarlo) y mencionó las compras con tarjeta de crédito durante el verano.
 
Eso no fue todo: en un nuevo intento de auto victimización, se refirió a la fractura de su tobillo diciendo que "estoy averiada, pero jamás hundida", como si estuviese jugando a la batalla naval. Utilizó la cadena nacional para referirse a Ella y a los "logros" de su gestión y no a Nisman, ante su eterna barra de fanáticos aplaudidores.
 
De esta manera, CFK movilizó a su tropa para mostrar apoyo. La nueva puesta en escena incluyó a gente de la UOCRA provocando destrozos en el Patio Malvinas Argentinas de la Casa Rosada, militantes rentados de KOLINA -la agrupación que responde a Alicia Kirchner- bañándose en la fuente del Patio de Las Palmeras y hasta algunos asistentes fumando marihuana.
 
Respecto a la muerte del fiscal Nisman, tema que conmociona al país y es noticia en los medios más importante del mundo, no hubo una sola palabra. Pese a que quedaron acreditadas las falacias de algunos de los datos que Ella misma informó, como el supuesto regreso anticipado del fiscal, CFK parece tener cola de paja y ni siquiera nombró una sola vez a Nisman ni le dio el pésame a sus familiares.
 
Pero, los silencios dicen mucho más que las palabras. Cabe preguntarse entonces sobre lo que la Presidenta prefiere no decir. Hasta el momento ni Cristina, ni ninguno de sus funcionarios, ha podido explicar por qué Nisman no se encontraba debidamente custodiado. 
 
Durante años, el fiscal de la causa AMIA, que estaba amenazado y tenía pedido de captura del régimen teocrático iraní, había logrado moverse por el mundo, junto a sus hijas, sin ningún problema. Incluso, durante sus vacaciones, había estado en París y en España.
 
Pero terminó encontrando la muerte en su departamento, poco antes de tener que ratificar y desarrollar, en el Congreso, la gravísima denuncia penal que había realizado contra Cristina y su canciller, y contra otros personajes del submundo K, Luis D´Elia y Fernando Esteche, por encubrir a los autores de la voladura de la AMIA.
 
Cristina tampoco hizo mención al exilio en Israel del periodista Daniel Pachter, quien dio la primicia sobre la muerte de Nisman a través de las redes sociales. ¿Cuál es motivo por el cual el gobierno no sabe, no puede o no quiere explicar quienes son los que protegen a Patcher en Israel y no lo pueden hacer en la Argentina?
 
En ese contexto, si realmente la denuncia de Nisman carecía de sustento, Cristina debería haber garantizado que el fiscal pudiera exponer todo lo que tenia para decir para luego, con la fuerza de los hechos concretos, demostrar en la Justicia que se trataba de una falsa denuncia. Cristina no lo hizo. Por el contrario, el edificio de Nisman era prácticamente territorio liberado.
 
Tampoco, nadie en el gobierno explica los verdaderos motivos que llevaron a que el presidente ruso Vladimir Putin, que es el principal sostén del régimen iraní, viniera a la Argentina, en el momento más álgido de la discusión en torno al memorándum de entendimiento entre los K y el régimen teocrático de Teherán. 
 
La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar