La Opinión Popular
                  18:12  |  Domingo 19 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
El bien más preciado es la libertad, hay que defenderla con fe y con valor. Del Himno Anarcosindicalista “A Las Barricadas”
Nacionales - 18-12-2011 / 11:12
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 18 DE DICIEMBRE DE 1959 SE DESARMA EL PACTO ELECTORAL PERÓN-FRONDIZI

Hace 52 años se rompía el acuerdo electoral Perón-Frondizi

Hace 52 años se rompía el acuerdo electoral Perón-Frondizi
Arturo Frondizi.
Durante las elecciones de 1958, el Partido Justicialista se encontraba prohibido por el golpe militar auto-titulado Revolución Libertadora que había derrocado al gobierno popular de Juan Perón.
 
El asesor de Arturo Frondizi, Rogelio Frigerio fue a entrevistarse con Perón, y fue en contacto con John William Cooke (delegado de Perón), Frigerio viajó con el objetivo de sellar el apoyo que Perón a Frondizi en las elecciones de 1958.
 
El pacto consistió en que Perón mandara a los justicialistas a votar por Frondizi, y si este ganaba las elecciones, tendría que cumplir los catorce puntos en que constaba el pacto. Se comprometería a volver a restaurar los sindicatos y la CGT, quitar aquellos decretos que prohibía que el peronismo se presentase en elecciones y desarrollar un programa popular afín al peronismo.
 
El pacto hizo que Frondizi ganara las elecciones, pero este no cumplió con el pacto. Asumió el 1° de Mayo y a los pocos días envió al Congreso un proyecto de Ley de Amnistía para los presos políticos peronistas y el proyecto de Asociaciones Profesionales, devolviéndoles gran parte de su poder a los gremios peronistas.
 
Pero, no sacó la proscripción del peronismo (no se podían presentar en elecciones), por lo que empezaron a realizar movilizaciones en contra del gobierno, ya que este había traicionado al peronismo, él cual había sido la clave para permitirle a Frondizi ganar las elecciones.
 
La ruptura de la alianza con el peronismo abrió un período de gran agitación social, paros, planes de lucha y ocupaciones de fábricas. El gobierno respondió implementando el plan Conintes, con decenas de dirigentes peronistas encarcelados en Ushuaia. 
 
La Opinión Popular
 
Hace 52 años se rompía el acuerdo electoral Perón-Frondizi
 
Escrito por José Luis Ponsico
 
Una carta a máquina con la firma de Perón, de puño y letra, decía: "La traición de Frondizi al justicialismo ha sido la traición al Pueblo".
 
En 1957 el recientemente fallecido Rogelio Frigerio, brazo derecho de Arturo Frondizi en la UCRI (Unión Cívica Radical Intransigente) hizo contacto en Caracas con Juan Domingo Perón Ahí, nació "el acuerdo" Perón-Frondizi.
 
Transcurría en su plenitud la "Revolución Libertadora" que se prolongó desde el 16 de setiembre de 1955 hasta las elecciones del 23 de febrero de 1958.
 
Ganó la fórmula Frondizi-Gómez con el apoyo explícito de los votos peronistas, según recuerda toda la cátedra política.
 
El peronismo estaba proscripto.
 
Sin embargo, ya en junio del ´58 y a 45 días de la llegada al Poder por parte del radicalismo intransigente con votos peronistas, el intelectual más destacado del peronismo en aquel tiempo, John William Cooke, planteaba las primeras dudas sobre del acuerdo Perón-Frondizi.
 
Una carta de Cooke, recopilada por el historiador Roberto Baschetti, dá cuenta ante la historia que -el pueblo peronista seguía padeciendo los efectos del tristemente célebre Decreto-Ley 4161 del 5 de marzo de 1956, donde en su artículo 10 quedaba prohibida -virtualmente- toda  peronista.
 
-El pueblo no está confundido -escribío el Bebe Cooke 48 años atrás- y en los elencos gobernantes reina la indecisión.
 
Con el silencio de Juan Perón, los textos de John William Cooke se distribuían en todo el universo peronista.
 
-Dicen que el Presidente de la Nación, está presionado añadía. -Pero los que lo presionan son nombrados por el propio doctor Arturo Frondizi, sostenía el vocero en el invierno del´58.
 
El malestar creció en el segundo semestre. Frondizi vivía bajo la presión de las fuerzas armadas.
 
La toma del Frigorífico Lisandro De la Torre en enero de 1959, marcó definitivamente en la relación Juan Perón-Arturo Frondizi.
 
Nacía el plan Conintes, Conmoción Interna del Estado, con decenas de dirigentes sindicales encarcelados y trasladados a la cárcel de Ushuaia. Empezaba otra etapa en la vida política argentina, donde el gobierno de Frondizi, brillante estadista, haría por falta de apoyo.
 
A la presión de los militares -cuando cayó en abril del´62, la UCRI denunció más de diez intentos golpistas en cuatro años- se sumó el desborde de los sindicatos.
 
En enero de 1960, desde Ciudad Trujillo, Panamá, Perón ya escribía -según la recopilación de Baschetti- sobre al tiempo que una carta a máquina y con su firma de puño y letra, decía: -La traición de Frondizi al justicialismo ha sido la traición al Pueblo.
 
-Nos cierran el camino de la lucha electoral proscribiendo a la mayoría popular alertaba Perón en su exilio y al cabo de cinco años.
 
-Las oscuras fuerzas que desgobierna al país consideran que serán arrasadas en cualquier contienda electoral.
 
Mientras mandaba a organizar el Partido Justicialista, el líder proscripto preguntaba: -¿ Qué camino le queda al Pueblo para imponer la razón y la justicia que le asisten? se lee entre tantos documentos históricos.
 
Por otra parte, la Argentina conmemoraba, institucionalmente, el sesquicentenario de su nacimiento como Nación.
 
Corría 1960.
 
Fuente: Nac & Pop

Agreganos como amigo a Facebook
19-04-2015 / 17:04
19-04-2015 / 10:04
19-04-2015 / 10:04
19-04-2015 / 09:04
  En el gobierno unipersonal de Cristina Fernández siempre ocurre lo mismo. La orden baja a los funcionarios y a la tremenda corporación de medios cooptados mediante la pauta publicitaria. Nadie que no tema ser enviado al desierto osaría desafiar esa bajada de línea que tiene una única autora: Ella.
 
El relato de la Jefa está a la vista: el oficialismo no va a perder las elecciones de octubre y seguirá siendo gobierno después del 10 de diciembre. Además, se busca instalar que Cristina entregará el gobierno pero no el poder. Scioli sería el segundo del doble comando cuya conducción ejercerá Cristina, desde las sombras, desde El Calafate o desde una banca de diputada.
 
Semejante ejercicio de ilusión pretende por un lado disimular las grietas del modelo y del relato, y por el otro instalar un discurso triunfalista. Es un reparto de espejitos de colores: pretenden ubicar ahora mismo un escenario de algo que va a ocurrir dentro de medio año, en un país como la Argentina, donde es arriesgado decir qué va a pasar la semana que viene.
 
Por eso apareció Kicillof a decir que no hay tal "bomba económica", que Cristina esté planeando dejarle al gobierno que la suceda, porque ellos mismos van a seguir siendo gobierno. Y la inmensa tropa de medios pauta dependientes se han dedicado a machacar con el crecimiento de Scioli en las encuestas, y que ya está en la segunda vuelta electoral.
 
Hacia fines del año pasado la mayoría de los encuestadores apostaba a una segunda vuelta electoral entre Macri y Massa. Scioli, en ese escenario, se quedaba en primera vuelta con el piso histórico de votos del peronismo devenido kirchnerismo y ahora cristinismo puro. Hoy las consultoras ubican a Scioli en el balotaje. Se trata de pura futurología. Y si no, repasar el rol de las consultoras después de los resultados fallidos en Salta.
 
El relato arremete, además, con las mentirosas cifras oficiales que dicen que la inflación se contuvo, que el plan Precios Cuidados funciona bárbaro, que hay garrafas a precios subsidiados para todos y todas, y que el desempleo no creció sino que bajó.
 
Esa irrealidad que plantea el Gobierno y su falso triunfalismo podría comenzar a desmoronarse hoy mismo en Santa Fe y Mendoza, y dentro de una semana en las internas de la Ciudad Autónoma. Allí van a prevalecer los radicales y Macri, y alguna tajada también tendrá Massa por su triple alianza en la provincia cuyana.
 
El Gobierno nacional deberá procesar tres seguras derrotas, que sumado a lo que les espera en Córdoba el 5 de julio, donde la pelea se dirime entre el opositor De la Sota y la coalición de macristas, radicales y juecistas, con el kirchnerismo en un cómodo tercer puesto, pueden forzarlos a poner los pies en la tierra.
 
Cuando se bajan del caballo hay funcionarios preocupados por lo que puede ocurrir en Buenos Aires. El fantasma de otra derrota a manos de Francisco de Narváez los persigue, como el hecho de que para colmo celebraría Massa, que es el otro que también ya les ganó.
 
Y hay reparos muy larvados al efecto ulterior que pudiera tener en el votante una candidatura de Cristina, o dos, si se suma la de su hijo Máximo, tenido por algunos como un auténtico piantavotos. 

18-04-2015 / 11:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar