La Opinión Popular
                  12:13  |  Domingo 29 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Hay que recuperar el progresismo
Por Luis Alberto Romero - Historiador.
“El presidente proviene del sector empresario y debería saber que el trabajo tiene tutela y el Estado debe tener presencia. El concepto de libertad no está reñido con un Estado presente”. Graciela Camaño
Nacionales - 18-12-2011 / 11:12
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 18 DE DICIEMBRE DE 1959 SE DESARMA EL PACTO ELECTORAL PERÓN-FRONDIZI

Hace 52 años se rompía el acuerdo electoral Perón-Frondizi

Hace 52 años se rompía el acuerdo electoral Perón-Frondizi
Arturo Frondizi.
Durante las elecciones de 1958, el Partido Justicialista se encontraba prohibido por el golpe militar auto-titulado Revolución Libertadora que había derrocado al gobierno popular de Juan Perón.
 
El asesor de Arturo Frondizi, Rogelio Frigerio fue a entrevistarse con Perón, y fue en contacto con John William Cooke (delegado de Perón), Frigerio viajó con el objetivo de sellar el apoyo que Perón a Frondizi en las elecciones de 1958.
 
El pacto consistió en que Perón mandara a los justicialistas a votar por Frondizi, y si este ganaba las elecciones, tendría que cumplir los catorce puntos en que constaba el pacto. Se comprometería a volver a restaurar los sindicatos y la CGT, quitar aquellos decretos que prohibía que el peronismo se presentase en elecciones y desarrollar un programa popular afín al peronismo.
 
El pacto hizo que Frondizi ganara las elecciones, pero este no cumplió con el pacto. Asumió el 1° de Mayo y a los pocos días envió al Congreso un proyecto de Ley de Amnistía para los presos políticos peronistas y el proyecto de Asociaciones Profesionales, devolviéndoles gran parte de su poder a los gremios peronistas.
 
Pero, no sacó la proscripción del peronismo (no se podían presentar en elecciones), por lo que empezaron a realizar movilizaciones en contra del gobierno, ya que este había traicionado al peronismo, él cual había sido la clave para permitirle a Frondizi ganar las elecciones.
 
La ruptura de la alianza con el peronismo abrió un período de gran agitación social, paros, planes de lucha y ocupaciones de fábricas. El gobierno respondió implementando el plan Conintes, con decenas de dirigentes peronistas encarcelados en Ushuaia. 
 
La Opinión Popular
 
Hace 52 años se rompía el acuerdo electoral Perón-Frondizi
 
Escrito por José Luis Ponsico
 
Una carta a máquina con la firma de Perón, de puño y letra, decía: "La traición de Frondizi al justicialismo ha sido la traición al Pueblo".
 
En 1957 el recientemente fallecido Rogelio Frigerio, brazo derecho de Arturo Frondizi en la UCRI (Unión Cívica Radical Intransigente) hizo contacto en Caracas con Juan Domingo Perón Ahí, nació "el acuerdo" Perón-Frondizi.
 
Transcurría en su plenitud la "Revolución Libertadora" que se prolongó desde el 16 de setiembre de 1955 hasta las elecciones del 23 de febrero de 1958.
 
Ganó la fórmula Frondizi-Gómez con el apoyo explícito de los votos peronistas, según recuerda toda la cátedra política.
 
El peronismo estaba proscripto.
 
Sin embargo, ya en junio del ´58 y a 45 días de la llegada al Poder por parte del radicalismo intransigente con votos peronistas, el intelectual más destacado del peronismo en aquel tiempo, John William Cooke, planteaba las primeras dudas sobre del acuerdo Perón-Frondizi.
 
Una carta de Cooke, recopilada por el historiador Roberto Baschetti, dá cuenta ante la historia que -el pueblo peronista seguía padeciendo los efectos del tristemente célebre Decreto-Ley 4161 del 5 de marzo de 1956, donde en su artículo 10 quedaba prohibida -virtualmente- toda  peronista.
 
-El pueblo no está confundido -escribío el Bebe Cooke 48 años atrás- y en los elencos gobernantes reina la indecisión.
 
Con el silencio de Juan Perón, los textos de John William Cooke se distribuían en todo el universo peronista.
 
-Dicen que el Presidente de la Nación, está presionado añadía. -Pero los que lo presionan son nombrados por el propio doctor Arturo Frondizi, sostenía el vocero en el invierno del´58.
 
El malestar creció en el segundo semestre. Frondizi vivía bajo la presión de las fuerzas armadas.
 
La toma del Frigorífico Lisandro De la Torre en enero de 1959, marcó definitivamente en la relación Juan Perón-Arturo Frondizi.
 
Nacía el plan Conintes, Conmoción Interna del Estado, con decenas de dirigentes sindicales encarcelados y trasladados a la cárcel de Ushuaia. Empezaba otra etapa en la vida política argentina, donde el gobierno de Frondizi, brillante estadista, haría por falta de apoyo.
 
A la presión de los militares -cuando cayó en abril del´62, la UCRI denunció más de diez intentos golpistas en cuatro años- se sumó el desborde de los sindicatos.
 
En enero de 1960, desde Ciudad Trujillo, Panamá, Perón ya escribía -según la recopilación de Baschetti- sobre al tiempo que una carta a máquina y con su firma de puño y letra, decía: -La traición de Frondizi al justicialismo ha sido la traición al Pueblo.
 
-Nos cierran el camino de la lucha electoral proscribiendo a la mayoría popular alertaba Perón en su exilio y al cabo de cinco años.
 
-Las oscuras fuerzas que desgobierna al país consideran que serán arrasadas en cualquier contienda electoral.
 
Mientras mandaba a organizar el Partido Justicialista, el líder proscripto preguntaba: -¿ Qué camino le queda al Pueblo para imponer la razón y la justicia que le asisten? se lee entre tantos documentos históricos.
 
Por otra parte, la Argentina conmemoraba, institucionalmente, el sesquicentenario de su nacimiento como Nación.
 
Corría 1960.
 
Fuente: Nac & Pop

Agreganos como amigo a Facebook
29-05-2016 / 09:05
29-05-2016 / 09:05
Buscan un punto de inflexión sobre el cual el Gobierno deje atrás un mes de mayo horrible. Es una necesaria bisagra para salir de una etapa de penurias sociales signada por los tarifazos, los miles de despidos, un proceso inflacionario que parece imparable, y ahora mismo las quejas de gobernadores e intendentes que consideran impagables las facturas de servicios públicos esenciales.
 
No han escaseado las inconsistencias del macrismo en este esfuerzo por emerger de los peores días de la administración y encaminarse hacia la tantas veces tierra prometida a la que deberían llegar cientos de miles de argentinos que la están pasando mal allá por finales del casi mágico segundo semestre.
 
No pocos se preguntan las razones por las que el ministro Juan José Aranguren sale con los tapones de punta con aumentazos siderales, imposibles de pagar como en el caso de las tarifas del gas, que encima provoca el levantamiento de los únicos aliados consistentes que retiene el gobierno como son los gobernadores.
 
Tampoco parece políticamente correcto -como no sea otra vez culpa de los groseros errores de un gobierno empecinado en creer que "todo se comunica por Facebook"- la simultaneidad de los anuncios del presidente sobre el blanqueo de capitales, con la difusión de una cuenta en un paraíso fiscal de Macri, que no había sido incluida en su declaración jurada anterior.
 
"Se hace camino al andar". Y en eso anda el gobierno, en medio de tropezones y apuros, con plazos cada vez más cortos para salir de la etapa de penurias y a la vez para evitar el riesgo de perder sustento ciudadano, que en promedio es de un 50%, lo que revelaría que Macri ahora sólo retiene el apoyo de quienes lo votaron.
 
El gobierno pone la pelota del lado de la oposición parlamentaria y por otra vía retiene de su lado el favor de los gobernadores en momentos en que se dispararon algunas batallas por la resistencia a pagar los aumentos en las tarifas de gas. La jugada vía blanqueo incluye remitirles parte de esos fondos para pagar el 15% de la Coparticipación adeudada. Los embreta además en una alianza crítica porque de allí saldrán además los fondos para mover el plan de infraestructura.
 
Tozudos, en el gobierno descuentan que esto alcanza para "relanzar" la gestión, que no se moverá de los parámetros que fija Macri. Por esa razón han salido a desactivar el llamado a un dialogo político, económico y social que reclamó la Iglesia. La oposición política, semblantean, es un conglomerado de tribus sin líder fijo a la vista. Nadie con quien conversar. Y además se distancian: "Esto no es 2001".
 
Hacen una diferenciación con los gobernadores peronistas. Pero ahí ya se sabe cómo funciona la relación. Es un toma y daca en el que ambos bandos están cómodos porque hay una correlación entre la necesidad de apoyo del dueño de la chequera y los que necesitan de su firma para sostenerse en sus territorios. Si el gobierno no hace los deberes, ese matrimonio por conveniencia podría no alcanzar.

28-05-2016 / 11:05
28-05-2016 / 11:05
Más de 40 años después, el Tribunal Oral Federal 1 condenó ayer a 20 y 25 años de prisión respectivamente a los ex comandantes Reynaldo Bignone y a Santiago Omar Riveros, por crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco del llamado "Plan Cóndor" de coordinación represiva entre las dictaduras del Cono Sur latinoamericano en los años 70s.
 
La causa investigó el complot de las dictaduras latinoamericanas para detener a opositores que cruzaban las fronteras de su país y un tramo del expediente por lo sucedido en el centro clandestino de detención "Automotores Orletti".
 
Los jueces Adrián Federico Grünberg, Oscar Ricardo Amirante y Pablo Gustavo Laufer y el juez sustituto Ricardo Ángel Basílico comenzaron en 2003 este juicio oral donde había 32 acusados por "asociación ilícita" y "privación ilegal de la libertad agravada por aplicación de tormentos", sólo 17 llegaron como acusados a la sentencia, de los cuales dos fueron absueltos. El resto fueron apartados por razones de salud o murieron sin llegar a conocer el veredicto de los jueces, como en el caso del dictador Jorge Rafael Videla.
 
Dos de las mayores condenas recayeron sobre el entonces jefe de la guarnición militar de Campo de Mayo, Santiago Omar Riveros, a 25 años y el último dictador y entonces jefe de Institutos Militares, Reynado Bignone, a 20 años.
 
También fueron condenados a 25 años el ex agente de la SIDE, Miguel Ángel Furci y el uruguayo Cordero Piacentini por su rol en el centro clandestino de detención en Automotores Orletti, epicentro de la persecución a uruguayos en la Argentina ejecutada por represores de los dos países rioplatenses.
 
La Opinión Popular

28-05-2016 / 10:05
El presidente Mauricio Macri convocó a quienes fugaron "miles de millones de dólares porque no confiaron en el Estado", a que retornen al país, anunciando un amplio blanqueo de activos no declarados, que alcanzará hasta a los funcionarios. Justificó el perdón asegurando que los fondos serán para "una reparación histórica de la deuda con los jubilados". Y para buscar apoyo parlamentario lo vinculó al pago de deudas jubilatorias que podrían beneficiar al 30% con mayores haberes.
 
Esta es el primer proyecto de tinte popular de Macri, ya que todas las otras medidas han sido direccionadas a los grupos más concentrados de la economía, y no beneficiaron en nada a la gente. Con un panorama de ajuste neoliberal, en el cual están los aumentos en tarifas de agua, luz y gas, incremento en el transporte, subas en los precios de la canasta básica, el Gobierno ha bajado el poder adquisitivo de los sectores populares, haciendo una enorme transferencia de dinero hacia los sectores más ricos quitándoles a los más pobres.
 
Esta medida es para apoyar el blanqueo, usando una causa muy noble, como lo es cancelar la deuda con los jubilados, para encubrir una maniobra perversa, que significa premiar impositiva y financieramente a quienes saquearon el país con la fuga sistemática de capitales en los últimos 40 años. El título es fabuloso, pero la letra chica del proyecto deja mucho que desear.
 
Sin mayores precisiones y generando un mar de dudas, el Gobierno hizo una puesta en escena para anunciar el envío al Congreso del proyecto legislativo. El primer mandatario estuvo rodeado por un grupo de jubilados que, para la ocasión, fueron llevados con el objetivo de aplaudir su discurso. Según la iniciativa oficial, los pagos se esperan afrontar con el nuevo blanqueo de Capitales y con el flujo de recursos que deriva de las inversiones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) del sistema previsional.
 
Más allá de la actualización del ingreso mensual, el plan contempla (aunque no para todos) un mecanismo de pago de los retroactivos, es decir, de los montos acumulados en el tiempo por las diferencias entre lo que debió haber cobrado el jubilado cada mes y lo que efectivamente cobró. El objetivo de la propuesta es poner los haberes en línea con lo ya dicho por la Corte Suprema en diferentes sentencias y, de esa manera, provocar una caída de juicios y evitar que se inicien nuevos.
 
Ahora bien, la iniciativa genera muchas más dudas que certezas dado que los programas de blanqueo de capitales, que se instrumentaron durante la era K, sólo beneficiaron a amigos del poder que en muchos casos terminaron ingresando al sistema dinero proveniente de la corrupción. También genera interrogantes el hecho de que se cancelará la legítima deuda afronta el Estado con miles y miles de jubilados a partir de fondos que hoy por hoy no existen en las arcas del Estado.
 
Cabe destacar que, en los últimos programas de blanqueo, se recaudaron cifras que resultaron ser mucho menores a las previstas. Además, plantear un programa de este tipo, justo cuando el propio presidente y otros funcionarios macristas está en la mira por participar en empresas off shore en paraísos fiscales, resulta muy sospechoso. Finalmente, esta medida es solo un parche y no es saldar la deuda histórica para con los jubilados que reclaman el 82% móvil.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar