La Opinión Popular
                  19:01  |  Lunes 25 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Hay que recuperar el progresismo
Por Luis Alberto Romero - Historiador.
“En tarifas, el Gobierno entró a un quirófano con una motosierra. Me pasa lo que le pasó a miles de argentinos. Malena me mandó la factura de gas que llegó a casa. Se multiplicó por cinco: 8.700 pesos”. Sergio Massa
Nacionales - 16-12-2011 / 10:12
EFEMÉRIDES POPULARES. EN UN 16 DE DICIEMBRE COMO HOY PERO DEL AÑO 1982

Es asesinado el obrero peronista salteño Dalmiro Flores

Es asesinado el obrero peronista salteño Dalmiro Flores
Represión policial a la marcha de la Multipartidaria para reclamar el retorno de la democracia y en repudio de la dictadura militar. Un grupo de militantes llega cerca de la Casa de Gobierno, y por la violencia policial muere el obrero Dalmiro Flores.
El 16 de diciembre de 1982 participé de una multitudinaria marcha política contra la dictadura militar en la ciudad de Buenos Aires. Cuando estaba terminando y nos desconcertábamos en orden, una brutal represión enlutó el acto de la Multipartidaria para reclamar el retorno de la democracia.
 
Ese día fue asesinado de un balazo el obrero peronista salteño Dalmiro Flores, quien según la versión oficial "no acató la voz de alto que le impartió" un policía de civil que se bajó, frente al Cabildo porteño, de un típico Ford Falcon de color verde.
 
Ascencio Flores, el padre de Dalmiro, explicó que su hijo "No escuchó la voz de alto porque era sordo." El entonces jefe de la Policía Federal de la dictadura militar general Juan Bautista Sasiaiñ acusó a "grupos de agitadores" por los disturbios.
 
Escribe Blas García

Agreganos como amigo a Facebook
25-07-2016 / 12:07
25-07-2016 / 09:07
25-07-2016 / 09:07
Es "la" pregunta del momento. Es lo que todos quieren saber. Es el comentario obligado en el ámbito político, en la Justicia, en las redes sociales y en las mesas de café: ¿Cristina puede terminar presa? La acumulación de causas penales, la revelación de escándalos de corrupción que involucran a sus ex funcionarios, la exhibición de las pilas de billetes en la caja de seguridad de su hija Florencia (con faja de la Reserva Federal estadounidense), la causa Hotesur, la del dólar futuro, la trama de la ruta del dinero K.
 
Estas, y otras cuestiones que puedan ir surgiendo, han contribuido a generar un clima en el que una situación que hasta hace poco resultaba impensable hoy resulte factible. En todo el espectro político, en estos días se maneja la posibilidad cierta de que la expresidenta pueda terminar entre rejas.
 
Algunos se manifiestan en este sentido como una expresión de deseo, como es el caso de la diputada Graciela Ocaña o la denunciante Margarita Stolbizer. Otros no ocultan sus temores y elevan sus advertencias en el sentido de que claramente existe una "persecución" o una "cacería" contra ella. En este último grupo se enlistan el líder piquetero Luis D'Elía, la diputada Diana Conti, el ex gobernador bonaerense Felipe Solá y, claro está, el kirchnerismo más duro.
 
Por lo pronto, resulta llamativa la postura ambigua que viene manteniendo el gobierno de Mauricio Macri. Escudado en un discurso "políticamente correcto" (respetar la separación de poderes del Estado y la independencia en el accionar de jueces y fiscales), ha tratado de mantenerse equidistante y ajeno a este tema, que mantiene en vilo a todo el arco político.
 
"No lo imagino, ni lo pienso, no es un tema mío", responde Macri cuando se le pregunta si él cree que Cristina puede terminar presa. "Hay que ser muy respetuoso de la independencia de los poderes. Estoy orgulloso de haber generado un espacio en el que la Justicia empiece a combatir la impunidad ", agrega. En otras palabras, dice lo que se espera que un político diga en este tipo de circunstancias. Es decir, que no piensa interferir en las decisiones judiciales y que nada de los que pase dependerá de Macri.
 
Algunas semanas antes, el ministro de Justicia, Germán Garavano -también midiendo meticulosamente sus palabras- envió un mensaje a los ahora hiperactivos miembros del Poder Judicial. "Mi sensación es que con estas cosas hay que ser muy prudentes y no hay que sobreactuar. Entiendo que hay hechos que nos irritan, pero eso no justifica avanzar de modos alocados", remarcó. Formuló estas declaraciones luego de admitir que "nunca es bueno" que un ex mandatario sea detenido.
 
No obstante, resultó particularmente sugestiva su advertencia sobre "tener equilibrio para resolver sin las presiones de la opinión pública". También, sus expresiones en el sentido de "ser solventes con las pruebas y los procesos" y no caer en la tentación de "abusar de las detenciones porque así lo pida una mayoría circunstancial". Pero, acaso, su frase más fuerte fue: "Estos procesos no deben ser venganzas".
 
¿A Macri lo beneficiaría o lo perjudicaría una Cristina presa?

24-07-2016 / 10:07
La protesta contra el aumento de tarifas que tuvo lugar el 14 de julio muestra que el Gobierno ha comenzado a perder apoyo en su propia base electoral. La segunda vuelta de la elección presidencial puso en evidencia un país dividido políticamente en dos mitades -la diferencia fue de sólo 2,6- pero también en términos sociales.
 
Resulta claro que la mitad que votó por Macri era de clase media y alta y la mitad que lo hizo por Scioli, de clase media baja y baja. Durante el primer cuatrimestre, los costos del sinceramiento económico recayeron más sobre los votantes de Scioli, siendo la inflación la causa más relevante de ello.
 
En cambio en el tercer bimestre (mayo y junio), con el aumento de tarifas, el costo se concentró más en los votantes de Macri, dado que en los sectores de menores ingresos se pagan menos tarifas o no se pagan. (Un informe oficial da cuenta de que en el Gran Buenos Aires no tiene agua de red 47% y 77% todavía no tiene cloacas).
 
La protesta contra el aumento de tarifas se realizó cuando Macri cumple siete meses en el gobierno. No es una expresión de malestar tan relevante si se tiene en cuenta que la inflación de los últimos doce meses es 42% y el país lleva tres trimestres seguidos en recesión.
 
Pero es relevante, por tener lugar en el inicio de un gobierno, cuando la disposición y tolerancia de la sociedad siempre es mayor. En la protesta convergieron la militancia de los partidos de izquierda y el kirchnerismo, con clase media "enojada" espontánea. 
24-07-2016 / 09:07
Durante los ocho años en que condujo los destinos del país, la expresidenta Cristina Fernández dio pocas notas periodísticas y la mayoría de ellas fueron digitadas con periodistas amigos, evitando preguntas complicadas y el abordaje de temas álgidos para la administración K.
 
La sucesión de causas judiciales que la tienen como protagonista, como así también a exfuncionarios suyos, ha llevado a que la exjefa de Estado cambie su metodología de trabajo y comience a dar notas periodísticas, en donde lo que brilla constantemente es la estrategia de victimización, al considerarse una "perseguida política".
 
Ayer, la exmandataria, en su lujosa mansión de El Calafate, dio una entrevista a un grupo de corresponsales internacionales radicados en el país, en la que reconoció que podría ir a la cárcel por las investigaciones de casos de corrupción que se aceleraron en los últimos meses, chance que, según ella, parte de una "persecución judicial" impulsada por opositores a sus políticas.
 
En ese sentido, Cristina destacó que no teme "en absoluto" terminar tras las rejas, y aseguró que detrás de las causas judiciales en su contra se esconde un alto componente de "persecución política", ya que para ella todo se debe "a los pedidos efectuados por el poder político actual a los jueces amigos".
 
Siguiendo con la postura de victimización constante y de ver enemigos hasta debajo de las baldosas que pisa cuando camina, la exmandataria indicó que ella no tiene "miedo" de la Justicia, ya que "aplicando esta Constitución, estos procedimientos y estos códigos (jurídicos) de fondo, no tendría por qué haber riesgo". No obstante, destacó a continuación: "Aplicando los códigos de la política en la Argentina, sí hay riesgo".
 
Además, Cristina volvió a acusar a los medios de una supuesta "campaña" en su contra. "Las crónicas periodísticas durante mi último mandato ya decían que yo iba a tener serios problemas con la Justicia cuando abandonara el poder. Esto lo anunciaron desde mi presidencia", concluyó.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar