La Opinión Popular
                  19:52  |  Martes 29 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
La apuesta del consenso y la reconstrucción
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
Porque cuando tengo que cantar verdades las canto derecho nomás, a lo macho, aunque esas verdades amuestren bicheras donde naides creiba que hubiera gusanos. El orejano
Nacionales - 16-12-2011 / 10:12
EFEMÉRIDES POPULARES. EN UN 16 DE DICIEMBRE COMO HOY PERO DEL AÑO 1982

Es asesinado el obrero peronista salteño Dalmiro Flores

Es asesinado el obrero peronista salteño Dalmiro Flores
Represión policial a la marcha de la Multipartidaria para reclamar el retorno de la democracia y en repudio de la dictadura militar. Un grupo de militantes llega cerca de la Casa de Gobierno, y por la violencia policial muere el obrero Dalmiro Flores.
El 16 de diciembre de 1982 participé de una multitudinaria marcha política contra la dictadura militar en la ciudad de Buenos Aires. Cuando estaba terminando y nos desconcertábamos en orden, una brutal represión enlutó el acto de la Multipartidaria para reclamar el retorno de la democracia.
 
Ese día fue asesinado de un balazo el obrero peronista salteño Dalmiro Flores, quien según la versión oficial "no acató la voz de alto que le impartió" un policía de civil que se bajó, frente al Cabildo porteño, de un típico Ford Falcon de color verde.
 
Ascencio Flores, el padre de Dalmiro, explicó que su hijo "No escuchó la voz de alto porque era sordo." El entonces jefe de la Policía Federal de la dictadura militar general Juan Bautista Sasiaiñ acusó a "grupos de agitadores" por los disturbios.
 
Escribe Blas García

Agreganos como amigo a Facebook
29-07-2014 / 17:07
29-07-2014 / 16:07
 
Violentos incidentes se registraron esta mañana contra trabajadores de la autopartista Lear que cortaban la colectora de la autopista Panamericana, a la altura de General Pacheco, en el partido de Tigre.
 
Se trataba de una nueva protesta para reclamar la reincorporación de trabajadores despedidos y suspendidos. Según versiones de los delegados de la fábrica, el piquete intentaba impedir el ingreso a la planta de operarios enviados por el gremio Smata, los que -de acuerdo a esta hipótesis- tenían el apoyo de las fuerzas de seguridad.
 
Los incidentes se produjeron cuando efectivos antimotines de la Policía Bonaerense y de la Gendarmería disolvieron el bloqueo lanzando gases y dispersando a los manifestantes a bastonazos.
 
En los últimos días la empresa Lear reincorporó a 30 trabajadores despedidos, pero los delegados insistieron en que "el conflicto persiste porque quedan 110 cesanteados". Además, denunciaban que la firma, de capitales principalmente yanquis, "cambió los horarios laborales" en la fábrica.
 
Por su parte, el delegado de los operarios, Rubén Matu, anticipó que, junto a otros integrantes de la comisión gremial interna, mantendrá el jueves próximo un encuentro con el jefe de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, para pedir su apoyo en el conflicto que se arrastra desde hace meses.
 
El 28 de mayo pasado, Lear suspendió por tiempo indeterminado a 330 trabajadores, tras lo cual decenas de esos operarios recibieron telegramas de despido, lo que derivó en cortes de la Panamericana, algunos de los cuales fueron reprimidos por la Gendarmería Nacional.
 
El conflicto incluyó una nueva serie de cesantías y los trabajadores optaron por efectuar bloqueos de tránsito frente a la sede de la zona porteña de Congreso del Ministerio de Trabajo de la Nación, donde se mantuvieron reuniones en las que se lograron algunas reincorporaciones.
 
La Opinión Popular

29-07-2014 / 11:07
  El caso del condenado cura Julio Grassi plantea numerosos interrogantes que deberían ser oportunamente aclarados para evitar que un personaje tan nefasto, que porta sotana pese a estar condenado por la Justicia, siga gozando de escandalosos privilegios.
 
Por un lado, es evidente que Grassi cuenta con protección de sectores que aún conservan poder dentro de la Iglesia, que se resisten a aceptar el mensaje de transformación del Papa Francisco. El Sumo Pontífice, en reiteradas oportunidades, condenó públicamente la pedofilia y actuó en consecuencia.
 
Por ejemplo, poco tiempo después de hacerse cargo del trono de Pedro, se negó a saludar al cardenal norteamericano Bernard Law, acusado de haber encubierto a unos 250 curas pederastas involucrados en unos 5.000 casos de abusos sexuales a niños, entre 1984 y 2002, cuando fue Arzobispo de la diócesis de Boston. Eso no es todo: también le prohibió la entrada en la Basílica Santa María.
 
En ese escenario, resulta un escándalo que Grassi, que fue condenado por la Justicia a 15 años de prisión efectiva por abuso sexual infantil y corrupción de menores (el año pasado la Suprema Corte, el máximo tribunal de la Provincia, confirmó el fallo), siga oficiando misa. Evidentemente, hay sectores en el Clero local y en el Vaticano que se niegan a soltarle la mano.
 
Asimismo, el gobierno de CFK también miró para otro lado. De lo contrario no se explica cómo, estando Grassi preso, el cura pudo seguir manejando los hilos de la fundación, que nunca dejó de recibir niños en situación de indefensión.
 
Resulta poco creíble que el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que cuenta con un presupuesto exorbitante -que sale que de los impuestos que pagamos todos los ciudadanos- para desplegar las políticas clientelares K a lo largo y ancho del país, no hayan estado al tanto del desvío de las donaciones y del presunto manejo irregular de los fondos que entraban a la entidad.
 
A nivel nacional, existe la denominada Inspección General de Justicia que tiene la función de registrar y fiscalizar a las sociedades comerciales, sociedades extranjeras, asociaciones civiles y fundaciones que se constituyen en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Una parte de la fundación Felices los Niños funciona en Capital Federal y debería haber sido auditada, algo que evidentemente nunca ocurrió.
 
Obviamente, el gobierno de Scioli también tiene una enorme responsabilidad por lo ocurrido. El descontrol que se vive en varias cárceles de la Provincia, donde existiría un importante grado de connivencia entre los responsables de los penales y determinados presos, fue el caldo de cultivo para que el sacerdote pudiera desplegar su accionar. 
 
Grassi pudo hacer lo que hizo porque existe todo un sistema putrefacto que lo avala y lo protege. Por ello, para evitar que se repitan situaciones similares, es necesario avanzar en reformas estructurales y de fondo.
 
La Opinión Popular

29-07-2014 / 09:07
29-07-2014 / 08:07
  Cristina Fernández lo hizo de nuevo: con su inagotable habilidad para manejar el discurso, para generar hechos políticos con tintes de épica, transformó la debilidad en virtud, recuperó la iniciativa política y hasta logró poner a toda la oposición en una situación incómoda.
 
Hoy las encuestas marcan una amplia mayoría de la opinión pública a favor de la "malvinización" del conflicto, la postura intransigente de la Presidenta contra los "fondos buitres": un 47% respalda la dureza, contra un 25% que quiere negociar, según datos de Poliarquía.
 
Mientras que en las paredes de las ciudades aparecen carteles que apoyan la jugada nacionalista, heroica, y exhiben la consigna "Patria o Buitres", el panorama político parece haber dado un giro de 180 grados.
 
Es en este contexto en el que se entienden los pasos del Gobierno de CFK en las últimas horas. Como la mayor radicalización en el discurso "anti-buitre" o las declaraciones en las cuales se minimizan los eventuales efectos de un default sobre la economía argentina.
 
El tema Boudou bajó varios escalones en el ranking, la inflación pasó a un segundo plano y hasta se habla poco de la suba del dólar blue. Y, en este contexto, los dirigentes opositores se cuidan de criticar con exceso a los funcionarios K: saben que cualquier frase puede ser acusada de reflejar una postura "pro buitre" o "de cipayo".
 
"La oposición está haciendo como furgón de cola de este problema. En contraste, el kirchnerismo siempre está en el centro de la comunicación, siempre es un gran emisor. No abandona el centro del ring", describe Ricardo Rouvier, encuestador y experto en opinión pública.
 
La pelea legal con los "buitres" le ha dado oxígeno a un Gobierno que hasta hace pocas semanas parecía agobiado por la recesión y las denuncias de corrupción. Lo cual se hace evidente en cómo los medios oficialistas han encontrado una nueva temática: marcar los titubeos y contradicciones de la oposición frente a este tema.
 
"Al Gobierno le sirve para recuperar sustento y la Presidenta obtiene rédito político. Esto obliga a los candidatos opositores a definirse. Hay quienes dicen que hay que pagar y están los que no quieren dejarle la bandera de 'lo nacional' al Gobierno", observó el politólogo Enrique Zuleta Puceiro en la prensa ultra oficialista.
 
La situación hace acordar a lo que ocurría hace dos años luego del anuncio de expropiación de YPF a la petrolera española Repsol. El apoyo popular a la medida de la Presidenta alcanzó un 85% y el manejo de la comunicación fue tan hábil que pocos políticos opositores se animaron a expresar una crítica.
 
La estrategia del Gobierno es vista como una sobreactuación de la intransigencia, que apunta a asustar a la contraparte con un caos financiero. Y si pierde..., y si CFK pierde con los buitres, podría atribuir el default, los problemas económicos actuales y los que se vayan a producir en adelante, no a sus propios errores sino a las presiones de los especuladores y las del imperialismo.
 
La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar